Ex funcionarios de Twitter acusados ‚Äč‚Äčde espiar las cuentas de los cr√≠ticos del r√©gimen saudita





El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a dos ex funcionarios de Twitter de espiar a Arabia Saudita. El caso plantea preocupaciones sobre la capacidad de Silicon Valley para proteger la información privada de los disidentes y otros usuarios de Twitter en países con gobiernos represivos.





Los cargos se anunciaron en San Francisco el miércoles, un día después del arresto de un ex funcionario de Twitter, Ahmad Abouammo, quien, trabajando para el gobierno de Riad, espió las cuentas de tres usuarios.

Abouammo también está acusado de falsificar una factura para obstruir una investigación del FBI.

El otro ex funcionario de Twitter, Saudi Ali Alzabarah, fue acusado de acceder a la informaci√≥n personal de m√°s de 6,000 cuentas de Twitter en 2015 al servicio de Arabia Saudita. Uno de esos relatos pertenec√≠a a un conocido disidente, Omar Abdulaziz, quien luego se hizo amigo de Jamal Khashoggi, un columnista del Washington Post asesinado el a√Īo pasado por agentes del gobierno saud√≠.

Los fiscales dijeron que un tercer individuo, también saudí Ahmed Almutairi, actuó como intermediario entre funcionarios y funcionarios de Twitter. Almutairi también fue acusado de espionaje. Se cree que Alzabarah y Almutairi están en Arabia Saudita.

Los analistas dicen que esta es la primera vez que los fiscales federales de los Estados Unidos acusan p√ļblicamente a los sauditas de espiar en los Estados Unidos.

El caso llama la atención porque involucra a un país del Medio Oriente que es un aliado estratégico de los Estados Unidos y cuyo líder, el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman, fue vinculado por la CIA al asesinato de Khashoggi en el consulado saudí en Estambul en octubre de 2018.





"La queja emitida hoy alega que los agentes sauditas extrajeron los sistemas internos de Twitter para extraer información personal sobre los críticos conocidos del régimen saudita y miles de otros usuarios de Twitter", dijo el fiscal federal David Anderson. "No permitiremos que las empresas o la tecnología de los Estados Unidos se conviertan en herramientas de represión de otros países en violación de la ley estadounidense".

Twitter restringe el acceso a datos confidenciales de la cuenta a "un grupo limitado de empleados capacitados y verificados", dijo un portavoz de la compa√Ī√≠a.

Los tres hombres fueron acusados ‚Äč‚Äčde trabajar para un funcionario del gobierno saudita que dirige una organizaci√≥n ben√©fica perteneciente a Mohammed. Seg√ļn la descripci√≥n de la entidad, el empleado ser√≠a Bader Al Asaker. La organizaci√≥n caritativa de Asaker, MiSK, pertenece a Mohammed bin Salman.

El caso es "incre√≠blemente importante", dijo Adam Coogle, investigador de Human Rights Watch. "Twitter es el espacio p√ļblico 'de facto' en Arabia Saudita, el lugar donde los ciudadanos sauditas van a discutir varios temas".

Seg√ļn la queja, Asaker comenz√≥ a cultivar relaciones con los empleados de Twitter en 2014 en un esfuerzo por recopilar informaci√≥n sobre los usuarios que el gobierno saud√≠ no pudo obtener de otras fuentes.

Abouammo, quien fue arrestado en Seattle, trabajó para Twitter como gerente de asociación de medios. Conoció a Asaker en Londres a finales de 2014. En una semana comenzó a acceder de manera ilícita a datos para los sauditas. Uno de sus objetivos fue descrito en la queja como "Usuario de Twitter # 1", que sería un "crítico sobresaliente" del reino saudí y la familia real y tendría más de 1 millón de seguidores. La descripción coincide con la cuenta de @ Mujtahidd, el nombre de Twitter de una persona anónima cuyas revelaciones sobre la corrupción entre los líderes saudíes han enojado a las autoridades locales.

Asaker le pag√≥ a Abouammo al menos $ 300,000 por sus esfuerzos y tambi√©n le dio un reloj de $ 20,000, seg√ļn la denuncia. En mayo de 2015, Abouammo renunci√≥ a Twitter y se fue a vivir a Seattle.

Alzabarah fue contratado por Twitter en agosto de 2013 como ingeniero de verificaci√≥n de sitios. Su trabajo como agente saud√≠ comenz√≥ en mayo de 2015, seg√ļn la denuncia. En ese momento, Asaker era un funcionario de la corte real saudita y se convirti√≥ en director de la oficina privada de Mohammed.

En mayo de 2015, Alzabarah viajó a Washington, donde tenía planes de reunirse con Asaker. Almutairi también estaba en Washington en ese momento, al igual que Mohammed, quien visitó la Casa Blanca.

Una semana despu√©s de regresar a San Francisco, Alzabarah, seg√ļn los informes, comenz√≥ a hurgar en los datos privados de una gran cantidad de usuarios de Twitter. Como lo hab√≠a hecho Abouammo, Alzabarah examin√≥ la cuenta de @ Mujtahidd. Tambi√©n examin√≥ el relato de un "cr√≠tico influyente y conocido" del gobierno que vive como un asilo en Canad√°, una descripci√≥n correspondiente a Abdulaziz, cuya identidad en el caso fue confirmada por una persona familiarizada con el tema.

El mes pasado, Abdulaziz present√≥ una demanda contra Twitter, alegando que la compa√Ī√≠a no le inform√≥ que Alzabarah hab√≠a pirateado su cuenta a pesar de que, seg√ļn la demanda, Twitter tiene razones para creer que esto hab√≠a sucedido. Abdulaziz, cuyos dos hermanos fueron detenidos por el gobierno saud√≠, se hizo amigo de Khashoggi en 2017. En los meses previos al asesinato de Khashoggi, los dos estaban organizando un proyecto en Arabia Saudita para combatir a los trolls progubernamentales en Twitter.

Traductor de Clara Allain

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *