Foliculitis de la barba: ¿qué hacer para evitarla?









Los hombres que se afeitan tienen un problema en común: la foliculitis de la barba. Inicialmente aparecen pequeños puntos rojos, que pueden incluso pasar desapercibidos. Pero, cuando persiste sin tratamiento, la afección puede evolucionar hacia granos inflamados y dolorosos.

En primer lugar, debemos entender que lo que se conoce como foliculitis de la barba es en realidad un pseudofoliculitis. Esto se debe a que la foliculitis es un proceso infeccioso en la raíz de nuestro cabello (la mayoría de las veces, causado por bacterias).

En estos casos, es común observar enrojecimiento local intenso y manchas amarillas, donde hay acumulación de pus. Como ya sabes, el tratamiento de un proceso infeccioso bacteriano se realiza básicamente con antibióticos, los cuales deben ser recetados por un médico.

Pero ¿qué pasa con esos puntitos rojos que aparecen justo a la salida del cabello? Se trata de una pseudofoliculitis que, si no se trata, puede evolucionar hasta convertirse en una foliculitis propiamente dicha.

Lo que ocurre en estos casos es que el pelo recién cortado tiene dificultades para perforar la piel: en este intento acaba atacando la superficie, que forma bolas. Esto es mucho más común en cabellos encrespados o rizados, que tienen aún menos fuerza para superar esta resistencia.

Continúa después de la publicidad.





Así que nuestra labor para prevenir la pseudofoliculitis y, en consecuencia, la foliculitis, es facilitar el crecimiento natural del vello en la piel. Para ello existen Algunos consejos a lo que debes prestar atención al afeitarte:

  1. Lávate la cara con agua tibia para abrir los poros y suavizar tu cabello. Esto facilita el deslizamiento de la hoja y reduce la irritación local.
  2. Utilice siempre crema de afeitar. Ayudan a formar una capa protectora, preparando la piel y facilitando el deslizamiento de la hoja. Pero evita los productos que contengan alcohol, ya que pueden provocar sequedad e irritación.
  3. Utilice una cuchilla limpia y afilada: las sin filo o sucias aumentan el riesgo de que se formen vellos encarnados. Cámbielo regularmente para asegurarse de que esté afilado.
  4. Al afeitarte, sigue la dirección natural del crecimiento del vello. Esto reduce la probabilidad de que los pelos se enrosquen en la piel y provoquen vellos encarnados.
  5. Presionar la navaja con demasiada fuerza contra la piel aumenta el riesgo de irritación y vellos encarnados. Mantenga una presión suave y deje que la hoja haga el trabajo.
  6. Después del afeitado, hidrata tu piel. Utilice una crema hidratante suave con acción calmante.
  7. Afeitarse diariamente aumenta el riesgo de que aparezcan vellos encarnados. Si es posible, dale un descanso a tu piel entre sesiones de afeitado para que se recupere mejor.

Puede parecer mucho, pero te garantizo que podrás incluirlo todo fácilmente en tu vida diaria. Y si aún continúas sufriendo foliculitis, no dudes en acudir a un dermatólogo para que evalúe tu caso.

*Aline Erthal es dermatóloga egresada de la Universidad de São Paulo (USP) y directora médica del área de dermatología de Omens, plataforma que aborda la salud masculina.

Publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *