Es un error colocar la agenda identitaria como central para la izquierda, dice Rafael Correa





El expresidente ecuatoriano Rafael Correa, de 59 años, critica el nuevo énfasis de la izquierda latinoamericana en temas identitarios y morales porque considera que generan divisiones y desvían el foco de lo fundamental, la discusión sobre la pobreza y la desigualdad.





“Ni siquiera resolvimos los problemas del siglo XVIII, las grandes contradicciones, la pobreza generalizada, la desigualdad, la explotación. Y nos metimos en tratar de resolver y ser la vanguardia mundial de los problemas de última generación polémicos”, cuenta. Hoja durante una visita a São Paulo.

Aunque identificado con la izquierda, admite tener posiciones conservadoras en temas como el aborto, el matrimonio entre personas LGBTQIA+ y la identidad de género. “Si ser progresista significa firmar esta lista de verificación, no soy progresista”, dice.

Presidente de Ecuador de 2007 a 2017, Correa llegó a Brasil invitado por el PSOL y los movimientos sociales. Vive en Bélgica, el país de su esposa, y tiene una condena por corrupción en su tierra natal, que atribuye a la persecución política.

Desde la distancia, comanda la oposición al presidente de centroderecha, Guillermo Lasso, blanco de los llamados juicio político. Para Correa, la actual “ola rosa” de gobiernos de izquierda en el continente es más heterogénea y frágil que la anterior, que lo tuvo como uno de los protagonistas.

El señor. ¿Cree que se aprobará la destitución del presidente de Ecuador, Guillermo Lasso? El juicio político lo tiene que hacer el Tribunal Constitucional. Hay pruebas abrumadoras de corrupción, narcotráfico, ocultamiento de información por parte del presidente.

Existe un debate sobre si Lasso puede adelantar las elecciones para escapar de un juicio político. Él dice que sí. Deja que lo haga. Para nosotros, sería la mejor solución. Se va a aplanar, aunque tenga seis meses para gobernar por decreto y tratar de hacer muchas cosas.





El señor. se hace pasar por una víctima de la guerra de leyes [perseguição judicial], como Lula en Brasil. ¿Tiene esperanza de poder revertir la condena y volver a huir, como le sucedió a él? Eso no es importante, lo importante es rescatar al país de la tragedia que ocurrió. Destruyeron todo. Teníamos las mejores carreteras de América Latina, hoy no se puede manejar. Salimos del país como el segundo más seguro de América Latina, con 5,6 homicidios por cada 100.000 habitantes. En 2020 fueron 24, nos convertimos en uno de los países más violentos de la región. creo que mas temprano que tarde esta barbaridad [sua condenação] será derrocado. Los corruptos siempre han sido ellos. Nunca encontraron un centavo desviado, somos gente con las manos limpias.

como el Sr. vea la nueva ola rosa de gobiernos de izquierda en América Latina y cómo se compara con la primera, de la cual el sr. ¿Fue un protagonista? No es independiente del primero. Tuvimos una fuerte reacción conservadora a partir de 2014 que, por medios democráticos o no, llevó el derecho al poder. Querían convencer a la gente de que todo estaba mal. Puedes engañar a la gente durante uno o dos años, pero no durante cuatro o cinco.

Y luego viene esta segunda ola rosa. Este es mucho más extenso, pero menos profundo. Las cinco economías más grandes de América Latina nunca han sido de izquierda: Brasil, México, Colombia, Argentina y Chile. Esto es inaudito. Pero es una ola mucho más heterogénea. Tenemos a Gabriel Boric [presidente do Chile]que es poco menos que socialdemócrata y de repente se convierte en enemigo de Venezuela, no ve que está bloqueada, tiene una economía de guerra, no puede juzgarse con parámetros normales.

Veo mucha más fragilidad en los gobiernos de izquierda ahora. Eran gobiernos con mucho apoyo popular y mayoría en el Congreso, ahora menos, teniendo que formar coaliciones. Y la oposición también tiene más experiencia.

¿Cómo analiza este nuevo gobierno de Lula? Lula siempre ha tenido un gobierno de coalición. Sin embargo, también se enfrenta a rivales con más experiencia y dispuestos a todo, como ya han demostrado. Es difícil gobernar en estas condiciones o al menos hacer las cosas que te gustaría hacer. Lula es uno de los estadistas más brillantes de la historia de América Latina. Pero obviamente tiene un camino muy tortuoso.

¿Cómo ve la situación en Venezuela y cuál es la salida de la crisis? Este es un tema que debe ser resuelto por los venezolanos. Lo que es inaceptable son las sanciones unilaterales contra el país, por parte de EE.UU. y Europa. Venezuela no puede vender su petróleo, que era el 95% de las divisas del país.

Y está el tema de la represión política del régimen, ¿no? Con arresto de opositores. Hubo 44 muertos por incitación. Hubo protestas violentas. Alguien tiene que hacerse responsable cuando hay muertes. Y como son políticos, dicen que son perseguidos por políticos. no lo comparto Mira lo que acaba de hacer Europa. Debido a la guerra entre Rusia y Ucrania, los medios rusos fueron prohibidos. ¿No cree que en la situación que está Venezuela tienen que tomar medidas extraordinarias?

¿Es la misma situación en Nicaragua? Soy parte del Grupo de Puebla, un espacio para líderes progresistas. Acabamos de publicar un manifiesto en rechazo a lo sucedido a 200 opositores nicaragüenses, que perdieron la ciudadanía. Entre ellos, Sérgio Ramírez, quien fue vicepresidente, es un intelectual. No estamos de acuerdo con esto, nos expresamos claramente.

¿Nicaragua se ha convertido en una dictadura? [Daniel] Ortega ganó las elecciones. Los oponentes no pudieron participar, lo que nos inquietó, pero él habría ganado incluso si lo hubieran hecho. Es innegable que ganó legítimamente las elecciones, por lo que no podemos llamarlo dictadura.

¿Qué impacto tendría el regreso de Donald Trump en América Latina? Personalmente hay diferencias entre Trump y [Joe] Biden. Trump es un idiota, Biden no lo es.

Pero no hubo cambios en la política exterior, que es independiente de los gobiernos. Trump ha aumentado mucho las sanciones contra Venezuela, pero Biden no las ha levantado. Un tipo tan bajo e incompetente como Trump es un peligro para el mundo, no solo para América Latina. Pero a nivel de políticas, no hay cambios sustantivos. Los demócratas y los republicanos son diferentes en grado, no en sustancia.

¿Qué opina de la experiencia del presidente Nayib Bukele en El Salvador para combatir el crimen basado en la represión? ¿Es un modelo para Ecuador? De ninguna manera. En Ecuador reducimos la criminalidad no solo con prisiones, que son necesarias, sino sobre todo con desarrollo humano. Entiendo en parte, la situación era insostenible en El Salvador. En algunas situaciones es necesario estirar un poco la institucionalidad.

Pero los límites que no se pueden traspasar son los derechos humanos. Y pasó Bukele. Dicen que el 10% de los 50.000 presos son inocentes. Estamos hablando de 5.000 personas. Ahora todo el mundo le aplaude. Quizá me equivoque, pero tomen nota: creo que Bukele será el [ex-ditador peruano Alberto] Fujimori del futuro.

Bukele, entonces, es un fenómeno ¿artificial? Es un showman. Tiene grandes virtudes, pero podría aprovecharlo mejor.

La izquierda ha abrazado nuevos temas, pautas de identidad. ¿Que piensas de eso? Es un error colocar esto en el centro de nuestra agenda. Sí, son problemas, hay que tratarlos con mucho respeto. Pero ni siquiera hemos resuelto los problemas del siglo XVIII, las grandes contradicciones, la pobreza generalizada, la desigualdad, la explotación. Y nos metemos en tratar de resolver y estar a la vanguardia del mundo de los problemas de última generación. Algunos están en el límite de la cuestión moral, son controvertidos. Si ser progresista significa firmar esta lista de verificación, no soy progresista. Seguimos discutiendo esto, y lo que sí genera consenso en la izquierda, la pobreza, la desigualdad, no lo abordamos.

Incluso creo que es una estrategia del norte, de la derecha, presentarnos estos temas conflictivos para distraernos de lo esencial: que estamos en el continente más desigual del planeta. Y hoy estamos peleando por el matrimonio homosexual, el aborto en cualquier momento.

A nivel personal, tengo lo que se llama posiciones conservadoras. Lo que me molesta es que esto define lo que significa ser de izquierda. Si el Che Guevara estuviera en contra del aborto como médico, ¿no sería más izquierdista? si [Augusto] Pinochet estaba a favor del aborto y el matrimonio homosexual, ¿no sería de derecha?

¿Cómo, entonces, el Sr. definir la izquierda? Puede definir la izquierda como equidad. Tiene que haber justicia de género, por ejemplo. No se puede permitir que en un mismo trabajo la mujer gane menos o que tenga que quedarse en casa para que el hombre trabaje, cuide a los hijos y el hombre no. Eso es justicia. Pero vienen las feministas y dicen que la justicia es poder abortar cuando la mujer quiera. Aquí viene la polémica.

Personalmente, como el Sr. ¿Te ubicas en estas cuestiones morales? Estoy en contra del aborto por conciencia. A los gays les dije: hay una unión de hecho, con todos los beneficios del matrimonio. Pero un matrimonio en principio, por tradición en nuestra sociedad, como parte de la cultura, es una unión de hombre y mujer, y eso también lo sigo considerando correcto. Vas a escribir esto y vas a ver mucha gente que voy a decepcionar, van a decir: «Correa no es de izquierda».

Esta idea de género, que un niño de 12 años se sienta mujer, es una locura terrible. Siempre hay que respetar. Lo que no puedes decir es: «Te sientes como una mujer, así que empieza a vestirte como una mujer». Por el amor de Dios. Puede ser que un niño esté psicológicamente preparado para tener otro sexo, puede ser una excepción. Pero que no sea una norma que un niño de 12 años se sienta mujer y eso lo tenemos que aceptar.

La gran mayoría de la izquierda global tiene una posición diferente a la tuya. Si eso es de izquierda, yo no soy de izquierda. ¿Qué voy a hacer? Me atengo a mis principios, mis puntos de vista y lo que estoy seguro es correcto.

como el Sr. ¿Ves organizaciones internacionales de izquierda hoy, como el Grupo de Puebla y el Foro de São Paulo? Son de gran importancia. Grupo de Puebla es un espacio que faltaba. No teníamos coordinación entre líderes progresistas. El Foro de São Paulo fue creado en 1990, creo que tiene algunas contradicciones. Hay Pachakutik [partido indígena equatoriano], que admite Lasso. Creo que es un poco exagerado.


rayos X | Rafa Correa, 59

Presidente del Ecuador de 2007 a 2017, también fue Ministro de Economía (2005), profesor de economía de la Universidad San Francisco de Quito y director del Ministerio de Educación. Es licenciado en economía por la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), con maestría y doctorado por la Universidad de Illinois (EE.UU.). Ha escrito tres libros sobre el escenario económico en el Ecuador.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebookhttps://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *