He Jiankui, el "Frankenstein chino" que no quería ser el primero. Sólo "el ejemplo"









Por primera vez en la historia, hay dos tipos de personas en el mundo: las gen√©ticamente modificadas y las naturales. En el grupo de las primeras s√≥lo hay dos beb√©s gemelos reci√©n nacidos, Lulu y Nana, cuyos genes fueron alterados para ser inmunes a las infecciones por el virus de la inmunodeficiencia adquirida. En el grupo de la segunda est√° el resto de la humanidad. El creador de esta controvertida divisi√≥n se llama He Jiankui, naci√≥ en la ciudad china de Xinhua y tiene 34 a√Īos. Para unos es el padre de una realidad "inevitable". Para otros es "el Frankestein chino".

Los compa√Īeros de profesi√≥n dicen que He Jiankui es "Elon Musk que quer√≠a ser el Einstein de China". Prefer√≠a pasar las vacaciones de la universidad dentro de un laboratorio que pasear por donde fuera, recuerda el padre del cient√≠fico en una entrevista con un peri√≥dico chino. "√Čl fue siempre el n√ļmero uno en la primaria, el n√ļmero uno en el secundario, el n√ļmero uno en la universidad y el n√ļmero uno despu√©s de eso. Nunca fue el segundo, siempre el primero ", a√Īade. Esta vez, al utilizar una poderosa herramienta de edici√≥n gen√©tica en embriones humanos, He Jiankui cerr√≥ los ojos a las competencias. No le importaba ser pionero. S√≥lo interesaba ser "el ejemplo a seguir", admiti√≥ en una entrevista con Associated Press.

Espero, loco y genial. Es as√≠ como los vecinos, los amigos de la infancia y los compa√Īeros de laboratorio lo adjetivan. Era todo eso, menos cient√≠fico. Es cierto que estudi√≥ F√≠sica en la Universidad de Ciencia y Tecnolog√≠a de China y que sac√≥ un doctorado en Biof√≠sica en la Universidad Rice, en Estados Unidos. Sin embargo, Blog que manten√≠a, He Jiankui se asumi√≥ antes como un hombre de negocios, con funciones en cuatro empresas en la provincia de Guangdong, una en Pek√≠n y acciones en ocho empresas.

En una de ellas, Direct Genomics Biotechnology, He Jiankui es el presidente y tiene un tercio de la compa√Ī√≠a, que se dedica a fabricar dispositivos para secuenciar mol√©culas de ADN. "Estuve inmerso en la torre de marfil de investigaci√≥n acad√©mica hasta sacar el doctorado. "Nunca hab√≠a estado involucrado en investigaci√≥n cient√≠fica y en negocios, pero en Stanford mi visi√≥n de la vida fue verdaderamente subvertida por primera vez", admiti√≥ blog. En el mismo texto, He Jiankui sostiene que los acad√©micos deb√≠an ce√Īirse a la pobreza, para que puedan "alcanzar logros investigativos".

La ambición de He Jiankui no era dinero. Era otra. En 2012, se adhirió al programa Thousand Talents Program, un proyecto gubernamental de reclutamiento con raíces en Shenzhen que ofrecía un millón de yuanes -el equivalente a 128 mil euros- a quien fuese a China apostar por investigaciones científicas. He Jiankui, que consideraba "débil" la investigación hecha en el país de origen, aceptó el desafío. Y el dinero fue invertido en Direct Genomics Biotechnology, que nació de los restos de otra empresa, a Helicos BioSciences, del profesor de la Universidad de Sanford Stephen Quake: "Debido a la influencia de él pensó que era importante comercializar las conquistas científicas de él".





Los planes de He Jiankui fueron mal recibidos. Se dice que la propuesta del científico chino para Direct Genomics Biotechnology fue inicialmente negada por 30 inversores en capitales de riesgo en seis meses. Por eso, He Jiankui aceptó la invitación para regresar a China y recibir un millón de yuanes, que utilizó como inversión para lanzar la empresa que ahora preside.

La generosidad de Shenzhen en animar nuevas empresas, especialmente los inversores en capital riesgo, fue la principal cosa que me atrajo. La universidad ofreció un gran apoyo a mi negocio de nuevas empresas. No soy profesor en el sentido tradicional. Prefiero ser un emprendedor del tipo investigador ", explicó en blog.

Para China, He Jiankui era un investigador prometedor. Tan prometedor que, en septiembre de 2017, el ministro de Ciencia y Tecnología le ha dado rasgos elogios al trabajo realizado en el área de la secuenciación del genoma. Del amor se pasó al odio. El lunes, He Jiankui anunció haber cambiado la información genética de dos bebés para hacerlas inmunes a las infecciones por el virus de la inmunodeficiencia humana. Al día siguiente, el Ministerio de Ciencia y Tecnología mandó suspender todas las investigaciones científicas en las que estuviera involucrado.

"China prohibi√≥ el uso reproductivo de edici√≥n en genes de embriones humanos. La experiencia ha violado leyes y regulaciones en China ", dijo Xu Nanping, viceministro de Ciencia y Tecnolog√≠a. Seg√ļn √©l, el ministerio est√° "firmemente contra" las experiencias con beb√©s gen√©ticamente modificados y promete castigar a los investigadores que han trabajado con He Jiankui.

Para hacerlo, He Jiankui pidi√≥ una licencia sin vencimiento a la Universidad de Ciencia y Tecnolog√≠a del Sur, una universidad p√ļblica en Shenzhen en la que era profesor asociado en el departamento de Biolog√≠a, en febrero de este a√Īo: "Es el primer miembro del cuerpo docente del Departamento de Biolog√≠a. Entrenado como f√≠sico, su mayor inter√©s est√° en la lectura y transcripci√≥n del genoma humano. Desarroll√≥ el primer secuenciador de mol√©cula √ļnica, construido exclusivamente para aplicaci√≥n cl√≠nica. Recientemente, se ha concentrado en la seguridad de la edici√≥n del genoma a trav√©s del CRISPR-Cas9 para uso cl√≠nico ", revela la presentaci√≥n del profesor en la p√°gina de la universidad, que todav√≠a niega haber tenido conocimiento de los planes de He Jiankui.

Pero las noticias desveladas por He Jiankui en la víspera de la Segunda Cumbre Internacional sobre Edición Genética Humana en Hong Kong no llegó inesperadamente para todo el mundo. En una entrevista con The Guardian, William Hurlbut, experto en bioética de la Universidad de Stanford, reveló que sabía de los planes de He Jiankui pero que parecían estar muy distantes: ",Sabía que ese era su objetivo a largo plazo. Sólo no pensé que iba a concretarse de manera tan imprudente. Me preocupó que su entusiasmo por lo que estaba haciendo era tan grande que pudiera proseguir más rápido de lo que debía. Ahora la puerta está abierta para esto y nunca más se cerrará. Es como una bisagra de la historia.

Las preocupaciones de la comunidad científica no pasan -o al menos no pasaban- al lado de He Jiankui, que en el Blog profesional que mantenía llegó a disertar sobre los potenciales y los peligros de la edición genética en humanos. En una de las entradas en 2015, el científico compartió: "Necesitamos usar modelos animales para estudiar el impacto de la edición genética a lo largo de varias generaciones. CRISPR-Cas9 es una nueva tecnología, necesitamos una investigación y comprensión más profundas tanto desde el punto de vista de la ciencia como de la ética social. lade responder a estas importantes cuestiones de seguridad, cualquier comportamiento humano que lleve a cabo la edición de células germinales o la edición de genes es extremadamente irresponsable".

Si He Jiankui descubri√≥ las respuestas a esas preguntas -las mismas preguntas que toda la comunidad cient√≠fica plantea cuando se habla de edici√≥n gen√©tica-, ellas contin√ļan en el anonimato. La √ļnica mente que las podr√≠a haber aclarado (o entonces ser√≠a "irresponsable", dijo el propio) est√° en parte incierta desde el jueves de la semana pasada, despu√©s de haber hablado sobre la experiencia con embriones humanos y de haber revelado que hay otro beb√© gen√©ticamente humano en camino. He Jiankui desapareci√≥ desde entonces y ni la universidad, ni las autoridades chinas, ni el laboratorio que preside saben (o al menos lo revelan) donde est√°. Antes de haber desaparecido, sin embargo, He Jiankui s√≥lo pidi√≥ disculpas por haber hablado de las experiencias antes de que los informes hayan sido revisados ‚Äč‚Äčpor otros cient√≠ficos. "Ahora la sociedad es la que va a decidir qu√© hacer", dijo.

Por el momento, la sociedad está dividida entre quienes apoyan las experiencias de He Jiankui, quienes las consideran inhumanas y quienes creen que nunca llegaron a suceder. Pero si es verdad todo lo que el científico chino dijo haber alcanzado, entonces la humanidad estará dividida para siempre. Y como nunca antes.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *