Estoy roncando?





Podemos dividir una investigación médica en síntomas y signos. El síntoma es todo lo que el paciente le informa al médico. La señal es todo lo que el médico observa en el paciente, por ejemplo, un enrojecimiento de las amígdalas que indica una inflamación. Roncar no es ni lo uno ni lo otro.





No es un síntoma, porque quien ronca no sabe que está roncando. Y no es una señal, porque la persona (como regla) no duerme durante una evaluación médica. Suelo decir que los ronquidos son una denuncia de una tercera persona, normalmente el cónyuge que acompaña a la consulta. Resultado: los ronquidos a menudo se niegan o se perciben mal.

De hecho, los ronquidos están en el oído del oyente. Cualquiera que haya tenido una noche de insomnio y haya sido molestado por el tic-tac de un reloj sabe que los sonidos ordinarios pueden volverse ensordecedores en la oscuridad de la noche. La naturaleza fue muy cruel con las parejas, porque los hombres tienden a roncar, mientras que las mujeres sufren más de insomnio. Poner los dos problemas a dormir juntos no parece una buena idea.

Pero, ¿cómo surgen los ronquidos? Se debe a la vibración de los músculos de la garganta, una señal de que la relajación natural durante el sueño ha provocado una obstrucción parcial del paso del aire. Además del ruido desagradable que dificulta la socialización, los ronquidos pueden indicar algo común y más grave: Apnea obstructiva del sueño.

Continúa después de la publicidad

La apnea es causada por la obstrucción completa de la faringe a veces durante el sueño. A medida que el paso del aire se ve comprometido, el paciente comienza a hacer un esfuerzo progresivo para respirar, pero sin resultado. Solo sale de este problema con una micro llamada de atención, que es un recurso del cuerpo para restaurar el tono de las vías respiratorias superiores. Esto libera el flujo de aire y provoca un ronquido fuerte y reanimador. El micro despertar, aunque sea breve, no es percibido por el individuo.

Este ciclo se puede repetir cientos de veces. Es decir, mientras la mayoría de la gente descansa por la noche, el paciente con apnea libra una lucha agotadora sin siquiera darse cuenta.





Las consecuencias de la apnea del sueño son múltiples: somnolencia diurna excesiva, cansancio, dificultad para concentrarse y memoria, síntomas depresivos e incluso mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Este problema es tremendamente común. En un estudio de más de mil adultos representativos de la ciudad de São Paulo que se sometieron a polisomnografía (esa prueba que pasas la noche monitoreada), se concluyó que alrededor de un tercio tiene apnea del sueño. Entre los pacientes con enfermedad cardiovascular ya establecida (hipertensión arterial o arritmia cardíaca, por ejemplo), esta cifra puede llegar al 50%.

Continúa después de la publicidad

Atención: se trata la apnea del sueño. A menudo implica problemas de comportamiento, como dormir de lado (la lengua tiende a caer, cerrar la faringe cuando descansas sobre la espalda) y perder peso. Así es: el depósito de grasa en la lengua y la faringe, consecuencia de la obesidad, contribuye a la obstrucción del paso del aire.

Pero el tratamiento también puede incluir cirugía, el uso de placas móviles en la boca durante el sueño … y el famoso CPAP (acrónimo de presión positiva continua en las vías respiratorias). Es una máscara adherida a un compresor que abre la garganta mientras duerme.

Desafortunadamente, la mayoría de las personas con apnea obstructiva del sueño en Brasil y en todo el mundo aún no saben que tienen la enfermedad. La buena noticia es que los sistemas de diagnóstico simplificados han sido validados por estudios clínicos; hoy en día, una parte considerable de los pacientes pueden descubrir la presencia de este problema en la comodidad de su hogar.

En tiempos de coronavirus, se debe tener precaución. Un estudio italiano, por ejemplo, encontró que el 48,6% de las más de 3.500 personas analizadas aumentaron de peso durante la pandemia. Dado que un estilo de vida sedentario y la obesidad son dos factores de riesgo de la apnea del sueño, es bueno mantener los ojos y los oídos abiertos. Si alguien dice que está roncando, créame y preste atención a los síntomas que mencioné anteriormente.

Continúa después de la publicidad

Es hora de comer y hacer más actividad física. Nadie merece dormir mal.

* Geraldo Lorenzi es profesor de Neumología en FMUSP y director del Laboratorio del Sueño en InCor

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *