Grupo terrorista de izquierda utiliza el secuestro como arma en el norte de Paraguay





Al lado del Hospital Santa Rosa del Aguaray, una ciudad de 42,000 habitantes en el norte de Paraguay, una valla publicitaria muestra las imágenes de 29 personas con las palabras "Buscado" (buscado) en letras llamativas. "Prohibido por (práctica de) asesinato, secuestro, terrorismo, asalto agravado y asociación criminal", dice. Promete recompensa.





Son miembros del EPP (Ejército Popular Paraguayo), aunque la guerrilla marxista no se menciona por su nombre. El cartel fue publicado por la FTC, la Fuerza de Tarea Conjunta de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, dedicado a luchar contra el grupo.

Con la ayuda de Brasil, la galería fugitiva se ha reducido. Oscar Luis Benítez, uno de los rostros de la cartelera, fue extraditado a Paraguay a fines de septiembre. Lorenzo González, junto a él en el cartel, pronto debería tener el mismo destino.

Detenidos en 2017 en S√£o Paulo, tuvieron la extradici√≥n autorizada por el STF. Est√°n acusados ‚Äč‚Äčdel asesinato de Cecilia Cubas, hija del ex presidente paraguayo Ra√ļl Cubas, en 2005.

Además, en julio, el ministro Sergio Moro (Justicia) canceló el refugio de otros tres presuntos miembros del PPE que estaban en Brasil, y se está llevando a cabo un proceso de extradición.

Aun siendo el objetivo de esta ofensiva, el grupo terrorista sigue activo y asusta a la población de gran parte del centro de Paraguay, especialmente en los departamentos de San Pedro y Concepción.

Creado en 2008, pero arraigado en los movimientos izquierdistas radicales en el país desde la década de 1990, el PPE aboga por una vaga ideología marxista-leninista inspirada en otros grupos terroristas en el continente, particularmente las FARC.





Pero mientras que los miembros del grupo colombiano, en su mayor parte, han abdicado de sus armas y han optado por la ruta política, el PPE todavía está haciendo ataques.

Su fuerza es mucho más restringida que la que tenían las FARC, con una cantidad de guerrilleros armados que se contabilizarían en cientos, dispersos por campamentos en el mayo de los bosques.

Mencionan banderas como la reforma agraria, la distribución de la riqueza estatal a las clases más pobres y el derrocamiento del modelo constitucional paraguayo actual.

El modus operandi preferido es el secuestro de autoridades y agricultores en la región, un importante productor de soja, maíz, tabaco y ganado lechero. Se financian cobrando redenciones millonarias, generalmente pagadas.

Los paraguayos de origen brasile√Īo conocidos como "brasiguaios" se encuentran entre sus objetivos preferidos, acusados ‚Äč‚Äčde robar tierras y tomar empleos de la poblaci√≥n local.

"Esto es una mentira, todos aqu√≠ empleamos paraguayos. Yo mismo tengo cinco empleados, ninguno brasile√Īo", dice el brasile√Īo Carlos Eduardo Pereira, de 38 a√Īos, propietario de un asador y una escuela de f√ļtbol en la ciudad.

Brasile√Īos con quienes Hoja Hablamos en la regi√≥n diciendo que el √°rea urbana de Santa Rosa del Aguaray, a 250 km de Asunci√≥n, es bastante tranquila. Pero en las vastas √°reas rurales, cortadas por caminos de tierra y salpicadas de colonias agr√≠colas, la situaci√≥n es diferente.

Adem√°s de los secuestros, el EPP se manifiesta quemando tractores, cosechadoras y peque√Īos aviones que fumigan pesticidas en los cultivos.

En 2014, Brasiguaio Arlan Fick, entonces de 17 a√Īos, fue secuestrado por el grupo en la granja donde viv√≠a con sus padres, en la regi√≥n de Concepci√≥n. Pas√≥ nueve meses en cautiverio antes de ser liberado con un pago de rescate de $ 500,000.

En noviembre del a√Īo pasado, otro maderero brasile√Īo, Valmir de Campos, de 48 a√Īos, no tuvo tanta suerte. Fue secuestrado y asesinado por seis hombres que dijeron que pertenec√≠an al grupo.

Incluso m√°s atacados que los brasile√Īos son los miembros de la minor√≠a menonita, una corriente protestante con or√≠genes en Alemania en el siglo 16. Hist√≥ricamente perseguidos por su fe, emigraron durante siglos a Rusia, Canad√° y M√©xico y llegaron a Paraguay en la d√©cada de 1970, atra√≠dos. por la pol√≠tica del gobierno de abrir la frontera agr√≠cola del pa√≠s.

Hoy, reuniendo a unas 3,500 personas, viven en colonias agr√≠colas y son una comunidad separada, aunque interact√ļan con paraguayos y brasile√Īos. Se visten de forma conservadora (hombres con camisas y pantalones y mujeres con vestidos largos) y se comunican entre s√≠ en plattdeutsch ("bajo alem√°n"), un dialecto alem√°n.

Debido a que generalmente son agricultores exitosos y se ajustan perfectamente a la narrativa del EPP de que los extranjeros explotan a los paraguayos, se han convertido en el blanco de los secuestros y las solicitudes de rescate.

Uno de los episodios m√°s traum√°ticos para la comunidad fue el secuestro de Bernhard Blatz en septiembre de 2017, que entonces ten√≠a 21 a√Īos. Condujo una camioneta por un camino de tierra cerca de su granja, mientras que su padre, Peter Blatz, de 53 a√Īos, condujo una cosechadora muy cerca.

Cuando se volvieron, se encontraron en una emboscada. Cinco guerrilleros armados, tres hombres y dos mujeres, avanzaron en el automóvil del joven y lo llevaron. El padre logró escapar, no antes de recibir un disparo, que pasó milímetros de su frente, sin herirlo.

"Me tom√≥ tres meses hacer contacto, tres meses cuando no dorm√≠ ni com√≠", le dijo su padre Hoja en espa√Īol con acento, en una granja que arrienda para cultivar soja.

Hasta que llegó una carta a la colonia de Río Verde, a 20 km del centro de Santa Rosa del Aguaray, pidiendo rescate.

El EPP quería 1,25 millones de dólares de Bernhard y Franz Hiebert, otro joven menonita que había sido secuestrado en otra colonia de granja días antes. También pidieron la donación de cinco carros llenos de canastas de alimentos básicos a poblaciones desfavorecidas a un costo de $ 50,000 cada uno.

Parte del rescate se pagó con un gatito entre los menonitas, y el resto vino del bolsillo de Blatz y el otro padre secuestrado. La negociación fue directa con el PPE y no involucró a las autoridades paraguayas, que se oponen a este procedimiento.

Incluso después de que se pagó el rescate, los rehenes todavía tardaron un mes en ser liberados en una granja a unos 70 km del sitio de secuestro.

"Un d√≠a finalmente son√≥ mi tel√©fono celular y escuch√© una voz: '¬Ņes mi pap√°?'", Recuerda Peter. El hijo no sab√≠a si su padre estaba vivo, porque escuch√≥ al terrorista dispar√°ndole en el momento de la emboscada, pero no sab√≠a que estaban equivocados.

El joven fue secuestrado durante cinco meses, la mayoría de las veces encadenado a un árbol y con los ojos vendados. Era 16 kg más delgado.

Debido a la tensión, varias familias menonitas se están mudando de la región más al norte, donde la acción del PPE es menor, o incluso a Bolivia.

Uno de ellos es Willie Lower, de 30 a√Īos, cuyos padres vinieron de M√©xico en 1974. "Es triste, porque construimos esta colonia desde cero. Pero se est√° volviendo insostenible, el precio de la tierra ha bajado mucho", dice.

El gobierno paraguayo, que tiene una base armada cerca del centro de la ciudad, dice que el PPE se ha convertido en los √ļltimos a√Īos en un grupo que practica el bandolerismo sin ideolog√≠a, incluidos los contactos con organizaciones criminales brasile√Īas como el PCCh (Primer Comando Capital). y el comando rojo.

Pero la dificultad de eliminar al grupo y el alto costo de mantener la Fuerza de Tarea Conjunta est√°n presionando al gobierno paraguayo.

Un Hoja Se puso en contacto con el portavoz de la FTC para obtener una posición sobre la lucha contra el PPE, pero no recibió respuesta.

El 24 de septiembre, en una audiencia en el Congreso, el ministro de Defensa paraguayo, Bernardino Soto, defendió la estrategia contra la guerrilla.

"El objetivo (del PPE) era negar la autoridad del gobierno en el norte, controlar la poblaci√≥n y tener un territorio donde el estado no pudiera ejercer su soberan√≠a. Y la pregunta es: ¬Ņlograron sus objetivos? No", dijo. "Por supuesto que seguimos trabajando y esta lucha es larga", continu√≥.

Mientras contin√ļa el conflicto, la poblaci√≥n de Santa Rosa del Aguaray protesta. En la entrada de la ciudad, otro cartel pregunta: "¬°Paz en el norte!", Con fotos del oficial de las fuerzas armadas Edelio Morinigo, secuestrado en julio de 2014, y el agricultor F√©lix Urbieta, tomado en octubre de 2016. Se desconoce si fueron asesinados o est√°n siendo tomados como rehenes.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *