Hong Kong visto a través de la lente distorsionada de China





Durante el almuerzo, el publicista de Beijing dice que ama a Hong Kong, especialmente a los barrios m√°s occidentales de la isla principal. Visite al menos tres veces al a√Īo por negocios.





Reticente, dice que considera que algunas de las demandas de los manifestantes chinos son bastante razonables: salarios más competitivos, viviendas más asequibles y mejores perspectivas para los jóvenes.

Lo que no puede admitir son los v√°ndalos que amenazan la soberan√≠a de China sobre el territorio. ¬ŅQu√© pasa con la ley de extradici√≥n? Sobre esta ley nunca escuch√≥ y se disculpa avergonzado.

En las redes sociales y en la prensa estatal hay una batalla por la narrativa sobre las protestas, que han durado más de dos meses. Versiones contrarias, rumores, imágenes manipuladas y robots difunden información errónea en línea extremadamente rápido.

Si la insatisfacción con el aumento del costo de vida en Hong Kong afecta a los jóvenes y es un ingrediente para una movilización tan activa, las agendas económicas no se encuentran entre las cinco demandas centrales de las protestas. Por otro lado, la retirada completa del proyecto de ley de extradición, que permitiría que las personas fueran juzgadas en China, desencadenó esta importante crisis política.

Los manifestantes tampoco est√°n en las calles pidiendo la independencia de Hong Kong y el fin del dominio chino, ni mucho menos. La protesta tiene agendas conservadoras, y los activistas solo quieren mantener el estado aut√≥nomo de Hong Kong y que Pek√≠n cumpla lo que hab√≠a prometido a√Īos antes: el voto universal directo para elegir al m√°ximo representante del gobierno local.

Al principio, China trató de contener noticias de las protestas en Hong Kong. La prensa estatal evitó el tema tanto como pudo.





Luego adopt√≥ otra estrategia: centrarse en episodios de violencia y la interrupci√≥n causada por paros y marchas, sin atender las demandas de los manifestantes. En esta l√≥gica, la estabilidad se presenta como sin√≥nimo de prosperidad. El gobierno local hace su parte al reforzar la clave de que la larga duraci√≥n de las protestas causar√° da√Īos econ√≥micos a todos.

Beijing denuncia que las potencias extranjeras est√°n financiando e incitando a las protestas. No ser√≠a algo jam√°s visto en la historia y la turbulencia a las puertas de los competidores de intereses de China. A√ļn as√≠, desde 2014 el crisol social de Hong Kong ha hervido y hay elementos suficientes para justificar la movilizaci√≥n horizontal y org√°nica.

Las teorías de conspiración se multiplican en línea, pero su punto de partida es el apoyo concreto y oficial de las cámaras de comercio extranjeras y las grandes empresas en Hong Kong que temían el impacto del cambio legal en los negocios. Estados Unidos y la Unión Europea han expresado su preocupación por el cambio legislativo y los líderes internacionales han condenado la represión de las protestas.

Personas aisladas en las manifestaciones llevan banderas de los Estados Unidos y el período en que Hong Kong era una colonia británica, proporcionando imágenes para apoyar las especulaciones más diversas de la web.

Las publicaciones del gobierno chino enfatizan las reuniones entre representantes estadounidenses y parlamentarios prodemocráticos en Hong Kong y exploran los antecedentes de la disputa de la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

En los √ļltimos d√≠as, China ha enviado reporteros para cubrir las manifestaciones en Hong Kong. Uno de ellos estaba en el centro de una violenta disputa en el aeropuerto internacional del territorio esta semana. Un d√≠a despu√©s de que el gobierno admitiera que usaba polic√≠as vestidos de civil en las protestas, un periodista de la publicaci√≥n estatal china Global Times fue golpeado por los manifestantes por ser visto con un agente del gobierno chino.

Una campa√Īa de propaganda china con videos de ejercicios y equipo militar gana fuerza.

Los canales estatales transmiten colecciones de imágenes que muestran acciones violentas de los manifestantes, muchas fuera de contexto o con una edición sesgada. Por lo tanto, crean un escenario donde la intervención de China sería justificable y necesaria.

Las acciones en Hong Kong ahora han sido gravadas por mostrar "signos de terrorismo". Solo el ejército se ocupa de eso. Es tan grave que es la primera vez que China usa este término para referirse a conflictos en su territorio que no involucran a una minoría étnica, como en los casos de Tíbet y Xinjiang.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *