Hotel en Covid-19 Times: las buenas prácticas que llegaron para quedarse





Cada persona, cada empresa y cada segmento de la sociedad ha experimentado cambios bruscos a lo largo de 2020. pandemia de coronavirus cambió rutinas y hábitos y brindó la implantación de nuevas y buenas prácticas que priorizan la salud y el bienestar colectivo. Muchos de ellos, incluso, deben permanecer incluso cuando se abandonen las medidas de aislamiento social. Esta es la expectativa dentro del sector hotelero.





Por razones obvias, pensamos inmediatamente en todos los procedimientos para limpieza que se han adoptado o mejorado en los últimos meses. Se ha incrementado la frecuencia con la que se limpian los muebles y objetos de un hotel y se han mejorado las formas de combatir virus y bacterias. LA higienización constante de los entornos se ha vuelto indispensable para garantizar la seguridad de los huéspedes, empleados y proveedores.

Entre las mejores prácticas de la industria, luces ultravioleta y generadores de ozono se han utilizado para cumplir con los nuevos protocolos de higiene, que también implican la rotación de equipos – uno para retirar los artículos usados ​​y el otro para realizar la desinfección e intercambio de materiales, siempre con todos equipo de protección personal necesario. Los objetos, desde toallas hasta mandos a distancia, pueden recibir paquetes desinfectados individuales para una mayor protección, priorizando los elementos reciclables y reciclados.

En el ámbito organizativo, hay medidas más sutiles, casi imperceptibles, que pueden contribuir mucho a la salud de los turistas. Por ejemplo, se puede poner en práctica un sistema de identificación de mesas y sillas en las zonas comunes de un hotel. Los empleados que realizan la desinfección aplican una etiqueta para indicar que los muebles son seguros y aptos para que los usen nuevos huéspedes. Tan pronto como cada persona lo usa, la etiqueta se retira para indicar que será necesario un nuevo procedimiento de limpieza para reanudar el uso.

LA tecnología también entra como una plataforma importante para la reestructuración del sector hotelero. No hace mucho, considerábamos que las características de la pantalla táctil eran las más modernas, pero nuestra nueva realidad sugiere que eliminemos la mayor cantidad de toques innecesarios en las superficies expuestas en las áreas comunes. Así, se reforzó una nueva tendencia que involucra conceptos de «No tocar» o «Sin contacto».

Esto es para un sensor que activa el ascensor o un alcohol en gel en cuanto al desarrollo de una aplicación que permite al huésped realizar todos los trámites de facturación y demás pedidos directamente desde su smartphone.

Continúa después de la publicidad





Dar autonomía desde el momento de la compra hasta el final de la estancia es una forma de ofrecer más seguridad, pero sobre todo aporta agilidad, reduce costes, facilita la rutina y, sin duda, mejora la experiencia del huésped. Todos ganan.

En áreas destinadas a gastronomía en los hoteles, el móvil también es un gran aliado. A través de un Código QR, el huésped puede consultar las opciones del menú y elegir con un simple clic. Y es posible replicar este formato incluso para restaurantes con servicio buffet. El turista indica las opciones que quiere probar y un empleado debidamente protegido y equipado ensambla y sirve los platos a distancia, sin ningún riesgo. También se puede utilizar para el contacto directo con la recepción o incluso consultar el horario de ocio y los horarios de atención de la empresa.

Esta automatización también abre espacio para crear experiencias más exclusivas y personalizadas para invitados. Con un sencillo cuestionario online es posible identificar todos los deseos y planes de una familia y adaptar los servicios del hotel a esta demanda. Una ganancia para el hotel, que logra controlar el flujo de gente en las áreas comunes, y para el huésped, quien recibe un servicio personalizado, de acuerdo a sus deseos y necesidades, todo planeado antes de salir de casa.

Todas estas medidas son solo el comienzo para una industria que espera un importante desarrollo tecnológico en los próximos meses y años. Cuanto más inviertan los hoteles en tecnología ahora, más fácil será la transición a las principales innovaciones con la llegada de 5G a Brasil, el uso de asistentes virtuales durante la estancia, la realidad aumentada para una experiencia previa del destino elegido o incluso la conectividad entre los equipos a través del internet de las cosas.

Todavía no existe, y tal vez no, una receta, una fórmula mágica para decir cuál de estos procedimientos llegó para quedarse y tendrá éxito. Pero es importante estar atento a todos los movimientos. El año 2020 presentó desafíos en la misma medida que brindó oportunidades para innovar y crear nuevos hábitos y métodos. Y no se puede desperdiciar. Debemos absorber los cambios que contribuyan a un servicio más completo y seguro y mejorarlos para el futuro.

* Marcelo Picka Van Roey es Director General de Senac School Hotels

Continúa después de la publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *