Inmigración: casi 3,000 niños brasileños ingresaron ilegalmente a EE. UU. Desde México en solo 2 meses





Solo en mayo y junio de 2021, 2.857 bebés y niños brasileños de hasta seis años cruzaron ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México y terminaron siendo detenidos por el servicio de inmigración.





Estos datos inéditos de la Agencia de Aduanas y Control Fronterizo de Estados Unidos, obtenidos por BBC News Brasil, señalan que el número total de niños menores de seis años aprehendidos por agentes estadounidenses en apenas dos meses ya supera el total acumulado en los siete meses anteriores.

De estos 2.857 niños, 12 ingresaron al país sin la compañía de sus padres o tutores legales y, al momento de la reunión con las autoridades estadounidenses, se encontraban temporalmente bajo la custodia del gobierno del demócrata Joe Biden.

Uno de ellos es el bebé João *, de un año y medio, cuya historia BBC News Brasil contó en detalle hace una semana. João pasó más de un mes en un hogar temporal en Virginia después de que lo encontraron con sus abuelos, quienes fueron enviados a deportación.

Su madre, que accedió a Estados Unidos después de cruzar la frontera con su otro hijo adolescente, tuvo que demostrar que no tenía antecedentes penales en Brasil para poder reunirse con el bebé. Ahora, esperarán en territorio estadounidense el resultado de su proceso en la corte de inmigración.

El número de inmigrantes brasileños irregulares ha aumentado cada mes y ha llamado la atención del Servicio de Inmigración Estadounidense. El país es ya la séptima fuente más frecuente de migrantes sin visa, por delante de Cuba, Haití, Nicaragua, Colombia y Venezuela, países que están atravesando intensas crisis internas y con un historial de envío de grandes cantidades de población al territorio estadounidense.

El número de brasileños detenidos en 2021 mientras cruzaban la frontera estadounidense sin visa (29.500) es el récord registrado en toda la serie histórica, que mide dichos movimientos por nacionalidad desde 2007. Hace diez años, en 2011, solo 472 brasileños fueron detenidos en el mismo estado.





La inmensa mayoría de los casi 4.867 niños de hasta seis años que llegaron a Estados Unidos por esta vía desde el pasado mes de octubre iban acompañados de sus padres. Lo mismo ocurre con los otros 1.297 niños brasileños de entre siete y nueve años y los 2.585 preadolescentes y adolescentes de entre diez y 17 años que, igualmente, hicieron el recorrido en el período. Esto es lo que las autoridades estadounidenses llaman unidades familiares: 2/3 de los casi 30,000 brasileños ya detenidos por inmigración en 2021 estaban en familias nucleares, que incluye a padres e hijos.

Esta configuración tiene que ver con una estrategia impulsada por los coyotes, como se llama a los operadores de estas rutas ilegales. Fomentan la práctica de «cai-cai»: es decir, el viaje de migrantes sin visa con sus hijos menores de edad para asegurarse de que los adultos no sean deportados inmediatamente al llegar a los Estados Unidos cuando se presenten a las autoridades locales.

Seguí el caso reciente de un hombre que cobró los $ 12.000 cobrados por un coyote y se enfureció cuando la madre de su hija, con quien no estaba casado, se negó a que la niña de 15 años lo acompañara en el viaje por México. Dijo que para hacer una ‘inversión’ tan alta, necesitaba estar seguro de que no sería deportado. Y eso solo sería posible con la presencia de la adolescente, quien no sería deportada ni separada de su padre. ”dice la socióloga Sueli Siqueira, especialista en migración de brasileños a Estados Unidos de la Universidad de Vale do Rio Doce.

Estrategia de hit-hit

Tanto las autoridades brasileñas como las estadounidenses escuchadas por el informe afirman que la estrategia del «cai-cai» había sido prácticamente abandonada durante la administración Trump, cuando el entonces presidente republicano adoptó prácticas como la separación entre padres e hijos, la deportación sumaria de menores y la obligación de esperar la respuesta a la solicitud de asilo en territorio mexicano.

Pero todas estas medidas restrictivas fueron revisadas y, parcial o totalmente, abolidas durante la administración Trump o ya durante el gobierno de Biden, lo que llevó a la reanudación del «cai-cai».

Elegido con la promesa de hacer el sistema migratorio «más humano» y de crear un camino para obtener la ciudadanía para 11 millones de migrantes que ya viven en el país sin documentos, Biden ha enfrentado una crisis en el asunto, con la llegada de casi 1,3 millones. personas que cruzaron la frontera solo en 2021. De estos, 95 mil eran menores sin padres o tutores.

El volumen llevó al presidente actual a designar un vicepresidente para manejar el problema. En una reciente visita a Guatemala, Kamala Harris fue claro: «No vengas (a Estados Unidos)».

Sin embargo, es poco probable que el llamamiento tenga algún efecto en los latinoamericanos que quieren probar la vida en Estados Unidos ahora. Hundida en una mezcla de crisis económica y pandemia descontrolada, la región está experimentando una especie de nueva década perdida, que recuerda a la década de 1980.

No por casualidad, fue durante este período que la primera gran ola de migrantes brasileños llegó a Estados Unidos, huyendo del desempleo y la alta inflación. Ahora, según el IBGE, el desempleo en Brasil se acerca al 15% y la inflación ha mostrado fortaleza, especialmente en rubros básicos, como alimentos.

Para la socióloga Sueli Siqueira, la «desesperanza con la política y la economía de Brasil» y la «creencia de que Biden facilitará la vida a los que vienen del exterior» han alimentado el flujo de brasileños, que debería mantenerse elevado durante muchos meses.

Señala, además, que las características de esta migración —principalmente en la familia— también indican que estas personas buscan un cambio permanente de país, un reasentamiento y un nuevo comienzo en la vida, y no solo trabajar ganando dólares por algunas temporadas y luego regresar. a Brasil.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *