"¡Hay petróleo en el Beato!"



Esta comedia tan hilarante del anhelado Raul Solnado construida, tanto en la escritura como en la representación teatral, por un amplio equipo de calidad, con Solnado en la cima, se asienta en un taxista de nombre Juvenal Costa que vive hacia los lados del Beato en una pequeña casa, muy modesta y con inmensas dificultades económicas, corriendo el riesgo de tener que entregar el taxi por falta de dinero para pagar las prestaciones del mismo.

Un hermoso día, la mujer del Juvenal va a arrancar una lechuga al patio trasero para una ensalada y el agujero fluye petróleo. "De pie en plena crisis mundial de petróleo, y emerge un pozo en Portugal, revoluciona todo. Juvenal ya se considera rico, los poderes nacionales e internacionales quieren dialogar con él, se vuelve famoso y es acosado por todas partes.

La vida de la pareja se transformó, a partir de ahí, en un verdadero infierno con toda la gente de posesiones a asediarlo para comprarle la casa por una suma invitante. "Pero si realmente no hubiera petróleo en el Beato?"



No sé si para los lados de Belén y San Benito también hay leds. Y si realmente no hay lechugas en Belén y San Benito? Hasta porque no consta o, al menos, no se ha oído hablar de que por ahí haya salido. Ciertamente ningún diputado fue a arrancar lechugas!

En el caso de que se trate de una de las más importantes de la historia de la humanidad, el Papa Benedicto XVI, , pero no quedó tan lejos en el tiempo, aunque post quaresma). Y todo esto, parece, no irá más allá de la "ilusión de la lechuga".

Una cuestión sin duda compleja – la de la cuenta del tiempo completo de los profesores – independientemente del mal uso / orientación dada a los dineros públicos.

Esta cuestión es casi siempre vista desligada de los debidos y diversos contextos y fuera de la ecuación de una justicia equitativa. Además de las cuestiones presupuestarias presentes y en el futuro, que no es un problema de poca importancia, pero de acomodación de la asignación que conlleva, sea cual sea la forma en que se determine y el importe al que se llegue, tendrá que pagarse siempre que se establezca .

Pero hay un problema de fondo anterior que para mí siempre ha sido lo más importante: el de la comparación o de comparaciones variadas a tener en cuenta y que debemos relativizar muy bien.

Algunas preguntas, que pienso no agreden derechos de nadie.

¿El tiempo de los profesores que se pretende contarse es, en realidad, equivalente al de los demás trabajadores de la Función Pública o incluso al de los profesores universitarios?

Otra cuestión. Sólo los trabajadores de las carreras "especiales" en activo tienen derecho a ver su situación restablecida y de forma automática? ¿Por qué? ¿Qué privilegio los ha hecho, y hasta ni se sabe por qué son "especiales" las carreras …

Otra comparación más. Y los pensionistas y jubilados, "las capas grises", que continúan con recortes significativos, recibiendo mucho menos por mes que en 2010, al menos, más allá de un determinado importe de vencimiento: 1.000 euros / mes?

"Hay hoy quien ve su pensión reducida en 1.000 euros, hay quienes la ve en 700, 600, 500, 400, 300, 200, 100 euros." Estos valores son por mes, atención, frente al año 2010! Estos grises merecen ser tratados mejor, hasta porque descontaron lo que les fue determinado y anduvieron trabajando una vida. También merecen, por lo tanto, ver sus ingresos en un proceso de reposición".

Ya lo escribí aquí, hace unos tiempos, en el artículo "La familia gris en apuros". Pero nadie les da ese derecho, a pesar de seguir pagando sus impuestos. Se toma nota: la familia gris sigue pagando impuestos y haciendo descuentos para la salud. No tiene sindicato, ni partidos que la defiendan. Pero no paran el país. Por eso, no cuentan. Se ponen a un lado. ¡Están más en la sociedad!

Duro lo que escribo ?! No, objetivo. Sé que, políticamente, cuesta oír.

Pero vamos al tiempo de recuento y declaro que nada me mueve contra los profesores, pero discrepo de la cuenta porque se basa en un método de progresión que, para mí, siempre ha sido obtuso. Creo que en términos de equidad relativa beneficia extraordinariamente a la clase, excluyendo a los universitarios que tienen otra forma de progresar en la carrera.

Asumo lo que digo, pues siempre tuve esta posición.

En toda la Administración Pública, los servicios tienen cuadros en pirámide. Un ejemplo concreto, la carrera de los técnicos superiores (licenciados): por ejemplo, un cuadro real con 20 puestos de técnico superior de 2ª; 12 plazas de 1ª; 5 de técnico superior principal, y 5 de asesor B y A (era ésta la terminología en mi tiempo).

No hay progresiones si no hay puestos vacantes arriba. Lo que significa que las progresiones son lentas o a veces nunca se dan. Hay técnicos de esta carrera que se reforman en técnico superior de 1ª o cuando mucho en principal. Esto es, en posición intermedia de la carrera, pues la carrera tenía en este caso 5 "grados" – sería mejor decir "peldaños" difíciles. El técnico principal es del 3º, arriba había los asesores (B y A). Llegar a la cima siempre fue una misión casi imposible (sólo unos cuantos "privilegiados" con concursos, pruebas en ciertos casos) y sólo en departamentos nuevos.

Hay estudios que demuestran que la progresión media en la Administración Pública es entre diez y 15 años. En la carrera de profesores, por el contrario, no se observan estos estrangulamientos. Los estudios dicen que la progresión apunta a los cuatro años, es decir, alrededor de dos a tres veces más fácil y más rápido. Aquí funciona un cierto automatismo en la progresión. Me pregunto: esta situación es equitativa ?!

Quiso entender, podré estar equivocado, que las cuentas del Gobierno lo tomaron en línea para fijar ese tiempo de recuento. Hacer una cierta correspondencia en la desigualdad en tiempo de progresión.

Por lo que falta aquí?

Un cambio de fondo en la Administración Pública en que todas estas cuestiones sean ponderadas y mejor equiparadas. Fundamentación de lo que son carreras especiales y un método para una mejor equidad que nunca será perfecta.

Hay situaciones más gravosas aunque la de los profesores en términos de equidad comparativa que no abordaré.

Pero el problema principal es que sin los agujeros de las lechugas a brotar petróleo en San Benito y Belém ciertamente no será fácil acomodar formas de progresión que dejan tantas dudas en su equiparación relativa entre partes.

Que hay mucha culpa repartida y anterior existe. Ningún gobierno ha sido capaz de recoger en esta cuestión de las carreras, de equilibrarla y negociar en el sentido de encontrar una salida equilibrada que minore estas formas completamente desiguales de progresar.

Todo esto "fuera" de la distribución de los fondos públicos que es otro problema societario de fondo y bien de fondo.

El autor escribe de acuerdo con la antigua ortografía.


Ana Gomez

Ana Gómez. Nací en Asturias pero llevo varios años afincada en Madrid. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los sucesos económicos, financieros y políticos. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir los sucesos de interés general, tanto económicos como políticos y sociales. Editora experta y colaborara destacada en distintos noticieros online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029 Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *