Etiqueta respiratoria en tiempos Covid-19





A finales de febrero de este año, debido a una rinitis que a veces me atormenta, tuve un estornudo en mi oficina. En lugar de una palabra amistosa (tal vez un «¡Salud, doctor!»), El paciente frente a mí lanzó una mirada fría de desaprobación. Fue un presagio de los nuevos tiempos en los que viviríamos con el coronavirus.





Hasta ese momento -y lo curioso es que hace menos de 9 meses- llevar una máscara era al menos extraño. El hábito estaba más asociado con la cultura oriental o entre quienes tenían una enfermedad muy grave. Menos mal que ciertamente no lo fue. Cuando se hizo obligatorio el uso de este artículo, hubo protestas y focos de resistencia. Algunos intentaron desafiar la ley. No menos importante: llevar una máscara es desagradable. Pero es un acto necesario y solidario.

A pesar de los rumores impulsados ​​por las redes sociales, no hay evidencia científica de que la máscara afecte la oxigenación o la capacidad de eliminar el dióxido de carbono de los pulmones. La dificultad de dejar la máscara en el rostro, cuando existe, puede ser un indicio de ansiedad o incluso un comportamiento antisocial.

Caminar por las calles en mascarada parecía una exageración al principio, pero la táctica resultó ser una buena medida para colocar una barrera natural entre las personas. Usar la máscara también funciona como un cabestro: es un poderoso recordatorio de que si te encuentras con un amigo en la calle, esa charla descuidada y relajada no sucederá. Y, por supuesto, aprendimos que incluso las máscaras de tela caseras ayudan mucho, evitando la propagación del virus, que se produce principalmente a través del aire que respiramos.

Impulsados ​​por la nueva realidad, pronto establecimos una nueva etiqueta en torno al simple acto de respirar. ¡¿Quién no ha salido de casa distraídamente sin máscara, para luego darse cuenta, horrorizado, de la pifia cometida ?! Cuando te golpea, la sensación es que estás literalmente desnudo. Incluso si mantiene la calma, las miradas de desaprobación le recordarán que es un forajido. Es mejor bajar la cabeza; si puede, levante el cuello de la camisa y abandone el lugar rápidamente.

Continúa después de la publicidad

Es imposible permanecer ajeno a la nueva etiqueta respiratoria y tampoco hay duda de que la mascarilla pasa factura. La distancia social favorece la soledad, la ansiedad y la depresión. Caminar con la cara cubierta mantiene a la gente alejada. Pero si es malo con una máscara, ciertamente es peor sin ella.





El otro día en un supermercado, una señora se quitó la mascarilla para toser. El desliz no pasó desapercibido. “¡Por ​​favor, mi señora, póngase la máscara!”, Disparó una joven a pocos metros del pequeño incidente.

Un error es caminar con la máscara debajo de la nariz. Peor aún es la gente que se lo pone en la barbilla. Dependiendo de la rueda en la que se encuentre, este es un motivo de desaprobación, tal vez no frente al delincuente, pero es suficiente para que se escape y se haga una broma maliciosa.

Una escena inusual es tratar de tomar una taza de café y luego tocarse entre la taza y la boca es una máscara. Esto es especialmente común en los restaurantes, donde pronto llega un camarero que amablemente te proporciona una bolsa para que guardes tu máscara. Qué momento sublime para quitarse la máscara, respirar tranquilo y mirar los rostros de quienes están contigo por completo. Pues no es casualidad que la transmisión del Covid-19 se produzca tanto en bares como en restaurantes.

En esos momentos, se pasa por alto gran parte del cuidado y nadie parece criticarlo por ello. Mientras tanto, nadie perdona una tos o un estornudo, incluso si es en una fiesta clandestina.

* Geraldo Lorenzi Filho es profesor de Neumología en FMUSP y director del Laboratorio Sono do Incor

Continúa después de la publicidad

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *