Hong Kong es una prueba de que la ideología sigue siendo el gran motor de la historia.





Adi√≥s, Hong Kong. ¬ŅExceso? Ya veremos. Despu√©s de la aprobaci√≥n de la nueva ley de seguridad por el Congreso de China, parece que Beijing ha logrado lo que ha estado buscando desde al menos 2003: criminalizar las actividades de separaci√≥n, subversi√≥n o terrorismo en el territorio, entre otras haza√Īas. ¬ŅQu√© significan estos cr√≠menes?





Todo y su opuesto. Pueden abrazar el terrorismo puro y duro, o, entonces, estudiantes que protestan en las calles y exigen más democracia en la elección de la legislatura.

Nadie sabe c√≥mo terminar√° esta pel√≠cula. Nadie sabe, por ejemplo, si Taiw√°n no ser√° la pr√≥xima v√≠ctima. Pero es justo reconocer que Mike Pompeo, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, simplemente ha dicho lo obvio: la autonom√≠a de Hong Kong parece haber llegado a su fin. ¬ŅPodr√≠a haber sido de otra manera?

No, no pude. Esa, al menos, es la respuesta de Jeffrey Wasserstrom, un historiador de la Universidad de California, en un breve y luminoso libro sobre la tragedia pol√≠tica de los honcongueses: ¬ęVigilia: Hong Kong al borde¬Ľ.

Un punto de Wasserstrom merece atenci√≥n: en 1984, cuando la primera ministra brit√°nica Margaret Thatcher comenz√≥ el proceso de devolver Hong Kong a China, la ¬ędama de hierro¬Ľ cre√≠a que ¬ęun pa√≠s, dos sistemas¬Ľ eran posibles. El razonamiento era puramente econ√≥mico: Deng Xiaoping no era Mao Tse-Tung. Era un reformador, un pragm√°tico, casi un ¬ęliberal¬Ľ.

Y un ¬ęliberal¬Ľ no est√° interesado en matar a su ganso que pone los huevos de oro: Hong Kong podr√≠a disfrutar de sus libertades, de expresi√≥n, asociaci√≥n, poder judicial independiente, etc., siempre que siga siendo uno de los mercados financieros m√°s grandes del mundo. Sobre la partici√≥n estaba el signo de d√≥lar.

Adem√°s, cuando la transferencia de soberan√≠a tuvo lugar en 1997, los optimistas cre√≠an que el binomio ¬ęun pa√≠s, dos sistemas¬Ľ era muy prometedor para tratar con el expediente de Taiw√°n.





Entiendo estas ilusiones. El Muro de Berl√≠n hab√≠a ca√≠do en 1989, a pesar de la masacre de Tiananmen unos meses antes. Y en la euforia del ¬ęfin de la historia¬Ľ, el pensamiento liberal cre√≠a que todo el mundo estaba atravesando un per√≠odo postideol√≥gico. ¬ŅQui√©n quer√≠a saber sobre Marx?

Mala suerte: si los liberales hubieran estudiado historia, recuerda Wasserstrom, verían que hubo un Hong Kong en el pasado. El nombre era Shanghai y la vitalidad económica de la ciudad no escapó a la ideología del Partido Comunista Chino en 1949. Por encima del signo de dólar, después de todo, estaba el partido. (La reconstrucción del signo de dólar en Shanghai se produjo después de la consolidación ideológica).

Adem√°s, ¬Ņser√° necesario recordar que la fantas√≠a de ¬ęun pa√≠s, dos sistemas¬Ľ fue precisamente lo que Beijing le prometi√≥ al T√≠bet en 1950, incluso en otras palabras? El resto es historia.

Lo que está sucediendo ahora en Hong Kong es la conclusión lógica de un proceso de captura dictatorial que se aceleró a principios del milenio.

En 2003, Beijing intent√≥ aprobar la primera ley para criminalizar los actos de sedici√≥n. En 2010, trat√≥ de subvertir el curr√≠culum escolar con la propaganda comunista habitual. En 2019, trat√≥ de implementar una ley de extradici√≥n capaz de enviar a todos los ¬ędelincuentes pol√≠ticos¬Ľ a China continental.

En 2020, cuando el mundo está ocupado y preocupado por un virus famoso, la estafa que falta. Incluso si esto representa, a corto y mediano plazo, una pérdida económica para el régimen.

¬ŅEs todo sobre el precio?

No, no es. La ideología, al contrario de lo que piensan los tecnócratas ingenuos, sigue siendo el gran motor de la historia.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *