Hasta el 31 de diciembre, las autoridades fiscales reembolsaron a los bancos 254 millones de euros en créditos fiscales.





Dentro del alcance del Régimen especial aplicable a los activos por impuestos diferidos (REAID), desde 2015 hasta el 31 de diciembre de 2019, en términos acumulativos, seis instituciones de crédito presentaron 19 solicitudes de conversión de activos por impuestos diferidos en créditos fiscales. Importe global de 1.131 millones de euros.





Según el informe entregado esta semana, se concluyó la evaluación de 11 solicitudes de créditos fiscales, por un total de aproximadamente 378 millones de euros, y se confirmó el monto de aproximadamente 257 millones de euros, incluidos dos que estaban sujetos a rechazo. «Ocho solicitudes de créditos fiscales por un total de 752 millones de euros están pendientes de consideración», dice el documento.

Del monto confirmado, hasta el 31 de diciembre de 2019, a los «contribuyentes contribuyentes», es decir, a los bancos, se les reembolsaron aproximadamente 254 millones de euros.

Las solicitudes fueron realizadas por Caixa Geral de Depósitos, que presentó solo una solicitud de crédito fiscal, para el período fiscal 2016, por un monto de 420,6 millones de euros.

Haitong Bank «ingresó en el estado de resultados periódicos Modelo 22 de IRC en relación con los períodos impositivos de 2015, 2016, 2017 y 2018», los montos de crédito fiscal de 5,87 millones de euros; 22,8 millones; 10,06 millones y 245,9 miles de euros, respectivamente, que suman 39 millones de euros.

En la lista de bancos que tienen activos fiscales diferidos en su balance general que están protegidos por el compromiso del Estado de convertirlos en créditos fiscales, en caso de pérdida o liquidación bancaria, el Banco Efisa todavía está, lo que, según el informe del Gobierno, solicitó cuatro solicitudes de crédito fiscal, relacionadas con los períodos fiscales de 2015, 2016, 2017 y 2018, por importe de 216.500 euros; 241,2 miles de euros; 238,8 miles de euros y 129 miles de euros, respectivamente, por un total de 825,5 miles de euros.

El cuarto banco en la lista es Bison Bank, anteriormente Banif – Banco de Investimentos. Este banco requirió, en los períodos fiscales de 2015, 2016, 2017, 2018, créditos fiscales por importe de 441,9 miles de euros; 64,7 miles de euros; 54,9 miles de euros y 27,6 miles de euros, respectivamente, que suman 589,1 miles de euros.





A su vez, Banif, que se encuentra en liquidación, realizó dos solicitudes de crédito fiscal, relacionadas con los períodos impositivos de 2015 y 2016, por un monto de 35,98 millones de euros y 53,6 millones, totalizando 89,6 millones de euros. .

Finalmente, Novo Banco solicitó, en los períodos fiscales de 2015, 2016, 2017, 2018, créditos fiscales por un monto de 160,9 millones; 120,9 millones de euros; 136,4 millones y 161,97 millones de euros, que suman 580,15 millones de euros.

Son solo estos seis bancos los que, al convertir los DTA en créditos fiscales, abren la puerta a la entrada del Estado en el capital si no quieren comprar los derechos de conversión con un aumento del 10%.

Los derechos de conversión son valores que otorgan al Estado el derecho de exigir al banco que aumente el capital social incorporando el monto de la reserva especial y la consiguiente emisión y entrega gratuita de acciones comunes, cuya reserva especial debe ser constituido por el mismo monto del crédito fiscal calculado, aumentado en un 10%, destinado a ser incorporado al capital social del banco.

Los pedidos ascienden a 378 millones, las autoridades fiscales confirmaron 257 millones de euros y reembolsaron 254 millones

«La inspección fiscal, dentro del alcance de los procedimientos de inspección para confirmar la conversión de los activos por impuestos diferidos en crédito fiscal (…) hasta el 31 de diciembre de 2019, concluyó el análisis de las órdenes cuyo valor global asciende a aproximadamente 378 millones de euros, de esta cantidad, se confirmó la cantidad de alrededor de 257 millones de euros ”, dice el informe del Ministerio de Hacienda. Del monto confirmado, se reembolsaron alrededor de 254 millones de euros a los bancos.

Esta certificación fiscal está relacionada con nueve procesos para convertir activos de impuestos diferidos en créditos fiscales. Este importe se desglosa de la siguiente manera por período impositivo: en 2015 asciende a 157,3 millones de euros (referidos a cuatro casos); en 2016 fue de 99,8 millones de euros (que corresponden a 3 casos); y finalmente, en el año fiscal 2017, hubo 293,6 mil euros (relacionados con 2 procesos), detalla el informe.

«También hay que señalar que hubo dos créditos fiscales que, como resultado del procedimiento de confirmación previsto en el artículo 2 de la Ordenanza Nº 259/2016, de 4 de octubre, fueron desestimados», se lee en el documento .

El Gobierno hace balance del estado, la fecha y los montos de los reembolsos ya realizados de créditos fiscales. Así, hasta el final del segundo semestre de 2019, se procesaron y pagaron cuatro reembolsos relacionados con créditos fiscales por un total de 253,5 millones de euros, desglosados ​​por los siguientes períodos fiscales: 2015 fue de 154 millones de euros (en dos reembolsos) ; y para 2016: se reembolsaron 99,5 millones (también relacionados con dos reembolsos).

Este es el primer informe que el Ministerio de Finanzas envió al Parlamento, ya que «el Artículo 15 – Informe semestral – se agregó al Régimen Especial Aplicable a los Activos por Impuestos Diferidos (REAID), aprobado por la Ley N ° 61/2014 , de 26 de agosto, y enmendada por la Ley N ° 23/2016, de 19 de agosto, que establece la obligación del Gobierno de enviar a la Asamblea de la República cada seis meses, un informe que contenga información actualizada para cada una de las solicitudes de conversión recibidas activos por impuestos diferidos en créditos fiscales en los últimos diez años ”.

El informe que se envió al Parlamento esta semana informa la información de la última mitad de 2019, y contiene toda la historia del comienzo de REAID hasta el 31 de diciembre de 2019, que muestra la evolución y la situación actual de la aplicación del régimen.

El documento entregado a la Asamblea de la República proporciona información sobre la identificación de la institución financiera que realizó la solicitud; los respectivos importes y fechas de la solicitud; la indicación del monto final certificado por la Autoridad Tributaria y la fecha del pago respectivo; el estado del juego, las fechas y los montos de los reembolsos de crédito fiscal ya realizados; el estado, las fechas y los valores de la realización de los derechos de conversión en capital, incluida la constitución de la reserva especial, el ejercicio de los derechos potestativos de los accionistas y la eventual adquisición de capital por parte del Estado.

«La obligación de enviar y publicar este informe permanece mientras existan activos de impuestos diferidos elegibles en el balance de las instituciones financieras», dice el Ejecutivo.

Estos activos por impuestos diferidos solo tienen que convertirse en créditos fiscales si el banco registra pérdidas en las cuentas individuales o si el banco es para liquidación. En este caso, los bancos están cubiertos por la obligación de convertir estos DTA en créditos fiscales.

Todos los bancos que en 2014 se adhirieron al régimen especial de activos por impuestos diferidos, que creó una categoría especial de DTA que no dependen de la rentabilidad futura y son elegibles para fondos propios de nivel 1, están sujetos a la conversión obligatoria en créditos fiscales, que implica que los bancos que reciben estos créditos tienen que crear depósitos a favor del Estado con el PICG, por el monto del crédito fiscal más el 10%.

El informe de la Secretaría de Estado de Asuntos Tributarios establece el estado, la fecha y los valores de la realización de los derechos de conversión en capital, incluida la constitución de la reserva especial, el ejercicio de los derechos potestativos de los accionistas y la eventual adquisición de capital por parte del Estado.

Con respecto a la reserva especial, cuando el banco registra un resultado neto negativo para el período en sus cuentas anuales, debe constituir una reserva especial de un monto correspondiente al 110% del valor del crédito fiscal, dice el informe. “Debe agregarse que esta reserva especial está destinada exclusivamente a ser incorporada al capital social y, si corresponde, en una reserva constituida por el fondo de comercio al que está sujeta y sujeta al régimen de reserva legal, a través de un aumento en el capital social del sujeto pasivo. modalidad especial prevista en este REAID ”, explica el Ministerio de Hacienda en el documento.

El informe también explica que “la constitución de la reserva especial implica la constitución simultánea de los derechos de conversión atribuidos al Estado, que son valores que le otorgan al Estado el derecho de exigir al contribuyente que aumente el capital incorporando el monto de la reserva consecuente emisión y entrega gratuita de acciones ordinarias que representan el capital social del sujeto pasivo. El número de derechos a ser emitidos y atribuidos al Estado corresponde al resultado del cociente entre el monto de la reserva especial y el valor de referencia de los derechos de conversión ”.

Efisa es la única de las seis que ejerce el derecho potestativo de comprar derechos de conversión del Estado.

El documento revela que hasta fines del año pasado, solo el accionista del Banco Efisa, que está en proceso de vender a los árabes de IIBG, Parvalorem (que pertenece al Estado), «ejerció, con respecto al crédito fiscal del período fiscal de 2015, 2016 y 2017, el derecho potestativo de adquirir los derechos de conversión al Estado para todo el capital del sujeto pasivo ”. Ninguno de los bancos que convirtieron el DTA en créditos fiscales ha pedido comprar los derechos de conversión, por lo que el Estado puede convertirse en sus accionistas. Esto no es relevante en el caso de CGD y Novo Banco, ya que el primero es propiedad del Estado y el segundo responsable de esta obligación de reducir para acomodar al Estado es el Fondo de Resolución, que es una entidad pública.

Los activos por impuestos diferidos que resultan de la no deducción de gastos y las variaciones negativas de capital con pérdidas por deterioro en los créditos y con beneficios a los empleados posteriores al empleo o a largo plazo se convierten en créditos fiscales cuando el sujeto pasivo registra un ingreso neto negativo de período en sus cuentas anuales o entrar en liquidación por disolución voluntaria, insolvencia decretada por una sentencia judicial o, en su caso, revocación de la autorización respectiva por la autoridad supervisora ​​competente.

El crédito fiscal resultante de la conversión de activos por impuestos diferidos se puede utilizar, por iniciativa del sujeto pasivo, para compensar las deudas tributarias, reembolsándose si el monto no se compensa.

Recientemente, el Secretario de Estado de Asuntos Tributarios, António Mendonça Mendes, en respuesta a la diputada del Bloque de Izquierda Mariana Mortágua, en el debate sobre el Presupuesto Suplementario, anunció que «el informe está listo y se publicará en los próximos días».

En 2014, el gobierno de PSD y CDS-PP creó un régimen que les dio a los bancos la garantía de que los activos por impuestos diferidos acumulados pueden convertirse en créditos fiscales o solicitar su devolución en cualquier momento futuro, sin límite de tiempo.

Los activos por impuestos diferidos son el resultado de diferencias temporales entre los resultados contables y los resultados aceptados fiscalmente para fines del IRC. Estas son diferencias temporales que resultan de la no deducción de las pérdidas por deterioro del crédito y los beneficios a los empleados posteriores al empleo o a largo plazo. Esto es solo un retraso temporal en la recaudación de ingresos fiscales.

Los activos por impuestos diferidos se reconocen cuando es probable que haya ganancias imponibles futuras que absorban las diferencias temporarias deducibles a efectos fiscales (incluidas las pérdidas fiscales declarables). Sin embargo, el DTA elegible no depende de la existencia de ganancias imponibles futuras y nunca pasa a pérdidas imponibles declarables porque no hay límite de tiempo para absorber estos impuestos diferidos. Son deducibles de impuestos hasta el límite que hace que la ganancia fiscal sea nula, con la garantía de que el resto permanece en el balance suficientes años hasta que se deduzca por completo en períodos futuros.

Lo que hace que los DTA sean elegibles para el capital bancario es el hecho de que son independientes de la rentabilidad futura de la institución. Este régimen especial se creó con el objetivo extra-fiscal de reducir las necesidades de capitalización de los bancos en vista de las reglas para calcular las relaciones de «nivel 1 básico» previstas en el acuerdo de capital de Basilea III, que entró en vigor el 1 de enero de 2014: el que obligó a los bancos a deducir créditos fiscales que dependen de la existencia de ganancias futuras de sus propios fondos. El DTA elegible se refiere al stock de impedimentos hasta fines de 2015, y este esquema se cerró a fines de este año.

Fue en 2016, ya con el gobierno de PS, que terminó el régimen especial de DTA, después de que la Comisión Europea consideró que podría ser una ayuda estatal para los bancos (la garantía estatal sobre estos activos los hace usar por los bancos para calcular ratios de capital), pero los activos acumulados hasta el 31 de diciembre de 2015 pueden continuar utilizándose.

Estos activos otorgan a los bancos un crédito sobre las autoridades fiscales, que pueden usar durante algunos años para reducir la factura de impuestos, o incluso los bancos pueden solicitar su devolución al estado, dependiendo de las circunstancias.

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *