Europa adopta remedios de emergencia para la epidemia de violencia doméstica





¬ęMami, di que eres feliz, o papi se enoja¬Ľ, pregunt√≥ Lorena, de 6. La ni√Īa y su madre son v√≠ctimas de una epidemia que no es un coronavirus, sino que es causada por ella: violencia dom√©stica (todos los nombres de las v√≠ctimas son ficticias)





Las medidas impuestas por el gobierno para combatir la enfermedad crearon una olla a presi√≥n real, describe Talitha Vaz, quien coordina la secci√≥n portuguesa de Revibra, una entidad que apoya a las v√≠ctimas brasile√Īas de violencia en Europa.

De un día para otro, las cuarentenas mejoraron todos los ingredientes para un problema que no es nuevo ni limitado: el 33% de las mujeres europeas ya han sufrido violencia física o sexual, indica una investigación.

La frustración y la inseguridad económica, que a menudo conducen a episodios de agresión, han crecido con la parálisis de la economía.

La inmovilidad y el aburrimiento aumentaron el consumo de alcohol, otro motor de la violencia.

El encierro atrapó a agresores y víctimas en el mismo espacio, a menudo estrecho, las 24 horas del día. Además, obstaculizó las quejas que debían hacerse por teléfono.

Cuando hab√≠a una alternativa para pedir ayuda, los albergues abarrotados cerraron sus puertas. ¬ęLas mujeres se encontraron atrapadas en el lugar donde est√°n menos seguras: sus propios hogares¬Ľ, advirti√≥ una declaraci√≥n de la ONU.





El efecto fue un catalizador, dice Juliana Santos Wahlgren, quien fundó Revibra y opera en Bélgica. Antes de la pandemia, los casos progresaban lentamente, desde violencia psicológica hasta financiera (confiscación de salarios), administrativa (retención de documentos) y física.

Las cuarentenas aceleraron el ciclo: ‚ÄúLas mujeres ya no nos buscan porque comienzan a sentirse torturadas; ahora han sido golpeados, y con frecuencia a sus hijos tambi√©n ‚ÄĚ.

En el primer mes de cuarentena europeo (desde mediados de marzo hasta mediados de abril), Revibra atendió 22 de estos casos, casi el doble de los 12 registrados en el mes anterior en los ocho países en los que opera (Portugal, Bélgica, Alemania, Francia, Países Bajos) , Italia, Luxemburgo y el Reino Unido).

No es una medida estad√≠stica, pero refuerza la tendencia se√Īalada por la polic√≠a francesa (30% de aumento en las denuncias), por el gobierno espa√Īol (18% m√°s llamadas en las dos primeras semanas de cuarentena) y por todo el continente.

Y también fuera de Europa, dice el eurodiputado checo Radka Maxová, uno de los nueve que la semana pasada pidió un plan de emergencia del poder ejecutivo de la UE.

Los parlamentarios quieren que la Comisi√≥n Europea aliente a los gobiernos a intensificar los servicios de atenci√≥n y refugio, donde esperar un lugar puede llevar semanas, al igual que Carol y sus hijas de 5 y 3 a√Īos en el Reino Unido.

Incluso antes de la pandemia, ella pidi√≥ alojamiento para escapar del abuso de su esposo. Cuando lleg√≥ la respuesta, los trabajadores sociales dijeron que el riesgo de contagio era alto y que deb√≠a ¬ęsoportar un poco m√°s en casa¬Ľ.

Los pol√≠ticos y activistas tambi√©n afirman que los tel√©fonos de ayuda ya no son la mejor opci√≥n para las v√≠ctimas. ¬ęCon la dificultad de hacer llamadas, se detuvieron las denuncias¬Ľ, dice la eurodiputada holandesa Samira Rafaela.

Sucedi√≥ en Italia, el primer pa√≠s en adoptar el encierro, a principios de marzo. El n√ļmero de llamadas cay√≥ bruscamente, encendiendo la alerta. ¬ęSe necesitan otros canales para que fluyan las denuncias¬Ľ, dice Samira.

En Italia, la alternativa era una aplicación que funciona las 24 horas. En Portugal, se creó un SMS solo para casos de violencia doméstica durante la pandemia.

¬ęEn cinco d√≠as, hubo 41 solicitudes de ayuda, m√°s que todos los dem√°s servicios combinados¬Ľ, dice Talitha. Adem√°s de ser m√°s discreto, el medio es gratuito y no aparece en la factura del tel√©fono.

En Espa√Īa, una contrase√Īa secreta permite a las v√≠ctimas pedir ayuda en las farmacias, y en Francia, se han abierto 20 ¬ęcentros de asesoramiento emergente¬Ľ en los supermercados, para que las mujeres puedan pedir ayuda cuando compran.

Con estas v√°lvulas de escape, las quejas han aumentado m√°s de un tercio en Europa, dice la estudiante espa√Īola europea Soraya Rodr√≠guez.

El gobierno portugu√©s tambi√©n ha abierto cien nuevos lugares en refugios, ¬ęinsuficientes para tanta demanda¬Ľ, seg√ļn Talitha.

Ella trata de llevar a Oporto una idea adoptada en Lisboa, Espa√Īa y Francia: habitaciones alquiladas por el gobierno en hoteles, pensiones y Airbnb desocupadas durante el cierre.

En Alemania, la red de refugios ahora recibe mujeres de regiones que se encuentran a una distancia de hasta 300 km, dice la politóloga Marcia Baratto, de la sección alemana de Revibra.

Varios pa√≠ses han lanzado campa√Īas advirtiendo que la atenci√≥n a las v√≠ctimas contin√ļa. En Francia, que tiene una de las tasas m√°s altas de violencia dom√©stica en Europa, el presidente Emmanuel Macron escribi√≥ en una red social el domingo (12): ‚ÄúMujeres v√≠ctimas de violencia, no est√°n solas. Hay soluciones para protegerlos y se est√°n reforzando en cuarentena ‚ÄĚ. ¬ęSi es posible reforzar las medidas en tiempos extremadamente dif√≠ciles, ¬Ņpor qu√© no se hizo en tiempos f√°ciles?¬Ľ, Pregunt√≥ un franc√©s en los comentarios.

Para Amarsanaa Darisuren, la asesora principal sobre cuestiones de g√©nero en la OSCE (Organizaci√≥n para la Seguridad y la Cooperaci√≥n en Europa), no siempre es f√°cil predecir una crisis por adelantado, ¬ępor lo que es importante adoptar planes de contingencia¬Ľ.

Seg√ļn ella, durante la pandemia, las medidas m√°s importantes son las que ofrecen ayuda inmediata: asistencia policial, asesoramiento legal, atenci√≥n m√©dica, apoyo psicol√≥gico y servicio social. Pero la prevenci√≥n tambi√©n es importante. ¬ęHay organizaciones que brindan apoyo psicol√≥gico a hombres que corren el riesgo de cometer actos de violencia y est√°n bajo presi√≥n por el cierre¬Ľ.

Por otro lado, es necesario garantizar que los tribunales castiguen a los agresores, dice el eurodiputado Radka, y capacitar a la polic√≠a, el personal m√©dico, los jueces y fiscales, ¬ępara evitar la doble victimizaci√≥n¬Ľ.

Le sucedió a Petra, madre de un bebé de 11 meses en Bélgica. Cuando los casos de coronavirus comenzaron a crecer en el país, el tribunal prohibió a su hija (a quien todavía amamanta) permanecer en el refugio, debido al riesgo de contagio.

El ni√Īo se mud√≥ con su padre, lo que oblig√≥ a Petra a vivir con su abusador. ¬ęEs una doble violencia, entre el individuo y el Estado¬Ľ, dicen Marcia y Juliana.

Con la tensión en aumento, la demanda de asesoramiento psicológico en DialogAR, un servicio gratuito del cual Revibra es socio, también creció. En las cuatro semanas de cuarentena, la organización respondió a tres casos de intento de suicidio, contra uno en el mes anterior.

‚ÄúEl aislamiento de las mujeres v√≠ctimas de violencia siempre ha ocurrido, pero fue invisible. Con el encierro general, un foco se encendi√≥ sobre √©l ¬ę, dice Talitha.


¬ŅPor qu√© la cuarentena aumenta la violencia?

Los factores de riesgo aumentaron …

  • estr√©s
  • desempleo o inseguridad econ√≥mica
  • abuso de alcohol

… y los factores de protecci√≥n se han reducido

  • distanciamiento de amigos y familiares que pueden brindar apoyo y refugio
  • interrupci√≥n de las redes sociales y de protecci√≥n
  • sobrecarga de comisar√≠as y hospitales
  • falta de vacantes en refugios

Soluciones de emergencia adoptadas

  • refuerzo de la asistencia telef√≥nica de la polic√≠a (Francia, Espa√Īa, Grecia, Chipre)
  • creaci√≥n de l√≠neas de notificaci√≥n por SMS (Portugal)
  • Aplicaciones telef√≥nicas de informes las 24 horas (Italia)
  • esquema de quejas en farmacias (Francia, Espa√Īa)
  • c√≥digo para que la mujer acompa√Īada por el agresor pueda pedir ayuda (Francia, Espa√Īa)
  • apertura de vacantes en hoteles, hostales y Airbnb para mujeres en peligro (Francia, Portugal, Espa√Īa)
  • medidas para prevenir el contagio en refugios (m√°scaras, guantes, desinfectantes)
  • apoyo psicol√≥gico y prevenci√≥n del suicidio
  • Apoyo psicol√≥gico para hombres en riesgo de cometer violencia.
  • campa√Īas de sensibilizaci√≥n p√ļblica (Italia, Grecia, Francia, Portugal)
  • restricci√≥n de la venta de bebidas alcoh√≥licas.
  • exenci√≥n de multa por incumplimiento de cuarentena para mujeres v√≠ctimas de violencia (Espa√Īa)

El tama√Īo del problema

Antes del coronavirus

  • Una de cada tres mujeres (33%) ha experimentado violencia f√≠sica y / o sexual desde los 15 a√Īos en la UE
  • Una de cada 20 mujeres (5%) ha sido violada desde los 15 a√Īos.
  • M√°s de una quinta parte (22%) de las mujeres sufrieron violencia f√≠sica o sexual por parte de su pareja.
  • Seg√ļn la ONU, menos del 40% de las v√≠ctimas de violencia dom√©stica buscan ayuda.

Después del coronavirus

  • En Francia, los informes de violencia dom√©stica crecieron un 30% despu√©s de que comenz√≥ la cuarentena. En Par√≠s, el aumento fue del 36%.
  • En Espa√Īa, las llamadas de ayuda por tel√©fono crecieron un 18% despu√©s del parto; en Catalu√Īa, 20%
  • En Portugal, los SMS creados especialmente para quejas en la cuarentena recibieron 41 solicitudes de ayuda en 5 d√≠as.
  • En Chipre, las llamadas aumentaron un 30%

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *