Juan Oliveira: "Sin papel escrito, PSD y CDS dieron mucho más apoyo a este Gobierno"





En una entrevista al Observador, João Oliveira defiende que PSD y CDS fueron el verdadero apoyo del actual Gobierno. Anticipa aún el año electoral y su futuro. "No me veo como secretario general del PCP".





Es uno de los jóvenes cuadros que más rápidamente conquistó un lugar destacado en el partido. En la actualidad, João Oliveira ejerce el cargo de líder parlamentario del PCP, pero en una entrevista al Observador, rechaza que eso lo coloque en una posición privilegiada para suceder a Jerónimo de Sousa. "No, de ninguna manera". Asegura que no es falsa modestia y repite que ese es un escenario que no está en sus planes personales.

El día en que arrancan las jornadas parlamentarias del PCP en esta legislatura, que van a centrarse en el tema "Desarrollo y soberanía", el diputado comunista hace un balance de la legislatura y no duda en afirmar que el verdadero apoyo del Gobierno de António Costa fueron PSD y CDS. En el caso de que se trate de una narrativa que ya huele a la campaña, João Oliveira arrojó el Bloque de Izquierda al campo de la extrema izquierda – espacio a que rechaza pertenecer (en realidad, tal como Catalina Martins) -, y cosecha para su partido los grandes hechos de esta legislatura. "Todo lo que ha sido positivo tiene la marca del PCP", asegura. En cuanto a las elecciones, nada de establecer metas.

Estas son las últimas jornadas parlamentarias de una legislatura atípica, en la que un Gobierno minoritario del PS fue sobreviviente con el apoyo PCP y Bloque de Izquierda. Mirando hacia atrás, la opción de apoyar al Gobierno de Costa fue la más adecuada?
Todavía este viernes tuvimos un ejemplo de lo que, en momentos clave, fue verdaderamente el apoyo del Gobierno. En cuanto a las cuestiones de la enseñanza superior, cuando se trató de discutir el fin de las tasas, el PS, que no tiene mayoría absoluta en el Parlamento, contó con el apoyo del PSD y del CDS para que las propuestas presentadas fueran plomadas. el CDS fue el apoyo del Gobierno en las cuestiones que eran determinantes y en que el PS no quiso dar la respuesta de que el país necesitaba.

Pero para los Presupuestos del Estado, que también son un elemento determinante de la gobernanza, el Gobierno contó siempre con el apoyo del PCP y del Bloque de Izquierda.
Pero el Presupuesto del Estado no es sólo la votación en general y la votación final global. Hay por el medio una cosa decisiva que es la votación en la especialidad donde hubo propuestas relativas a la renegociación de la deuda, al aumento de presupuestos de la salud, de la cultura, de la educación que podían haber permitido avanzar en la respuesta a algunos problemas. El PS nunca tuvo que preocuparse porque el PSD y el CDS le garantizaron siempre las condiciones para hacer lo que entendían. Y, de hecho, y no haciendo balances -porque no es a eso que se destinan las jornadas parlamentarias-, lo que podemos constatar es que en todo aquello que fueron medidas positivas que respondieron a problemas concretos de los trabajadores y del pueblo, marca del PCP. Encontramos nuestras iniciativas y nuestras propuestas. En lo que es negativo no.





JOÃO PORFIRIO / OBSERVADOR

¿Cree que esta idea sobre la contribución del PPC en esta legislatura está clara en el electorado? Este es el mismo discurso que tienen el BE y, también, el PS.
La batalla de la aclaración nunca está completa. Estando aquí, teniendo noción de cómo las cosas se construyen y sabiendo cómo se llega a determinados resultados, tenemos una noción muy clara de ello. Pero es obvio que no todos los portugueses pueden tener una idea exacta de que ha estado detrás de cada propuesta. En las jornadas, por otra parte, vamos a tener la oportunidad de aclarar algunas de estas cuestiones. Como la inversión en el ferrocarril, la salud, los derechos de los trabajadores …

¿Hay tiempo para las elecciones para hacer ese trabajo de esclarecimiento?
Creo que sí. Estas medidas nunca se tomaron fuera de la realidad o de las personas. Por ejemplo, la gratuidad de los manuales escolares es una medida del PCP, pero fue una propuesta presentada en la conexión con los padres y con los encargados de educación. Así como el aumento de las pensiones también se deriva de los contactos que hemos hecho con los reformados y con sus asociaciones.

¿Por qué temas se va a golpear el PCP en lo que queda de legislatura?
Queremos afirmar que hay un camino para hacer en la respuesta a los problemas nacionales. Estas medidas que se han tomado, sobre todo las de contenido positivo, no se han agotado y no agota las respuestas que necesitan darse a los problemas del país. En los sectores productivos, en la industria, la agricultura y la pesca tenemos un conjunto de preocupaciones que se mantienen. El camino a hacer no pasa, naturalmente, por caminar hacia atrás en las medidas que se han tomado en estos cuatro años.

"Si los portugueses nos dan la fuerza para que podamos contribuir a que existe una política alternativa y un gobierno que funciona, estamos a su disposición para asumir esas responsabilidades"

¿Teme que esta tentación de volver atrás con medidas tomadas durante esta legislatura pueda ocurrir si el PS tiene mayoría absoluta?
Bueno, ese riesgo resulta objetivamente de las opciones que el PS hace. Y de las opciones que el PS hizo, no sólo en el pasado, cuando se cogió solo en el Gobierno, pero hasta las que hizo en esta legislatura, en que gobernó condicionado a la izquierda.

¿Y el PCP admite volver a ser ese factor de acondicionamiento?
El contexto y el marco en el que se ha desarrollado este término permite a los portugueses ahora puede entender de una manera diferente lo que ya dijimos antes de las elecciones de 2015: la fuerza que tenía la CDU para acondicionar determinaría el camino en el futuro. Tenemos 15 diputados en 230. Eso significa que no estamos en condiciones de determinar todo lo que se aprueba ni podemos frenar todo aquello que es negativo. Hemos tenido la capacidad de influir en las decisiones que se han tomado en la Asamblea de la República con el peso relativo que tenemos. Si la CDU tiene más fuerza, tendremos otra capacidad para influir en las decisiones que se toman.

¿Entonces no rechaza una segunda experiencia de este tipo, incluso sin acuerdos escritos?
Es muy difícil repetir una situación como la que tuvimos en 2015. Por otra parte, diría que es imposible repetirse porque no vamos a las elecciones con un gobierno del PSD y del CDS. Vamos con un gobierno minoritario del PS condicionado a la izquierda. Y también porque esta legislatura no fue, como la anterior, una legislatura de asalto a los derechos. Fue lo opuesto.

El país parte con una perspectiva diferente, pero el PCP, ante este cuadro diferente, puede tener una postura semejante a la de 2015?
Nuestra postura es exactamente la misma que hemos tenido siempre: contribuir con nuestra fuerza a todo lo que es positivo y para frenar todo aquello que es negativo. Lo que varía aquí es la fuerza que nos dan. Si los portugueses nos dan la fuerza para que podamos contribuir a que existe una política alternativa y un gobierno que funciona, estamos a su disposición para asumir esas responsabilidades. Como siempre estuvimos.

¿No teme que los votantes del PCP hayan visto este apoyo al PS con algunas dudas y castiguen al partido en las urnas? Tenemos el ejemplo de las autárquicas …
No encontramos relación entre lo que son opciones tomadas en el plano nacional y aquello que son los resultados autárquicos, que son decididos por factores muy diversos y muy variados, con realidades muy distintas. Cuando los portugueses son a votar en 2019, que no condicionadas por una buena parte de la historia de nuestra democracia después del 25 de abril. La idea del voto útil y de las elecciones para primer ministro es una cosa completamente ordenada. La gente ya se dio cuenta de que cada diputado cuenta. La fuerza que los portugueses dan la CDU no sólo por la decisión del Gobierno, sino también en relación a las decisiones concretas que deben tomarse durante la legislatura. Pero también creo que un "apoyo" al Gobierno fue algo que no existió.

No?
No. Nosotros nos posicionamos en términos de lo que fue positivo y lo que era negativo para el portugués, contra el gobierno en todo lo que se necesitaba. El portugués recuerda que medidas como el apoyo a Banif con dinero público fue una decisión de votar en contra de la PCP. En el caso de que el PSD dio al PS la fuerza que el PS no tenía para tomar esa decisión. No hubo apoyo de parte del PCP en varias opciones.

Pero el Gobierno sólo firmó posiciones conjuntas a la izquierda. Hay un apoyo formal y escrito del PCP.
Las posiciones conjuntas son cosas muy limitadas y de aspectos muy específicos en los que se entendió el entendimiento.

A la derecha ni siquiera hay eso.
Era ahí donde quería llegar. Es que sin papel escrito, el PSD y el CDS dieron mucho más apoyo a este Gobierno en materias que eran decisivas. La idea de que haya apoyos al Gobierno en general no tiene traducción práctica. El apoyo que se da a ciertas medidas a menudo se da por el PCP y lo encontramos en todo lo que es positivo para el portugués. En lo que es negativo encontramos el lado opuesto, el del PSD y del CDS.

Un tema que ha venido a destacar y que debe marcar la próxima legislatura es el de la regionalización. ¿Cuál es la postura del PCP?
La misma de siempre, no tenemos nada que esconder. Hemos tenido una posición coherente de intervención para la concreción de las regiones administrativas, a diferencia del PS, del PSD y del CDS, que siempre se ha encontrado la forma de aplazar esa obligación constitucional. Esta discusión acaba por surgir ahora de forma que blanquear lo que sobre todo el PS y el PSD, pero también el CDS, se han asumido a lo largo de los años, que es tener un determinado discurso, pero después tener una práctica completamente contraria. El hecho de venir ahora a recuperar los supuestos regionalistas que existen dentro del PS y del PSD sirve precisamente para ello: blanquear las posiciones de esos partidos, que son contrarias a la regionalización. Seguimos asumiendo que la regionalización es un aspecto esencial para el desarrollo del país.

Este año las elecciones empiezan con las europeas. ¿Cree que el PCP va a poder mantener a los tres eurodiputados?
Ya tenemos este proceso adelantado, tenemos nuestra cabeza de lista anunciada, con un conjunto de elementos de referencia de nuestra intervención en la batalla para las elecciones europeas. Esto pasa por la defensa de nuestra soberanía y el rechazo de las imposiciones de la UE. Tenemos todas las condiciones para seguir disfrutando de la confianza de los portugueses. También en este caso, más poder que estará en mejores condiciones para defender en Bruselas los intereses de los portugueses.

Pero tienen alguna meta definida?
No lo definimos en términos de meta de elección de diputados o del número de votos. Lo que sentimos es un apoyo creciente a nuestras posiciones ya la CDU.

Son elecciones que van a contar con nuevos partidos, sobre todo a la derecha. Estas nuevas fuerzas políticas van a barajar las cuentas?
nuevos partidos que son viejos traerá nada nuevo al debate político en Portugal. Es decir, partidos que son nuevos porque se crearon ahora, pero que asentan su intervención en la base de ideas viejas y con protagonistas en algunos casos hasta los requentados de otros momentos de nuestra vida política, añaden poco al debate político. Los portugueses han saber lo suficiente estos actores y estas viejas ideas de modo que pueda ser efectivamente cualquier noticia. Es obvio que en la disputa del espacio político podrán introducir algunos elementos de alteración, principalmente a la derecha.

Los temores de que puedan funcionar como una especie de escenario para la extrema derecha, que ha crecido en toda Europa, incluso en Portugal?
Esta es una preocupación por la que nunca será menos alerta. Sin embargo, el aprovechamiento que, en algunas ocasiones, se hace de esta o aquella situación para promover sentimientos racistas y xenófobos y para crear un clima de odio en el debate político no son novedad. En Portugal es que no han tenido espacio porque Portugal tiene su propia cultura y tiene concesiones democráticas basadas en la experiencia dramática de los 48 años de dictadura en nuestro país. No hay portugueses para defender un retorno a la dictadura, pero a los que eran los beneficiarios directos de esta dictadura y el estado régimen de corrupción. La parte de la PCP le dará a nuestra firma y decidida contribución a estas posiciones no tienen recepción en la sociedad portuguesa.

La extrema derecha no entró en el Parlamento, pero hay quien defiende que la extrema izquierda ya hay mucho, con el Bloque de Izquierda y con el PCP. Recientemente, Catalina Martins dijo que esa connotación era un insulto. ¿Para el PCP también es?
Bueno, el PCP nunca fue connotado con la extrema izquierda. Es una preocupación que no tenemos. En Portugal, el espacio político de la extrema izquierda siempre ha sido ocupado por el bloque de izquierda y las fuerzas que dieron origen a la misma – la UDP, el PSR, el movimiento maoísta … Así que esto no es una preocupación de que en su lugar. Lo que encontramos por Europa fuera es una instrumentalización de las clases trabajadoras por partidos de la extrema derecha, que son proyectos políticos contrarios a sus intereses. Creo que la PPC a ser reconocido y el espacio que tiene entre los trabajadores portugueses hace exactamente lo contrario, es movilizar a los trabajadores para las soluciones que realmente respuestas a sus problemas.

Por lo tanto, el Bloque de Izquierda es de extrema izquierda?
Por eso habla su propio posicionamiento político. Yo no estaba todavía en la Asamblea de la República cuando hubo la disputa que el BE buscó hacer para sentarse en los lugares de la extrema izquierda del hemiciclo. Pero recuerdo esa reivindicación. Esto corresponde al BE definir y decidir. No sólo desde el punto de vista del discurso, sino desde el punto de vista de su posición. Es el Bloque de Izquierda que tiene que aclarar esta cuestión.

En esta legislatura, el Bloque de Izquierda y el PCP optaron muchas veces por ignorarse mutuamente. De los dos lados hubo siempre más referencias al PS, al PSD y al CDS. ¿Se trata de una estrategia política premeditada?
No hay un intento de ignorar. Hay naturalmente consecuencias de lo que es la definición de prioridades y de la importancia que, desde el punto de vista del debate político, asume la confrontación con nuestros políticos.

¿El PCP ve el Bloque de Izquierda como un adversario?
El Bloque de Izquierda no se coloca propiamente como un adversario. Está en una posición de competencia con el PCP más que en una posición de adversario. Por lo tanto, es natural que desde el punto de vista del combate político la prioridad sea colocada sobre quién se coloca en una posición de adversario de nuestras posiciones.

Noticias recientes, como en el caso del el genro de Jerónimo de Sousa o el de la llamada "red roja", expusieron varios casos de contratos de municipios comunistas con empresas de militantes del PCP. ¿De qué forma sacudió el partido?
Esto es intentos de enlangar el PCP y el PCP no se ve envasado por quien vive en el lodo a hacer ese tipo de operaciones.

Pero estos casos no afectan la imagen del partido ante el electorado?
El hecho de que alguien tiene patrones y criterios morales bajos, diría hasta rastros, en el trabajo que hace dice más de esas personas que propiamente de aquellos que son atacados por ellas. Esto enlaza más la imagen de quien se involucra en ese tipo de operaciones de difamación y calumnia que quienes son objeto de esas operaciones.

¿El PCP dice entonces que no hay ningún tipo de veracidad en estos trabajos sobre el partido?
Como ya se ha demostrado.

Pero, ¿dónde quedó demostrado?
Con las varias demostraciones que se hicieron en la clarificación de las falsedades en todos esos actos de la misma operación contra el PCP.

En los comunicados que el PCP emitió a raíz de esos trabajos periodísticos el partido se concentró más en el ataque a quien los hacía que en el desmentido de los hechos que se relataban en los reportajes. ¿Por qué?
Observe, se utilizó un conjunto de entidades para funcionar como arma de lanzamiento contra el PCP. Y las diversas entidades que se involucraron en esas operaciones de calumnia y difamación aclararon y aclararon que se trataba de operaciones mentirosas. Lo que creo verdaderamente notable es que haya quien, reclamándose del estatuto de órgano de comunicación social, no tenga ningún tipo de castigo o sanción por parte de quien tiene competencia de garantizar patrones éticos y morales en la actividad de la comunicación social.

En estos casos la comunicación social debería haber sido castigada?
La clarificación de las operaciones mentirosas que se hicieron contra el PCP es más que evidente.

¿Crees entonces que hubo una instrumentalización de los medios de comunicación social?
Sólo los propios pueden responder a eso. Las falsedades fueron todas desmentidas. Y sobre eso no tengo nada más que decir.

El PCP ha apostado por una renovación generacional. Esta receta es importante para ser un partido con casi cien años de historia?
Lo que forma parte de la identidad de las personas no es propiamente una condición temporal, como es la juventud. Diría que no es un argumento político muy sólido. Todos somos jóvenes y dejamos de serlo, por la fuerza natural de la vida. El esfuerzo de rejuvenimiento del PCP, de sus cuadros directivos y de sus elegidos en la Asamblea de la República, es un esfuerzo que se va haciendo para garantizar y mantener características de nuestra intervención que exigen ese rejuvenecimiento, pero no me parece que eso sea un elemento de particular importancia. Está presente hoy como siempre ha estado.

Mirando para esa renovación y para el futuro del partido, se ve como secretario general del PCP?
No, de ninguna manera. Creo que mi partido nunca me va a plantear esta exigencia.

Pero teniendo en cuenta su perfil, no es normal que se piense en sí como posible sucesor de Jerónimo de Sousa?
Yo diría que no. El conjunto de características y de exigencias que se plantean para una tarea de esa naturaleza dejan a muchos otros compañeros míos en mucho mejores condiciones para asumir esa tarea. Diría exactamente lo contrario de lo que me preguntó.

¿Eso no es una falsa modestia?
No. Conociendo cómo conozco la reflexión que hay que hacer y el conjunto de elementos que se plantean para esa tarea diría que hay muchos camaradas míos en mejor posición.

Pero le gustaba desempeñar ese cargo?
De ninguna manera. Nunca tuve ni tengo ningún tipo de ambición personal para desempeñar esta o aquella tarea dentro de mi partido. Lo que tengo es una disponibilidad para aquello en que mi partido me necesite. Y estoy convencido de que el partido nunca me va a plantear esta cuestión.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *