Justicia argentina busca juicio represivo en Alemania





¬ęEstoy esperando aqu√≠. Acepto ser juzgado en Alemania, pero no en Argentina. Estoy esperando, inocente, con calma¬Ľ, dijo el argentino-alem√°n Luis Esteban Kyburg, de 72 a√Īos, a un periodista local cuando fue descubierto caminando por Berl√≠n en medio de Julio.





Fue evidente en su rostro la confianza de que no ser√° extraditado y que, lejos de Argentina, ser√° muy dif√≠cil demostrar su participaci√≥n en la desaparici√≥n de 152 personas durante la √ļltima dictadura militar (1976-1983).

Aunque el periodista insistió, Kyburg no hizo más declaraciones.

¬ęLa forma de llevarlo a juicio es muy dif√≠cil aqu√≠ en Alemania, pero no imposible¬Ľ, dice el abogado Andreas Sch√ľller, representante de la familia de Omar Marocchi, asesinado por una operaci√≥n en Mar del Plata en 1976, que habr√≠a sido ordenado por Kyburg, entonces comandante adjunto de la Marina.

Seg√ļn √©l, la extradici√≥n es complicada porque Kyburg es ciudadano alem√°n. ¬ęLo que esperamos es que la Justicia alemana acepte el testimonio de los familiares de las v√≠ctimas y otras contribuciones que ofrece la Justicia argentina a la Fiscal√≠a alemana, algo que ya est√° sucediendo. Esta evidencia lo incrimina¬Ľ.

La hermana de Omar, Anah√≠, fue a Alemania para pedir personalmente que se llevara a cabo el juicio. ¬ęTodav√≠a creo que ser√° posible obtener justicia para mi hermano y los dem√°s que murieron bajo las √≥rdenes de Kyburg¬Ľ.

La situación del ex soldado es incierta porque las leyes de los dos países son diferentes con respecto a los crímenes de lesa humanidad y los abusos contra los derechos humanos.





En Argentina, si una persona es parte de un grupo de represores que han cometido tal delito, eso es suficiente para que sea acusado por él, en Alemania, no necesariamente.

Adem√°s, los delitos de secuestro y tortura, por los cuales se acusa a Kyburg, est√°n prescritos por la ley alemana. El √ļnico delito que no prescribe es el de asesinato.

¬ęEntonces, lo que tenemos que demostrar son los asesinatos, pero de una manera espec√≠fica, con evidencia que lo incrimina espec√≠ficamente, y no solo el grupo al que pertenec√≠a o que mandaba¬Ľ, dice Sch√ľller.

La dificultad aumenta porque es un asesinato que tuvo lugar en un centro clandestino de detenci√≥n en Mar del Plata hace m√°s de 40 a√Īos.

¬ęSi estuvi√©ramos en Argentina, Kyburg habr√≠a sido condenado por muchos a√Īos, solo por compartir la responsabilidad del secuestro y asesinato de mi hermano. Espero que la justicia argentina tome en cuenta el contexto y el lugar donde ocurri√≥ el crimen¬Ľ, dice Anah√≠.

Cuando Marocchi fue asesinado, su compa√Īera, Suzana Valor, con tres meses de embarazo, desapareci√≥. En ese momento, era com√ļn que los militares esperaran a que nacieran los beb√©s antes de entregarlos a otras familias.

Luego asesinaron a su madre. M√°s de 500 ni√Īos fueron secuestrados y, hasta la fecha, solo 130 han recuperado su identidad a trav√©s del trabajo de las abuelas de Pra√ßa de Maio.

Además de la justicia por la muerte de Omar, la familia Marocchi espera tener alguna idea de lo que le pudo haber sucedido al bebé.

En 2012, el tribunal argentino emiti√≥ √≥rdenes de arresto contra varios comandantes de la Marina acusados ‚Äč‚Äčde cr√≠menes contra la humanidad. Los colegas y subordinados de Kyburg en el grupo de operaciones t√°cticas 612 fueron arrestados, juzgados y condenados.

Al enterarse de que tambi√©n era querido, Kyburg viaj√≥ a Berl√≠n. Argentina, al descubrir en 2015 que el represor estaba en Europa, emiti√≥ una solicitud de b√ļsqueda y arresto a la Interpol (polic√≠a internacional) y una solicitud de extradici√≥n al gobierno alem√°n.

Como el ex soldado es ciudadano alem√°n, nada de esto se hizo.

La estrategia de defensa ahora es llevar a cabo el juicio en Berl√≠n. ¬ęPara la ley alemana, un alem√°n que comete un delito, incluso fuera de Alemania, puede ser juzgado aqu√≠. Vamos a pagar por testigos que vengan de Argentina y debemos actuar r√°pidamente, debido a la avanzada edad del represor¬Ľ, dice Sch√ľller.

Para Wolfgang Kaleck, del centro de derechos humanos y constitucionales en Europa, una organización de derechos humanos con sede en Berlín, este camino no es imposible.

Desde 1998, Kaleck ha liderado la coalici√≥n contra la impunidad dentro de la agencia, realizando b√ļsquedas y campa√Īas para encontrar represores y violadores de los derechos humanos en la regi√≥n.

En diciembre del a√Īo pasado, por ejemplo, el grupo logr√≥ que el represor Mario Sandoval, que se escond√≠a en Par√≠s, fuera extraditado a Argentina, donde est√° siendo juzgado.

¬ęEn el pasado, nuestro centro emiti√≥ varias alertas y realiz√≥ varias b√ļsquedas de represores que hab√≠an venido a pa√≠ses europeos. Hasta ahora, ya hemos hecho un esfuerzo para ayudar a localizarlo. Ahora, trabajaremos con la familia para que la evidencia llegue a la Justicia¬Ľ. Alem√°n ¬ę, dice Kaleck.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *