Fernando de Magallanes y de la historia de un viaje que Portugal trat贸 de detener





Portugal quiere obtener la UNESCO reconoci贸 ruta. Espa帽a se quej贸 con fervor patri贸tico. 驴Pero qu茅 expedici贸n fue 茅sta? 驴Qu茅 hicieron los dos pa铆ses? 驴Y qu茅 quer铆a el navegador resbalado?





Como hace siglos, Fernando de Magallanes volvi贸 a perturbar la buena vecindad entre Portugal y Espa帽a. La decisi贸n portuguesa reciente viene recordar viejas heridas: la historia de la primera vuelta se hace de resentimiento, la envidia, la traici贸n, esp铆as, intentos de asesinato, la muerte, el hambre y las malas decisiones. Y no, no hab铆a de probar que la Tierra era esf茅rica del navegante portugu茅s tir贸 los mares. Este es uno de los equ铆vocos que giran alrededor de este viaje. Pero hay m谩s.

La verdad es que lado de la frontera estaban los que tom贸 la iniciativa equivocada de Portugal. Como parte de las celebraciones del 500 aniversario de la marcha de Fernando de Magallanes, Portugal anunci贸 que presentar谩 a la UNESCO una solicitud para incluir la ruta de Magallanes en la herencia. En el lado espa帽ol hubo malestar. 驴C贸mo se atreven a hacerlo Portugal, Espa帽a, sin consultar? Despu茅s de todo, el espa帽ol fue el puerto de llegada y salida de tal odisea; el l铆der del proyecto, aunque nacido en Portugal, que era en ese momento, s煤bdito espa帽ol; la expedici贸n fue organizada por la Corona espa帽ola, con buques espa帽oles, una tripulaci贸n mayoritariamente espa帽ola y financiaci贸n alemana y flamenca; y, teniendo el l铆der perecido a mitad de viaje, la circunvalaci贸n se complet贸 bajo la direcci贸n de un espa帽ol. Por otra parte, cuando el rey de Portugal sab铆a de los preparativos para esta empresa, que hizo todo lo posible para evitarlo.

El conocimiento de la historia y una pol铆tica de buenas relaciones recomendar铆a que se consultara a Espa帽a sobre el asunto, por lo que el ABC, el peri贸dico donde la pol茅mica gan贸 visibilidad, Describi贸 la actitud portugu茅s como un intento de borrar el papel espa帽ol en la historia y pidi贸 explicaciones al Ministerio espa帽ol de Cultura, que, a su vez, anunci贸 que tomar谩 medidas (Ver Gobierno espa帽ol busca la satisfacci贸n sobre la candidatura de la UNESCO de la ruta de Magallanes hecha por Portugal).

Sin embargo, la controversia – o por error o distracci贸n – parece haber sido remediado r谩pidamente, como los ministros de Asuntos Exteriores de Portugal y Espa帽a anunciaron en Madrid el 23 de enero, en una ceremonia conjunta, la aplicaci贸n de la ruta de viaje iniciado por el portugu茅s Fernando de Magallanes y termin贸 por el espa帽ol Sebasti谩n Elcano (una formulaci贸n mucho m谩s diplom谩tico) ser铆a presentado por los embajadores de ambos pa铆ses. Jos茅 Marques, presidente de la Estructura de Misi贸n de las Conmemoraciones del V Centenario de la Circun-Navegaci贸n, asegur贸 que la relaci贸n con Espa帽a era de cooperaci贸n.





Fern茫o de Magalh茫es, retrato an贸nimo y probablemente muy posterior a su muerte

Hace unos meses, en la ceremonia de apertura de la Web Summit 2018, Ant贸nio Costa afirm贸 que "conectar personas de todo el mundo est谩 en nuestro ADN. "El pr贸ximo a帽o festejamos 500 a帽os de la primera circunvoluci贸n al globo por Fern茫o de Magallanes" y Fernando Medina ofreci贸 un retrato del navegador a Paddy Cosgrave, CEO de la Web Summit, dejando en el aire la insinuaci贸n de que 茅ste ser铆a un Fern茫o de Magallanes del siglo XXI, por el "coraje de descubrir nuevos mundos" (ver Acci贸n, tambores y Fern茫o de Magallanes).

Web Summit 2018: Fernando Medina ofrece un retrato de Fern茫o de Magallanes a Paddy Cosgrave

El intento de vincular el viaje de Magallanes a la imagen de Lisboa, como el capital empresarial y tecnol贸gica "puerto" donde, gracias a la Web Summit, dejar los viajes tecnol贸gicos de descubrimiento del siglo, no es demasiado feliz. En Lisboa, el "esp铆ritu empresarial" Magellan se reuni贸 con el desinter茅s y la arrogancia, lo que llev贸 al navegador, humillado, para reanudar la vida en Sevilla y luego buscar apoyo para su puesta en marcha. No debe retirarse m茅rito a Magallanes y, mucho menos, ponerlo en un plano de igualdad con Elcano: no s贸lo la formidable empresa fue concebida por Magallanes, como 茅ste luch贸 arduamente para concretarla y fue bajo su mando que se hizo parte m谩s ardua y osada del viaje. Pero fue sobre todo el m茅rito personal de Magallanes, no la naci贸n portuguesa.

El orgullo del Magellan portugu茅s hecho no siempre est谩 acompa帽ada por el conocimiento que hace que muchos, incluso entre la 茅lite educada, cree que Magallanes hizo su viaje a probar que la Tierra era esf茅rica.

ahora ya los fil贸sofos de la Grecia Cl谩sica no s贸lo hab铆an intuido la esfericidad de la Tierra como hab铆an estimado con admirable precisi贸n sus dimensiones: Erat贸stenes de Cirene (276-194 aC) us贸 un m茅todo tan simple como ingenioso, comparando el 谩ngulo del sol en el solsticio de verano en dos latitudes diferentes en Egipto – en Alejandr铆a y Syene (hoy Aswan) -, para estimar la circunferencia de la Tierra en 44.100 Km, lo que representa un error del 10% en relaci贸n al valor real de 40.075 Km.

Cuando Juan II rechaz贸 la propuesta de Crist贸bal Col贸n para llegar a las Indias navegando hacia Occidente, no fue porque cre铆a que la Tierra era plana, sino porque sus "consejeros cient铆ficos" estaban (correctamente) convencidos de que la estimaci贸n de Col贸n para el " el per铆metro de la Tierra, de 30.200 km, era muy inferior al real, por lo que el continente asi谩tico ser铆a mucho m谩s lejano.

A pesar de la p茅rdida de mucho del conocimiento de la antig眉edad cl谩sica durante la Edad Media, la noci贸n de que la Tierra es redonda se mantuvo presente entre las 茅lites cultas, tanto en el mundo cristiano como en el mundo isl谩mico – c. 830 dC, los astr贸nomos al servicio del califa al Ma'mun hab铆an llegado a una estimaci贸n de per铆metro terrestre de 40.248 Km. Y era puesta en pr谩ctica por los marineros, que determinaban sus rutas a trav茅s de la navegaci贸n astron贸mica, que recurre a las mediciones angulares las posiciones de los astros y presupone la esfericidad de la Tierra.

Cuando Juan II rechaz贸 la propuesta de Crist贸bal Col贸n para llegar a las Indias navegando hacia Occidente, no fue porque cre铆a que la Tierra era plana, sino porque sus "consejeros cient铆ficos" estaban (correctamente) convencidos de que la estimaci贸n de Col贸n para el " el per铆metro de la Tierra, de 30.200 km, era muy inferior al real, por lo que el continente asi谩tico ser铆a mucho m谩s lejano. Col贸n calcul贸 que Jap贸n quedar铆a a 3.700 km al occidente de las Islas Canarias, cuando en realidad se encuentra a 20.000 km. Siendo particularmente obstinado, cuando se encontr贸 accidentalmente con el continente americano, Col贸n continu贸 creyendo, contra todas las pruebas, de que hab铆a encontrado los archipi茅lagos m谩s orientales de Asia y de eso muri贸 convencido, en 1506, tras haber hecho cuatro viajes a las Am茅ricas. Es probable que fuera por el momento el 煤nico que cre铆a en ello.

Col贸n presenta su proyecto de llegar a Asia por Occidente a D. Jo茫o II, grabado de Daniel Nicholas Chodowiecki, siglo XVIII

El hecho de que las Am茅ricas no sean las Indias no disminuy贸 el inter茅s en llegar a las segundas por la ruta occidental, incluso sospechando que el viaje pudiera ser largo. Pero para que fuera viable, ser铆a necesario que el reci茅n descubierto continente americano no fuera un bloque terrestre compacto de polo a polo, y que en alg煤n lugar se abr铆a en un canal comunicando con un oc茅ano que dar铆a acceso a las costas de Asia oriental. Este oc茅ano fue avistado por primera vez en 1513 por el explorador espa帽ol Vasco N煤帽ez de Balboa, tras haber atravesado la densa selva del Istmo de Panam谩.

Fue aqu铆, en los Altos de Urrucallala, en lo que es hoy Panam谩, que por primera vez un europeo avist贸 el Oc茅ano Pac铆fico, el 25 de septiembre de 1513

Poco despu茅s, en 1516, el navegante espa帽ol (portugu茅s, seg煤n otras fuentes) Juan D铆az de Sol铆s fue enviado en secreto por Fernando el Cat贸lico, la costa de Am茅rica del Sur a continuaci贸n en busca de ese paso hacia el Pac铆fico.

Sol铆s no tuvo tiempo para darse cuenta de su equ铆voco, pues fue muerto, con siete de sus hombres, por los indios charr煤as (o por los guaran铆es) cuando desembarc贸 en lo que es hoy el Uruguay o en una isla pr贸xima a la costa. Los exploradores espa帽oles fueron descuartizados, asados 鈥嬧媦 comidos, a la vista de quien hab铆a quedado en los barcos, visi贸n que parece haber desmotivado al resto de la tripulaci贸n,

El secretismo que rodeaba el viaje y sus intentos no impidi贸 que el portugu茅s, extremadamente sensible a todo lo que concierne a la rivalidad mar铆tima con Espa帽a, de ellos eran conscientes, por lo que intent贸 (en vano) sabotear flota de naves antes de Sol铆s de la partida, cuando estaban siendo apareados en Lepe.

Cuando lleg贸 a lo que hoy es el R铆o de la Plata – el amplio estuario conjunto de los r铆os Paran谩 y Uruguay – Sol铆s quiso creer que se trataba de la anhelada "pasaje", a pesar de que la abundancia de agua dulce contrar铆a tal hip贸tesis. Sol铆s no tuvo tiempo para darse cuenta de su equ铆voco, pues fue muerto, con siete de sus hombres, por los indios charr煤as (o por los guaran铆es) cuando desembarc贸 en lo que es hoy el Uruguay o en una isla pr贸xima a la costa. Los exploradores espa帽oles fueron descuartizados, asados 鈥嬧媦 comidos, a la vista de quien hab铆a quedado en los barcos, visi贸n que parece haber desmotivado al resto de la tripulaci贸n, que dio la exploraci贸n por terminada y regres贸 a Espa帽a.

El desembarque de Sol铆s en la Banda Oriental del R铆o de la Plata, en una ilustraci贸n del siglo XIX. Antes de haber UberEats, la aparici贸n de comidas entregadas al domicilio depend铆a sobre todo del azar

Fernando ten铆a buenas razones para tratar de mantener el env铆o secreto de Sol铆s y el portugu茅s ten铆a buenas razones para tratar de sabotearlo. En 1479, el Tratado de Alc谩莽ovas, firmado por Alfonso V y los Reyes Cat贸licos y que puso fin a la Guerra de Sucesi贸n de Castilla y regularizar las disputas din谩sticas entre Portugal y Espa帽a hab铆a dividido los territorios descubiertos y por descubrir en el Atl谩ntico entre los dos pa铆ses, dejando a las Canarias para Espa帽a y Portugal, con todos los territorios y los derechos de navegaci贸n al sur de las Islas Canarias.

Esta partici贸n, que fue confirmada en 1481 por el papa Sixto IV a trav茅s del bula Aeterni regis, que, a su vez, ven铆a en el seguimiento de la bula Romanus Pontifex, de 1454 ,. en el que el Papa Nicol谩s V, tras alabar las victorias sobre los musulmanes del norte de 脕frica obtenidos por los portugueses, concedi贸 estos derechos exclusivos sobre los territorios y de navegaci贸n al sur del cabo Bojador y la posible expansi贸n hacia el este – a saber, la India, aunque no hay todav铆a la garant铆a de poder encontrarse un paso entre el Atl谩ntico y el 脥ndico.

Sisto IV (papa entre 1471 y 1484), en un retrato p贸stumo por Tiziano, c.1545-46

Esta posibilidad s贸lo se convirti贸 en certeza en 1488, cuando Bartolomeu Dias regres贸 del viaje en que dobl贸 el Cabo de Buena Esperanza y entr贸 en el 脥ndico. Cuatro a帽os despu茅s, en 1492, Col贸n lleg贸 a Am茅rica al servicio de los Reyes Cat贸licos, lo que justific贸 que Juan II les enviara una carta azeda, considerando que el viaje del genov茅s y la toma de posesi贸n de los nuevos territorios por 茅l descubiertos para la corona espa帽ola constitu铆an infracciones al Tratado de Alc谩莽ovas, que en el Atl谩ntico s贸lo conced铆a a Espa帽a la posesi贸n de Canarias.

Col贸n desembarca en las Indias Occidentales, por John Vanderlyn, 1847

Pero los Reyes Cat贸licos no hab铆an estado inactivos en el plano diplom谩tico y el intenso lobbying espa帽ol en la Santa Sede acab贸 por producir efecto. Para ello contribuy贸 la elecci贸n papal que tuvo lugar en agosto de 1492, una semana despu茅s de que la flota de Col贸n deje Palos de la Frontera hacia las Indias.

El elegido fue Rodrigo Borgia, que adopt贸 el nombre de Alejandro VI y que era miembro de una poderosa familia italo-valenciana (conocida como Borja en Valencia) y que Stephen R. Bown describe, en "El Tratado de Tordesillas: Como una disputa familiar , un aventurero mercenario y una infanta rebelde lograron dividir el mundo "(Casa de las Letras), como" conocido [pela] corrupci贸n y su volubilidad moral ".

El Papa Alejandro VI, por Cristofano dell'Altissimo

No s贸lo Alejandro VI ten铆a escasos escr煤pulos y un apetito insaciable por riqueza, como hab铆a nacido en Valencia y fue obispo de esta ciudad, por lo que es natural que se sintiera inclinado a favorecer los intereses espa帽oles – y fue as铆 que en mayo de 1493, apenas dos meses despu茅s del regreso de Col贸n a Palos de la Frontera y un mes despu茅s de la llegada a Roma de un emisario de los Reyes Cat贸licos con la noticia del descubrimiento, hizo publicar la bula Inter caetera .

Juan II no pod铆a aceptar ver defraudado sus expectativas ya que Portugal estaba tan cerca de la meta, por lo que entr贸 en negociaciones directas con Espa帽a, ya que poner la disputa bajo la agencia de sesgado Alejandro VI estaba fuera de la cuesti贸n – cuando el le embajadores de Espa帽a hecho una propuesta de este tipo, el rey portugu茅s estaba tan enojado que se les dio a entender que podr铆a hacer correr all铆 mismo.

Esta conced铆a a Espa帽a privilegios territoriales y de navegaci贸n al oeste de un meridiano que pasaba 100 leguas al oeste de Cabo Verde y prohib铆a, bajo pena de excomuni贸n, "que todas las personas, de cualquier patente, estado, grado, orden o condici贸n" se atrev铆an, "sin la autorizaci贸n especial [dos Reis Cat贸licos] para comerciar o cualquier otro motivo, a entrar en dichas islas y pa铆ses despu茅s de haber sido descubiertas "por sus representantes (en realidad, en 1493, Alejandro VI hizo publicar, en r谩pida sucesi贸n, dos bulas complementarias sobre este asunto, pero, la facilidad de exposici贸n suelen ser mencionadas como una sola).

Col贸n es recibido por los Reyes Cat贸licos, al regreso del primer viaje al Nuevo Mundo. Cuadro de Eug猫ne Delacroix, 1839

Aunque la naturaleza real de los territorios descubiertos por Col贸n a煤n fuera, en 1493, nebulosa, en la pr谩ctica, la amplitud de los privilegios expresados 鈥嬧媏n la bula de Alejandro VI parec铆a conceder a Espa帽a el dominio sobre las Indias -la bula Dudum siquidem, del 26 de septiembre de 1493, "llega a identificar a la India como un pa铆s abierto a los barcos espa帽oles" (Bown) – que ha eliminado el Portugal el objetivo final de su lucha por d茅cadas a lo largo de la costa de 脕frica.

Juan II no pod铆a aceptar ver defraudado sus expectativas ya que Portugal estaba tan cerca de la meta, por lo que entr贸 en negociaciones directas con Espa帽a, ya que poner la disputa bajo la agencia de sesgado Alejandro VI estaba fuera de la cuesti贸n – cuando el le embajadores de Espa帽a hecho una propuesta de este tipo, el rey portugu茅s estaba tan enojado que se les dio a entender que podr铆a hacer correr all铆 mismo.

D. Juan II

As铆, los representantes de ambas coronas se reunieron en Tordesillas, una discreta poblaci贸n en la provincia de Valladolid, ba帽ada por el r铆o Duero, y tras unos meses de negociaciones, el 7 de junio de 1494, se firm贸 un tratado que colocaba en el meridiano pasando a 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde separaci贸n entre las 谩reas de influencia de Portugal y Espa帽a (es decir, m谩s de 270 leguas al oeste que en la partici贸n anterior).

Hay quien sugiere que esta exigencia result贸 de Juan II ya estar al tanto de la existencia de Brasil, aunque 茅ste s贸lo fuera descubierto oficialmente en 1500. Pero mientras que Brasil gan贸 el (o al menos parte de ella), a trav茅s de Portugal se ve privado de forma autom谩tica correspondientes territorios en todo el mundo, as铆 como el anti-meridiano se han movido 270 leguas al oeste.

Dada la incipiente, la fecha, la cartograf铆a y la navegaci贸n -y, sobre todo, los m茅todos de determinaci贸n de la longitud (un problema que s贸lo se resolvi贸 mucho m谩s tarde) – la localizaci贸n del anti-meridiano era mucho m谩s incierta que la, ya de s铆, fronterizo de las "370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde" (cu谩l de las islas del archipi茅lago serv铆a de referencia?). Esta vaguedad no importa si los viajes posteriores de los portugueses el indio no hab铆an permitido a la conclusi贸n de que una de las zonas m谩s codiciadas del planeta se encuentra en las proximidades de anti-meridiano de Tordesillas.

Las 谩reas de influencia de Portugal y Espa帽a, como se define por el Tratado de Tordesillas y Alc谩莽ovas, y los puntos clave de la exploraci贸n / conquista de Portugal (c铆rculos azules) y Espa帽a (c铆rculos rojos)

Despu茅s de la primera Vasco da Gama (1497-1499), el portugu茅s se precipit贸 a la India y de forma r谩pida y sin descanso, se hicieron con el control del comercio de las partes de las manos de los comerciantes 谩rabes. Tambi茅n percibieron muy deprisa que, mientras algunas de las codiciadas especias eran efectivamente producidas en la India, las m谩s valiosas proven铆an de fuentes m谩s orientales: la nuez moscada proven铆a de la Myristica fragrans, un 谩rbol que crec铆a exclusivamente en las min煤sculas islas de Banda, y el clavo proven铆a de la Szygium aromaticum, planta que tambi茅n era exclusiva de Banda.

Las islas Molucas

Los diez islotes volc谩nicos de Banda (cuya superficie total es de s贸lo 46 Km2) formaban parte del archipi茅lago de las Molucas (hoy parte de Indonesia), lo que llev贸 a que los europeos bautizar gen茅ricamente las Molucas como las "Islas de las Especias" (localmente eran conocido como las Islas Molucas, el portugu茅s tambi茅n designado como "islas Molucas" o "el loco").

Las islas de Banda

Al darse cuenta de esto, el Afonso r谩pida y brutal de Albuquerque intent贸 expandir el poder portugu茅s al MedioEn particular, mediante la conquista, en 1511, Malaca, cuya ubicaci贸n estrat茅gica en la pen铆nsula de Malasia, se asegur贸 el control de la navegaci贸n en las concurridas estrechos de Malaca y el portugu茅s se acerc贸 a las fuentes de las especias m谩s valiosas.

Alfonso de Albuquerque

Pero las "Islas de las Especias" quedaban a煤n m谩s para Oriente y fue en su demanda que Albuquerque envi贸, en 1512, una flota de cuatro barcos comandada por Antonio de Abreu, que se distingu铆a por la excepcional bravura en la conquista de Malaca, y teniendo por vicepresidente -comandante Francisco Serr茫o, amigo – y, posiblemente, tambi茅n primo – de Fern茫o de Magallanes.

Francisco Serr茫o

Guiada por los pilotos de Malasia, el portugu茅s lleg贸 a las islas m铆ticas, cargado las naves con nuez moscada y clavo de olor India y regres贸. O mejor, regres贸 Abreu, pues Serr茫o se qued贸 en las Molucas, dedic谩ndose al comercio y colocando sus servicios militares al servicio de los conflictos entre los gobernantes locales- se convirti贸 en jefe de mercenarios y consejero del Sult谩n de Ternate, uno de los hombres fuertes del, comercio de especias, cuya supremac铆a disputaba con el Sult谩n de Tidore (o Tadore).

El aislamiento de Serr茫o en estas paradas lejanas no impidi贸 que hiciera llegar al amigo / primo Fern茫o de Magallanes varias cartas en que describ铆a aquellas islas y sus riquezas – y es l铆cito ver en ellas el principal factor que hizo Magalh茫es concebir el proyecto de llegar a las Molucas por la ruta occidental. Ser铆a la garant铆a tener "[encontrado] un mundo nuevo, m谩s rico y grandioso que el de Vasco da Gama [鈥 Te suplico, ens茅帽ame a m铆 para ver por ti las maravillas que me rodean ".

"Las celeb茅rrimas de las Islas Molucas" en un mapa de Willem Janszoon Blaeu, de 1630, cuando el archipi茅lago ya hab铆a ca铆do bajo el dominio holand茅s. El mapa est谩 orientado hacia el norte hacia la derecha

Y en el caso de las mujeres. 1480, en una familia noble, en Sabrosa, Vila Nova de Gaia o Ponte da Barca – las tres localidades lo quejan como hijo de la tierra – y se inici贸 en las aventuras mar铆timas, en 1505, embarcando en una armada de 22 buques enviados a la India bajo el mando del primer virrey de la India, Francisco de Almeida. Por el 脥ndico se qued贸 en los a帽os siguientes, participando, en particular, en la embajada a Malaca bajo el mando de Diogo Lopes de Sequeira (que habremos de reencontrar) y de que tambi茅n form贸 parte Francisco Serr茫o.

Francisco de Almeida, el primer virrey de la India en 1505-09

Magellan no tuvo mucha suerte en el Este, con el tiempo perdi贸 gran parte de sus inversiones y cuando trat贸 de la corona portuguesa las p茅rdidas ressarcisse, Manuel se neg贸. Magallanes decidieron entonces intentar probar su valor combatiendo los moros en el Norte de 脕frica. En la toma de Azamor, en 1513, perdi贸 su caballo y result贸 gravemente herido en una rodilla, lo que lo dej贸 manco para el resto de su vida. A falta de suerte, se a帽adi贸 la falta de tacto: decidi贸 ignorar los tr谩mites usuales y apelar directamente al rey D. Manuel reclamando indemnizaci贸n por la muerte de su caballo en batalla, pedido que el rey rechaz贸.

Vista moderna de Azamor, en Marruecos

Cuando surgi贸 finalmente lo que parec铆a un viento favorable – fue nombrado cuartel maestro – Magalh茫es no tard贸 en verse envuelto en un imbr贸glio, al ser acusado de apropiaci贸n indebida de bienes y de comercio con el enemigo. En vez de defenderse de las acusaciones, dej贸 Marruecos sin autorizaci贸n y solicit贸 audiencia con el rey, a quien exigi贸 un aumento de su tenencia, en calidad de miembro de la casa real. D. Manuel no s贸lo rechaz贸 la petici贸n como le orden贸 que regresara a Marruecos para responder a las acusaciones de que era objeto – la que hab铆a unido, sin embargo, la de deserci贸n. Investigaciones finalmente exoneran Magellan culpabilidad y que regres贸 a Lisboa, que se burlan de Manuel con el nuevo orden creciente de anualidad.

Si no crey贸 el proyecto cre铆ble o por estar por los cabellos con ese hidalgo irreflexivo, insolente y con escaso tacto, o por el proyecto tener "consultor铆a cient铆fica" de Rui Faleiro, con el que el rey tambi茅n hab铆a tenido fricciones, D. Manuel rechaz贸 la propuesta. Cuando Magalh茫es, exasperado, pregunt贸 al rey si pod铆a ofrecer sus servicios a otro, don Manuel, probablemente deseoso de verse libre de 茅l, dijo que hiciera como le acercarse. Cuando, al final de la audiencia, Magallanes se inclin贸 para besar la mano real, don Manuel no se dign贸 extenderla.

No ser谩 de extra帽ar que cuando, en 1517, Magalh茫es volvi贸 a presentarse ante D. Manuel, esta vez reclamando la jefatura de una misi贸n a las Islas de las Especias, el rey estuviera poco inclinado a o铆rlo. La propuesta de Magallanes, que se hizo por oriente, no ser铆a innovadora en t茅rminos de navegaci贸n, ya que Ant贸nio de Abreu ya hab铆a llegado a las Molucas en 1512, por lo que no se percibe porque tendr谩 Magallanes hecho acompa帽arse por el astr贸nomo y matem谩tico Rui Que hab铆a desarrollado un m茅todo pionero para determinar la latitud y longitud en el mar (y que, aunque respetado, ten铆a fama de conflictivo y temperamental).

驴Tendr谩n Magallanes y Hablar propuesto una ruta a las Molucas por occidente, creyendo que ser铆a m谩s corta que por oriente? Aunque lo fuera, implicar铆a atravesar miles de millas de aguas sobre las que Espa帽a ten铆a derechos de navegaci贸n exclusivos. Incluso si esta ruta era factible – y no hab铆a nada que confirmar – si llegado a las Molucas procedentes del Pac铆fico portuguesa se enfrentar铆a con el mismo obst谩culo que encontraron cuando viene de la India: la relaci贸n entre el poder militar (y fuertemente isl谩mica) Sultanato Ternate y los portugueses eran tensas debido a los intentos portugueses de evangelizaci贸n y monopolizan el comercio de especias.

La isla de Tidore, vista de la isla de Ternate, en las Molucas

Si no crey贸 el proyecto cre铆ble o por estar por los cabellos con ese hidalgo irreflexivo, insolente y con escaso tacto, o por el proyecto tener "consultor铆a cient铆fica" de Rui Faleiro, con el que el rey tambi茅n hab铆a tenido fricciones, D. Manuel rechaz贸 la propuesta. Cuando Magalh茫es, exasperado, pregunt贸 al rey si pod铆a ofrecer sus servicios a otro, don Manuel, probablemente deseoso de verse libre de 茅l, dijo que hiciera como le acercarse. Cuando, al final de la audiencia, Magallanes se inclin贸 para besar la mano real, don Manuel no se dign贸 extenderla.

D. Manuel I

Ese mismo a帽o, 1517, vejado y humillado, Magellan fue a instalarse en Sevilla, que era el destino habitual de muchos portugueses que no hab铆an conseguido en reconocimiento de Lisboa entendieron merecen, y Faleiro se le uni贸 poco despu茅s. Magallanes no desisti贸 de sus planes en relaci贸n a las Molucas – s贸lo los adapt贸 a los intereses espa帽oles – y consigui贸 obtener para su osada empresa el apoyo de Juan de Aranda, feitor de la Casa de Contrataci贸n de las Indias (entidad con responsabilidades en todo lo que ten铆a a ver con los asuntos de ultramar espa帽oles, viajes de explotaci贸n y comercio incluidos), y del mercader Diego Barbosa. Conexi贸n Magellan Barbosa, que fue parte de la comunidad de expatriados portugueses en Sevilla y lleg贸 a la alcald铆a de la ciudad fue reforzada por matrimonio con la hija y la amistad con el hijo, Duarte, que hab铆a desempe帽ado importantes misiones en el 脥ndico y que hab铆a visto a D. Manuel rechazarle el ambicionado cargo de escribano mayor que le hab铆a prometido.

Sevilla, c.1576-1600

Gracias a estos apoyos, Magalh茫es consigui贸 obtener una audiencia con el muy joven Carlos I de Espa帽a, a fin de presentarle el proyecto de alcanzar las Molucas por occidente – lo que era, en cierto modo, una actualizaci贸n de la (fracasada) propuesta de Col贸n de dar a Espa帽a una ruta occidental hacia las Indias. En esta presentaci贸n, Magalh茫es atribuy贸 la posesi贸n de las islas a Espa帽a, bas谩ndose en los c谩lculos de Faleiro y en las cartas de Serr茫o, que colocaban las islas mucho m谩s hacia Oriente de lo que realmente estaban, por lo que el emprendimiento propuesto colocar铆a el comercio de las especias en las manos de su leg铆timo tenedor – Espa帽a – y no infringir los tratados y las bulas papales.

Carlos I, reci茅n llegado al trono espa帽ol, por muerte de Fernando, en 1516, se convenci贸, porque estaba desilusionado con el Nuevo Mundo, que hasta entonces no se hab铆a revelado la extraordinaria fuente de riquezas que Col贸n hab铆a alardeado, s贸lo en 1522 llegar铆a el primer cargamento de oro enviado por Hern谩n Cort茅s, resultante del saqueo del Imperio Azteca.

Carlos I en 1519 (con 19 a帽os), por Bernard van Orley

Carlos I suscribi贸 el proyecto de Magallanes: en 1518 lo nombr贸 capit谩n y en 1519 firm贸 con 茅l un contrato que daba al navegador el exclusivo de la explotaci贸n de la nueva ruta por 10 a帽os, a cambio de 1/5 de los ingresos. Sin embargo, en 1519, Magallanes hab铆a firmado los documentos que lo convert铆an formalmente en un s煤bdito espa帽ol.

Por esta 茅poca, Carlos I sum贸 a la corona de Espa帽a la del Sacro Imperio Germ谩nico (como Carlos V), pero este triunfo le hab铆a costado una fortuna en "liberalidades" (como ahora se dice) hacia los pr铆ncipes electores, por lo que necesitaba desesperadamente de nuevas fuentes de ingresos. Carlos I depositaba grandes expectativas en el emprendimiento de Magallanes para reequilibrar sus depauperadas finanzas, y, teniendo los cofres vac铆os, se vio obligado a recurrir a un pr茅stamo de los Fugger, poderosos banqueros alemanes.

Jakob Fugger, El Rico (1459-1525), uno de los m谩s poderosos miembros de la familia Fugger, retratado por Albrecht Durer, c.1519

El representante Fugger Sevilla era Christopher Haro, una actividad comerciante flamenco ejercido en Lisboa, hasta que, debido a la fricci贸n con Manuel, se traslad贸 a Sevilla. Adem谩s de haber mediado el pr茅stamo-con elevados tipos de inter茅s -de los Fugger, que cubr铆a 戮 de los gastos, Haro entr贸 directamente con su capital para cubrir el cuarto resto.

Algunos reprobar D. Manuel que, para complacer a los Reyes Cat贸licos y el poder para casarse con Isabel de Arag贸n, teniendo, en 1496, cedi贸 a la presi贸n de aquellos a expulsar a los Judios de Portugal, privando as铆 a Portugal de un capital humano extraordinario y financiero. Se ha establecido que las semillas de la p茅rdida de primac铆a t茅cnica y cient铆fica portuguesa en t茅rminos navales y la consecuente disminuci贸n del poder portugu茅s. Pero es posible que las actitudes conflictivas y prepotentes de D. Manuel hayan sido responsables de una fuga de cerebros y capital entre los cristianos no menos da帽inos.

Judios fueron expulsados 鈥嬧媎e Portugal, Roque Gameiro, 1917

Como preparativos para el viaje se derivaron, con una lentitud exasperante de Magallanes, los esp铆as portugu茅s en Sevilla informaron Manuel esta empresa, lo que podr铆a resultar desastroso para la corona portuguesa. En este momento, era com煤n que los navegadores de los servicios de diferentes nacionalidades prestassem bajo otras coronas – como fue el caso del genov茅s Cristoforo Colombo – Portugal pero celosamente sus rutas, sus t茅cnicas de navegaci贸n y sus mapas y proporcion贸 sanciones graves – incluyendo pena de muerte – para quien divulgara informaciones de esta naturaleza a potencias extranjeras.

El agente Manuel pas贸 de aseo a las amenazas a la familia Magallanes en Portugal, pero el navegador se mantuvo firme, por lo que Manuel trat贸 de presionar el monarca espa帽ol, dirigi茅ndose a 茅l una carta en la que ha destacado "lo mal e inusual era para un rey recibir los vasallos de otro, su amigo, contra la voluntad de 茅ste. Pero Carlos I, alegando que el viaje no infring铆a las disposiciones de los tratados, se neg贸 a ceder.

Pero eso no impidi贸 que hay que poner al servicio de Espa帽a: por ejemplo, Juan D铆az de Sol铆s naci贸 en M茅rtola (tal vez en San Pedro de Solis) como Jo茫o Pedro Dias de Solis, y fuera piloto de la armada portuguesa del India, antes de entrar al servicio de Espa帽a en los viajes de exploraci贸n del Nuevo Mundo – Bown lo describe como "un desertor portugu茅s que hab铆a huido a Espa帽a despu茅s de asesinar a su esposa."

En el caso de Magallanes, ten铆a una amortiguaci贸n del rey portugu茅s ha autorizado a ofrecer sus servicios a otra corona – algo que sin duda Manuel se arrepinti贸 amargamente cuando le llegaron las noticias de Sevilla. Primero intent贸 convencer a Magalh茫es y Faleiro a regresar, a lo que Magalh茫es retorn贸 que estaba preso a su misi贸n ya Carlos I por un compromiso de honor.

O agente de D. Manuel passou do aliciamento 脿s amea莽as 脿 fam铆lia de Magalh茫es em Portugal, mas o navegador manteve-se irredut铆vel, pelo que D. Manuel tentou pressionar o monarca espanhol, endere莽ando-lhe uma missiva em que real莽ava 鈥渜u茫o mau e invulgar era para um rei receber os vassalos de outro, seu amigo, contra a vontade deste鈥. Mas Carlos I, alegando que a viagem n茫o infringiria as disposi莽玫es dos tratados, recusou-se a ceder. E quando lhe chegou aos ouvidos o rumor de que D. Manuel encomendara o assassinato de Magalh茫es e Faleiro, fez ambos cavaleiros da Ordem de Santiago (o que tornaria numa ofensa grave que os portugueses atentassem contra a sua vida) e providenciou guarda-costas para a sua prote莽茫o.

Carlos I cobi莽ava o com茅rcio das especiarias mas tamb茅m pretendia manter boas rela莽玫es com D. Manuel, que era seu tio 鈥 duplamente, uma vez que estivera casado com duas tias de Carlos I, Isabel de Arag茫o (falecida em 1498) e Maria de Arag茫o (falecida em 1517) 鈥 e cunhado 鈥 D. Manuel acabara de casar-se, em 1518, com Leonor de 脕ustria, irm茫 de Carlos 鈥, pelo que lhe enviou uma carta apaziguadora, informando que 鈥渙 nosso desejo 茅, e sempre foi, respeitar tudo o que concerne 脿 linha de demarca莽茫o que foi firmada e aceite pelo Rei e Rainha Cat贸licos meus soberanos e av贸s鈥.

Leonor de 脕ustria, irm茫 de Carlos I, por Joos van Cleve, c.1530. Por altura deste retrato, Leonor, que ficara vi煤va de D. Manuel, voltara a casar, com Francisco I de Fran莽a

Por茅m, quer Carlos I quer D. Manuel sabiam que o objectivo primordial da expedi莽茫o eram as Molucas, em rela莽茫o 脿s quais era imposs铆vel provar, pela ci锚ncia da 茅poca, a que dom铆nio pertenciam.

A 20 de Setembro de 1519, os cinco navios capitaneados por Magalh茫es, com 270 homens a bordo, zarparam de Sanl煤car de Barrameda. A tripula莽茫o multinacional, como era usual, inclu铆a 40 portugueses 鈥 entre os quais Duarte Barbosa, o cunhado de Magalh茫es, e Jo茫o Serr茫o, parente de Francisco Serr茫o, mas n茫o Faleiro, que desistiu pouco antes da partida 鈥, o viajante veneziano Antonio Pigafetta, que se tornaria no cronista da expedi莽茫o, e Enrique, o escravo malaio de Magalh茫es.

Foi ent茫o que Magalh茫es, em vez de se dirigir logo para as Molucas, se deixou arrastar para uma querela local: para prestar um favor ao raj谩 Humabon, que o acolhera bem, a 27 de Abril, desembarcou na ilha de Mactan, perto de Cebu, a fim de submeter Lapu-Lapu, um chefe tribal que estava em conflito com o raj谩 e recusara a convers茫o ao聽cristianismo

A hist贸ria da viagem foi atribulada e a armada s贸 entrou no Pac铆fico gra莽as 脿 vontade ind贸mita, 脿 implacabilidade e 脿 experi锚ncia mar铆tima de Magalh茫es. A travessia do Oceano Pac铆fico, uma vastid茫o completamente desconhecida dos europeus e onde os navios de Magalh茫es erraram durante 97 dias, foi um feito de uma aud谩cia sem par, mesmo para os temer谩rios padr玫es da navega莽茫o daquela 茅poca.

A viagem de Magalh茫es-Elcano

Quando, ap贸s fazer escala nas Marianas e em Guam, a depauperada frota 鈥 reduzida a tr锚s navios em mau estado 鈥 atingiu as Filipinas, a 16 de Mar莽o de 1521, e encontrou gentes cuja l铆ngua Enrique, o escravo malaio, era capaz de entender, pareciam superados os desafios mais 谩rduos e pouco faltava para chegar ao almejado destino.

Foi ent茫o que Magalh茫es, em vez de se dirigir logo para as Molucas, se deixou arrastar para uma querela local: para prestar um favor ao raj谩 Humabon, que o acolhera bem, a 27 de Abril, desembarcou na ilha de Mactan, perto de Cebu, a fim de submeter Lapu-Lapu, um chefe tribal que estava em conflito com o raj谩 e recusara a convers茫o ao cristianismo. Acabou por perecer no combate que se travou na praia e o seu corpo n茫o foi recuperado, pois Lapu-Lapu insistiu em guard谩-lo como trof茅u. Abalados com a perda do l铆der, Duarte Barbosa e Jo茫o Serr茫o assumiram o comando conjunto da frota.

A ilha de Mactan, junto a Cebu, nas Filipinas

N茫o foi por muito tempo: ao contr谩rio do que Magalh茫es estipulara, n茫o concederam liberdade a Enrique ap贸s a sua morte, mas o malaio conseguiu escapulir-se e, movido por compreens铆vel rancor, foi intrigar junto de Humabon, levando-o a crer que os europeus o queriam matar. Humabon atraiu os dois capit茫es e uma trintena de tripulantes a um banquete que se revelou uma cilada 鈥 todos os europeus morreram, incluindo Duarte Barbosa, o cunhado de Magalh茫es.

O comando passou para as m茫os de Jo茫o Lopes Carvalho 鈥 depois substitu铆do por Juan Sebasti谩n Elcano 鈥 e a frota partiu para as Molucas, deixando para tr谩s o Concepci贸n, pois estava prestes a desmantelar-se e j谩 n茫o havia m茫os suficientes para guarnecer tr锚s navios: a frota ficou reduzida ao Victoria e ao Trinidad.

R茅plica moderna da nau Victoria

Quando, a 8 de Novembro de 1521, ap贸s ziguezaguearem demoradamente pelas Filipinas, os dois navios, com 115 homens a bordo, aportaram em聽Tidore, nas Molucas, os europeus foram informados de que Francisco Serr茫o 鈥 o homem cujas cartas tinham inflamado a imagina莽茫o de Magalh茫es e desencadeado aquela viagem 鈥 falecera oito meses antes na ilha de Ternate. Uma fonte sugere que a sua morte resultou de uma vingan莽a: a buli莽osa rela莽茫o entre as ilhas vizinhas de Ternate e Tidore atravessava ent茫o um per铆odo de tr茅guas, mas quando Serr茫o foi a Tidore para embarcar um carregamento de cravo-da-铆ndia, o sult茫o local ter谩 querido vingar-se do apoio prestado por Serr茫o ao seu rival e envenenou-o.

Ap贸s os dois navios terem sido atestados de noz-moscada e cravo-da-铆ndia, dispuseram-se a regressar a Espanha 鈥 por茅m, com os navios em p茅ssimo estado e as tripula莽玫es debilitadas, seria impens谩vel enfrentar novamente a vastid茫o desconhecida do Pac铆fico e as trai莽oeiras 谩guas do extremo sul do continente americano. Assim, contrariando a premissa fundamental do projecto de Magalh茫es 鈥 estabelecer uma rota para as Molucas evitando os mares atribu铆dos a Portugal 鈥 o Victoria, comandado por Juan Sebasti谩n Elcano, rumou ao 脥ndico. O Trinidad, ap贸s uma demorada repara莽茫o, deveria segui-lo, mas por ter sido excessivamente carregado de especiarias para a sua decr茅pita condi莽茫o, foi for莽ado a regressar 脿s Molucas, onde acabou por ser apresado por uma frota portuguesa comandada por Ant贸nio de Brito.

No trajecto pelo 脥ndico e Atl芒ntico, o Victoria evitou tocar terra ou aproximar-se de outros navios, uma vez que aquelas eram 谩guas portuguesas, e nesse esfor莽o acabou por perder mais 25 elementos da sua rarefeita tripula莽茫o. Quando o Victoria foi for莽ado a fazer escala na Ilha de Santiago, no arquip茅lago de Cabo Verde, para reabastecer-se de 谩gua, os portugueses tentaram confiscar o navio e aprisionaram 13 tripulantes, que Elcano foi for莽ado a deixar para tr谩s. O Victoria chegou a Sanl煤car de Barrameda a 6 de Setembro de 1522, num estado lastim谩vel e com apenas 18 sobreviventes a bordo.

Sanl煤car de Barrameda, num desenho de 1567

O Victoria que regressou podia ser um destro莽o 脿 beira de se afundar, mas a absurda cota莽茫o da noz-moscada e do cravo-da-铆ndia nos mercados europeus era tal que, apesar do descalabro da expedi莽茫o, o carregamento embarcado nas Molucas cobriu os custos da expedi莽茫o e ainda proporcionou lucro. Enquanto a 鈥淎rmada das Molucas鈥 circum-navegara o globo, D. Manuel falecera, em 1521, devido 脿 peste, mas o seu filho, D. Jo茫o III, apressou-se a reclamar o carregamento do Victoria para a coroa portuguesa e a exigir a puni莽茫o dos marinheiros sobreviventes por terem infringido os tratados.

Carlos I tentou contemporizar, sugerindo que um grupo de peritos navais, astr贸nomos e matem谩ticos de ambos os pa铆ses se reunisse para dirimir a quest茫o da localiza莽茫o do anti-meridiano e, logo, a posse das Molucas. O encontro teve lugar em 1524, em territ贸rio neutro 鈥 uma ponte sobre o Guadiana, algures entre Elvas e Badajoz 鈥 e, como seria de esperar,聽meses de debate n茫o produziram qualquer conclus茫o pr谩tica.

O impasse da Confer锚ncia de Badajoz-Elvas (ou Junta de Badajoz-Elvas) convinha a Carlos I, que em 1525 tratou de enviar uma segunda armada 脿s Molucas pela mesma rota, com sete navios sob o comando de Garc铆a Jofre de Loa铆sa. Apesar da experi锚ncia colhida na miss茫o anterior 鈥 Elcano fazia parte da equipa de Loa铆sa 鈥 a Segunda Armada das Molucas foi um descalabro ainda maior do que a primeira: s贸 um navio chegou 脿s Molucas, em 1527, e foi apresado pelos portugueses. A partir do M茅xico, Hern谩n Cort茅s enviou uma frota, comandada por 脕lvaro de Saavedra Cer贸n, mas esta teve destino similar: Cer贸n chegou 脿s Molucas com pesadas baixas, empreendeu algumas explora莽玫es e tentou regressar ao M茅xico, mas foi for莽ado a arrepiar caminho e acabou por ser aprisionado nas Molucas, com todos os seus homens, pelos portugueses.

Mas Carlos I/V precisava de financiar as suas guerras na Europa e a cota莽茫o da noz-moscada e do cravo-da-铆ndia continuava em alta, pelo que, ainda antes de saber os resultados da segunda armada enviou uma terceira, comandada pelo veneziano Sebastiano Caboto (filho do navegador Giovanni Caboto). Esta, que deixou Sanl煤car de Barrameda em 1526, revelou-se um fiasco ainda mais completo: quando descia a costa sul-americana Caboto decidiu explorar a possibilidade, entrevista por Sol铆s, de o R铆o de la Plata proporcionar uma passagem para o Pac铆fico menos 谩rdua do que a descoberta por Magalh茫es mais a sul e acabou por dissipar o tempo e os recursos em explora莽玫es infrut铆feras e em conflitos com os ind铆genas na regi茫o para o interior do R铆o de la Plata. Regressou a Sevilha em 1530, sem ter obtido nada de concreto, ou sequer chegado perto do Oceano Pac铆fico, e desfalcado de homens e navios.

Sebastiano Caboto (c.1484-1557, numa gravura de Samuel Rawle segundo original, perdido, de Hans Holbein

Por esta altura, Carlos I/V come莽ou a perder a esperan莽a em integrar as Molucas no seu imp茅rio: para l谩 do fiasco das expedi莽玫es e da presen莽a crescente dos portugueses no Extremo Oriente, o Novo Mundo come莽ara finalmente a produzir ouro e prata em quantidades apreci谩veis. Para mais, em 1525-26, Carlos I e D. Jo茫o III de Portugal tinham contra铆do casamento com as respectivas irm茫s 鈥 Carlos com Isabel de Portugal, Jo茫o com Catarina de 脕ustria 鈥 e Carlos I/V tinha problemas suficientes na Europa a norte dos Piren茅us para poder dar-se ao luxo de manter quez铆lias com o (duplo) cunhado.

Carlos I de Espanha e a sua esposa Isabel de Portugal, numa c贸pia por Peter Paul Rubens de um original (perdido) por Tiziano

Assim, a 22 de Abril de 1529, foi firmado o Tratado de Zaragoza, que estabeleceu que as Molucas faziam parte da 鈥渕etade鈥 portuguesa. Por茅m, se o mundo fosse efectivamente divido em duas partes id锚nticas, as Molucas seriam espanholas: pelo Tratado de Zaragoza, a parte portuguesa ficou a estender-se por 191潞 de longitude e a espanhola por 169潞. Como compensa莽茫o pela ren煤ncia 脿s Molucas, a coroa portuguesa comprometeu-se a entregar 350.000 ducados de ouro 脿 coroa espanhola.

A roxo o meridiano definido pelo Tratado de Tordesillas, a verde o anti-meridiano definido pelo Tratado de Zaragoza

Embora as Filipinas ficassem, pelo tratado, dentro da parte portuguesa, n茫o foram debatidas durante a reda莽茫o do acordo. O arquip茅lago foi explorado em 1542 por Ruy L贸pez de Villalobos, que fora enviado pelo vice-rei do M茅xico e o baptizou com o nome de Filipe, Pr铆ncipe das Ast煤rias (futuro Filipe II), mas quando, ap贸s vicissitudes v谩rias, Villalobos buscou socorro nas Molucas, os portugueses prenderam-no. A presen莽a espanhola no Pac铆fico Ocidental continuava a ser extremamente periclitante e foi preciso esperar por 1565 e por Andr茅s de Urdaneta para que a 鈥淩ota do Pac铆fico鈥 come莽asse a mostrar-se vi谩vel.

Filipe, Pr铆ncipe das Ast煤rias, em 1551, por Tiziano

Urdaneta fora um dos poucos sobreviventes da expedi莽茫o comandada por Garc铆a Jofre de Loa铆sa. Fora aprisionado pelos portugueses nas Molucas e acabou por regressar 脿 Pen铆nsula Ib茅rica, em 1536, num navio da Armada das 脥ndias, sendo a primeira pessoa a completar a circum-navega莽茫o ap贸s os 18 marinheiros e fidalgos esfarrapados do Victoria.

Sob as ordens de Filipe II de Espanha (que subira ao trono em 1556), Urdaneta comandou nova miss茫o 脿s Filipinas e foi o primeiro navegador a conseguir fazer a travessia do Pac铆fico no sentido oeste-leste, tirando partido das correntes favor谩veis no Pac铆fico Norte. Chegou a Acapulco, no M茅xico, em 1565, 44 anos depois da viagem de Magalh茫es em sentido inverso. O primeiro entreposto comercial espanhol nas Filipinas seria constru铆do nesse mesmo ano.

A rota de Urdaneta atrav茅s do Pac铆fico, que viria a tornar-se na rota do c茅lebre 鈥淕ale茫o de Manila鈥

Os portugueses, cada vez mais seguros do dom铆nio sobre as Molucas, fecharam os olhos 脿 apropria莽茫o espanhola deste territ贸rio situado bem para ocidente do anti-meridiano, pois o que lhes interessava eram as especiarias e as Filipinas n茫o as produziam.

Filipe II de Espanha, em 1560, por Antonio Moro (nome adoptado em Espanha pelo flamengo Anthonis Mor van Dashorst)

O historiador Pedro M谩rtir de Angler铆a (1457-1526), que nascera em It谩lia com o nome de Pietro Martire d鈥橝nghiera, esteve ao servi莽o da coroa espanhola e, al茅m de ser autor de algumas das primeiras descri莽玫es do Novo Mundo, deixou tamb茅m um relato sobre as negocia莽玫es de 1524 na ponte sobre o Guadiana, entre Elvas e Badajoz. Conta ele que um dia, um dos membros da delega莽茫o portuguesa 鈥 Diogo Lopes de Sequeira que comandara a embaixada a Malaca de que fizera parte Magalh茫es 鈥 se deparou com um rapazinho que lhe perguntou se iam dividir o mundo com o imperador Carlos I. Sequeira ter谩 respondido afirmativamente, ao que o fedelho baixou as cal莽as e apontando para as n谩degas disse 鈥淒esenhem a linha por aqui!鈥.

Os prop贸sitos da viagem n茫o eram cient铆ficos, eram arrebatar o mais lucrativo neg贸cio do mundo quinhentista 脿 coroa portuguesa, em favor da coroa espanhola e, portanto, Magalh茫es foi, do ponto de vista estritamente patri贸tico, um renegado que atrai莽oou o seu pa铆s e que pretendia assestar um rude golpe nos interesses portugueses, ao mesmo tempo que obtinha para si a fama e a riqueza que ambicionara e que entendia merecer e que Portugal lhe tinha聽negado.

O epis贸dio, se non 猫 vero, 猫 ben trovato, e p玫e a nu a vanidade dos des铆gnios imperiais de Portugal e Espanha e o absurdo de repartir territ贸rios com r茅gua e esquadro, sem a mais pequena considera莽茫o pela vontade e aspira莽玫es dos seus habitantes e governantes. Estes sonhos imperiais n茫o tardariam a desmoronar-se, j谩 que os pa铆ses do Norte da Europa, que tinham abra莽ado o protestantismo, n茫o se sentiam obrigados a submeter-se 脿s decis玫es de reparti莽茫o do mundo impostas por papas cat贸licos, e, pouco a pouco, substitu铆ram Portugal e Espanha como pot锚ncias imperiais 鈥 no in铆cio do s茅culo XVII j谩 as Molucas e o seu proveitoso com茅rcio tinham ca铆do sob dom铆nio holand锚s.

Ternate, em 1720, presumivelmente por autor holand锚s. O detalhe no canto superior esquerdo 茅 o forte de S茫o Jo茫o Baptista, constru铆do pelos portugueses

A ideia que prevalece no imagin谩rio corrente portugu锚s sobre a viagem de Magalh茫es est谩 pois minada por equ铆vocos. O primeiro foi apontado no in铆cio deste texto: a viagem de Magalh茫es foi, sem d煤vida, um feito audacioso, concebido e liderado por um homem nascido em Portugal, mas foi, essencialmente, um empreendimento espanhol. Outro equ铆voco muito difundido tamb茅m j谩 foi apontado: Magalh茫es n茫o pretendia provar que a Terra era esf茅rica, pois isso estava j谩 bem estabelecido na 茅poca. Mas, mais ainda, Magalh茫es nem sequer pretendia circum-navegar o globo, pois o que ele propusera a Carlos I era encontrar uma rota para as Molucas atrav茅s do Pac铆fico, e foi o fiasco parcial da expedi莽茫o 鈥 em resultado da inesperada extens茫o do Pac铆fico e dos infort煤nios sofridos durante a viagem 鈥 que for莽ou a que o regresso, j谩 com Elcano, se fizesse pelo 脥ndico e Atl芒ntico.

Os prop贸sitos da viagem n茫o eram cient铆ficos, eram arrebatar o mais lucrativo neg贸cio do mundo quinhentista 脿 coroa portuguesa, em favor da coroa espanhola e, portanto, Magalh茫es foi, do ponto de vista estritamente patri贸tico, um renegado que atrai莽oou o seu pa铆s e que pretendia assestar um rude golpe nos interesses portugueses, ao mesmo tempo que obtinha para si a fama e a riqueza que ambicionara e que entendia merecer e que Portugal lhe tinha negado. Embora seja tarefa arriscada fazer retratos psicol贸gicos a cinco s茅culos de dist芒ncia, parece evidente que o Fern茫o de Magalh茫es que, ap贸s a humilhante audi锚ncia de 1517 com D. Manuel, troca Lisboa por Sevilha e renega a nacionalidade portuguesa 茅 um homem cuja determina莽茫o f茅rrea 茅 alimentada pelo ressentimento.

Quando D. Jo茫o II rejeitou a proposta de Crist贸v茫o Colombo para chegar 脿s 脥ndias navegando para Ocidente, n茫o foi porque acreditasse que a Terra era plana, mas porque os seus 鈥渃onselheiros cient铆ficos鈥 estavam (correctamente) convictos de que a estimativa de Colombo para o per铆metro da Terra, de 30.200 km, era muito inferior ao real, pelo que o continente asi谩tico seria muito mais distante.

Na proposta concertada de Portugal e Espanha para obter da UNESCO a certifica莽茫o da 鈥淩ota de Magalh茫es鈥 fala-se agora de envolver na candidatura e nas comemora莽玫es outros pa铆ses que fazem parte da rota. Os ministros dos Neg贸cios Estrangeiros de Portugal e Espanha parecem presumir que os filipinos ter茫o imensa afei莽茫o e respeito por Magalh茫es, quando, na perspectiva filipina, o navegador portugu锚s 茅 um invasor imperialista e o her贸i 茅 Lapu-Lapu, o chefe tribal de Mactan, que lhe fez frente e o derrotou.

Est谩tua de Lapu-Lapu na Ilha de Mactan, Filipinas

Com efeito, enquanto para os portugueses o homem respons谩vel pela morte de Magalh茫es 茅 uma figura obscur铆ssima, Lapu-Lapu 茅 celebrado como o 鈥減rimeiro her贸i das Filipinas鈥 e 茅 representado em moedas, s铆mbolos, est谩tuas e no nome de uma cidade de 400.000 habitantes. Uma dessas est谩tuas, com nove metros de altura 鈥 a Est谩tua da Sentinela da Liberdade 鈥 situada num parque de Manila e inaugurada em 2004, foi justificada pelo ent茫o Secret谩rio de Estado do Turismo filipino por 鈥淟apu-Lapu ter sido o primeiro asi谩tico a liderar um revolta com sucesso contra uma invas茫o estrangeira鈥, o que n茫o corresponde 脿 verdade mas espelha talvez o que os filipinos pensam de navegadores quinhentistas europeus, fosse qual fosse a bandeira sob a qual navegavam.

Est谩tua da Sentinela da Liberdade, em Manila

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac铆 en Cuba pero resido en Espa帽a desde muy peque帽ito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes茅 por el periodismo y la informaci贸n digital, campos a los que me he dedicado 铆ntegramente durante los 煤ltimos 7 a帽os. Encargado de informaci贸n pol铆tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *