Escuela sin plomo





Portugal no ha sido un pa√≠s serio durante mucho tiempo. Ya sea en las historias fant√°sticas de corrupci√≥n menor que se hacen p√ļblicas o en las ineficiencias claras que son visibles todo el tiempo, una de las caracter√≠sticas m√°s saludables y melanc√≥licas del pueblo lusitano ciertamente no es grave. Y, tal vez como raz√≥n o consecuencia, las leyes producidas por quienes nos representan tampoco lo son.





Por lo tanto, y para acostumbrar a los ni√Īos muy peque√Īos a esta cultura menos seria, no me parece inapropiado terminar con el liderazgo en lo b√°sico. O terminar sin hacerlo, s√≠, porque incluso en esto el Gobierno no puede ser expl√≠cito y debatir seriamente el problema. El Ejecutivo (y, espec√≠ficamente, Tiago Brand√£o Rodrigues) afirma que estos no son pasajes administrativos, sino que "hacen lo m√°s dif√≠cil, que es agarrar a cada uno de nuestros estudiantes (…) para ayudarlos en su trabajo". En teor√≠a suena hermoso. Tan bellamente, podr√≠a haber jurado que alguien hab√≠a recordado tal idea.

No s√© si el Ministro de Educaci√≥n lo sabe, pero para cada estudiante con una calificaci√≥n negativa, ya hay planes para la recuperaci√≥n del aprendizaje, que identifica los contenidos que se recuperar√°n, as√≠ como equipos multidisciplinarios "destinados a acompa√Īar". permanentemente los estudiantes, es decir, aquellos que muestran mayores dificultades de aprendizaje (…) "y horarios de apoyo para cada maestro en el que los estudiantes pueden tener un seguimiento casi individual con el maestro de un tema en particular. En resumen, estas ideas no son nuevas y, sorprendentemente, no han sido muy efectivas.

De hecho, el tema del plomo es complejo y preocupante, y en un país serio se abordaría con medidas más concretas que asignarían más recursos a un área social claramente deficiente, donde las escuelas rotan por falta de personal, los maestros viven en un incertidumbre profesional acerca de dónde serán ubicados, cuántas horas tendrán horas semanales y en una lucha por el trato igualitario con otros funcionarios. Esto es en una clase envejecida, desmotivada, cansada, y en su mayoría solo estudiantes con calificaciones más bajas en sus cursos, lo cual no es sorprendente dada la coyuntura que acabo de describir.

Si bien es cierto que el plomo solo hará poco bien, también es cierto que aquellos que no saben no deberían, en mi opinión, ser capaces de progresar. La cuestión clave es abordar el desinterés de los estudiantes, por un lado, e invertir en un mayor seguimiento por el otro. de hecho permitiendo la adquisición de conocimiento real, el pensamiento crítico y la capacidad de trabajo, los tres factores clave para el desarrollo saludable y completo de un adulto preparado para la educación superior y / o el mercado laboral.

Esto incluye, por ejemplo, clases m√°s peque√Īas, programas curriculares m√°s amplios con una gama m√°s amplia de opciones, o el reconocimiento de que diferentes estudiantes trabajan a ritmos diferentes para cada materia y, para optimizar y eficiencia, deben agruparse. quien exhibe ritmos similares. Pero eso ya puede ser demasiado pedir en una tierra donde incluso la infraestructura no ha sido capaz de renovarse seria y seriamente.

Es poco probable que este tipo de legislación basada en un lenguaje muy vago y abstracto tenga un resultado práctico que no sea un pasaje administrativo si no hay una inversión real en recursos humanos en educación, ya sea a nivel de asistentes educativos o en un intento de capturar a aquellos que han sido buenos estudiantes para transmitir sus conocimientos a las generaciones posteriores.





Debido a que los supuestos ahorros de $ 250 millones para terminar con el liderazgo se reflejar√°n en s√≠ mismos en una p√©rdida a√ļn mayor de ingresos futuros cuando nuestra fuerza laboral est√© a√ļn menos capacitada de lo que ya est√° hoy. Y si la preocupaci√≥n es ahorrar dinero, deshacerse de la educaci√≥n de una vez por todas, m√°s barato que eso.

El autor escribe seg√ļn la antigua ortograf√≠a.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *