Estudio expone ruta de tráfico de mujeres desde Pakistán a China





Delincuentes dedicados al tráfico de mujeres fueron identificados hace casi cuatro años en China y Pakistán. El episodio causó un gran revuelo en los medios asiáticos en ese momento. Pero desde diciembre de 2019 no se volvió a hablar del tema.





El tema fue descubierto recientemente en los Estados Unidos por la Institución Brookings, un renombrado grupo de expertos con sede en Washington. Una de sus investigadoras, Madiha Afzal, consiguió ayuda del Departamento de Estado y del Instituto para la Guerra y la Paz para una investigación sobre la escandalosa desaparición de un tema que preocupaba a mucha gente. El estudio está disponible en Internet en español.

No está claro cuántas víctimas se cobró este grupo del crimen organizado. Una encuesta de la policía paquistaní cita a 629 mujeres adultas y adolescentes, pero esa cifra, publicada hace algún tiempo por Associated Press, ciertamente no se reporta.

Hay básicamente dos tipos de víctimas. Por un lado, obviamente la prostitución. Familias paquistaníes de escasos recursos aceptan una dote de hasta US$ 5.000 (R$ 25.800) para que sus hijas se “casen” con chinos, quienes luego cruzan la frontera y las entregan a casas de prostitución.

El segundo tipo de novia está destinado a matrimonios verdaderos, por una razón que es fácil de entender. Desde 1980 hasta 2016 estuvo vigente en China la política de un hijo por pareja, una forma draconiana y estúpida de contener la explosión demográfica.

En este largo período, las familias preferían tener hombres a mujeres, y para ello recurrían al aborto y, excepcionalmente, al infanticidio. El resultado es que China tiene hoy 36 millones de hombres para los que, a la hora de buscar novia, no hay mujeres disponibles. La solución es, entonces, importarlos.

Pakistán no es el único país que los proporciona. También provienen de Laos, Camboya, Corea del Norte, Vietnam y Myanmar, según ONG de derechos humanos. Los traficantes, disfrazados de agentes matrimoniales, recurren a la pequeña minoría de cristianos paquistaníes. Las mujeres musulmanas dan mucho más trabajo, porque requieren al menos un simulacro de la conversión del novio al Islam.





Pero veamos las razones por las que no se desmanteló la red de narcotraficantes. Una de las razones, dice la investigadora Madiha Afzal, radica en el posible exceso de celo de las autoridades pakistaníes al tratar con discreción la imagen de su población femenina. Esa imagen se vería empañada por los escándalos en curso sobre la venta de novias o prostitutas.

Una segunda razón es mucho más resonante y se refiere a los US$ 62 mil millones (R$ 320 mil millones) de un corredor comercial que pasa por Pakistán antes de llegar a China. Los dos países mantienen amorosamente sus relaciones, que se quemarían en caso de un escándalo sexual.

Cierto es que la embajada china en Islamabad denunció la dimensión criminal de un primer episodio que apestaba a prostitución. Fue entonces cuando un canal de televisión de Lahore, una ciudad de 11 millones de habitantes, informó que un grupo de «novias» se preparaba para salir del país en compañía de supuestos pares chinos.

En las siguientes semanas el caldo espesa numéricamente. La policía paquistaní arrestó a 52 traficantes y los llevó ante los tribunales. Pero luego, por razones misteriosas, las autoridades locales ordenaron la liberación de todos e incluso recomendaron a los medios de comunicación que no hicieran más alboroto por el asunto.

Lo que se supone es que los dólares en el corredor comercial entre China y Pakistán hablaron más fuerte. El próximo tema, estamos en 2019, discutido en Beijing por el ejército pakistaní.

Y fíjate que las relaciones entre los dos países no son para nada simétricas. Los chinos tienen un peso económico mucho mayor y pueden entonar discretamente su política a favor de las esposas jóvenes o las prostitutas.

Esta falta de simetría también se refleja en el silencio sospechoso de Pakistán con respecto a la persecución de su minoría étnica musulmana por parte de China. Recuerda un poco sobre la historia de la descolonización en Asia. Pakistán se separó de India porque solo aceptó sobrevivir como un país independiente, si se vinculaba oficialmente al Islam.

Un último detalle. China y Pakistán aparecen muy mal en la foto del último informe del Departamento de Estado (2021) sobre trata de personas. Los chinos obtienen un tres, el peor disponible, y los paquistaníes, un dos. Tienen la mano sucia en el comercio de seres humanos a través de la frontera común.

Este cuadro tiene sólo una circunstancia atenuante. Si la importación se produce por motivos puramente maritales, la cultura paquistaní permite que la familia de la novia reciba una dote que compense la falta que hará la joven novia como trabajo doméstico.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *