Incluso con la pandemia y las fronteras cerradas, el número de refugiados alcanza un nuevo récord





Además de impedir los viajes por turismo y negocios, el cierre de las fronteras de varios países debido al Covid-19 tuvo un efecto más dramático: dificultó que las víctimas de guerras y persecuciones huyeran por todo el mundo.





La pandemia, sin embargo, no ha podido evitar que el número de personas obligadas a abandonar sus hogares batiera un récord por noveno año consecutivo: 82,4 millones fueron desplazados por la fuerza en 2020, según un nuevo informe publicado este viernes (18). por ACNUR (Comisionado de la ONU para los Refugiados).

«La pandemia redujo las posibilidades de movimiento, pero no acabó con las guerras, los conflictos, a pesar de las solicitudes del secretario general de alto el fuego [da ONU, António Guterres]”, Dice Luiz Fernando Godinho, portavoz del ACNUR en Brasil. “En 2012, había 45 millones de personas. Ahora llegamos a los 82 millones. El informe señala que, lamentablemente, la tendencia alcista se mantiene. Ya no preguntamos si llegaremos a los 100 millones, sino cuándo lo alcanzaremos ”.

El impacto de la crisis de salud, sin embargo, se puede ver en los datos de 2020. El principal aumento fue entre los desplazados internos, es decir, las personas que se ven obligadas a trasladarse a otras regiones del país. Fueron 48 millones, contra 45,7 millones en 2019. Entre los refugiados —que buscan protección en otros países—, el crecimiento fue pequeño, de 26 millones a 26,4 millones.

En total, el incremento de 2019 a 2020, del 3,6%, fue 1,5 millones menos de lo esperado si 2020 no hubiera tenido la pandemia.

Mientras tanto, el número de solicitudes de asilo se redujo casi a la mitad: de 2,3 millones a 1,3 millones, otro reflejo de las dificultades en el manejo durante el año. Y el número de los que lo consiguieron también se redujo, de más de 950.000 a 765.000.

“Las medidas para contener Covid-19 han tenido un impacto directo en el funcionamiento de los sistemas de refugio en todo el mundo. Los cierres de fronteras y las restricciones de movimiento hacen que sea más difícil para las personas escapar de las guerras y la persecución por seguridad ”, dice el informe. «Este escenario ha llevado a muchos países a adaptar sus procedimientos de asilo, adoptando registros remotos, exámenes médicos y cuarentena en la frontera».





En mayo del año pasado, 164 países cerraron sus fronteras y 99 de ellos no hicieron excepciones para la entrada de refugiados. Para diciembre, muchos ya habían abierto, pero 63 países todavía vetaron la entrada para todos, incluidos aquellos que buscan protección internacional.

ACNUR recomienda que los gobiernos adopten medidas que permitan la entrada de quienes necesitan refugio sin poner en riesgo la salud pública. Uganda, por ejemplo, aceptó a miles de personas de la vecina República Democrática del Congo, requiriendo que fueran puestas en cuarentena al ingresar.

“Los países tienen la autoridad y el derecho de cerrar fronteras para el control sanitario, pero es posible flexibilizar la frontera con medidas simples: pruebas masivas, aislamiento en la entrada, refuerzo del saneamiento en los puntos de transferencia”, dice Godinho.

La crisis sanitaria también ha afectado al número de retornos y reasentamientos en un tercer país. Solo 251.000 refugiados lograron regresar a su país de origen en 2020, el tercer número más bajo en la última década.

Como resultado, alrededor de 15,7 millones terminaron el año en situación de refugio prolongado (por más de cinco años). Entre ellos, los que dejaron sus países hace muchos años, como afganos e iraníes, o más recientemente, como los de Sudán del Sur que viven en Kenia o Uganda.

Y entre 290.000 y 340.000 niños nacieron en condición de refugiados en el último año, según estimaciones de ACNUR.

También en lo que respecta a los niños, aumentó proporcionalmente el número de quienes solicitaron asilo después de viajar sin ningún familiar o totalmente no acompañados. Fueron 21 mil en 2020 (2% del total), contra 25 mil en el año anterior (1%).

Los principales países de origen y destino de los refugiados no han cambiado. Ocho de cada diez personas que buscan protección en el extranjero provienen de tan solo diez naciones, principalmente Siria —que ocupó el primer lugar desde 2014—, Venezuela y Afganistán.

Entre los destinos, el ranking tiene a Turquía (sirios) en primer lugar, seguido de Colombia (venezolanos) y Pakistán (afganos), lo que confirma la tendencia a buscar protección principalmente en los países vecinos.

En general, los países en desarrollo siguen siendo los mayores receptores de refugiados: el 86 por ciento de ellos.

Brasil se menciona en el informe como uno de los principales destinos de los venezolanos, que son la segunda nacionalidad con más personas que buscan protección fuera de sus países. Había 4 millones para 2020, y ya hay 5,4 millones contando los datos de 2021.

También en América del Sur, Colombia vuelve a ser el campeón de los desplazados internos, debido a los casos acumulados desde la década de 1980, debido a la violencia guerrillera. Entre los movimientos más recientes, se citan como ejemplos países africanos como Etiopía, Sudán, Somalia y Mozambique. Además de los conflictos y la persecución, los desastres naturales resultantes del cambio climático y la propia pandemia fueron los motivos de estos desplazamientos.

En Yemen, al menos 10.000 personas entre marzo y julio citaron el miedo a contraer el coronavirus o el impacto de la pandemia en la economía como una razón para trasladarse a áreas menos afectadas dentro del país.

Con la pandemia empeorando la situación económica y la desigualdad en varios países – el Banco Mundial estima que hasta 124 millones de personas han caído en la pobreza extrema por esa razón – las previsiones del ACNUR para 2021 apuntan a un mayor crecimiento en el número de refugiados.

“La magnitud de las crisis alimentarias empeoró en 2020, y los conflictos prolongados, el clima extremo y la crisis económica de Covid-19 han exacerbado situaciones preexistentes”, dice el informe. «Las previsiones para 2021 son igualmente preocupantes».

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *