¡Humanistas de todo el mundo, uníos!





Los m√°s desbocados de sus alumnos en la Universidad de Harvard creen que el maestro ser√° un d√≠a recordado como una figura tan importante en la historia del pensamiento del siglo XXI como Karl Marx lo es en el siglo XIX. Es una comparaci√≥n casi provocadora para Steven Pinker, que, a los 62 a√Īos, acaba de publicar el m√°s denso y controvertido de sus 8 libros. "Enlightment Now: The Case for Reason, Science, Humanism, and Progress. Un tema que atraviesa la obra es el costo humano del marxismo, que Pinker estima en al menos 80 millones de muertos, adem√°s de infinito dolor, hambre y pobreza.





En los √ļltimos a√Īos, la mayor√≠a de las personas que sufren de psicolog√≠a evolutiva, psicoanal√≠tica y psicoanal√≠tica, se ha convertido en una de las m√°s antiguas del mundo. Ciencias Cognitivas. El cient√≠fico estaba en Portugal en 2017, en la presentaci√≥n de su pen√ļltimo libro, 'The Good √°ngeles de nuestra naturaleza', publicado por D'Reloj de Agua. Mientras que el editor prepara la versi√≥n portuguesa de 'la Ilustraci√≥n Ahora' pena abordar muy brevemente, este extenso trabajo, (556 p√°ginas en el original) que Bill Gates considera "el nuevo 'mejor libro' de toda la vida."

Steven Pinker retoma el tema central de la obra 'Los √Āngeles Bons de Nuestra Naturaleza', de 2011: los n√ļmeros no mienten; dejen de mirar s√≥lo a las primeras p√°ginas de los peri√≥dicos y los noticieros de las televisiones; adopten una actitud mental cuantitativa. A trav√©s de casi 100 gr√°ficos y de innumerables an√°lisis estad√≠sticos e hist√≥ricos, Pinker busca mostrar que en los √ļltimos doscientos a√Īos la humanidad ha progresado en todos los frentes, desde la salud a la lucha contra el crimen, pasando por la paz, los derechos humanos, la democracia y el – que podr√° sorprender mucho lector – hasta en el ambiente y en la desigualdad social. Son 18 cap√≠tulos en que los indicadores de progreso est√°n analizados con minucioso detalle ya trav√©s de argumentos persuasivos pero raramente ideol√≥gicos. Pinker cree que las ideolog√≠as, tanto a la izquierda como a la derecha, se convirtieron en religiones seculares con su propia demonolog√≠a, sus catecismos y una beat√≠fica creencia en la certeza de sus causas. "En √ļltima instancia, nuestros mayores enemigos no son los adversarios pol√≠ticos, sino la entrop√≠a, la evoluci√≥n (en la forma de maldad y otros defectos de la naturaleza humana) y, sobre todo, la ignorancia – un d√©ficit de conocimiento sobre c√≥mo resolver mejor los nuestros problemas ".

"Enlightment Now" no es el √ļnico libro, aunque es el m√°s convincente, defender el an√°lisis cuantitativo y basado en datos cient√≠ficos de materias hasta hace poco reservadas al debate ideol√≥gico. "Factfulness: Ten Reasons We're Wrong Sobre el mundo y por qu√© las cosas son m√°s grandes que usted piensa", de Hans Rosell y de "It's Better Than it Looks", de Gregg Easterbrook, son obras tambi√©n publicadas este a√Īo que atestiguan la importancia del debate pol√≠tico se basa en cifras y en el an√°lisis emp√≠rico. Lo que el libro de Steven Pinker tiene de diferente es atribuir el progreso (cient√≠fico, pol√≠tico y moral) al legado de la Ilustraci√≥n, partiendo de ah√≠ a la tesis de que este movimiento iniciado en el siglo XVIII y sus ideales de Raz√≥n, Ciencia y Humanismo son la √ļnica alternativa viable a los movimientos populistas de nuestros d√≠as.

Comencemos por la razón. "La razón no es negociable". En cuanto a la discusión de un asunto, entramos tácitamente en un pacto de racionalidad sujeto a reglas escrutinadas por otros. Lo que no significa que el ser humano sea un agente racional perfecto. Exactamente porque nuestros hábitos de pensamiento no son particularmente racionales es que necesitamos tanto de la razón. Sin ella acabamos por caer en 'generadores de desilusión', como la autoridad, la fe, el dogma, el carisma y el sexto sentido.

El segundo ideal es la ciencia. Los pensadores de la Ilustraci√≥n mostraron c√≥mo el entendimiento com√ļn pod√≠a estar equivocado y c√≥mo los m√©todos cient√≠ficos de an√°lisis, debate y experimentaci√≥n son la √ļnica forma de alcanzar el conocimiento. Desde entonces, los descubrimientos cient√≠ficos contin√ļan respondiendo a un n√ļmero cada vez mayor de cuestiones sobre el mundo y el universo. Uno de los muchos ejemplos que Steve Pinker subraya es el de la viruela, una enfermedad que s√≥lo en el siglo XX ha matado a 300 millones de personas y que la ciencia de nuestros d√≠as ha erradicado. La ciencia atravesa fronteras pol√≠ticas (como afirm√≥ Chekhov, citado en el libro, no hay tablas de multiplicar nacionales) sino tambi√©n ideol√≥gicas. Y la derecha no est√° s√≥lo en su reticencia a someter al escrutinio de la ciencia sus valores sociales y credos culturales. La izquierda aliment√≥ durante d√©cadas el p√°nico sobre putativas amenazas existenciales, como la sobrepoblaci√≥n, la energ√≠a nuclear o los organismos gen√©ticamente modificados.





El tercer tema es el del Humanismo. Muchos de los pensadores de la Ilustración eran teístas. Pero conocían las consecuencias devastadoras de siglos de guerras religiosas, incluyendo las Cruzadas, la Inquisición, la brujería. Por eso colocaron al hombre en el centro de sus preocupaciones morales y políticas. Es el individuo y no el grupo (tribu, raza, nación o religión) quien siente dolor, placer, angustia o realización personal.

El humanismo no es incompatible con las instituciones religiosas, pero históricamente el movimiento ha buscado una base no sobrenatural para la ética y el significado de la existencia humana. Un bien sin Dios.

Como demuestra la historia de la elaboraci√≥n de la Declaraci√≥n Universal de los Derechos Humanos, el Humanismo secular constituye desde hace tiempo una base para la cual convergen personas racionales y culturalmente diversas. Pero, afirma Pinker, la idea de que el bien supremo consiste en la maximizaci√≥n del potencial de cada ser humano se enfrenta con dos alternativas muy seductoras. La primera es la moralidad te√≠sta, es decir, la idea de que la moralidad consiste en la obediencia a los mandamientos de una divinidad que, a su vez, se encargar√° de aplicarlos, sea en este mundo en el otro. La segunda alternativa es el hero√≠smo rom√°ntico: la idea de que la moralidad consiste en la autenticidad, grandeza y pureza de un individuo o de una naci√≥n. Esta es la l√≠nea seguida por los movimientos pol√≠ticos y sociales autoritarios que en la √ļltima d√©cada se han venido afirmando con cada vez m√°s seguidores: populismo, nacionalismo, neo-reaccionarismo y la 'alt-right'. El libro de Pinker ataca cada una de estas dos alternativas a trav√©s del sistem√°tico desmontaje de lo que considera sus pretensos m√©rito intelectual, afinidad con la naturaleza humana o inevitabilidad hist√≥rica.

Las √ļltimas p√°ginas de la obra est√°n casi enteramente dedicadas al Presidente Trump, de modo que el lector "no pierda el camino que vincula esta historia intelectual (la del libro) a los acontecimientos actuales". Pinker es entonces demoledor. La idea de que el orden mundial debe ser constituido por Estados-naci√≥n √©ticamente homog√©neos y mutuamente antagonistas es rid√≠cula; la tesis de que la uniformidad √©tnica conduce a resultados culturales de excelencia est√° tan equivocada como una tesis podr√≠a estar; el argumento de que los seres humanos tienen una innata urgencia en identificarse con un Estado-naci√≥n es mala psicolog√≠a evolucionista. De ah√≠ la conclusi√≥n: los problemas de la administraci√≥n Trump y los resultados de varias elecciones europeas sugieren que el mundo puede haber alcanzado el pico del populismo. Pero en otra parte del libro el autor parece estar menos seguro de esa conclusi√≥n.

"¬ŅSer√° que la Ilustraci√≥n acabar√° por fallar porque no puede dar satisfacci√≥n a las m√°s primitivas necesidades del hombre", a las que la religi√≥n, el nacionalismo y el hero√≠smo rom√°ntico parecen dar respuesta? Esta es la gran pregunta. Para Pinker el llamamiento de las ideas regresivas es incuestionable, por eso que no tenemos un mundo perfecto y ser√≠a hasta peligroso perseguir ese ideal. Pero no hay l√≠mites para lo que la humanidad puede lograr si contin√ļa aplicando el conocimiento para la realizaci√≥n del potencial de cada ser humano. Y el futuro pertenece, no a un l√≠der, naci√≥n o tribu, sino a cada ser pensante que compone la humanidad. "Basta la convicci√≥n de que la vida es mejor que la muerte, la salud es mejor que la enfermedad, la abundancia es mejor que la penuria, la libertad es mejor que la coacci√≥n, la felicidad es mejor que el sufrimiento y que el conocimiento es mejor que la superstici√≥n o la ignorancia. Es suficiente?

El optimismo – le llama 'posibilismo' – y el entusiasmo de Steve Pinker son contagiantes. S√≥lo por eso vale la pena leer este verdadero monumento literario a la Esperanza. Por alguna raz√≥n hay quien le llame la mayor religi√≥n del mundo …

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *