Estados Unidos en riesgo de crisis electoral y amenaza a la democracia, dice experto





Existe un riesgo significativo de que Estados Unidos experimente una crisis de legitimidad después de las elecciones presidenciales de noviembre, lo que sería una amenaza sin precedentes para la democracia del país.





Esta es la opinión de Larry Diamond, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Stanford y uno de los principales expertos mundiales en el estudio de la democracia.

‚ÄúTenemos una tormenta perfecta: una pandemia que crea problemas generalizados para votar; tecnolog√≠a de votaci√≥n obsoleta que requerir√° muchas boletas por correo para ser contadas a mano; intentos de sabotear el Servicio Postal de los Estados Unidos; un presidente que no respeta la democracia y cree que el √ļnico resultado democr√°tico es su reelecci√≥n y campa√Īas de desinformaci√≥n para socavar la confianza en el proceso electoral ‚ÄĚ, dice Diamond, quien es el fundador del Journal of Democracy e investigador del Hoover Institute.

El acad√©mico cree que los votos pueden ser impugnados en cuatro estados estadounidenses y que la disputa llegar√° a los tribunales. ¬ęCreo que nos enfrentamos a la posibilidad de una crisis mucho mayor que la que ocurri√≥ despu√©s de las elecciones de 2000¬Ľ.

La disputa, disputada entre Al Gore y George W. Bush, tuvo un recuento de votos en Florida y el conflicto llegó a la Corte Suprema.

*

El presidente Donald Trump constantemente plantea dudas sobre la imparcialidad de las elecciones y la votaci√≥n por correo. Trat√≥ de cortar el dinero del Servicio Postal de Estados Unidos y se niega a decir que aceptar√° el resultado de las elecciones. ¬ŅExiste el riesgo de una crisis de legitimidad en los Estados Unidos despu√©s de las elecciones del 3 de noviembre? ¬ŅEs posible que no sepamos el resultado durante semanas? Creo que existe un riesgo significativo de una crisis de legitimidad en torno a las elecciones presidenciales. El presidente Trump ya ha dejado claro que cuestionar√° la legitimidad de las elecciones si no gana, que es lo que tambi√©n amenaz√≥ con hacer en las √ļltimas elecciones.





Está muy claro que están saboteando el Servicio Postal de Estados Unidos en un intento de socavar el voto por correo porque piensan, y probablemente no estén del todo en lo cierto, que más votantes demócratas que republicanos tienen la intención de enviar sus boletas por correo. Es parte de una estrategia de represión más amplia para las personas que tienden a votar por los demócratas, particularmente las minorías raciales y étnicas, y las personas de bajos ingresos en los centros urbanos.

Y ya tendr√≠amos una serie de desaf√≠os para la votaci√≥n, incluso sin los intentos de sabotaje, por la pandemia del Covid-19 y las dificultades operativas de tener gente para trabajar en los colegios electorales. Muchos de los trabajadores tienen entre 60 y 70 a√Īos, no quieren estar expuestos al virus y, adem√°s, tenemos este tipo de actividad y difusi√≥n de desinformaci√≥n. Es muy peligroso.

Si el presidente Trump cuestiona los resultados, o si nos lleva semanas conocer el resultado, ¬Ņcree que las instituciones estadounidenses son lo suficientemente fuertes para resistir esta inestabilidad? Espero que lo sean, pero nunca pasaron por una prueba como esa. Nunca hemos tenido un presidente de los Estados Unidos con una mentalidad autoritaria. Tuvimos presidentes que ten√≠an instintos imperiales o autocr√°ticos, pero un presidente que admira a los dictadores y preferir√≠a ser un dictador, esto es totalmente nuevo en la historia de Estados Unidos.

Es alarmante que la mayor√≠a de los republicanos se hayan sometido a los dise√Īos de Trump, embarcados en esta celebraci√≥n de la personalidad de Trump, sin ninguna cr√≠tica, matiz o preocupaci√≥n por su falta de fidelidad a las normas democr√°ticas.

La mayoría de las personas dentro y fuera de los Estados Unidos no saben que tenemos una legislación muy ambigua. La combinación de la Ley de Conteo Electoral de 1887 y las Enmiendas 12 y 20 a la Constitución, que tratan de la elección del presidente por el colegio electoral, crea mucha incertidumbre sobre cómo resolver una disputa electoral.

Tenemos una tormenta perfecta: una pandemia que crea problemas de votaci√≥n generalizados; tecnolog√≠a de votaci√≥n obsoleta, que llevar√° muchas de las boletas por correo para ser contadas a mano; intentos de sabotear el Servicio Postal de los Estados Unidos; un presidente que no respeta la democracia y cree que el √ļnico resultado democr√°tico es su reelecci√≥n; campa√Īas de desinformaci√≥n para minar la confianza en el proceso electoral.

Si es una votaci√≥n ajustada, es probable que tengamos una crisis postelectoral que llegar√° a los tribunales. Si la diferencia de votos no es peque√Īa, podemos escapar de una crisis. No pueden pasar meses para obtener el resultado, porque alguien necesita asumir el cargo en enero, y el 8 de diciembre es la fecha l√≠mite para que los estados certifiquen sus votos para el colegio electoral, que ¬ęvota¬Ľ el 14 de diciembre.

El senador Marco Rubio presentó un proyecto de ley en el Senado, que yo apoyo firmemente, en el que se pide el aplazamiento del plazo para certificar los votos del colegio electoral para el 1 de enero y el propio colegio electoral para el 2 de enero.

Eso daría tres semanas y media más para contar y revisar los votos en el correo y resolver las disputas que puedan surgir.

No hubo una pandemia en ese momento, pero ¬Ņpodemos de alguna manera comparar la situaci√≥n actual con el recuento de votos en las elecciones de 2000, cuando George W. Bush se postul√≥ contra Al Gore? Creo que nos enfrentamos a la posibilidad de una crisis mucho mayor que la que ocurri√≥ despu√©s de las elecciones de 2000. Puede haber disputas de votos en varios estados.

En cuatro estados de p√©ndulo donde las encuestas muestran poca diferencia en las intenciones de voto – Wisconsin, Pensilvania, Michigan y Carolina del Norte – las legislaturas estatales est√°n controladas por republicanos y los gobernadores son dem√≥cratas. Esto plantea la posibilidad de que, si hay una diferencia muy peque√Īa en los votos entre los dos candidatos, una legislatura republicana certifique un resultado declarando a Trump como ganador y el gobernador dem√≥crata declarando a Joe Biden como ganador.

De alguna manera, los tribunales y el Congreso tendrían que decidir quién ganó realmente los votos del colegio electoral en esos estados. Es un ejemplo más de cómo el colegio electoral es un anacronismo peligroso y paralizante, pero es lo que tenemos hoy.

Cuando escribi√≥ el art√≠culo sobre ‚Äúrecesi√≥n democr√°tica‚ÄĚ en el Journal of Democracy en 2015, ¬Ņesperaba que Estados Unidos enfrentara amenazas a su proceso democr√°tico en este momento? No. Vi que hab√≠amos entrado en una √©poca de creciente polarizaci√≥n y crecientes intentos de suprimir los votos y desafiar las normas democr√°ticas b√°sicas de civilidad y fidelidad a la ley y la Constituci√≥n.

Incluso entonces, tuvimos el llamado ¬ęmovimiento de nacimiento¬Ľ: las afirmaciones, sin ninguna evidencia, de que Barack Obama no naci√≥ en los Estados Unidos. Y tuvimos supresi√≥n de votos en algunos estados. Pero no ten√≠amos un presidente o candidato de un partido grande que apoyara tales tonter√≠as y violara las normas democr√°ticas.

No pens√© que Trump ganar√≠a las primarias republicanas y pens√© que no le ser√≠a posible ser elegido presidente de Estados Unidos. Obviamente, juzgu√© mal las cosas. Muchos analistas pol√≠ticos estadounidenses y yo √©ramos demasiado optimistas sobre la fuerza y ‚Äč‚Äčla durabilidad de la democracia en los Estados Unidos.

En su √ļltimo libro, destaca a China y Rusia como grandes amenazas, as√≠ como a reg√≠menes populistas autoritarios como Hungr√≠a, Polonia y Filipinas. ¬ŅD√≥nde ubicar√≠a a Brasil en este escenario? Definitivamente, Bolsonaro tiene todas las caracter√≠sticas de un populista antiliberal. Se posiciona como un forastero, anti-√©lite, trata de polarizar al pueblo real de Brasil contra las √©lites y minor√≠as ¬ęindignas¬Ľ, y cuestiona las instituciones democr√°ticas.

Y tiene una dimensi√≥n √ļnica entre estos gobiernos antiliberales, admiraci√≥n por la dictadura militar, tendencia a elevar e incorporar soldados al gobierno. Divide a la gente de forma muy polarizante y se aprovecha de los impulsos del nacionalismo, el miedo, la inseguridad. Pero el hecho de que un l√≠der sea un populista antiliberal no significa que se convertir√° en un gobernante autoritario.

En el caso de Brasil, el poder está tan disperso, el sistema de partidos tan fragmentario y Bolsonaro es lo suficientemente incompetente como político que es poco probable que pueda lograr sus ambiciones autoritarias. Aunque conozco gente que lo cree, tiene muchas posibilidades de reelección.

Hay muchas similitudes entre Brasil y Estados Unidos en este momento. Ambos países tienen un populista antiliberal con inclinaciones y ambiciones autoritarias, que no son competentes como gobernantes.

Y es posible que no puedan lograr sus ambiciones autoritarias en parte debido a la presi√≥n del sistema constitucional y la sociedad, que a√ļn se mantiene s√≥lida, en parte porque no son tan h√°biles como otras personas que lo han logrado, como Recep Erdogan en Turqu√≠a, por ejemplo.

¬ŅLa reelecci√≥n de Trump har√≠a viables sus impulsos autoritarios? Hemos visto que los l√≠deres populistas, en su segundo mandato, son capaces de cooptar a otras potencias con mayor facilidad y as√≠ profundizar tendencias autoritarias, como ocurri√≥ en India. No tengo ninguna duda de que un segundo mandato estimular√≠a y liberar√≠a los impulsos autoritarios de Trump. Ser√≠a muy aterrador. Si logr√≥ desafiar las reglas de la √©tica, politizar el Departamento de Justicia, despedir a los inspectores generales y erosionar los principios de responsabilidad con tanta osad√≠a en su primer mandato, imag√≠nese lo que har√° si es reelegido, y sienta que el rumbo que ha venido tomando, de desprecio. est√°ndares democr√°ticos, ¬Ņha sido validado y aprobado por el pueblo estadounidense?

Incluso si no gana la mayoría del voto popular, como en 2016, sería mucho más peligroso que el primer mandato. Lo mismo ocurre con Brasil.

¬ŅCree que China deber√≠a verse como una gran amenaza? ¬ŅEs correcto el enfoque actual de la administraci√≥n Trump de bloquear a Huawei y librar una guerra comercial? El enfoque de Trump es parcialmente correcto. Ambas partes apoyan mucho la l√≠nea dura de Trump hacia Huawei. Y sobre otros intentos de China de proyectar ¬ępoder agudo¬Ľ [pol√≠ticas de governos autorit√°rios usadas para projetar poder em pa√≠ses democr√°ticos], desaf√≠an y socavan los procesos e instituciones democr√°ticos.

No existe un muro divisorio entre las empresas chinas de tecnología, software o infraestructura, o cualquier otra empresa china, y el Partido Comunista de China. La ley china, además, exige que las empresas chinas transmitan sus datos si el gobierno comunista lo solicita. Ni siquiera tienen elección.

No hay duda de que cuando Huawei construye una infraestructura de telecomunicaciones para 5G, construye sobre esa infraestructura la capacidad de absorber todos los datos. Estos datos están disponibles para el gobierno chino, que puede usarlos para vigilancia, manipulación y control.

Es un riesgo demasiado grande para la seguridad nacional y la libertad personal, no se puede permitir. Me opongo rotundamente a cualquier democracia que dé participación o compre infraestructura de comunicaciones a empresas chinas. Es lo mismo que tomar todos los datos, empaquetarlos y entregárselos a Xi Jinping. Pero otras acciones de Trump son más cuestionables, especialmente dificultando las visas para las personas solo porque provienen de China. Necesitamos adoptar un enfoque más cuidadoso.

¬ŅC√≥mo deber√≠a ser el enfoque del desaf√≠o chino? En nuestro informe al Instituto Hoover sobre las operaciones influyentes chinas en EE. UU., Hablamos de promover la vigilancia constructiva, lo que implica ser muy consciente y estar alerta a las diferentes formas que utiliza China para tratar de ejercer influencia, intimidar o intimidar a las entidades estadounidenses o en los EE. UU., controlando los medios de comunicaci√≥n en chino en los EE. UU., censurando los temas que se pueden discutir y las personas que pueden hablar en las universidades estadounidenses.

Es necesario reaccionar contra este tipo de actitudes, rechazar este tipo de intimidación y no dejar que nuestras tecnologías sean robadas por chinos.

Pero sigo pensando que es importante relacionarse con China de alguna manera, tener estudiantes chinos estudiando en universidades estadounidenses, tener cooperación científica y técnica, pero todo debe ser revisado y monitoreado cuidadosamente.

Debemos decirle a China que no queremos una nueva guerra fr√≠a, y mucho menos una guerra caliente. No les gusta nuestro sistema, no nos gusta su sistema, pero tenemos que vivir con los problemas globales y ayudarlos a gestionarlos: el cambio clim√°tico, los refugiados, la salud p√ļblica. Pero no toleraremos la intimidaci√≥n ni dejaremos que tomen el control del Mar de China Meridional, que es multilateral, y usaremos fuerzas militares en la regi√≥n de Asia y el Pac√≠fico para dejar en claro que apoyamos a nuestros aliados.

Ha venido advirtiendo sobre los efectos de las redes sociales en el debate p√ļblico y la democracia. ¬ŅCrees que es necesario tener m√°s regulaciones en las plataformas de Internet, y qu√© opinas del debate actual sobre las medidas antimonopolio contra estas empresas? Creo que se necesita m√°s regulaci√≥n, pero la pregunta es si necesitamos una regulaci√≥n muy espec√≠fica o m√°s amplia. Preferir√≠a que se autorregularan, Facebook dio un paso importante en la creaci√≥n del organismo de apelaci√≥n para manejar las quejas y las decisiones de moderaci√≥n de contenido. Veamos si ese cuerpo tendr√° independencia.

Las empresas deben hacer más para eliminar la información errónea, especialmente de las principales figuras políticas. Y la gente debería tener más control sobre sus datos. Me gustaría un enfoque gradual que dé tiempo y espacio para que las plataformas asuman más responsabilidades.

Con respecto a la competencia, es obvio que estas empresas son demasiado poderosas y demasiado grandes, pero ¬Ņc√≥mo podemos separarlas sin afectar su capacidad para competir con sus pares chinos?

Desde una perspectiva hist√≥rica, ¬Ņcu√°l es el estado de la democracia en el mundo actual? Est√° en declive, en recesi√≥n, pero no en colapso. Es interesante que, despu√©s de 14 a√Īos de continuo descenso de los niveles de libertad en el mundo, ahora, seis meses despu√©s del inicio de la pandemia global, todav√≠a no tenemos una ola de rupturas democr√°ticas. Tenemos, de manera incremental, un continuo declive en la calidad de la democracia y en los niveles de libertades individuales. Tenemos varias dimensiones de autoritarismo oculto.
Somos un negocio operado y de propiedad familiar.

Larry Diamond es profesor de ciencias pol√≠ticas en la Universidad de Stanford, fundador del Journal of Democracy e investigador del Hoover Institute. Se ha desempe√Īado como consultor en la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el Banco Mundial, la ONU, el Departamento de Estado y la Autoridad Provisional de la Coalici√≥n (APC) en Bagdad (Irak).

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *