Facebook dificulta el acceso a datos para encuestas sobre interferencia electoral

En abril de 2018, el presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, le contó al Congreso sobre un ambicioso plan para que la compañía comparta con investigadores de todo el mundo un gran volumen de publicaciones, enlaces y otros datos de usuarios para que puedan estudiar la información errónea. servido en el sitio.

"Nuestro objetivo es ofrecer ideas para evitar la interferencia externa en los próximos años y también permitir que seamos acusados", dijo Zuckerberg a los legisladores que lo cuestionaron sobre la interferencia rusa en Facebook en las elecciones presidenciales de 2016.

Según Zuckerberg, se esperaba que los primeros resultados llegaran a fines de ese año.

Sin embargo, casi 18 meses después, gran parte de los datos aún son inaccesibles para los académicos.

Según Facebook, es difícil compartir información mientras se protege la privacidad de sus usuarios. Por lo tanto, el conjunto de datos destinado a los investigadores debería ser mucho menos completo de lo prometido originalmente.

Como resultado, el público probablemente no sabrá, antes de las elecciones presidenciales de 2020, mucho más allá de lo que ya sabían en 2016 sobre las campañas de desinformación en la red social, dicen los investigadores.

Siete organizaciones sin fines de lucro que ayudaron a financiar los esfuerzos de investigación, incluida la Fundación Knight y la Fundación Charles Koch, amenazaron con interrumpir su participación en los esfuerzos.

"Silicon Valley tiene la obligación moral de hacer todo lo que esté a su alcance para proteger el proceso político estadounidense", dijo Dipayan Ghosh, miembro del Centro Shorenstein de la Universidad de Harvard y ex asesor de privacidad y políticas públicas de Facebook.

"Los investigadores necesitan acceso a la información para estudiar lo que salió mal", dice.

Las campañas de desinformación política han seguido creciendo desde las elecciones de 2016. Los investigadores de Oxford dicen que en los últimos dos años, más del doble del número de países objetivo de las campañas de desinformación, totalizando 70 países.

La encuesta también reveló que Facebook sigue siendo la plataforma más utilizada en disputas electorales.

Si bien los ejecutivos dicen que están ansiosos por detener la difusión de noticias falsas en la red social, también se enfrentan a preguntas sobre su capacidad para proteger la información privada de las personas.

La revelación en 2018 de que la consultora política Cambridge Analytica recopiló datos personales de hasta 87 millones de usuarios de Facebook provocó protestas en Washington.

En los próximos meses, la plataforma hackeó muchas de las formas más comunes en que los investigadores solían acceder a información sobre más de 2 mil millones de personas que utilizan la red social. En julio de este año, Facebook llegó a un acuerdo con los reguladores federales para pagar $ 5 mil millones por mal manejo de la información personal de los usuarios.

"Es difícil, ya que es una gran cantidad de datos y Facebook está preocupado por la privacidad", dijo Tom Glaisyer, presidente del grupo de siete organizaciones sin fines de lucro que financian los esfuerzos de investigación. Glaisyer también es director del Fondo para la Democracia, una organización no partidista que promueve la seguridad electoral.

"Pero a decir verdad, nuestra 'plaza pública digital' no parece estar beneficiando a nuestra democracia", comentó.

Elliot Schrage, vicepresidente de proyectos especiales de Facebook y director de la iniciativa, defendió los esfuerzos de la compañía.

"La razón por la cual Mark anunció este programa en primer lugar es porque cree que los debates más productivos e instructivos son impulsados ​​por datos y análisis independientes", dijo Schrage en una entrevista. "No conozco ninguna otra empresa privada que haya invertido más que Facebook en la creación de herramientas y tecnologías para hacer públicos los datos privados para la investigación pública".

Tres meses después de que Zuckerberg hablara en Washington en 2018, Facebook anunció planes para proporcionar a los investigadores acreditados información detallada sobre los usuarios cuyos feeds habían aparecido en publicaciones falsas, dada su edad y ubicación, e incluso la afiliación ideológica de sus amigos. Docenas de investigadores solicitaron recibir esta información.

La compañía se ha asociado con un comité de investigadores independientes, Social Science One, creado específicamente para la iniciativa, para determinar qué información podría transmitirse a los investigadores.

Facebook y Social Science One también solicitaron al Social Science Research Council, una organización independiente sin fines de lucro que supervisa la investigación internacional en ciencias sociales, para examinar las solicitudes de los académicos y realizar una revisión por pares y una revisión ética de sus propuestas de investigación.

Pero los expertos en privacidad llamados por Social Science One se apresuraron a plantear inquietudes sobre la divulgación de información personal excesiva.

En respuesta, Facebook ha comenzado a aplicar algo conocido en estadísticas y análisis de datos como "privacidad diferencial", con el cual los investigadores pueden averiguar mucho sobre un grupo a partir de datos, pero nada sobre individuos específicos. Es un método promovido por Apple.

Los investigadores dicen que incluso cuando Facebook entrega los datos, las posibilidades de descubrir la actividad social serán mucho más limitadas de lo planeado previamente.

"Nosotros y Facebook hemos descubierto lo difícil que es crear" una base de datos que garantice la privacidad de los datos de las personas, aún más a gran escala, dijo Nate Persily, profesor de derecho de la Universidad de Stanford y cofundador de Social Science One.

Facebook dijo que los investigadores tenían acceso a otros conjuntos de datos, incluso desde su archivo de anuncios y desde Crowdtangle, una herramienta de seguimiento de noticias basada en Facebook. Dos investigadores dicen que visitaron la sede de la compañía en California en junio para aprender cómo estudiar el conjunto de datos disponible.

Tanto Facebook como Social Science One dijeron que con el tiempo continuarán poniendo a disposición de los investigadores más datos.

En septiembre, lanzaron 32 millones de enlaces que incluían datos sobre cómo los usuarios etiquetaron las publicaciones como noticias falsas, spam o discurso de odio, y si las organizaciones de investigación hicieron preguntas sobre su veracidad. La información proporcionada incluía la cantidad de veces que las noticias o informes se compartían públicamente y los países donde más se compartían.

Para Joshua Tucker, profesor de la Universidad de Nueva York que estudia la difusión del contenido polarizado en múltiples plataformas, el esfuerzo de Facebook representa un "gran avance". "A la larga, si se implementan métodos para hacer que estos datos estén disponibles para la investigación externa, tendrá un impacto muy positivo".

Pero otros investigadores dijeron que las bases de datos existentes son muy limitadas. Y algunos consideran la preocupación de Facebook por la privacidad.

El equipo de investigación de Ariel Sheen, estudiante de doctorado en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia, ya aprobó el proceso de aprobación de Social Science One, pero aún no ha recibido los datos.

Sin embargo, su grupo cree que ha encontrado más de 3.000 cuentas falsas de Facebook, por ejemplo, perfiles operados por imitadores, que todavía están activos y difunden información falsa. Las cuentas, dijo Sheen, están vinculadas a Telesur, una red de televisión latinoamericana financiada en gran parte por el gobierno venezolano.

Dado que Facebook no proporciona los datos originales, el trabajo en equipo de Ariel Sheen no puede continuar como estaba previsto. "Es imperativo que continuemos nuestra investigación de acuerdo con lo que Facebook acordó originalmente hacer", dijo.

Glaisyer, del Fondo para la Democracia, dice que es importante que los investigadores "puedan operar de manera independiente", pero que Facebook "puede considerar otras formas de permitir que los investigadores y analistas accedan al sitio, como lo hace la Oficina del Censo".

Facebook dijo que hay otras posibilidades para compartir datos con los investigadores, pero no puede comprometerse con métodos específicos en este momento.

Philip Howard, director del Instituto de Oxford para Internet, un departamento de la Universidad de Oxford que estudia el uso de las redes sociales para difundir información errónea, dijo que su equipo eligió intencionalmente no participar en el proyecto de intercambio de datos de Facebook y Social Science One.

“Lleva mucho tiempo obtener conjuntos de datos. Esto es tan frustrante que es más fácil para nosotros construir nuestras propias herramientas e impulsar la ciencia por nuestra cuenta ”, dijo Howard.

Samantha Bradshaw, una investigadora que trabaja con Howard, recuerda que recopilar sus propios datos puede ser limitante. "Solo vemos una pequeña parte de fenómenos mucho más grandes", explicó.

Traducción de Clara Allain

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *