Había una vez una princesa





En este cuento angole√Īo hay una princesa que m√°s tarde se convirti√≥ en una "bruja cazada", un padre que una vez fue soberano y viv√≠a en un palacio y un viejo hombre de la corte que ahora est√° en el trono y lleva el tesoro a su familia.





En Angola, a principios de la d√©cada, cuando casi todas las conversaciones se centraron en el tema de 'cu√°ndo', no 'si', Jos√© Eduardo dos Santos renunciar√≠a, Isabel, la hija mayor del entonces presidente fue apodada 'princesa'. El t√©rmino, susurrado en ese momento en Luanda con sarcasmo, es naturalmente despectivo, ya que implica que en una rep√ļblica hubo nepotismo generalmente reservado para las monarqu√≠as.

Por otro lado, hubo elogios y orgullo por el hecho de que una mujer africana, una mujer angole√Īa, una mujer de negocios, est√° construyendo un imperio global en sectores como el petr√≥leo, la banca, los diamantes y las telecomunicaciones.

Empresaria o beneficiaria, Isabel dos Santos comparti√≥ no solo la opini√≥n p√ļblica en Angola sino tambi√©n en Portugal, donde construy√≥ (o compr√≥) gran parte de su imperio.

Despu√©s de la llegada de Jo√£o Louren√ßo a la presidencia de Angola, elegida como sucesora por √ļ Zed√ļ ‚Äô, no pas√≥ mucho tiempo antes de que nos dimos cuenta de que nada iba a permanecer igual y que el imperio del clan Dos Santos podr√≠a estar en peligro. Los despidos de Isabel del jefe de Sonangol y del hermano Jos√© Filomeno de la presidencia del fondo soberano fueron los primeros grandes signos.

En la √ļltima semana de 2019 llegaron las noticias que ya se esperaban, pero a√ļn as√≠ cayeron como una bomba postnatal: el tesoro de la princesa en Angola fue incautado.

Isabel dos Santos reaccionó de manera gradual. Primero en Twitter, para enviar un mensaje de confianza a sus equipos, luego en una declaración que decía que no estaba al tanto del contenido de un cargo que afirma ser falso, y nuevamente en la red social, clasificando el proceso como un ajuste de cuentas con su familia y un intento de enmascarar la crisis económica en Angola.





Si el proceso se llevó a cabo sin respetar los derechos del acusado es lamentable. Además de cuestionar el esfuerzo de Lourenco para "limpiar" a Angola de la corrupción y el favoritismo, también plantearía preguntas sobre las motivaciones políticas del proceso.

Isabel dos Santos ya est√° acostumbrada a defenderse de las acusaciones de nepotismo, pero ser la hija del hombre que domin√≥ Angola durante casi 30 a√Īos es una tarea dif√≠cil como m√≠nimo. El favor que supuestamente recibi√≥ en el negocio de la cadena de joyer√≠a Grisogono se distanci√≥, diciendo que no ten√≠a nada que ver con el asunto.

Un aspecto central de la disputa legal es la falta de reembolso de un préstamo de Sonangol a Isabel dos Santos y su esposo para comprar una participación indirecta en Galp Energia. Ambas partes (enjuiciamiento y defensa) acuerdan que el pago se realizó en kwanzas, no en dólares o euros, pero no están de acuerdo sobre si debería haberse devuelto o no. Este parece ser el corazón del problema legal, pero no el más amplio.

Cuando Isabel dos Santos rompi√≥ el silencio de los medios en 2013 para participar en Lunch with the FT, se equivoc√≥ al decir que comenz√≥ su carrera vendiendo huevos cuando ten√≠a seis a√Īos. El comentario finalmente intensific√≥ la atenci√≥n a la cuesti√≥n de la fuente de fondos que utiliz√≥ para crear el imperio.

Leer el fallo y la declaraci√≥n de defensa me hizo pensar en el elefante ignorado en la sala: nadie explica por qu√© Sonangol le prest√≥ dinero a Isabel dos Santos para ingresar a una valiosa compa√Ī√≠a petrolera portuguesa. Para dejar de ser conocida como la 'princesa' en este cuento, Isabel dos Santos tiene que dar una explicaci√≥n cre√≠ble sobre este tema.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *