Estamos m√°s cerca de un suero de veneno de abeja





En Brasil, hay m√°s de 10,000 casos de accidentes de abejas por a√Īo, y entre 40 y 50 son fatales. Los acad√©micos han visto un aumento en el n√ļmero de v√≠ctimas, que incluye tanto a los apicultores como a los ecoturistas.

Hay dos situaciones serias que involucran el ataque de estos insectos. El primero es anafilaxia: El cuerpo de las personas sensibles reacciona de forma exagerada a una o varias picaduras, lo que incluso puede provocar un bloqueo en la garganta que impide que el sujeto respire.

El segundo es el envenenamiento en sí, cuando la víctima sufre más de 200, 300, 500 (a veces más de mil) picaduras de un enjambre de abejas. El organismo está literalmente a merced de las toxinas inoculadas por los insectos.

Hoy, especialmente si hay una atención acelerada, la medicina tiene armas para revertir la anafilaxia. Pero la situación es diferente con respecto al envenenamiento: no existe un remedio específico en las clínicas de salud que anule el bombardeo de toxinas.

Afortunadamente, eso deber√≠a cambiar pronto. En el Congreso Brasile√Īo de Enfermedades Infecciosas en Bel√©m do Par√°, los resultados del primer estudio en humanos con suero contra el veneno de abeja, algo inaudito en el mundo.





La solución es el resultado de más de dos décadas de trabajo dirigido por la Universidad Estatal Paulista (Unesp) en Botucatu. En el congreso, el infecólogo y miembro del grupo de investigación Alexandre Barbosa compartió un poco de la historia del suero y los resultados de las pruebas de seguridad que involucraron a 20 personas que habían sido envenenadas por ataques de abejas.

Los resultados son positivos y prometedores. Es probable que dentro de unos a√Īos, al igual que ya tenemos sueros de veneno de serpiente, tengamos un producto dise√Īado para frenar los terribles efectos de las toxinas de abejas en el cuerpo humano.

El peligro de los ataques de enjambre

No se deje enga√Īar pensando que los accidentes de abejas solo afectan a quienes trabajan con ellos dentro del pa√≠s. Una parte importante de los casos ocurre con personas que van al campo o al bosque para practicar senderismo, deportes extremos y turismo. Nadie aboga por una caza de insectos, que seg√ļn los cient√≠ficos est√° en peligro y es esencial para la polinizaci√≥n de las plantas. Pero debes conocerlos mejor y entender por qu√© sus ataques son potencialmente letales.

En su presentaci√≥n en el Congreso Brasile√Īo de Infectolog√≠a, Barbosa resumi√≥ la historia de las abejas en el pa√≠s. Antes de la colonizaci√≥n, los insectos que predominaban en estas tierras eran aquellos sin picadura. En el siglo 17, sin embargo, los portugueses introdujeron Apis mellifera, una especie europea con aguij√≥n y con mayor capacidad para producir miel a gran escala. Poco a poco, la abeja europea se hizo cargo de la pieza.

En 1956, Brasil, a su vez, vio la introducción de la abeja africana, también con la idea de expandir la productividad y los rendimientos en la apicultura. Solo se perdió el control con el insecto, que se extendió rápida e intensamente. Con el cruce y la hibridación entre las variedades europeas y africanas surgieron las abejas "africanizadas".

"Son grandes productores de miel, pero tienen un efecto secundario: son muy defensivos, r√°pidos y excitables", dijo Barbosa. "Si te metiste con uno, te metiste con todos", agreg√≥ el m√©dico, refiri√©ndose a los ataques de enjambre que pueden involucrar m√°s de 200 copias del insecto. Los "africanizados" reinan porque resisten las plagas y no tienen enemigos naturales (excepto el hombre). Seg√ļn Barbosa, si un enjambre se siente provocado, puede tomar casi media hora para calmarse.

El cuerpo que recibe un ataque de esta magnitud sufre de los efectos de las toxinas en si. Además de las lesiones cutáneas, el veneno compromete las células sanguíneas y musculares, provoca dolor intenso, afecta el cerebro y puede provocar insuficiencia renal, hepática o incluso cardíaca. Ante cientos o miles de picaduras, el cuerpo a menudo entra en estado de choque y desafortunadamente muchas víctimas no pueden resistir.

Suero antiapílico

Es para evitar episodios tan devastadores que los investigadores brasile√Īos se esfuerzan por el desarrollo, validaci√≥n y aprobaci√≥n de un suero contra el veneno de abeja. Esta historia naci√≥ en el Centro de Estudios sobre Venenos y Animales de la Unesp de Botucatu, en el grupo del m√©dico y profesor Benedito Barraviera, durante m√°s de 20 a√Īos.

Al involucrar a otros departamentos universitarios y asociarse con entidades como el Instituto Vital Brasil, la línea de investigación, después de muchos experimentos, finalmente alcanzó la etapa de prueba en humanos.

En el estudio de seguridad recientemente completado de 20 pacientes, se consider√≥ la infusi√≥n de suero en la vena seguro y asustado mejoras cl√≠nicas. "En el 95% de los casos no hubo hipersensibilidad inmediata o tard√≠a al suero", informa Barbosa. El siguiente paso ahora es realizar una encuesta con un mayor n√ļmero de pacientes con el objetivo de evaluar la efectividad del producto.

Si todo sale como se espera, en unos a√Īos tendremos el primer suero contra el veneno de abeja del planeta en los servicios de salud de Brasil.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *