Estados Unidos enfrenta una nueva crisis mientras China incurre en las defensas de Taiw√°n





Envuelto en la fase aguda de la crisis entre Rusia y Ucrania, que amenaza con degenerar en una guerra en Europa del Este, Estados Unidos enfrenta una segunda amenaza en un frente relativamente tranquilo: el Indo-Pacífico.





Beijing reaccionó a las maniobras navales de Estados Unidos y Japón que culminaron con el despliegue de dos grupos de portaaviones estadounidenses en el disputado Mar de China Meridional y lanzó la mayor incursión aérea en las defensas de Taiwán desde octubre.

Los incidentes ocurrieron el domingo (23) y el lunes hubo una nueva ola de acciones militares chinas sobre Adiz (área de identificación de defensa aérea, una especie de espacio aéreo informal que los países usan para monitorear amenazas) de Taiwán.

El domingo hab√≠a 39 aviones, 34 de ellos cazas, 4 especializados en guerra electr√≥nica y 1 bombardero. En la ma√Īana de este lunes se encontraban 10 aviones de combate, 1 avi√≥n de guerra antisubmarina y 2 J-16D, un nuevo avi√≥n de ataque con defensas electr√≥nicas.

Los taiwaneses realizaron intercepciones con sus aviones de combate, despu√©s de dos semanas dif√≠ciles, ya que la flota del nuevo avi√≥n de primera l√≠nea del pa√≠s, el estadounidense F-16V, estaba fuera de servicio debido al derribo a√ļn inexplicable de un dispositivo a principios de este a√Īo.

EEUU apoya, políticamente y con la venta de armas, al gobierno taiwanés, aunque teóricamente acepta el principio de que solo hay una China, la comandada por Pekín.

Beijing se negó a comentar, pero la medida sugiere una reanudación de las grandes existencias. En octubre, en solo cuatro días, 148 aviones probaron las defensas de la isla autónoma que el régimen comunista considera propia; el 4 de ese mes se estableció un récord histórico de 56 aviones.





Desde entonces, el ritmo se ha ralentizado, aunque es una constante. Este enero, 70 aviones habían volado en el Adiz taiwanés. La medida es una reacción tanto a las maniobras con los japoneses en el Mar de Filipinas, que finalizaron el domingo, como al desplazamiento de los dos grupos de portaaviones que participaron en el ejercicio hacia el Mar de China Meridional.

Lecho principal de rutas mar√≠timas vitales para la econom√≠a china, el mar es considerado por Pek√≠n como su patio trasero ‚Äď con la militarizaci√≥n de islotes y atolones, la dictadura reclama para s√≠ el 85%, lo que es impugnado por los vecinos y Occidente.

¬ęOperaciones como esta nos permiten mejorar las capacidades de combate cre√≠bles, tranquilizar a nuestros aliados y demostrar nuestra determinaci√≥n como Marina para garantizar la estabilidad regional y contrarrestar las influencias mal√©volas¬Ľ, dijo el comandante del grupo de ataque liderado por el USS Abraham Lincoln, JT Anderson.

Este tipo de enfrentamiento a trav√©s de ejercicios militares se ha vuelto intenso desde que EE. UU. entr√≥ en la Guerra Fr√≠a 2.0 con los chinos en 2017, pero ha alcanzado un pico en los √ļltimos dos a√Īos.

El gobierno de Biden ha aumentado la frecuencia de las maniobras enfatizando lo que llama libertad de navegaci√≥n en √°reas cercanas a los intereses chinos, y ha establecido un pacto militar con Australia y Gran Breta√Īa que podr√≠a aumentar su capacidad de amenazar las rutas desde Pek√≠n.

Como potencia continental, China depende de rutas marítimas que son fáciles de bloquear cuando pasan por estrechos controlados por países rivales.

La novedad de la situación es que este movimiento se produce ahora en medio del recrudecimiento de la crisis en Europa, con la OTAN (alianza militar liderada por Washington) reforzando posiciones militares ante el temor de una invasión de Ucrania por parte de Rusia.

El pa√≠s de Vladimir Putin quiere una salida a la guerra civil congelada en el este del pa√≠s, que involucra a rebeldes prorrusos, y aprovech√≥ para poner sobre la mesa un men√ļ de demandas para contener a la OTAN en la regi√≥n. El callej√≥n sin salida est√° establecido.

A lo largo de la crisis y también en el movimiento ruso para aplastar un levantamiento en Kazajstán, China ha apoyado a Putin y dijo que ambos países deben estar listos para actuar juntos contra Occidente.

Si bien no hay indicios de que la acción en Taiwán sea válida para los rusos, la idea de que EE. UU. eventualmente tenga que lidiar con crisis simultáneas en dos lados distantes del mundo es ineludible, lo que pone a prueba sus capacidades para el compromiso militar.

El asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, incluso tuvo que responder una pregunta sobre esa posibilidad en una conferencia de prensa reciente, cuestionando una alianza Mosc√ļ-Beijing.

En cualquier caso, ambos países, adversarios históricos, están muy cerca militarmente frente a las presiones occidentales. Recientemente, incluso llevaron a cabo provocativas maniobras navales contra los aliados de Estados Unidos y Japón.

El lunes, Beijing negó un informe de la agencia de noticias estadounidense Bloomberg de que Xi le pidió a Putin que no actuara en Ucrania durante los Juegos Olímpicos de Invierno, que se llevarán a cabo en China del 4 al 20 de febrero.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *