Estados Unidos dice que llegó a un acuerdo con los talibanes para reducir la violencia en Afganistán





Estados Unidos dice que ha llegado a un acuerdo con los talibanes para reducir la violencia en Afganist√°n, una medida que allanar√≠a el camino para que las tropas estadounidenses se retiren del pa√≠s, seg√ļn un funcionario del gobierno estadounidense.





El funcionario, escuchado bajo condición de anonimato después de una conferencia de seguridad en Munich, dijo que la tregua debería durar siete días y comenzar pronto.

Seg√ļn √©l, el acuerdo de reducci√≥n de violencia cubre todo Afganist√°n e incluye todo tipo de acciones, como bombas en la carretera, ataques suicidas y fuego de misiles.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el secretario de Defensa, Mark Esper, se reunieron con el presidente afgano Ashraf Ghani durante la conferencia en Munich el viernes.

Aunque en la práctica el acuerdo debe significar un alto el fuego, las dos partes prefieren evitar el término al tratar el asunto, para no molestar a los miembros más radicales de los talibanes.

El grupo aboga por una interpretaci√≥n radical de los preceptos isl√°micos. Despu√©s de una guerra civil en la d√©cada de 1990, lleg√≥ al tim√≥n de Afganist√°n, pero fue derrocado por una operaci√≥n de Estados Unidos en 2001. En los a√Īos siguientes, logr√≥ reagruparse y comenz√≥ a realizar ataques constantes contra el ej√©rcito extranjero y la poblaci√≥n civil.

El grupo no ha comentado sobre el cierre del acuerdo, pero ha participado en conversaciones con Estados Unidos desde el a√Īo pasado.





El anuncio se produce un d√≠a despu√©s de que el presidente Donald Trump dijo que hab√≠a una ¬ębuena oportunidad¬Ľ de llegar a un acuerdo con los talibanes.

Un acuerdo que conduzca a la retirada de las tropas de Afganist√°n ser√≠a una ventaja para Trump, que busca un segundo mandato en las elecciones de noviembre. En repetidas ocasiones ha prometido poner fin a lo que llama ¬ęguerras interminables¬Ľ.

Alrededor de 14,000 soldados estadounidenses están en Afganistán como parte de una misión de la OTAN dirigida por Estados Unidos para entrenar a las fuerzas afganas y llevar a cabo operaciones antiterroristas.

La voluntad de los talibanes de reducir la violencia allana el camino para la firma del acuerdo entre los insurgentes y los Estados Unidos, que prevé la retirada gradual de las tropas estadounidenses en el país a cambio de la promesa de que las organizaciones terroristas no utilizarán el suelo afgano para lanzar ataques. contra los Estados Unidos y sus aliados.

La firma del pacto llevaría el proceso de paz a su siguiente etapa, en la que los insurgentes se sentarían a dialogar con el gobierno afgano, algo hasta ahora excluido de las negociaciones, y con otras facciones políticas, para negociar el futuro reparto del poder.

Los talibanes se han negado a negociar con el gobierno afgano en el pasado, describiéndolo como un títere estadounidense.

En septiembre, Trump canceló una reunión secreta que mantendría con el grupo en suelo estadounidense porque los insurgentes continuaron llevando a cabo ataques mientras se llevaban a cabo las conversaciones.

¬ęSi no pueden llevar a cabo un alto el fuego durante conversaciones de paz tan importantes, entonces probablemente no tengan el poder de negociar un acuerdo significativo¬Ľ, public√≥ Trump en una red social.

Dos décadas de confrontaciones

El presidente de los Estados Unidos se queja de que los soldados hacen poco m√°s que el trabajo policial, que la guerra exige mucho dinero y ha prometido que terminar√° este conflicto de 18 a√Īos que comenz√≥ despu√©s de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Los talibanes, que gobernaban Afganist√°n en ese momento, fueron acusados ‚Äč‚Äčde proporcionar refugio a los terroristas que llevaron a cabo el ataque. Despu√©s de la invasi√≥n estadounidense, el grupo fue expulsado del gobierno en unas pocas semanas. Sus sobrevivientes se escondieron o se fueron a pa√≠ses vecinos, como Pakist√°n.

En los a√Īos que siguieron, Estados Unidos construy√≥ bases militares en Afganist√°n y ayud√≥ al pa√≠s a construir un gobierno democr√°tico.

Ha habido elecciones desde 2004, pero las denuncias de fraude, corrupción y lucha han afectado la credibilidad del gobierno.

Mientras tanto, los talibanes han estado resurgiendo y haciendo ataques, junto con otros grupos rebeldes. Consideran al actual gobierno afgano como un mero títere de Estados Unidos.

Para los afganos, los crecientes ataques de los talibanes aumentan los temores de que será imposible lograr la paz si todas las tropas estadounidenses abandonan el país.

Muchos temen que sin la presencia militar extranjera, grupos étnicos y regiones rivales entren en conflicto y que esto conduzca a una guerra civil como la que ocurrió en la década de 1990.

Afganist√°n celebr√≥ elecciones presidenciales en septiembre, pero el resultado del recuento a√ļn no se ha publicado.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *