Europa se resiste al asalto de los euroescépticos y ultraderechistas





La elecci√≥n para el Parlamento Europeo no permite ni que toque la "Oda a la Alegr√≠a", el himno de la Uni√≥n Europea, pero ha dejado algo menos audible -la marcha f√ļnebre para el proyecto de integraci√≥n europeo.





Acabó siendo la típica elección a la que se aplica el chava "vaso medio lleno / medio vacío". En realidad, el vaso (de la integración europea) quedó dos tercios lleno y el vaso de los euroescépticos y ultraderechistas se quedó sólo un cuarto lleno (grupos más difusos completan el cuadro), teniendo en cuenta las proyecciones del sitio EuropeElects. Lo suficiente para el líder liberal Guy Verhofstadt proclamar, con cierta exageración: "Europa está de vuelta. Europa es popular ".

No es para tocar la "Oda a la Alegr√≠a" porque hubo el anunciado crecimiento de los grupos extremistas, pero, a√ļn as√≠, quedar√°n con una cuarta de los 751 esca√Īos, pocas m√°s o menos. No alcanzan, por lo tanto, el qu√≥rum suficiente (un tercio) para emperrar mucho el funcionamiento del Parlamento (un poco van a emperrar).

De todos modos, el caos generado por el brexit ya ha cambiado la posición de los euroescépticos: desistieron, en principio, de proponer la salida de sus respectivos países de la UE. Quieren reformarla por dentro. Falta saber lo que significa en la práctica.

No cabe, por lo tanto, la marcha f√ļnebre que algunos analistas, acosadamente, anduvieron sonando, pues dos tercios del Parlamento se quedaron con familias pol√≠ticas formadas por grupos bien europe√≠stas (la derecha civilizada, congregada en el Partido Popular Europeo, a√ļn la primera fuerza, la socialdemocracia , los liberales y los verdes). Cambi√≥, s√≠, la correlaci√≥n interna: crecen liberales y verdes, caen (muy) conservadores y socialistas.

Por hablar en los verdes, dividieron focos con la extrema derecha: se convirtieron en la segunda fuerza en Alemania, al frente de la centenaria socialdemocracia; en Francia, son el tercer grupo, al frente de los conservadores, la formaci√≥n que dividi√≥ con los socialistas el gobierno de Francia en los √ļltimos a√Īos; en Irlanda, consiguieron poner uno de los suyos en el PE por primera vez.

En total, deben quedar con cerca de 70 esca√Īos, ante 50 de los comicios anteriores (2014). Los liberales ganaron 39 posiciones.





Si el foco se queda en personalidades, la ultraderecha tiene que festejar: los partidos de dos de sus exponentes, el italiano Matteo Salvini y la francesa Marine Le Pen, vencieron.

En el caso de Le Pen tradicionalmente obtiene buenas votaciones en pleitos europeos (repitió el resultado de 2014, hasta algunos décimos menos), pero es irrelevante en la Asamblea Nacional francesa. Por lo tanto, su papel interno cambia poco o nada.

Con Salvini, es lo contrario: su votación mostró que es el principal nombre de la política italiana. Se intentará romper con el Movimiento 5 Estrellas (más votado que él en la elección nacional más reciente) para convocar una nueva elección.

Si el resultado es el mismo de los comicios europeos, Salvini saltar√° de viceprimer ministro a la Presidencia del Consejo de Ministros.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *