La austeridad por el racionamiento





"La prioridad de esta legislatura fue, obviamente, hacer la recuperaci√≥n de derechos (y rendimientos)", dijo el primer ministro en la Comisi√≥n Pol√≠tica nacional del PS y aqu√≠ citado por el Expreso (para suscriptores). Promete, hasta el final de la legislatura, dar respuesta a "un conjunto de servicios cuyo funcionamiento deficiente no es aceptable", en particular los "transportes p√ļblicos, servicio nacional de salud o prestaci√≥n de servicios b√°sicos como la emisi√≥n de tarjetas de ciudadano y pasaportes." Y el viernes, el Gobierno, por la voz del ministro Pedro Nuno Santos, pidi√≥ disculpas a los pasajeros de transporte p√ļblico.





Lo que estamos viendo hoy es la consecuencia de las elecciones que el Gobierno ha hecho. Y que el propio Gobierno ahora reconoce: dio prioridad a la "recuperación de los derechos" a costa de la degradación de otros derechos. Los universos pueden no ser los mismos. Unos soportaron sólo la factura oculta de una acelerada recuperación de los ingresos de los que son pagados por el Estado. Los efectos de estas opciones a medio plazo han merecido en este espacio varias alertas. Hay medidas que tienen costos ocultos que se reflejan tarde o temprano. El momento llegó, de pagar la factura de esas elecciones, como en 2011 llegó el tiempo de pagar los excesos de una década anterior.

La capacidad pol√≠tica de Ant√≥nio Costa impide que estos costos, de degradaci√≥n de los servicios p√ļblicos, tengan efectos electorales. Esta fue una legislatura de segmentaci√≥n muy racional del electorado. No se promovi√≥ el inter√©s p√ļblico, sino que se actu√≥ en segmentos de mercado electoral relevantes para garantizar la conquista y el mantenimiento en el poder. Si sumamos a los funcionarios p√ļblicos ya los pensionistas -con especial atenci√≥n a los de las pensiones m√°s elevadas-, verificamos que la prioridad a la recuperaci√≥n de los ingresos es la estrategia ganadora de elecciones. Tiene un costo, claro, que en este momento es imposible de desmentir. ¬ŅY qu√© hace un gobierno pol√≠ticamente inteligente? Reconoce el costo que hab√≠a sabido que exist√≠a, pide disculpas y asegura que las pr√≥ximas prioridades ser√°n esos problemas.

¬ŅPor qu√© no se genera una ola de revuelta e irritaci√≥n contra el Gobierno? Gran parte de las personas que hoy son v√≠ctimas de la confusi√≥n en el transporte en el √°rea metropolitana de Lisboa, son los mismos que los ingresos recuperados o vio sus horas de trabajo reducidas. Hoy pagan eso con la degradaci√≥n de los servicios p√ļblicos, pero ya ganaron algo. Los mayores son los que no ganaron nada, pero esos no tienen una voz que se oiga, en los partidos que soportan el Gobierno o en la calle. Todos hemos empeorado, pero unos han quedado menos mal que otros.

V√©ase el caso de la acentuada reducci√≥n del precio del transporte p√ļblico. Primero, es pr√°cticamente imposible criticar una medida de estas cuando es anunciada. Tiene todos los ingredientes pol√≠ticos para recibir la aprobaci√≥n del pueblo: es amiga del ambiente y aumenta el poder adquisitivo de las familias. Parece un almuerzo gratis, ya que no se ha aumentado la oferta de transporte p√ļblico y el coste, que se dice a medida, parece despreciable frente a sus beneficios.

¬ŅD√≥nde est√° la factura? A largo plazo veremos si no estar√° en el no pago a las empresas de transporte. En el inmediato, el costo est√° en la degradaci√≥n de las condiciones en que las personas viajan. Todos ahorraron dinero – los que ya andaban en transporte p√ļblico y los que iban en coche. Pero ahora viajan de pie o tienen que salir temprano de casa para llegar a horas al trabajo. O a√ļn, en algunos casos m√°s graves como la traves√≠a del Tajo, nunca saben si van a tener barco. El significativo descuento en el precio de los pases sociales est√° siendo pagado con tiempo y peores condiciones de transporte. Ya deb√≠amos haber aprendido que no hay almuerzos gratis o, siguiendo el dicho popular, "cuando la limosna es mucha, el pobre debe desconfiar".

Pero mientras que en los transportes quien paga el precio es quien tuvo el beneficio, hay otros casos en que no es as√≠. Es por ejemplo el caso de la reducci√≥n del horario de trabajo de los funcionarios p√ļblicos.





La reducci√≥n del horario de 40 a 35 horas semanales corresponde a un aumento salarial impl√≠cito del 12,5%, financieramente incompatible. Pero como no se paga (al menos en gran parte) con dinero, el Gobierno puede ser generoso. ¬ŅQui√©n paga entonces ese aumento del 12,5%? La parte est√° en la subida de los gastos con personal del Estado -la parcela que ha costado dinero, pero la mayor parte se paga con el tiempo de quien necesita los servicios p√ļblicos. Es decir, estamos ante una especie de racionamiento.

Las colas de espera para sacar la tarjeta del ciudadano o el pasaporte son la cara visible de estos costos. Pero la m√°s grave es la que no se ve: las listas de espera en la salud y la degradaci√≥n de los servicios de salud. Es lamentable que las preocupaciones del sector sanitario se centren en el tema de la gesti√≥n privada frente al p√ļblico en lugar de centrarse en la prestaci√≥n de la asistencia sanitaria.

Todos sab√≠amos que no hab√≠a dinero para dar todo lo que el Gobierno se comprometi√≥ a dar – y dio – desde el inicio de la legislatura. El Gobierno tambi√©n sab√≠a que no hab√≠a ese dinero. La restricci√≥n financiera se resolvi√≥ con un frenado en la inversi√≥n p√ļblica y con la degradaci√≥n de los servicios p√ļblicos. Una elecci√≥n que estaba lejos de pensar que ser√≠a hecha por un Gobierno dicho de izquierda y apoyado por partidos de izquierda.

Las decisiones de política del gobierno, con los resultados de las elecciones que producen al menos revelan la preferencia del portugués por la austeridad por el racionamiento.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *