¬ŅHabr√° estancamiento despu√©s del plan de Biden?





¡Amanecer en América! La población está siendo vacunada a razón de 2 millones al día y cada vez más, lo que sugiere que la pandemia, en general, puede quedar atrás en unos meses (a menos que una reapertura prematura o variantes inmunes a las vacunas actuales provoquen otra ola). Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ya han declarado que los adultos vacunados pueden socializar de manera segura con otros, con sus hijos y nietos.





En el frente económico, el Senado aprobó un proyecto de ley de rescate que se espera ayude a los estadounidenses a superar los meses difíciles restantes, dejándolos en condiciones de trabajar y gastar nuevamente, y es casi seguro que la ley se firme en unos pocos días.

Los economistas vieron las buenas noticias. Los analistas entrevistados por Bloomberg predijeron un crecimiento del 5,5% para este a√Īo, la tasa m√°s alta desde la d√©cada de 1990. Creo que fueron conservadores; Goldman Sachs tambi√©n cree que s√≠, y espera un crecimiento del 7,7%, algo que no hab√≠amos visto desde 1984.

¬ŅPero entonces, qu√©? Soy muy optimista sobre las perspectivas econ√≥micas para los pr√≥ximos dos a√Īos. Sin embargo, adem√°s, necesitaremos otra iniciativa pol√≠tica importante si queremos que contin√ļen los buenos tiempos.

El Plan de Rescate Estadounidense del presidente estadounidense Joe Biden es lo que su nombre indica: una medida de ayuda a corto plazo para enfrentar una emergencia econ√≥mica. Hay algunos elementos que los dem√≥cratas esperan que se conviertan en permanentes: cr√©ditos fiscales para los ni√Īos, aumento de los subsidios al seguro m√©dico, pero la mayor parte del gasto desaparecer√° en un a√Īo.

Y cuando los grandes gastos han quedado atr√°s, existe una alta probabilidad de que nos encontremos nuevamente en una condici√≥n de ¬ęestancamiento secular¬Ľ, un viejo concepto recientemente revivido por Larry Summers. S√© que es una jerga oscura. Pero lo que significa es una situaci√≥n en la que la econom√≠a tiene dificultades persistentes para mantener el pleno empleo, incluso con tipos de inter√©s ultrabajos. Una econom√≠a sujeta a un estancamiento secular seguir√° teniendo buenos momentos de vez en cuando, pero a los pol√≠ticos les resultar√° dif√≠cil neutralizar las malas noticias, como el estallido de una burbuja financiera.

Este es un mal lugar para estar. Existe un consenso creciente entre los economistas de que la econom√≠a de Estados Unidos pas√≥ la mayor parte de la d√©cada posterior a la crisis financiera de 2008 produciendo menos y empleando a menos personas de las que deber√≠a. Puede que, finalmente, podamos ‚ÄĒpodemos‚ÄĒ habernos acercado al pleno empleo en v√≠speras de la pandemia, pero ni siquiera eso est√° claro.





Exactamente por qué nos encontramos en esta situación es un tema de discusión, pero algunos factores son obvios. Una drástica desaceleración en el crecimiento de la población en edad de trabajar ha reducido la demanda de inversiones; lo mismo ocurrió con una aparente moderación en el ritmo del progreso tecnológico. Cualesquiera que sean las razones, la economía prepandémica pasó la mayor parte del tiempo con un rendimiento inferior en relación con su potencial.

Y los mercados financieros est√°n indicando que esperan un retorno a un rendimiento inferior cuando el √©xito inicial de Biden haya quedado atr√°s. Hoy en d√≠a, las tasas de inter√©s son, de hecho, un bar√≥metro del optimismo econ√≥mico, y esas tasas han aumentado a medida que el plan de rescate avanzaba hacia la meta. Pero el aumento fue modesto, comparable al ¬ęp√°nico colectivo¬Ľ de 2013 (no preguntes) e insignificante en comparaci√≥n con algunos aumentos de las tasas de inter√©s en la d√©cada de 1990.

Lo que los mercados nos est√°n diciendo, de hecho, es que despu√©s de la explosi√≥n esperan un regreso al estancamiento, lo que, de nuevo, ser√≠a un mal lugar para estar. ¬ŅC√≥mo podemos evitarlo?

La respuesta es, de hecho, obvia: un gran programa de inversi√≥n p√ļblica, pagado en gran parte por la deuda, aunque tambi√©n con la posibilidad de nuevos impuestos, si es realmente grande. Tal programa cumplir√≠a una doble funci√≥n. Dejando a un lado la macroeconom√≠a, necesitamos gastar mucho para reconstruir nuestra infraestructura en ruinas, luchar contra el cambio clim√°tico y m√°s. Y la inversi√≥n p√ļblica tambi√©n puede ser una fuente importante de empleo y crecimiento, ayud√°ndonos a salir de la trampa del estancamiento.

La buena noticia es que los economistas del gobierno de Biden entienden todo esto perfectamente y, a decir de todos, ya est√°n en el proceso de elaborar un plan de infraestructura muy ambicioso.

La mala noticia es que poder aprobar este plan será muy difícil políticamente, probablemente incluso más que obtener la aprobación del rescate económico a corto plazo.

En una democracia que funcione, la elaboraci√≥n de un gran plan de inversi√≥n p√ļblica no ser√≠a dif√≠cil. ¬ęCada pieza de evidencia de investigaci√≥n que analic√©¬Ľ, escribi√≥ Frank Newport de Gallup, ¬ęmuestra que los estadounidenses apoyan enormemente la nueva legislaci√≥n de infraestructura del gobierno¬Ľ. Recuerde, la administraci√≥n Trump pas√≥ cuatro a√Īos prometiendo un plan para cualquier d√≠a, pero nunca se le ocurri√≥.

Pero cada pieza de evidencia de investigación que analicé también mostró que los estadounidenses, incluidos muchos republicanos, apoyaron el Plan de Rescate de Estados Unidos. Pero ni un solo legislador republicano votó por él.

También es probable que los republicanos se opongan firmemente a cualquier cosa que propongan los demócratas para la infraestructura. De hecho, la propia popularidad del gasto en infraestructura endurecerá su oposición, porque lo que quieren, sobre todo, es hacer fracasar al gobierno de Biden.

Entonces, la gran pregunta es si los demócratas podrán organizar otro milagro político y aprobar una segunda ronda de leyes económicas cruciales frente a la oposición republicana de tierra arrasada. La respuesta a esa pregunta determinará si el éxito de Biden durará.

Traducción de Luiz Roberto M. Gonçalves

ENLACE ACTUAL: ¬ŅTe gust√≥ esta columna? El suscriptor puede liberar cinco accesos gratuitos desde cualquier enlace por d√≠a. Simplemente haga clic en la F azul a continuaci√≥n.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *