Facebook mantiene a Trump excluido de las redes sociales, pero revisará la decisión en el futuro





Después de ganar millones de seguidores leales y convertirse en uno de los políticos más efectivos en el uso de las redes sociales, Donald Trump guardó silencio, por lo que debe continuar, al menos temporalmente. El comité de supervisión de Facebook decidió el miércoles (5) mantener prohibiendo la cuenta del expresidente estadounidense desde sus plataformas, pero recomendó revisar el caso en los próximos meses.





Al anunciar la decisi√≥n, el comit√© dijo que Facebook debe determinar una ¬ęrespuesta proporcional¬Ľ, consistente con las reglas aplicadas a otros usuarios, y que la empresa debe revisar la decisi√≥n dentro de seis meses. Tambi√©n critic√≥ a la empresa por ¬ęimponer una sanci√≥n indefinida e indefinida¬Ľ.

¬ęFacebook dej√≥ la suspensi√≥n en efecto indefinidamente y remiti√≥ el asunto al comit√©, aparentemente esperando que hici√©ramos lo que no se hab√≠a hecho¬Ľ, dijo Michael McConnell, copresidente de la agencia, en una conferencia de prensa el mi√©rcoles. En respuesta, la empresa acept√≥ las recomendaciones.

Steny Hoyer, l√≠der de la mayor√≠a dem√≥crata en la C√°mara de Representantes de Estados Unidos, acogi√≥ con satisfacci√≥n la decisi√≥n. Para √©l, la empresa no es una plaza p√ļblica y, con el posicionamiento, la empresa demuestra que no quiere servir como medio para que alguien incite al odio. ¬ęFacebook tiene derecho a no ser un veh√≠culo para Trump¬Ľ.

El primer veto llegó a Trump en enero, tras la invasión del Congreso de Estados Unidos por partidarios del republicano, cuando las principales empresas tecnológicas comenzaron, una a una, a prohibir o limitar el uso de las redes sociales por parte del expresidente. En general, la justificación fue que, a través de sus relatos, Trump incitó y glorificó la violencia, violando las reglas de uso de las plataformas.

En ese momento, la decisión provocó un amplio debate sobre la libertad de expresión y la censura en Internet, y una prohibición definitiva de Facebook tendrá importantes consecuencias tanto para la política estadounidense como para las posibles regulaciones de las redes sociales. La deliberación también indicará cómo la red social lidiará con las infracciones a las reglas por parte de otros líderes mundiales.

En enero, poco despu√©s de anunciar la prohibici√≥n de la cuenta de Trump por tiempo indefinido, el propietario de Facebook, Mark Zuckerberg, pidi√≥ a la junta de supervisi√≥n de contenido de la compa√Ī√≠a que revisara la decisi√≥n, emitiendo as√≠ el veredicto sobre si mantener o no la prohibici√≥n en un panel externo de expertos.





Zuckerberg creó el comité independiente, integrado por académicos, abogados y académicos, en 2018. Si por un lado se le acusó de actuar con lentitud contra la difusión de noticias falsas, por otro, principalmente por movimientos de extrema derecha, fue acusado de censura.

En el caso de Trump, la junta creó un panel de cinco miembros de la junta, con al menos un estadounidense, aunque las identidades de los participantes no se han revelado, para verificar si el veto estaba en línea con las reglas de las redes sociales y los principios de derechos humanos y libertad de expresión. Sin embargo, la decisión final debe ser aprobada por el consejo de administración de la empresa, formado por 30 personas.

Antes de ser suspendido, el expresidente tenía alrededor de 88 millones de seguidores en Twitter y 35 millones en Facebook. Las redes sociales no solo fueron su principal forma de comunicación con simpatizantes, sino también la plataforma a través de la cual anunció importantes decisiones de su gobierno.

El republicano incluso bloqueó a los usuarios que lo criticaron en Twitter, en un caso que terminó en los tribunales. En 2019, un tribunal dictaminó que debido a que Trump usó las redes sociales para abordar los asuntos gubernamentales, no podía evitar que los estadounidenses leyeran sus publicaciones, ni participaran en debates sobre publicaciones.

En 2020, Facebook y Twitter comenzaron a incluir advertencias en algunas de las publicaciones del expresidente, a partir de afirmaciones falsas de que las boletas postales enviadas por correo darían lugar a elecciones fraudulentas y ofensas contra los manifestantes Black Lives Matter (las vidas de los negros importan).

Sin embargo, las acciones m√°s asertivas se produjeron despu√©s del ataque al Congreso. Dos d√≠as despu√©s de la invasi√≥n, Twitter prohibi√≥ permanentemente la cuenta de redes sociales de Trump: cualquiera que acceda a la p√°gina del expresidente ni siquiera encontrar√° su foto de perfil. Hoy, la cuenta ni siquiera aparece en las b√ļsquedas.

Tras el bloqueo, Trump intentó publicar en la cuenta @POTUS (acrónimo de presidente de Estados Unidos, en inglés), pero la red social eliminó las publicaciones. En los mensajes, afirmó que Twitter se esfuerza por prohibir la libertad de expresión y criticó la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que ofrece inmunidad a las plataformas frente al contenido compartido por los usuarios y las protege de la persecución.

En un movimiento similar, YouTube anunci√≥ la prohibici√≥n del canal Trump aproximadamente una semana despu√©s del ataque a la sede de la Legislatura de Estados Unidos. En marzo, Alphabet, propietaria de Google y la plataforma de video, dijo que el canal republicano solo volver√° al aire cuando la compa√Ī√≠a determine que el riesgo de violencia ¬ęen el mundo real¬Ľ ha disminuido. Asimismo, la red social de transmisi√≥n de juegos Twitch, adquirida por Amazon en 2014, tambi√©n anunci√≥ el baneo de la cuenta del expresidente de forma indefinida. Snapchat, mientras tanto, bloque√≥ al republicano de forma permanente.

En otro movimiento para tratar de reducir el alcance de los discursos de conspiración, que también impulsaron la invasión del Congreso, Google, Amazon y Apple anunciaron que la aplicación de la red social Parler sería suspendida de sus tiendas en línea; la plataforma menos restrictiva ha sido un puerto. seguro para los extremistas después de que Facebook bloqueara las teorías de conspiración.

El 15 de febrero, sin embargo, Parler volvi√≥ al aire y, en un comunicado, afirm√≥ que la nueva plataforma utiliza ¬ętecnolog√≠a independiente y sostenible¬Ľ, para no depender m√°s de los servidores de los gigantes tecnol√≥gicos. Seg√ļn The New York Times, Parler se ha convertido en una de las aplicaciones de m√°s r√°pido crecimiento despu√©s de que las plataformas comenzaron a etiquetar las publicaciones del ex presidente.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *