KGB y Ortodoxia: ¬Ņhasta d√≥nde puede ir el compromiso?





Siempre que alg√ļn pa√≠s salido de la antigua Uni√≥n Sovi√©tica publica algunos archivos de los servicios secretos comunistas, entre los agentes reclutados surgen nombres de actuales dirigentes de las Iglesias ortodoxas, pero √©stos se remiten al silencio absoluto.





La semana pasada, las autoridades letonas decidieron publicar la cartoteca con los nombres de ciudadanos que habían aceptado colaborar con el Comité de Seguridad del Estado (KGB) de la URSS, es decir, con la policía política.

Esta publicación está provocando alboroto y discusión en las redes sociales, principalmente en lo que se refiere a la colaboración entre el clero ortodoxo y el KGB.

Aqu√≠ es necesario abrir un par√©ntesis para se√Īalar que el KGB utilizaba a los dirigentes religiosos (y aqu√≠ este concepto engloba todos los credos existentes en la URSS) para infiltrarse en organizaciones internacionales y mostrar al mundo que el poder comunista respetaba los derechos de los ciudadanos.

Seg√ļn los documentos revelados, el actual dirigente de la Iglesia Ortodoxa Letonia del Patriarcado de Mosc√ļ, metropolita Alexandre, fue reclutado en 1982 por el teniente coronel del Departamento de la Lucha contra los Ataques ideol√≥gicos del KGB, Alexandre Ischenko, que en aquel entonces ocupaba el cargo de jefe de Estado, Consejo de Asuntos Religiosos del Gobierno de Letonia sovi√©tica. Cuando fue reclutado, Alejandro era empleado de mesa de un restaurante, pero, ocho a√Īos despu√©s, ya dirig√≠a la Iglesia Ortodoxa de Letonia.

Pero lo m√°s curioso viene a continuaci√≥n. Cuando Letonia se independiz√≥ en 1991, cuando los ciudadanos sovi√©ticos buscaron agentes y soplones KGB como el portugu√©s para los agentes de la PIDE / DGS desde 1974, el ex teniente coronel fue invitado por el Metropolitano Alexander para administrar bienes ra√≠ces que fueron devueltos por el Estado a la Iglesia Ortodoxa de Letonia del Patriarcado de Mosc√ļ.

Cuando surgen estos casos, el Patriarca de Mosc√ļ, Kirill I, no comenta, remiti√©ndose al m√°s absoluto de los silencios y la raz√≥n puede ser la siguiente: tras el fin de la URSS, una Comisi√≥n creada por el Soviet de Rusia (Rusia) el acceso a los archivos del KGB y encontr√≥ datos que mostraban que casi todos los dirigentes de la Iglesia Ortodoxa Rusa colaboraron con los servicios secretos sovi√©ticos, pero s√≥lo se revelaron los "seud√≥nimos" y no los nombres concretos.





Sin embargo, el padre Gleb Iakunin, m√°s tarde excomulgado por el Patriarcado de Mosc√ļ, cruz√≥ esos datos con otras fuentes y lleg√≥ a la conclusi√≥n que Alexis II, antiguo Patriarca, colaboraba bajo el seud√≥nimo de "Drozdov". Kirill, el actual dirigente de la Iglesia Ortodoxa Rusa, ten√≠a el pseud√≥nimo de "Mijailov", etc., etc.

El impacto social fue tan fuerte que el S√≠nodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa se vio obligado a crear una comisi√≥n de investigaci√≥n, que nunca lleg√≥ a reunirse. Despu√©s de la llegada al poder de Vladimir Putin y de los "chechistas", como se llaman los agentes de la polic√≠a pol√≠tica rusa, esta cuesti√≥n ya no es actual. Hoy est√° de moda exponer p√ļblicamente las excelentes relaciones entre el FSB (ex-KGB) y la Iglesia Ortodoxa Rusa. A pocos metros de la sede del Servicio Federal de Seguridad, en el centro de Mosc√ļ, se encuentra un monasterio que da "apoyo espiritual" a los nuevos due√Īos del pa√≠s.

Puedo creer que algunos de esos altos clérigos no han sido tallados para ser "mártires", como sucedió con miles de creyentes y líderes religiosos que no quisieron colaborar con el poder comunista. Otros tal vez hayan aceptado colaborar bajo el pretexto de "salvar al menos algo", pero podrían hacer un "acto de contrición".

Tal vez ésta sea una de las razones que llevan a muchos ortodoxos a mantenerse alejados de los templos oa entrar en ellos sólo para bautizos, bodas y funerales.

Las autoridades ucranianas, a diferencia de las letonas, publicaron el a√Īo pasado los archivos del KGB sobre la colaboraci√≥n de los cl√©rigos ortodoxos entre 1940 y 1960, o sea, que ya fallecieron. Y esto puede tener una explicaci√≥n. Entre los acusados ‚Äč‚Äčde colaborar con la polic√≠a pol√≠tica se encuentra Filaret, actual patriarca em√©rito de Kiev, uno de los mayores defensores de la independencia de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana en relaci√≥n al Patriarcado de Mosc√ļ.

Por supuesto, este caso ha sido muy utilizado por la propaganda rusa, tanto civil y religiosa, para desacreditar a la nueva Iglesia Ortodoxa Ucraniana independiente. Una t√°ctica muy antigua, como ya dec√≠a el Evangelista San Mateo: "¬ŅY por qu√© te fijas en el argueo que est√° en el ojo de tu hermano, y no ves la viga que est√° en tu ojo?".

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *