¿Está permitido prohibir?



Prohibir es una palabra fuerte, con connotaciones negativas, pero que muchas veces vemos asociada a la necesidad que los gobiernos y legisladores tienen que recurrir a esa prohibición como única forma de alterar comportamientos perniciosos, tanto para las personas como para el medio ambiente, preservando así la sostenibilidad de nuestro planeta.
Recientemente, ha sido noticia que se votará en Francia una medida destinada a prohibir la destrucción de todos los artículos nuevos que no se venden. La intención tiene como objetivo promover la economía circular y combatir el desperdicio, obligando a los fabricantes y las marcas a reciclar esos productos, a venderlos a precios más bajos en una "perspica más social" o incluso a donarlos a quienes más lo necesitan.
He sido Comisionado Municipal de Lucha contra el desperdicio de alimentos en Lisboa, buscar cuidadosamente las iniciativas francesas en esta área, como fue el caso de la prohibición que entró en vigor en 2016 la prevención de los supermercados locales cabo fijar los alimentos que no se venden.
Tanto una medida como la otra, partiendo de prohibiciones, son ejemplos de intervención estatal por la positiva en el sentido de alentar una economía social y solidaria centrada en la eliminación del desperdicio y, al mismo tiempo, formarán parte de un plan más amplio y ambicioso de economía circular elaborado por el gobierno francés.
Por aquí, como el Economic Journal publicó una colección de testimonios titulado "Potencial de la economía circular en Portugal" en enero pasado, ya existe un amplio conocimiento de sus ventajas y potencial. Sin embargo, dado que la resolución del Consejo de Ministros Nº 190-A / 2017, que incluía el llamado 'Plan de Acción para la economía circular en Portugal' poco o nada se sabe sobre el desarrollo de este tema en el material y el documento no parece ha pasado de un conjunto de buenas intenciones para la satisfacción de las instancias europeas.
En Francia, a votar el nuevo diploma que mencioné, la prohibición ya se ha divulgado con la fecha límite de 2021 para los productos que tienen un proyecto de recogida y reciclado y en 2023 los demás productos podrán ver el final de su destrucción. Sólo cuatro años se dan para que el mercado encuentre una forma de reintegración de sus bienes y productos a nivel social.
No defiendo obviamente la intervención del Estado de forma unilateral y sin tener en cuenta la realidad y las circunstancias que enfrentan las empresas, incluso porque defiendo modelos de autorregulación siempre que eso es viable. Pero entiendo que es indispensable un "camino del medio" entre las palabritas intenciones y las medidas prohibitivas impuestas sin diálogo.
La economía circular es una inevitabilidad, dada la escasez de materias primas y los costos ambientales derivados de su extracción. Y es por eso indispensable que miremos con mucha atención para ejemplos como el de Francia. Al final, también en política es útil el trabajo de benchmark.


Ana Gomez

Ana Gómez. Nací en Asturias pero llevo varios años afincada en Madrid. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los sucesos económicos, financieros y políticos. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir los sucesos de interés general, tanto económicos como políticos y sociales. Editora experta y colaborara destacada en distintos noticieros online. Mi Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/ana.gomez.029 Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *