Estados Unidos detiene a británicos del Estado Islámico que torturaron y mataron a rehenes





Las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos tomaron la custodia de dos prisioneros británicos famosos por su papel en una celda del Estado Islámico (IS) que torturó y mató a rehenes occidentales.

Según funcionarios estadounidenses, la pareja fue retirada de una prisión de guerra en el norte de Siria que estaba dirigida por una milicia liderada por los kurdos.





El movimiento inesperado se produjo cuando las tropas turcas avanzaron hacia el norte de Siria después de recibir la luz verde del presidente Donald Trump.

Turquía apunta a los kurdos respaldados por Estados Unidos, conocidos como las Fuerzas Democráticas Sirias, que fueron los principales aliados de Estados Unidos en la lucha contra ISIS en Siria.



La invasión turca planteó dudas sobre la capacidad de la milicia para continuar deteniendo de manera segura a unos 11,000 combatientes del ISIS capturados.

Los dos hombres, El Shafee Elsheikh y Alexanda Kotey, formaban parte de una célula británica de cuatro miembros que está a cargo de cuidar a los rehenes occidentales, que los apodaron "Beatles" por su acento.

Entre sus víctimas se encontraba el periodista estadounidense James Foley, quien fue decapitado en agosto de 2014 por un video de propaganda del Estado Islámico.

Se cree que otro miembro de la célula, Mohammed Emwazi, "Jihadi John", mató a Foley. Emwazi fue asesinado más tarde en un ataque con aviones no tripulados.

El Departamento de Justicia planea llevar a Elsheikh y Kotay a los Estados Unidos para ser juzgados en Virginia, pero una disputa legal en el Reino Unido ha retrasado la transferencia. La demanda cuestiona si el gobierno británico puede compartir evidencia con los Estados Unidos sin la garantía de que los fiscales estadounidenses no pedirán la pena de muerte.

Las tropas estadounidenses estaban llevando a los hombres a una base en Irak, donde los Estados Unidos tenían prisioneros del ISIS con ciudadanía estadounidense antes de trasladarlos a su país, o, en un caso, liberar a un detenido en Bahrein.

No está claro cuánto tiempo estarán los dos británicos sobre esta base. El Departamento de Justicia se ha mostrado reacio a tomar la custodia de ellos y colocarlos en el sistema de justicia penal, donde, entre otras cosas, tendrán derecho a un juicio rápido, hasta que obtenga la evidencia aún en manos de los británicos que podrían ayudar en su eventual procesamiento.

El gobierno británico ha entregado declaraciones de testigos sobre los dos hombres al Departamento de Justicia, pero las declaraciones de funcionarios británicos probablemente también serían necesarias en cualquier juicio.

La madre de Elsheikh presentó una demanda tratando de bloquear esta cooperación porque el gobierno de EE. UU. No ha prometido que no intentará ejecutar al terrorista. El Reino Unido ha abolido la pena de muerte.

Debido a su papel en el abuso de los estadounidenses, los dos británicos estaban en la cima de una lista de detenidos de la IE de interés para el gobierno de Estados Unidos, dijeron las autoridades. Pero esta lista tiene más de 60 nombres, incluida una docena de prisioneros del Estado Islámico considerados especialmente peligrosos en manos de los kurdos.

Todavía no está claro si la administración Trump intentará eliminar a otros detenidos de las Fuerzas Democráticas Sirias, ya que la situación en el norte de Siria continúa deteriorándose rápidamente después de la decisión del presidente de Estados Unidos de allanar el camino para que Turquía comience su operación en el norte.

La medida está llevando a un viejo problema a una crisis repentina: alrededor de 50 países tienen ciudadanos en las cárceles kurdas para combatientes del Estado Islámico, y también en campamentos de desplazados donde se encuentran detenidos decenas de miles de mujeres y niños del Estado Islámico, y se han mostrado reacios. para repatriarlos, dejándolos en manos de los kurdos indefinidamente.

Los combatientes masculinos detenidos por los kurdos suman un total de 9,000 sirios e iraquíes y 2,000 extranjeros, incluidas docenas de Europa occidental. Muchos policías europeos temen que si repatrían a sus ciudadanos extremistas, no podrán condenarlos ni retenerlos por mucho tiempo.

Después de que el Reino Unido se negó a llevar a Elsheikh y Kotey al país para su enjuiciamiento, en lugar de retirar su ciudadanía, el gobierno de EE. UU. Consideró varias opciones para tratar con ellos antes de decidir demandarlos en un tribunal civil después de obtenerlos a todos. La evidencia necesaria.

Entre ellos, la administración Trump también consideró enviar a los dos británicos a la prisión militar estadounidense en la Bahía de Guantánamo en Cuba por un período indefinido de detención en tiempo de guerra sin juicio.

La senadora republicana Lindsey Graham de Carolina del Sur, quien es un aliado cercano de Trump pero criticó su política en Siria, defendió esa medida.

Sin embargo, las Fuerzas Armadas están en contra de participar más profundamente en las operaciones de detención a largo plazo, y existen fuertes obstáculos legales para traer hombres a Cuba.

Entre estos desafíos, las restricciones de transferencia impuestas por el Congreso de EE. UU. Para evitar que el presidente Barack Obama ejecute su plan para cerrar la Bahía de Guantánamo haría ilegal transferir hombres, una vez en la base, al territorio nacional de EE. UU. Para un posible juicio en un tribunal de EE. UU. corte civil, y el sistema de comisión militar en Guantánamo generalmente se considera muy disfuncional.

Tampoco está claro si existe autoridad legal para mantener a los miembros del Estado Islámico, en oposición a los miembros de Al Qaeda, en detención indefinida en tiempos de guerra.

Una vez en Guantánamo, los dos hombres tendrían el derecho de llevar a cabo acciones de hábeas corpus que desafíen la legalidad de su detención, aumentando la posibilidad de una decisión de que todo el esfuerzo de guerra contra el Estado Islámico era ilegal.

Traductor de Luiz Roberto Mendes Gonçalves

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *