Integralismo y Modernismo – la urgencia de un desagravio





Los colores atenuados de la Navidad se prolongan en un fin de semana ameno que, simulando la tranquilidad, amenaza a√ļn la latente agitaci√≥n del Pasaje del A√Īo.





Folleto el Expreso con la somnolencia que queda a la lectura tibia de un peri√≥dico que el tiempo ha hecho enfriar. Que expresa nostalgia por aquel peri√≥dico que nos sacaba de la cama …

Paro, curioso, en Diogo Ramada Corto. El t√≠tulo reluciente habla de Modernismo e Integralismo. ¬°Finalmente !, pienso, en la s√ļbita brusquedad que ese inter√©s inesperado me suscita. En el primer p√°rrafo la revista parece querer hablar conmigo. Habla de cosas que creo que quedaron s√≥lo en el crisol de mi familia. Amadeo, el exponente m√°s grande de nuestro Modernismo, era Mon√°rquico e Integralista!

Siempre me sorprendi√≥ este espanto – pero siempre sonr√≠e por pensar que pocos, como yo, sab√≠an de la similitud cultural, conceptual y filos√≥fica entre los dos Movimientos. El Orfeo como vanguardia de un Movimiento cultural y art√≠stico donde pontificaban a Pessoa, Almada, Amadeo o Santa Rita y la primera generaci√≥n de Integralistas, un movimiento pol√≠tico de oposici√≥n a la Primera Rep√ļblica donde se destacaron nombres como Ant√≥nio Sardinha, Lu√≠s Almeida Braga, Alberto Monsaraz y, Jos√© Pequito Rebelo.

Los dos Movimientos crecieron juntos, en la misma inquietud, hermanados en la lucha contra una Rep√ļblica obscena y castradora que cre√≥ para el futuro una √©tica hip√≥crita y falsa, erguida en el caos y en la desgracia social.

Contra esto era necesario construir y Amadeo transcribe eso mismo, cansado que est√° de la decadencia de soluciones del "status quo" mon√°rquico y, dice, de la "rep√ļblica demoledora e infecta".

, Que se ha convertido en una de las m√°s antiguas del mundo. Tal vez Ramada Corto quisiera hablar de una aspiraci√≥n que parece reflejarse del Mensaje, para un nacionalismo √°vido de orden, o progreso, de civilizaci√≥n o de Imperio. La persona es, eso s√≠, impelido a salir de √©l mismo para desligarse de la anarqu√≠a voraz y f√©tida que herv√≠a en las calles. Lo hace conscientemente, no fuera el Mensaje el √ļnico libro que quiso publicar.





Y es tambi√©n conscientemente que Fernando Pessoa acompa√Īa el Movimiento Integralista tan deseoso de construcci√≥n y de ruptura como el Movimiento Modernista que el propio ayudaba a impulsar.

Amadeo es, a partir de Manhufe, un poco de todo Рcomo fue en su vida fugaz. Y, curiosamente, es también él quien se empertiga para garantizar la conexión más evidente entre dos movimientos que sólo no eran del mismo "bloque", como dice Ramada Corto, porque acudían a problemas diferentes, diversas que eran las motivaciones de cada uno.

Interesante percibir este fin de a√Īo propenso a balances y confesiones que la cultura, aquella que verdaderamente se construy√≥ a principios de siglo con el nombre seguro y universal de Modernismo, ten√≠a en la esfera pol√≠tica y social, un espejo progresista y constructivista concretado en el Movimiento del Integralismo lusitano. Y que el Integralismo Lusitano fue la reacci√≥n posible de una √©lite pol√≠tica de referencia a las miserias de una rep√ļblica traulitis exasculada de ideas, de sentido c√≠vico o de responsabilidad √©tica y social.

A medida que el movimiento modernista portugués comenzó a ser conocido y alabado mundo exterior, llevando a cabo con valentía grandes figuras de nuestra historia que no tenía más brillo porque permanecieron atados a atavismo cultural, político y social en el que vivimos, también Integralismo no-tener el tiempo de redención que merece.

Como un movimiento pol√≠tico inusual que, sin contentarse con el orden establecido por el Estado Nuevo, quiso ser la valerosa alternativa de construcci√≥n y de progreso al descuido y la descalificaci√≥n social prevalecientes – √ļnicos residuos de una Primera Rep√ļblica que averg√ľenza la Historia que tenemos y somos .

Lo que merece meditaci√≥n en este texto ambiguo pero valeroso de Jo√£o Ramada Corto es el caer de m√°scaras sobre la calidad de nuestra Primera Rep√ļblica. De hecho, no fue Amadeo que abraz√≥ un movimiento retr√≥grado, o la persona se agarr√≥ a una especie de fascismo los portugueses fueron los dos que, en el genio constructivo y creador, si quer√≠an rescatar el tiempo gris√°cea que viv√≠an y no dispensada a so√Īar de nuevo en Portugal Mayor.

Presidente de la Causa Mon√°rquica

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *