Joe Biden quiere ¬ęhacer que Estados Unidos sea respetado¬Ľ nuevamente





‚ÄúQuiero hacer que Estados Unidos vuelva a ser respetado en todo el mundo‚ÄĚ, dijo el nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, en su primer discurso como ganador de las presidenciales estadounidenses, luego de enfatizar que ‚Äúganamos con la mayor cantidad de votos de la historia logrado por un candidato ‚ÄĚ- en referencia a Donald Trump, que sigue buscando los votos que se le habr√°n eludido.





‚ÄúEstoy con todos ustedes‚ÄĚ, dijo el nuevo presidente de Estados Unidos despu√©s de subir al p√ļlpito al son de alguna canci√≥n de Bruce Springsteen (o al menos eso parec√≠a), y luego invitar a Donald Trump a sumarse al esfuerzo. Recuperaci√≥n de Estados Unidos: ¬ęSoy un dem√≥crata, pero gobernar√© por todos los estadounidenses, por los que votaron por m√≠ y por los que no votaron¬Ľ, dijo.

¬ęS√≠, podemos¬Ľ, dijo, volviendo a la cl√°usula de Barack Obama, el presidente de su vicepresidencia, para recordar que ¬ęesta noche, el mundo entero est√° mirando a Estados Unidos¬Ľ y ¬ęesperando nuestro ejemplo¬Ľ, que es lo mismo de siempre: ‚Äúsiempre miramos hacia adelante‚ÄĚ hacia un horizonte donde ‚Äútodos los sue√Īos son posibles‚ÄĚ, y ellos, estos sue√Īos, ‚Äúno dejan a nadie atr√°s‚ÄĚ.

‚ÄúSeamos la naci√≥n que sabemos que podemos ser‚ÄĚ, dijo, antes de cerrar los poco m√°s de cinco minutos que dedic√≥ al discurso con el tradicional ‚Äúgracias, gracias, gracias‚ÄĚ, antes de abrir los brazos para recibir la nueva primera. dama de los Estados Unidos, ex segunda dama de la era Obama.

Antes que √©l, Kamala Harris, la nueva vicepresidenta que tendr√° una pesada tarea sobre sus hombros, hab√≠a dicho que la democracia en Am√©rica del Norte no es una certeza, debe ser apreciada: ‚Äúhas creado un nuevo d√≠a a Estados Unidos ‚ÄĚ, dijo, para agradecer el hecho de que‚Äú hicieron posible esta victoria: protegiste la calidad de la democracia ‚ÄĚ. Ella tambi√©n, dijo, ser√° la vicepresidenta de todos los estadounidenses.

En las casi cinco horas transcurridas entre el anuncio de la victoria de Joe Biden y los discursos del nuevo presidente de Estados Unidos, las cadenas de televisi√≥n m√°s grandes del pa√≠s han ‘bombardeado’ a la audiencia con un discurso basado en la unidad. El mensaje, que no pod√≠a ser m√°s claro, era la llegada de una nueva era de unidad, una especie de espejo de los cuatro a√Īos de divisi√≥n, amalgama, caos y emaciaci√≥n que vive el pa√≠s desde 2016.

En las calles, los estadounidenses parec√≠an haber captado el mensaje: miles de personas salieron a las calles como si no hubiera una emergencia sanitaria con toda su fuerza y ‚Äč‚Äčfestejaron la nueva era de la esperanza, como si estuvieran viendo un renacimiento en vivo y en color. .





Contrariamente a lo que tem√≠a la mayor√≠a de la gente advertida, las celebraciones – hasta donde se sabe al momento – fueron completamente pac√≠ficas y los disturbios para los que se preparaba el pa√≠s no sucedieron: las barreras que escond√≠a, tiendas, caf√©s y sucursales bancarias no eran, despu√©s de todo, necesarias. nada y ‚Äúla gente se ech√≥ a la calle con la alegr√≠a que sol√≠a tener‚ÄĚ, replicando la letra de una canci√≥n que casi nadie recuerda.

En cierto modo, este ‘bombardeo’, producido por estaciones de televisi√≥n que durante mucho tiempo asumieron que dejaron la equidistancia natural de los agentes pol√≠ticos para alinearse detr√°s de la candidatura de Joe Biden, parec√≠a un regreso a los d√≠as normales de democracia, pluralismo y dignidad, despu√©s del manto gris. cuatro a√Īos de anormalidad. La fiesta fue, pues, total, casi descarada, indiscutiblemente feliz.

En el medio, los analistas dejaron caer los temas m√°s fuertes de lo que esperan sean las primeras prioridades de la nueva administraci√≥n: reincorporar al pa√≠s a una mesa com√ļn que se ha vaciado en los √ļltimos cuatro a√Īos, en una comuni√≥n que los comentaristas esperan ver comprendida por los socios. organizaciones internacionales y la comunidad de pa√≠ses amigos.

Estos, los pa√≠ses amigos que de pronto parec√≠an ser todo el planeta, no esperaron las felicitaciones, llegaron de todas partes del mundo, incluso de ese mundo que hasta un d√≠a antes estaba dispuesto a jurar amor eterno por cuatro a√Īos m√°s, como era. El caso del polifac√©tico Primer Ministro brit√°nico, Boris Johnson, que pronto podr√° invitar a Joe Biden a visitar los dominios de Su Majestad, para finalmente firmar un acuerdo comercial conjunto que har√° del Brexit un mal recuerdo sin mayores consecuencias.

Todos, o casi todos, bailaron a la luz de una tarde norteamericana –ya una noche oscura en Europa– en una comuni√≥n de esperanzas y en un mont√≥n de suspiros aliviados, como si, todos juntos de nuevo, quisieran jurar al pueblo norteamericano m√°rtir. Americano quien es esta vez: esta vez todos ¬ęharemos grande a Estados Unidos otra vez¬Ľ El pr√≥ximo lunes, Wall Street seguramente tendr√° un gran d√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *