¬ŅGolpe de Estado, guerra civil o transici√≥n? Seis respuestas para percibir el presente y el futuro de Venezuela





La autoproclamaci√≥n de Guaid√≥ como Presidente de Venezuela y su reconocimiento por EEUU aceler√≥ la crisis en Venezuela. ¬ŅC√≥mo reaccionar√° Maduro? ¬ŅY Trump enviar tropas? Aprenda las respuestas.





En Venezuela, 23 de enero es d√≠a de ca√≠da de dictadores. En aquel d√≠a, en el ya lejano a√Īo de 1958, fue el turno de caer el r√©gimen de Marcos P√©rez Jim√©nez, a manos de un golpe de Estado. Y, este 23 de enero de 2019, d√≠a en que varios venezolanos salieron a las calles para se√Īalar el 61 aniversario de aquella revoluci√≥n y, sobre todo, para protestar contra Nicol√°s Maduro, la misma profec√≠a comienza a confirmarse – y √©ste puede incluso ser el d√≠a que marca el principio del fin del r√©gimen chavista.

El punto de inflexión se dio cuando Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, que sólo la oposición reconoce ya la que el régimen chavista no atribuye ninguna autoridad, fue nombrado Presidente interino de Venezuela por ese órgano Рy el propio se autoproclamó. Luego, en una reacción que tuvo la velocidad y el impacto de un relámpago, Estados Unidos lo reconoció como legítimo Presidente de Venezuela.

Para Washington D.C., en términos formales, Nicolás Maduro es pasado y Estados Unidos decidió declararlo de inmediato. Poco después, varios otros países se unieron a la iniciativa de Donald Trump, entre ellos potencias regionales de gran importancia para la cuestión venezolana, como Brasil, Colombia, Argentina y Canadá. En Europa, las reacciones fueron más moderadas, pero el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que sólo la Asamblea Nacional y Juan Guaidó tienen un mandato democrático de los ciudadanos.

Los próximos tiempos en Venezuela son de muchas preguntas e inquietudes. En las próximas líneas, tratamos de responder a algunas de ellas.

Depende de quién responde a la pregunta.





En tiempos normales, la respuesta a esta pregunta ser√≠a simple. Como este mi√©rcoles qued√≥ a√ļn m√°s claro, sin embargo, los tiempos en Venezuela son de excepci√≥n -y esto se debe, en gran parte, al hecho de que diferentes esferas reclaman para s√≠ el poder.

Una de esas esferas es la afecta al chavismo, encabezada por Nicol√°s Maduro. Se convirti√≥ en Presidente de Venezuela en 2013, despu√©s de vencer las elecciones que siguieron a la muerte del ex presidente Hugo Ch√°vez. En 2018, en unas elecciones boicoteadas por la oposici√≥n y que gran parte de la comunidad internacional, EEUU y UE incluso, no reconocieron, Maduro fue reelegido con un resultado anunciado del 67,8%. Su toma de posesi√≥n se dio el 10 de enero de este a√Īo, s√≥lo con el reconocimiento de pa√≠ses como Rusia, China, Siria, Ir√°n o Cuba.

Para entender la actual crisis de legitimidad política en Venezuela, es necesario, sin embargo, retroceder hasta el 6 de diciembre de 2015. Fue en ese día que en las elecciones parlamentarias los partidos de la alianza pro-Maduro fueron derrotados por los partidos de la oposición. El resultado plasmaba la caída de la izquierda bolivariana, cuyos congéneres, ya a la altura, caían poco a poco en el resto de América Latina. Por la primera desde el inicio del chavismo, en 1999, la oposición estaría en mayoría en el órgano legislativo, con 112 diputados, contra 55 para los partidos alineados con la ideología de Chávez. Y así fue como la Asamblea Nacional tomó posesión, en 2016, en pleno contrapeso al régimen de Nicolás Maduro.

Un nuevo parlamento, liderado por la oposición, sería suficiente para cambiar el destino político de Venezuela, pero sólo lo complicó. Porque el régimen de Nicolás Maduro impugnó las elecciones, alegando fraude electoral en estados del interior. Las autoridades electorales venezolanas (con el Consejo Nacional Electoral a la cabeza) y también las judiciales (siendo el Tribunal Supremo de Justicia lo más importante) dieron razón a Maduro y anular los resultados. La oposición no acató la orden de desmovilizarse de la Asamblea Nacional y continuó los trabajos, alegando que la decisión del TSJ fue dictada por el líder autoritario.

Fue así hasta que, en 2017, el gobierno de Nicolás Maduro convocó nuevas elecciones parlamentarias, para formar una asamblea constituyente. Las elecciones, boicoteadas por la oposición, culminaron en la elección de 503 diputados (entre 545 posibles) afectos a Maduro.

A partir de ese momento, Venezuela pasó a vivir con dos parlamentos, cada uno reclamando para sí el poder y el papel legislativo en aquel país: por un lado, la Asamblea Nacional, de la oposición; del otro, la Asamblea Nacional Constituyente, del oficialismo.

Fue precisamente la Asamblea Nacional, que concentra a los partidos de la oposición, que este miércoles declaró Juan al Guaidó como Presidente interino de Venezuela, al mismo tiempo que arranca el proceso de elaboración y aprobación de una Ley de la Transición.

Por eso, la respuesta a la pregunta "¬ŅQui√©n manda ahora en Venezuela?" Var√≠a seg√ļn quien la da. Si partir de la esfera chavista, se dice que quien manda en Venezuela es Nicol√°s Maduro y la Asamblea Nacional Constituyente. Si, en cambio, responde a la oposici√≥n, entonces apuntar√° a Juan Guaid√≥ ya la Asamblea Nacional. Y no parece haber una entidad que pueda desempatar.

En medio de la crisis de legitimidad política que existe en Venezuela, hay una institución en vigor: la Constitución de 1999. Aunque la Asamblea Nacional Constituyente, del oficialismo, como su nombre indica, está preparando una nueva Constitución para Venezuela , es todavía aquel texto fundamental que establece las vigas maestras por las que se rige aquel país.

Y fue precisamente a aquel texto que la Asamblea Nacional, compuesta s√≥lo por la oposici√≥n y que el r√©gimen no reconoce, recurri√≥ para nombrar a Juan Guaid√≥ como Presidente interino de Venezuela. El escenario para esta opci√≥n fue aprobado por el Tribunal Supremo de Justicia, encabezado por Miguel Angel Martin, magistrado venezolano exiliado en Washington D.C., que escribi√≥ una carta Guaid√≥ el 11 de enero de este a√Īo.

"Ante la crisis institucional que vive Veneha, me dirijo a ustedes como m√°ximo representante del poder judicial (…) lo exhorto a no prolongar m√°s el cumplimiento del deber contenido en el art√≠culo 233 de nuestro texto constitucional", dijo.

¬ŅQu√© dice entonces el Art√≠culo 233 de la Constituci√≥n de Venezuela? Que se consideran "faltas absolutas del Presidente de la Rep√ļblica", entre tantos, el "abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, as√≠ como la revocaci√≥n popular de su mandato". Ahora bien, si la Asamblea Nacional no reconoci√≥ la toma de posesi√≥n de Nicol√°s Maduro como Presidente el pasado 10 de enero, pas√≥ de esta forma a llenar el "vac√≠o" que entiende haber en el poder presidencial venezolano.

Y lo que el art√≠culo 233 dice sobre los pasos a tomar en ese caso es que "cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidente electo antes de tomar posesi√≥n, se producir√° una nueva elecci√≥n universal, directa y secreta dentro de 30 d√≠as consecutivos siguientes. Hasta que se elige y tome posesi√≥n el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, la Presidencia de la Rep√ļblica ser√° responsabilidad del presidente o de la presidenta de la Asamblea Nacional.

Juan Guaidó asegura que la Constitución de Venezuela, en particular el artículo 233, permite su proclamación como Presidente interino y la convocatoria de elecciones (FEDERICO PARRA / AFP / Getty Images)

De esta forma, a hacer fe en el entendimiento del Artículo 233, Juan Guaidó será Presidente interino de Venezuela durante los próximos 30 días y hasta que tome posesión un Presidente sin embargo elegido.

Nada de esto, sin embargo, es rectilíneo. Y, para ello, basta una razón: Nicolás Maduro no reconoce la Asamblea Nacional y, por eso, no le confiere ninguna legitimidad para alejarlo del poder. Por eso, va a permanecer en el Palacio de Miraflores Рo, al menos, así lo intentará.

Fue precisamente a partir del balcón del Palacio de Miraflores, residencia oficial del Presidente de Venezuela, que Nicolás Maduro se dirigió a un grupo de partidarios y al país, en su primera comunicación desde que Juan Guaidó reclamó la presidencia.

All√≠, dej√≥ claro que no admite abdicar ni reconoce legitimidad a la Asamblea Nacional para retirarlo del cargo. "Hemos llegado a este palacio presidencial desde hace 20 a√Īos, con los votos del pueblo. Y es en este palacio presidencial que estuvimos y estaremos con los votos del pueblo, que es el √ļnico que elige presidentes constitucionales en Venezuela ", dijo para concluir que" s√≥lo el pueblo pone, s√≥lo el pueblo saca. "

Nicolás Maduro también lanzó críticas a varios países: EEUU, Colombia y también de Ecuador, un antiguo aliado. Pero fue hacia Estados Unidos, primer y principal país en reconocer la presidencia de Juan Guaidó, que Maduro dirigió las mayores críticas.

"¬ŅPodemos, nosotros, venezolanos, callarnos cuando nos intentan imponer un Presidente desde Washington? Es una irresponsabilidad grav√≠sima, una insensatez grav√≠sima de la pol√≠tica extremista del gobierno de Donald Trump contra Venezuela. No podemos aceptar que intenten dividir a Venezuela, destruir sus instituciones democr√°ticas e imponer un gobierno por v√≠as extra-constitucionales ", dijo.

Una de sus mayores preocupaciones será la lealtad de sus militares. En el discurso que hizo este miércoles, les pidió: "Máxima lealtad, máxima unión, máxima disciplina. Esta vez, vamos a ganar también! ¡También vamos a vencer esta lucha! ¡Leales siempre, traidores nunca! ".

"¬ŅPodemos, nosotros, venezolanos, callarse cuando nos intentan imponer un Presidente desde Washington? Es una irresponsabilidad grav√≠sima, una insensatez grav√≠sima de la pol√≠tica extremista del gobierno de Donald Trump contra Venezuela. No podemos aceptar que intentan dividir a Venezuela, destruir sus instituciones democr√°ticas e imponer un gobierno por v√≠as extra-constitucionales.

Nicol√°s Maduro, 23 de enero de 2019

Al Observador, expertos en Venezuela y en las cuestiones militares de aquel país aseguran que el líder venezolano puede y debe preocuparse -pero, al final de cuentas, podrá dormir descansado en lo que a sus militares se refiere.

"El ejército en Venezuela chavista fue propiamente montado para dificultar una insurrección militar. Hay muchas divisiones, más que en un ejército normal, además de que son vigilados de cerca por los servicios secretos venezolanos y también cubanos. "Es extremadamente difícil que puedan organizarse", dijo en una entrevista telefónica al norteamericano Harold Trinkunas, experto en Venezuela, de la Stanford University.

También Hernán Castillo, académico venezolano que estudia a los militares de aquel país, dijo al Observador que será poco probable un levantamiento contra Nicolás Maduro. "Es algo que no podemos descartar totalmente, pero la ineficacia de las fuerzas militares es tan grande que no tiene capacidad política ni técnica para dar un golpe de Estado", aseguró. Para ese académico, el gobierno puede, en este momento, prepararse para una "represión masiva".

Esta no es, por razones evidentes, una posibilidad que Nicolás Maduro haya previsto en su discurso de este miércoles. Y, para mirar hacia el futuro, sugirió que se mirara hacia el pasado Рmás propiamente para el 11 de abril de 2002, día en que Hugo Chávez fue blanco de un golpe de Estado, hasta que logró retomar el poder dos días después.

"El imperio gringo activ√≥ muchos planes contra la revoluci√≥n bolivariana del siglo XXI", dijo, recordando aquel episodio de hace casi 17 a√Īos, en el que Pedro Carmona lleg√≥ a ser instaurado como Presidente de Venezuela-gesto que Juan Guaid√≥ repiti√≥ hoy, aunque en circunstancias distinta. "¬ŅY qu√© hizo el pueblo venezolano? Retirado? Se entreg√≥? ¬ŅTrai√≥ a Ch√°vez? ¬ŅDej√≥ √©l solo? ", Pregunt√≥ Maduro, con un" no! "A sonar de la audiencia a cada pregunta. Y despu√©s, √©l mismo dio su respuesta: "El pueblo venezolano, en uni√≥n c√≠vico-militar, sali√≥ para derribar el intento de usurpaci√≥n de la presidencia de la rep√ļblica con su fuerza inaudita".

El discurso terminaría con un decir chavista: "Cada 11, llega su 13". Es decir, cada 11 de abril Рdía en que Chávez fue expulsado por un golpe de Estado Рse sigue su 13 de abril Рdía en que Chávez retomó el poder. Nicolás Maduro intentará a toda costa repetirle el gesto Рqueda saber hasta dónde y a qué costo.

"En este momento, si el régimen de Nicolás Maduro comenzara a negociar y crear un espacio de negociación, tal vez se pudiera relajar la tensión. Pero se percibe que no están dispuestos a negociar su rendición. "Todavía creen que tienen poder en Venezuela", dice al Observador Ronal Rodríguez, del Observatorio de Venezuela en la Universidad del Rosario, Colombia.

No son de hoy los rumores de una intervención militar norteamericana en Venezuela. Desde que Donald Trump es Presidente, han sido varios los relatos que apuntan que la administración norteamericana ha ponderado e interrogado a sus aliados en la región sobre esa posibilidad.

Una de las primeras veces en que Trump afirmó esta hipótesis fue en agosto de 2017. "Tenemos varias opciones para Venezuela. Y ahora, no vamos a apartar una opción militar. Tenemos muchas opciones para Venezuela. Estamos hablando de un país vecino. Tenemos tropas en todo el mundo en lugares lejanos. Venezuela no es lejano. Y la gente está sufriendo y muriendo. "Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una solución militar, si es necesario", dijo el Presidente de EEUU, que luego rechazó responder si esa "solución militar" sería liderada por EEUU. "No hablamos de eso."

Pero la verdad es que Donald Trump continu√≥ hablando sobre el asunto. En septiembre de 2017, en el mes siguiente a esas declaraciones, el Presidente de los Estados Unidos cen√≥, al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas, con cuatro, entonces, l√≠deres de pa√≠ses latinoamericanos: Juan Manuel Santos, de Colombia; Michel Temer, de Brasil; Juan Carlos Varela, de Panam√°; Pedro Kuczynski, de Per√ļ. En esa cena, que fue reportada por el Politico, Trump dijo que Estados Unidos estaba "preparado para tomar m√°s acciones en caso de que el gobierno venezolano persista".

Más recientemente, en septiembre de 2018, The New York Times publicó una noticia donde daba cuenta de "reuniones secretas" entre la administración norteamericana y militares rebeldes de Venezuela. En la reacción a la noticia, la Casa Blanca dijo que entra en "diálogo con todos los venezolanos que demuestren un deseo por la democracia" y que quieren "traer un cambio positivo a un país que sufrió tanto bajo Maduro".

El discurso de la Casa Blanca sigue siendo igual al de Donald Trump en agosto de 2017: es posible que haya una intervención militar. "Cuando decimos que todas las opciones están sobre la mesa, eso quiere decir que todas las opciones están sobre la mesa", dijo un alto responsable de la Casa Blanca, cuyo nombre no es citado, a CNN. "Si eligen la ruta de la violencia o quieren usurpar el orden constitucional y la democracia, tenemos que ser claros al decir que hay varias opciones. "Vamos a considerar seriamente cada una de esas opciones", dijo aquel alto funcionario, en una llamada colectiva a varios órganos norteamericanos.

"Tenemos muchas opciones para Venezuela, y ahora no vamos a apartar una opción militar, tenemos muchas opciones para Venezuela, estamos hablando de un país vecino, tenemos tropas en todo el mundo en lugares lejanos, Venezuela no es lejana. Y las personas están sufriendo y muriendo. Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una solución militar, si es necesario "

Donald Trump, en agosto de 2017

En el Observador, Harold Trinkunas prevé que Estados Unidos y sus aliados en la región van a "continuar aumentando la presión contra Venezuela", pero descarta la posibilidad de una intervención militar, sea esta norteamericana o también de Colombia o Brasil.

"Es altamente improbable, no hay ning√ļn tipo de apetito en la regi√≥n para eso y Estados Unidos ya no tiene la postura que tuvieron, por ejemplo, en 1989 en Panam√°", asegura el acad√©mico norteamericano. Y aunque se√Īala la hostilidad de la presidencia colombiana de Iv√°n Duque y del l√≠der brasile√Īo Jair Bolsonaro, Harold Trinkunas tampoco cree que Bogot√° o Brasilia tomen esa iniciativa. "Ninguno de los pa√≠ses est√° en posici√≥n de avanzar militarmente, no tienen capacidad para ello. Adem√°s, no es lo que les interesa. Am√©rica del Sur ha sido una regi√≥n bastante pac√≠fica entre estados en las √ļltimas d√©cadas.

También Dany Bahar, investigador venezolano del Brookings Institution, descarta esa hipótesis. "Sería un desprestigio y una contradicción dentro de la lógica de Trump en relación a Venezuela", dice al Observador por teléfono. "No me parece de todo que Trump vaya a poner botas en el terreno", concluyó.

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, a bordo de uno de los aviones bombarderos rusos que realizaron ejercicios militares en Venezuela en diciembre de 2018 (FEDERICO PARRA / AFP / Getty Images)

A apartar un escenario de ataque militar de Estados Unidos -o a agravarlo a√ļn m√°s, si se va a comprobar- est√° todav√≠a el hecho de que en diciembre de 2018 Rusia haya hecho ejercicios militares en Venezuela con aviones Tupolev 160, o es decir, bombarderos supers√≥nicos capaces de lanzar ataques con armas convencionales o nucleares. En el momento en que se anunciaron esos ejercicios militares, involucrando a estas aeronaves conocidas como "Cisne Branco", el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, fue claro en el objetivo de aquellos movimientos: "Debemos decir al pueblo al pueblo de Venezuela y al mundo entero que , tal como estamos cooperando en varias √°reas de desarrollo para ambos pueblos [russo e venezuelano], tambi√©n nos estamos preparando para defender a Venezuela hasta el √ļltimo palmo, siempre que sea necesario ".

En la llamada en conferencia para varios √≥rganos norteamericanos de este mi√©rcoles, el alto funcionario de la Casa Blanca que coment√≥ la actual situaci√≥n en Venezuela dej√≥ una pista clara sobre lo que va a ser el pr√≥ximo paso a dar para presionar a Nicol√°s Maduro, si no abdique de la energ√≠a, sin ser a los tiros. "El mensaje para Maduro y sus comparsas -si es esa la ruta que eligen- ser√° muy clara para ellos. No tendr√°n futuro inmediato. No van a tener ning√ļn sustento. Y, por eso, de una manera u otra, tienen sus d√≠as contados ", dijo a los periodistas.

Cuando se habla de sustento de Venezuela -y, por arrastre, de su r√©gimen -se habla, por encima de todo, de petr√≥leo. Se estima que el 95% de las exportaciones de ese pa√≠s se concentran en la venta de petr√≥leo. Y es por eso que, en este momento, uno de los escenarios m√°s probables es la aplicaci√≥n de un embargo petrolero por parte de varios pa√≠ses y organizaciones. "Una cosa son las sanciones personalmente dirigidas que se han hecho hasta hoy. Otra es lo que muy probablemente se har√° ahora, que es un embargo completo a la industria petrolera venezolana. "Eso ser√≠a una forma de aumentar el cerco hasta la asfixia", dice Ronal Rodr√≠guez. "La cuesti√≥n preocupante aqu√≠ es que esa asfixia ser√≠a sentida no s√≥lo por Maduro como por el pueblo entero de Venezuela", a√Īade.

Hern√°n Castillo refiere la misma posibilidad – y usa tambi√©n la misma figura para evocarla. "M√°s eficaz que una fuerza militar a apoyar a Guaid√≥, es posible hacer un embargo petrolero, que significar√≠a el estrangulamiento del r√©gimen del usurpador Nicol√°s Maduro", explica. En cuanto a las consecuencias da√Īosas que ello podr√≠a traer a la econom√≠a y la vida de los venezolanos, a√Īade que servir√≠a como "un √ļltimo sacrificio por la libertad".

"Más eficaz que una fuerza militar a apoyar a Guaidó, es posible hacer un embargo petrolero, que significaría el estrangulamiento del régimen del usurpador Nicolás Maduro.

Ronal Rodríguez, del Observatorio de Venezuela en la Universidad del Rosario (Colombia)

Este no es, sin embargo, un sacrificio que todos estarán dispuestos a llevar adelante. El petróleo venezolano, además de ser explotado por la pretensión estatal PDVSA, es también blanco de inversión de varias empresas extranjeras. A explotar las reservas de petróleo de Venezuela, ya sea en régimen exclusivo o en asociación con el Estado venezolano, están empresas como Chevron (EEUU), Total (Francia), Equinor (Noruega), Eni (Italia) o la CNPC (China) .

Harold Trinkunas recuerda que estas empresas "van a hacer todo para conseguir evitar sanciones al petróleo de Venezuela", incluso presionando a la administración de Donald Trump a no tomar ese paso.

En agosto, cuando hablamos con Hernán Castillo tras la reunión atentado contra Nicolás Maduro, le preguntábamos si era posible que Venezuela resbalara para una guerra civil. A la altura, nos respondió: "Hace mucho tiempo que en Venezuela hay todas las condiciones emocionales, psicológicas, culturales y políticas para una guerra civil. Ahora, hoy, más que ayer ".

Ante los progresos de este miércoles, volvemos a plantear la misma pregunta, y la respuesta ya ha sido diferente. "Una guerra civil y la violencia requieren dos o tres fuerzas y, en este momento, la oposición democrática no está en un plano de violencia", dice. "El objetivo es garantizar que Maduro renuncie y se vaya, buscando refugio en Cuba o en cualquier otro país donde tiene amigos. Para ello, hay que presionar al máximo.

Esta visi√≥n de relativo optimismo en cuanto a la pacificaci√≥n de Venezuela no es compartida por Ronal Rodr√≠guez, que teme una revuelta social si la justicia hace a Juan Guaid√≥ lo que Nicol√°s Maduro ya dej√≥ en el aire: arrestarlo y juzgarlo. "En este momento, las personas que est√°n en las calles hasta pueden estar felices, pero ¬Ņc√≥mo van a responder si Guaid√≥ es arrestado? "Hay una revuelta sangrienta", dice el especialista colombiano.

Este escenario, sin embargo, puede avanzar de igual forma incluso sin la prisi√≥n de Juan Guaid√≥ u otros desarrollos que pudieran llevar a una revuelta. Para ello, se√Īala Ronal Rodr√≠guez, basta que el pueblo deje de reconocer autoridad a las fuerzas de seguridad ya los militares – y que ellos mismos se alejen. "La p√©rdida del monopolio de la fuerza por parte del r√©gimen puede dar acceso a material b√©lico a quien quiera y sabe llegar a √©l", subraya.

Ronal Rodr√≠guez tambi√©n menciona dos preocupaciones. Una tiene que ver con los colectivo, grupos de vigilancia armada que act√ļan con v√≠nculos y tambi√©n la connivencia de las autoridades chavistas, llegando a menudo a actuar contra manifestantes de la oposici√≥n al lado de la polic√≠a. la colectivo son, adem√°s, conocidos por actuar de forma arbitraria dentro de varios barrios, donde acaban siendo el m√°ximo exponente de la autoridad. "Tan pronto como sea evidente que los colectivo ya no cuentan, o no consiguen contar, con la protecci√≥n del gobierno, puede haber poblaciones dispuestas a actuar contra ellos. La l√≥gica de ajuste de cuentas puede ser muy peligrosa. Hay gente que piensa claramente: 'Los hombres colectivo mataron a mi hijo y ahora soy yo quien los voy a matar ".

La segunda preocupaci√≥n tiene que ver con el Ej√©rcito de Liberaci√≥n Nacional (ELN), grupo terrorista de inspiraci√≥n marxista-leninsta que, a diferencia de las FARC, todav√≠a combate al Estado colombiano, y que el 17 de enero de este a√Īo mat√≥ a m√°s de 20 personas en un atentado en Bogot√°. Al igual que suced√≠a con las FARC, el ELN ha recibido apoyo del r√©gimen venezolano. "Si hay una transici√≥n en la que los chavistas son sacados del poder, lo m√°s seguro es que el chavismo tome las armas que tiene. Y va a tener a su lado el ELN, que f√°cilmente transita en la frontera entre Colombia y Venezuela ", advierte Ronal Rodr√≠guez.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *