He intentado arreglar la casa como ense√Īa a Marie Kondo, pero me detuve en los tupperwares









El maestro japonés del arte de la disposición tiene una nueva serie documental en Netflix. Susana Romana, que guarda todo sólo porque sí, intentó poner la vida en el lugar. No logró y explica por qué.

La primera prueba de que yo y Marie Kondo no fuimos hechas una para la otra est√° en mi retraso atroz en la entrega de este texto a mi editor, largas semanas despu√©s del mensaje diciendo "esa gur√ļ de las guardas japonesa va a tener una serie en Netflix, quieres hacer la revisi√≥n? ". Reconozco las cualidades de la catarsis de una vida bien organizada, las envidia hasta, pero acabo siempre por refugiarme en el c√≥modo borde de que "la malta con empleos creativos precisa es del caos, pala". Por eso, navego con alg√ļn costo en esto de la vida adulta y de trabajo.

Ante la misi√≥n de la escritura de este art√≠culo, estaba esperando que Marie Kondo me salvara. Spoiler: no lo salv√≥. pero es injusto colocar tal tarea herc√ļlea en manos de una peque√Īa japonesa que hace v√≠deos a ense√Īar a las personas a ordenar la casa, cuando mi apetencia hacia la tralla y hacia la desorganizaci√≥n es tan vertiginosa. Todav√≠a hija de una madre que, desde un ambiente rural de algunas dificultades econ√≥micas, me ha inculcado que todo puede dar forma y que nunca nada se acuesta a la basura. ¬ŅAlguien necesita una gorra de la Expo 92 de Sevilla, con el Curro? Yo tengo.

Marie Kondo tiene una de aquellas profesiones que s√≥lo son posibles en sociedades capitalistas de pleno siglo XXI: es especialista en organizaci√≥n personal. Es autora del best seller mundial The Life-Changing Magic Of Tidying Up: The Japanese Art of Decluttering and Organizing, publicado en 2014 en m√°s de 41 pa√≠ses, con m√°s de cinco millones de ejemplares vendidos (n√ļmero que deber√° escalar con el estreno del documental en Netflix). Sus v√≠deos en youtube son un √©xito igualmente considerable – el v√≠deo que ejemplifica el m√©todo desarrollado por s√≠ para doblar eficazmente ropa, f√°cilmente reconocible a simple vista por quien anda por el programa, va casi en los siete millones de visualizaciones.

[método para dobrar roupa de Marie Kondo:]





Y s√≠, esto de doblar ropa es incluso una parte esencial de la secta organizativa que se re√ļne alrededor de Kondo. Numerosas personas dicen haber visto la luz despu√©s de haber aprendido a doblar la ropa en tres, en una forma rectangular pero enrojecida, y colocarla de pie dentro del caj√≥n, para ser inmediatamente visible. Es como se reconoce un devoto de esta japonesa: abriendo el caj√≥n de las bragas y constatando que las consigue ver a todas, como si observara el lomo de una serie de libros arreglados en una estanter√≠a.

El m√©todo patentado de la autora (que se mud√≥ este a√Īo con la familia a Los √Āngeles, como una verdadera estrella) da por el nombre de KonMari y tiene algunos puntos clave. El primero, que hasta ahora ha entrado al mundo de las frases de la cultura pop contempor√°nea (lea: es citado en memes y sketches humor√≠sticos) es "does it spark joy?" (Eso despierta felicidad?). En el primer episodio de la serie de Netflix, Kondo explica que es un raciocinio que se entrena: se debe tomar en TODO lo que tenemos en casa, sostener los objetos uno a uno y quedarse s√≥lo con lo que "hace que las c√©lulas se elevan", por ser una sensaci√≥n semejante a "tener un perrito al cuello". S√≠, tambi√©n es v√°lido para alicates y pantalones de pijama.

Ahora bien, es aqu√≠ donde el m√©todo KonMari y el m√©todo Susana Rita divergen. Yo sufro de lo que bautic√© como el "s√≠ndrome de Toy Story": me apetezco a objetos, como si ellos ganaran vida cuando me volv√≠a a la espalda y me retuercieran sobre m√≠, que Buzz Lightyear. Yo tengo una genuina dificultad en no tener ning√ļn sentimiento delante de mis cosas, ya sea una camiseta carcomida, un martillo o un paquete de especias de un viaje que hice en 2011. Si me "chisporrotean"? S√≠, hasta cierto punto. No son los cachorros al cuello, pero yo soy m√°s personas de gatos.

Conocí a mucha gente cambiada y emocionada por todo esto, haciendo un punteado de instastories a doblar ropa Рpero la verdad es que tengo cinismo que daba para llenar un camión cisterna y tal vez necesite más candor para este proceso. Y antes que pregunten: sí, todavía vacié un cajón para meterme a doblar todo bien.

Estos son los dos grandes pilares de la escuela de pensamiento y de ordenación de Marie Kondo: aprende a arreglar las cosas de modo que sean rápidamente visibles y te ve libre de lo que no te hace feliz. Y, en realidad, es sólo eso. Rendió varios libros y ocho episodios de reality televisiva en los que se ayudan personas que ni siquiera saben meter un plato en la lavadora, pero la verdad es que es sólo eso. El encanto de la simplicidad, supongo.

Conoc√≠ a mucha gente cambiada y emocionada por todo esto, haciendo un punteado de instastories a doblar ropa – pero la verdad es que tengo cinismo que daba para llenar un cami√≥n cisterna y tal vez necesite m√°s candor para este proceso. Y antes que pregunten: s√≠, todav√≠a vaci√© un caj√≥n para meterme a doblar todo bien, pero al final de la cuarta pieza tuve que hacer sopa para el ni√Īo y luego separarlo de la porrada con un tacho que fue a buscar al armario y luego terminar un gui√≥n y luego ir a preparar facturas para el contable y despu√©s … El resto acab√≥ a la balda. Es que iniciar la revoluci√≥n Kondo hasta puede ser posible, pero el gran desaf√≠o es mantenerla y acomodarla a la vidita tal como es.

Pero vamos al visionado propiamente dicho del primer episodio de "Tidying Up With Marie Kondo", la apuesta netflixiana. Los primeros "pacientes" elegidos tienen todo para ser relacionables conmigo: son Rachel y Kevin Friend, una pareja con dos hijos peque√Īos. Y, coitados, se quejan del caos y de la desarraigo. Los percib√≠ bien, me extra√Īaba de mi sala de estar estilosa sin embargo hecha reh√©n de piezas de lego y galletas Mar√≠a masticadas. Pero ah√≠ hay algo que me hace estanca la empat√≠a: ellos se quejan de falta de espacio para guardar, pero viven en una villa enorme. Mi T2 de 57 metros cuadrados encarecido dr√°sticamente los precios que prevalecen en Lisboa (y tiene que acomodar a dos adultos que trabajan desde casa, un ni√Īo con una hora y media y dos gatos obesos) todos caben en el interior del garaje de amigo. No puedo evitar que me salga un "oh, hijitos, ustedes saben lo que es sufrir".

[o trailer da série da Netflix:]

La casa desordenada está causando frustraciones y consecuentes tensiones en el seno de aquella familia (conozco la sensación). Entra Marie Kondo, con su aire muy kawaii de personaje de dibujos animados, seguida de su traductora. Mira todo con una sonrisa simpática, supuestamente sin sombra de juicio. Tiene una fascinación genuina american way of life, tan antagónico al japonés ("las cocinas americanas son tan grandes!"). Y arrastre las mangas para cambiar la vida de aquella familia, una caja con pilas usadas y plumas sin tapa a la vez.

Kondo categoriza nuestras pertenencias domésticas en cinco categorías: ropa (que debe ser toda retirada de los armarios y colocada en un solo monte, para proceder a la prueba de la chispa de alegría), libros (una revisión que leí en Amazon al best seller de Marie decía que la autora sugiere vernos libres de nuestros calhamazos, lo que sólo me parece medieval), papelada (hola, facturas de la PT, que ya ni siquiera existe), komono (palabra japonesa para aquello que podemos generalizar como tralla) y elementos sentimentales (recuerdos de viajes o álbum de fotos, por ejemplo).

Se debe hacer un plan de ataque no sólo a cada división de la casa, sino también a cada categoría de pertenencias. En el fondo, se necesita organización para ser organizado, paso el pleonasmo. Y aquí está una realidad importante que los episodios pseudo documentales escamotean: todo este proceso de terraplanar nuestra casa tal como es, de retirar todo y de arreglar todo tarda mucho tiempo. Un episodio de 40 minutos hace parecer que estamos hablando de 48 horas, a la "Querido, cambió la casa" Рpero un visionado algo fugaz del segundo episodio me reveló, en un testimonio sin gran destaque, que los ayudados por Kondo se quedan cerca de seis semanas sólo de rueda de la disposición de la casa. Si no tiene planes para las vacaciones de 2019 ni para las de 2020, ya lo sabe.

La gur√ļ ense√Īa a tal t√©cnica millonaria para doblar ropa, pero en modo life coach: hay que acariciar la ropa y aprender a adorar doblar ropa. Pronto, ya fui. Marie asegura que todas las noches las hijas se doblen con ella antes de irse a dormir. "Es como leerles un libro", asegura. Seguro. Y el Plan Nacional de Lectura deb√≠a centrarse m√°s en las instrucciones de uso de Skip.

Siempre pidiendo a las emociones m√°s lindas que un coraz√≥n humano tiene capacidad de sentir, Marie pide a la pareja del primer episodio que comunique a su casa cu√°n agradecido est√° por su protecci√≥n. Se juntan todos en un c√≠rculo y hacen una especie de rezo, con los ojos cerrados y las rodillas en el suelo. Siento una verg√ľenza ajena tan √°cida que casi me hace aftas.

A continuaci√≥n, sacan toda la ropa de los armarios, para poder elegir con calma y devoci√≥n. Claro que la mujer de la pareja tiene la misma reacci√≥n que tendr√≠a si fuera forzada al mismo proceso: tengo una cantidad tan absurda de ropa que deb√≠a ser accionista de Zara. En el embate, la gur√ļ ense√Īa a tal t√©cnica millonaria para doblar ropa, pero en modo life coach: hay que acariciar la ropa y aprender a adorar doblar ropa. Pronto, ya fui. Marie asegura que todas las noches las hijas se doblen con ella antes de irse a dormir. "Es como leerles un libro", asegura. Seguro. Y el Plan Nacional de Lectura deb√≠a centrarse m√°s en las instrucciones de uso de Skip.

El primer día de esa pareja termina en grande: con una discusión sobre si 200 perchas que sobran traen o no felicidad. Mi madre me rifaba si yo desechaba 200 perchas en perfecto estado, sólo les digo.

Marie revela despu√©s a los amigos otro truco innovador para la etapa del komono: cajas. Yo s√©, respirar profundamente, esto es tecnolog√≠a de punta que no est√° al nivel de cualquier capacidad cognitiva. Parece que es m√°s f√°cil estructurar nuestras peque√Īas pertenencias si hay cajas tem√°ticas. Es el truco encontrado para ayudar a arreglar el garaje, lo que proporciona uno de los momentos m√°s emocionantes del episodio: cuando el marido, Kevin, descubre el DVD de la boda. Kondo se da cuenta, en ese exacto segundo, que es su aniversario de matrimonio y que est√° lejos de casa, a ayudar a los desconocidos a hermanar sus tupperwares con las respectivas tapas. Todo esto es afecto, mi gente.

[como arrumar brinquedos, segundo Marie Kondo:]

(y por hablar de tupperwares, mi mayor pesadilla log√≠stica: el consejo de la autora es colocarlos siempre con tapa y dentro de un caj√≥n, ordenados lado a lado, Giro, ya os habl√© de mi cocina min√ļscula y del precio del metro cuadrado ¬Ņen Lisboa?)

De ahí para adelante, vemos una nueva familia: la pareja encuentra arreglar super sexy y está por todo y por nada a quedarse arrepentido de emoción. Marie Kondo les da la bendición: "Siento el espíritu de la casa. Son felices de nuevo. Porque saben doblar las camisetas de hecho de entrenamiento y finalmente resolvieron imprimir fotografías de la boda para colocar en las paredes de la sala. Fin.

Las ideas centrales de Marie Kondo son un sentido com√ļn, pero bien articuladas e incluso pragm√°ticas: tenemos toda la trilla que deb√≠amos descartar, debemos aprender a apreciar lo que tenemos, todas nuestras cosas deben ser visibles y con una l√≥gica. Si esto es tan revolucionario? No por eso. Yo iba con genuina voluntad de aprender a navegar m√°s eficazmente en una casa en la que un peque√Īo humano mueve en rigor todo, pero sal√≠ con poco que pueda aplicar r√°pidamente y que sea algo completamente inaudito. Si bien el problema soy yo mismo, Marie. But you just did not spark joy.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *