La acusación de fraude electoral sume a Pakistán en una nueva crisis





Un día después de otras turbulentas elecciones generales, Pakistán entró este viernes (9) en un estado de conflicto político abierto. El ex primer ministro Nawaz Sharif se declaró victorioso antes de que finalizara el recuento, calificado de fraudulento por varios rivales y observadores.





Era una crisis anunciada. La semana previa a la votación, el ex primer ministro Imran Khan, encarcelado desde agosto de 2023, recibió tres sentencias consecutivas, en lo que sus partidarios afirman que fue una persecución política con el apoyo del poder judicial.

En vísperas de las elecciones, 26 personas murieron en dos atentados con bombas atribuidos al Estado Islámico. Las acciones justificaron que el gobierno reforzara los controles de movimiento en todo el país y suspendiera el servicio de telefonía móvil, bajo el pretexto de prevenir nuevos ataques.

Aún así, hubo violencia y al menos nueve personas murieron en diversas acciones. Los principales partidos de la oposición, el PTI de Khan y el PPP de Bilawal Bhutto Zardari, acusaron al gobierno de favorecer a Sharif al desorganizar la comunicación entre los votantes.

En Pakistán, es costumbre que los partidos lleven a sus seguidores a votar, en un sistema promiscuo en el que el voto es prácticamente público, ya que los partidos controlan el registro de sus votantes en las zonas electorales. Sin teléfonos móviles, mucha gente no sabía dónde conseguir la furgoneta para ir a votar.

Y está la cuestión del fraude. A primera hora de la tarde del jueves (8), los primeros resultados mostraron un gran número de votos para el PTI y para los candidatos independientes apoyados por Khan.

El viernes, el sistema de conteo empezó a ralentizarse y se detuvo, algo que nunca antes había sucedido. La Comisión Electoral alegó un «error técnico», pero lo cierto es que a partir de entonces el PML-N de Sharif empezó a aparecer con más votos en la papeleta.





«Fue un fraude», dijo al periódico Dawn el candidato Shoaib Shaheen, que se postulaba para un escaño en el Parlamento en el distrito NA-47, en el centro de la capital, Islamabad. El jueves por la noche, según él, su nombre tenía 50.000 votos y había sido declarado ganador, sólo para que el escaño recayera en un candidato aliado con Sharif el viernes por la tarde.

A Nawaz Sharif, tres veces primer ministro, no le importaba. Poco antes de las 20 horas locales (mediodía en Brasilia), declaró que su PML-N era «el partido mayoritario en las elecciones» y defendió una alianza con el PPP para gobernar. Detalle: no dijo cuántos votos recibió y el recuento aún estaba en curso.

En ese momento, la Comisión Electoral había contabilizado el reparto de poder entre 201 de las 265 vacantes por mayoría: quien tenga más votos, gana. Otros 60 escaños se dividen proporcionalmente a los votos de los partidos y se reservan para candidatas mujeres, y 10 se reservan de la misma manera para los no musulmanes.

Según la comisión, a las 20 horas los candidatos independientes lideraban la disputa con 80 votos, pero no trascendieron datos para otras siglas. Sharif parece confiar en el hecho de que, como están alineados con Khan pero no son parte de su partido, el PML-N en última instancia habrá recibido más votos como grupo.

La confusión parece correcta. A última hora de la tarde del jueves ya había protestas en Baluchistán, una provincia del suroeste del país donde la violencia entre los grupos terroristas islámicos, el Estado y el vecino Irán es la norma, y ​​en Khyber-Pukhtunkhwa, en el corazón de las famosas zonas tribales próximas. a Afganistán, donde nacieron los talibanes y regresaron al poder en Kabul en 2021.

Después de que Khan fuera derrocado del poder en abril de 2022, el hermano de Sharif, Shehbaz, asumió el cargo de primer ministro. Esto duró hasta agosto pasado, el mismo mes en el que Khan regresó a la cárcel tras ser liberado en una investigación por corrupción.

Shehbaz entregó el cargo a un administrador interino independiente pero cercano, Anwaar-ul-Haq Kakar, y se programaron nuevas elecciones. Sharif es el candidato del Ejército, la principal fuerza política del país.

Pakistán es el quinto país más poblado del mundo, con 241 millones de habitantes, y es la única potencia nuclear musulmana. Ya ha librado cuatro guerras con la India, de la que se separó en 1947, estuvo en el centro de los conflictos posteriores al 11 de septiembre y, el mes pasado, intercambió disparos con Irán.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *