Informe de Lviv: forma de vida extra√Īa





Seguir en la calle es, de alguna manera, vencer el miedo, mantener la cabeza sana y no ceder ante la amenaza. Canciones nacionalistas para olvidarse de la muerte.





El d√≠a era soleado y alegre, con el sol pegando con fuerza sobre las heladas calles de la ciudad. Un cielo claro y despejado, luminoso, un aire primaveral. Los habitantes de la principal ciudad ucraniana en el lado este tardaron en salir a las calles. La noche anterior fue un sue√Īo tranquilo y apacible, las sirenas no sonaron y nadie despert√≥ sobresaltado, como la noche anterior, con el sonido de los misiles rusos a seis kil√≥metros del centro. La ma√Īana fue lenta y larga mientras las sirenas anunciaban la posibilidad de un ataque a√©reo resonando en los cielos. En Lviv, el sonido de las sirenas va acompa√Īado de un mensaje, con una voz profunda y seria. El silbido que sale de los altavoces colgados de los postes tiene, por as√≠ decirlo, un pie de foto. Un actor grab√≥, hace varios meses, las palabras que se convierten en advertencias para que todos se retiren a los refugios, t√ļneles, pasos subterr√°neos. Que se salgan de la calle, que se alejen de ventanas y puertas, que se protejan. A√ļn as√≠, la ciudad contin√ļa a su ritmo pausado. Algunos buscan, juntos, lugares m√°s protegidos. Pero nadie corre, no hay p√°nico, escapar no es una opci√≥n. Seguir en la calle es, de alguna manera, vencer el miedo, mantener la cabeza sana y no ceder ante la amenaza que puede venir del aire.

Diez minutos despu√©s, los tel√©fonos celulares reciben mensajes que dicen que ¬ęse suspende la alerta, el cielo est√° despejado¬Ľ. Y la calle sigue llena. Menos de 40 minutos despu√©s, vuelven a sonar las sirenas, otro aviso, otra vez en estado de alerta. La ma√Īana que sigui√≥ a una noche silenciosa es ahora un sonido agudo y opresivo de amenaza.

Tadei Syhlovyi, indiferente a todo, toca la guitarra. Es solo √©l, el instrumento y un parlante que amplifica el sonido que sale de las cuerdas. Y la voz Tiene 25 a√Īos, es m√ļsico, suele tocar en la calle. Preg√ļntame de d√≥nde soy. De Portugal. Abre mucho los ojos y me dice que ya ha estado en Oporto. Me gusta mucho. Es, dice, ¬ęmi pa√≠s favorito de Europa¬Ľ. Los ucranianos no se consideran europeos. No asi√°ticos. Incluso cuando hablan de Polonia, cuya frontera est√° a unas pocas decenas de kil√≥metros, se refieren a sus vecinos como ¬ęeuropeos¬Ľ. Pero no lo hacen. No quieren ser rusos, ya que han sido obligados a pertenecer a la Uni√≥n Sovi√©tica, pero no son (todav√≠a) europeos. Son ucranianos y, a estas alturas, la identidad de un pueblo que no es homog√©neo resulta ser el cemento que aglutina la solidaridad, el voluntarismo, el coraje, la determinaci√≥n, la resiliencia, el car√°cter y la dignidad con que resisten.

Atrapada entre ¬ęel fin de Europa¬Ľ y el comienzo de Rusia, Ucrania lucha por algo que, en siglos pasados, nunca tuvo. Independencia, territorio, lengua. Son una naci√≥n, pero a√ļn intentaban ser un pa√≠s. Desde 2014 han tomado su destino en sus propias manos, tras dos d√©cadas de presidentes electos, s√≠, pero a instancias de Mosc√ļ. En la plaza Maidan de Kiev (por cierto, Kiev es el nombre ruso de la ciudad ucraniana de Kiev) la gente sencilla de Ucrania provoc√≥ la renuncia de (m√°s) un presidente t√≠tere y comenz√≥ a caminar por el camino de la verdadera independencia y libertad.

Pero desde entonces, el pa√≠s ha estado en guerra. Con la toma de Crimea por parte de Putin y los conflictos en la regi√≥n de Donbass, los ucranianos a√ļn no han podido disfrutar plenamente de la libertad y la democracia despu√©s de la Perestroika.

En el centro de Lviv, despu√©s del sonido de las sirenas, la gente sali√≥ a la calle con la alegr√≠a que sol√≠a tener. Son decenas de peque√Īos conciertos improvisados ‚Äč‚Äčal aire libre, m√ļsicos que esparcen melod√≠as para hacernos olvidar los tiempos que vivimos. Hay canciones nacionales, nacionalistas, el grito de ¬ęGloria a Ucrania¬Ľ, una mezcla de diferentes sonidos que obliga a los que pasan a detenerse, escuchar, olvidar, por un momento, que hay vida antes que la muerte, que la ciudad est√° amenazada. pero aun as√≠ entera, que huir no es una opci√≥n.





PUB

concierto tributo

A mediod√≠a, el director de la Orquesta Filarm√≥nica de Lugansk da una conferencia de prensa para agradecer a los ¬ęhermanos y colegas¬Ľ de los m√ļsicos de Lviv por haber acogido en sus casas a los miembros de la Filarm√≥nica que lograron escapar de una ciudad bajo fuego. Pr√≥ximamente, las dos ciudades tambi√©n estar√°n unidas por un concierto homenaje a quienes les acogieron. Pero, recuerda el conductor, lamentablemente en Lugansk ¬ęfuimos los primeros en sentir lo que es la paz rusa¬Ľ, porque est√°n en la regi√≥n desde 2014. Ahora, ir√≥nicamente, seguimos sintiendo el ¬ęamor de hermanos que nuestros vecinos decir tener para nosotros¬Ľ.

Hay m√°s m√ļsicos de ciudad en el lado este del pa√≠s que est√°n repartidos por otras ciudades. ¬ęNo pudimos unirnos todos, pero estoy muy agradecido con la gente de Lviv¬Ľ. Al caer la tarde, cuando el sol insiste en esconderse, en la plaza frente al edificio de la √ďpera de Lviv todav√≠a hay varios escenarios, con diferentes artistas y gente que escucha, baila y aplaude.

Vuelven a sonar las sirenas, vuelve la voz que acompa√Īa a los silbidos, en el mismo tono de grave aviso, muchos se retiran a lugares protegidos, los m√ļsicos callan, la noche se acerca y, de repente, el sonido que resuena dentro de la cabeza es el silbido de los altavoces que anuncian que el momento es de alerta.

Extra√Īa forma de vida, esta.

Manuel Rivas

Fernando Rivas. Compagino mis estudios superiores en ingeniería informática con colaboraciones en distintos medios digitales. Me encanta la el periodismo de investigación y disfruto elaborando contenidos de actualidad enfocados en mantener la atención del lector. Colabora con Noticias RTV de manera regular desde hace varios meses. Profesional incansable encargado de cubrir la actualidad social y de noticias del mundo. Si quieres seguirme este es mi... Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/manuel.rivasgonzalez.14 Email de contacto: fernando.rivas@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *