Es la primera vez que vemos una misión aterrizar en otro planeta en directo. vea aquí









Es una noche de estreno para la historia de la exploración espacial. La misión InSight de la NASA, la agencia espacial estadounidense, llega este lunes a Marte para concretar cinco tareas nunca antes alcanzadas: estudiar las profundidades del planeta, instalar sismógrafos en otro planeta más allá de la Tierra, usar un brazo robótico por primera vez en otro. mundo, perforar la superficie marciana a una profundidad 15 veces más de lo que alguna vez fue hecho y montar un magnetómetro en Marte. Todo para saber más sobre un planeta que muchos creen poder ser nuestra próxima morada. O bien para saber más (mucho más) sobre el pasado, el presente y el futuro de nuestro propio planeta.

Todo esto va a pasar a partir de 19h54 en Portugal continental y se puede ver en directo y 360 a continuación. Y cuando decimos "en directo" hablamos literalmente: la bolea de la misión InSight va una tecnología llamada Marco que filmará y transmitirá en directo, y por primera vez, el aterrizaje de una sonda en otro planeta. Marco está compuesto por dos pequeñas naves espaciales con tecnología minúscula que ya demostró tener potencial a lo largo del trayecto entre la Tierra y Marte. Pero si llega al Planeta Rojo y es capaz de mostrarnos a InSight a aterrizar en Marte, entonces estaremos ante "una nueva capacidad de comunicación para la Tierra", prevé la NASA.

Aunque los objetivos de la misión InSight son atrevidos, la tecnología detrás de la máquina no nos es completamente desconocida. La sonda que llega esta noche a Marte fue concebida de acuerdo con la tecnología ya probada (y aprobada) por la misión Phoenix, una nave espacial desarrollada por Lockheed Martin Space en 2008 que vino a aterrizar junto al polo norte marciano. InSight tiene un escudo térmico y un paracaídas mejorado, pero el plan es muy similar al trazado para el Phoenix: "Después de separarse de una etapa de crucero, un aeroescenso desciende por la atmósfera. El paracaídas y los retrofoguetes disminuyen la velocidad de la nave; y las piernas suspendidas absorben algún choque del aterrizaje ", describe la NASA.

Todo esto va a suceder "en el mayor aparcamiento de Marte", describe la agencia espacial estadounidense. Si todo va, el InSight terminará su viaje en Elysium Planitia, la segunda región volcánica más extensa de Marte. Elysium es una llanura y por lo tanto es un lugar mucho más estable y plano para recibir una misión que lleva a bordo materiales tan sensibles como el sismógrafo que medirá cuán vivo está Marte. Sin embargo, antes y allí llegar, InSight tendrá varios obstáculos para superar.





Uno de los primeros desafíos que la misión InSight se enfrentará es el que vagabundo Opportunity puede no haber sobrevivido: una tormenta de arena. La NASA ya admitió que existe una probabilidad considerable de que InSight llegue a Marte precisamente en el momento en que Elysium Planitia puede ser barrida por una tormenta de arena capaz de hacer las condiciones climáticas un poco más difíciles.

Para tener más certidumbre sobre lo que la nueva misión de la NASA se enfrentará, la sonda Mars Reconnaissance Orbiter va a estar atenta a la meteorología marciana y enviar información al equipo en Tierra. Si algo es demasiado difícil para InSight, el equipo podrá controlar el momento en que los paracaídas de la misión se abren y usar los radares para encontrar la superficie marciana.

Sin embargo, la agencia espacial estadounidense dice que InSight está preparada para (casi) todo: "Los ingenieros de InSight construyeron una nave espacial resistente, capaz de aterrizar con seguridad en una tormenta de polvo, si es necesario. El protector térmico de la nave está diseñado para ser espeso suficiente para soportar ser alcanzado por polvo suspendido. También tiene un paracaídas que ha sido probado para ser más fuerte que el de Phoenix, en el caso de enfrentar más resistencia del aire debido a las condiciones atmosféricas esperadas durante una tormenta de polvo.

Incluso con el Mars Reconnaissance Orbiter a servir de ojos para la misión InSight, la tarea no va a ser simple. La sonda atravesará la atmósfera marciana a una velocidad de 19,8 mil kilómetros por hora, pero tendrá que bajar a sólo ocho kilómetros por hora en sólo siete minutos. "Los siete minutos de terror" porque durante esta fase nada está en manos del equipo InSight que se queda en la Tierra: todo depende de la capacidad que la sonda tiene para sobrevivir a la entrada a la atmósfera. Y de la hospitalidad marciana.

Los "siete minutos de terror" empiezan siete minutos antes de que InSight entrar en la atmósfera de Marte ya 13 minutos de llegar a la superficie marciana. InSight está compuesta por una etapa de crucero, responsable de la energía y la comunicación de la nave espacial con la Tierra, y por un vehículo de entrada que incluye todos los escudos de la máquina. Cuando estas dos partes se separan, el "terror" comienza: la etapa de crucero se expulsa a una altitud de 1.025 kilómetros ya 5 mil kilómetros por hora.

A cinco minutos de aterrizar, a sólo 45,2 kilómetros de altitud, se entra en la fase hipersónica a una velocidad de 10,7 kilómetros por hora. El escudo térmico, que va a proteger la máquina de la fricción ejercida por la atmósfera, va a alcanzar los 1.500 ºC mientras que el interior de InSight va a permanecer a una temperatura que ronda los 21ºC. Cuatro minutos después de haber entrado en la atmósfera ya tres minutos de aterrizaje, los paracaídas se abren y la velocidad de InSight bajará de los 6.100 kilómetros por hora a los 1.370 kilómetros por hora, sólo el 7% de la velocidad original.

A dos minutos y 37 minutos de llegar a la superficie, los escudos térmicos del InSight se separan del vehículo de entrada para que la máquina pueda "estirar las piernas": así como un avión suelta las ruedas para el aterrizaje, también esta misión a Marte se necesitará apoyo para soportarlo en la superficie del Planeta Rojo. Además de los tres apoyos, otra funcionalidad queda activa: el radar que permitirá a la nave percibir a qué distancia está del suelo. A 42 segundos de allí llegar, el paracaídas de InSight se suelta y la máquina entra en caída libre a una velocidad de 60 metros por segundo.

Cuando las piernas de InSight llegan a la superficie polémica de Marte, la misión de la NASA comienza. Sin embargo, aquí en Tierra, puede haber una gran incertidumbre sobre lo que pasa con el benjamin de la agencia espacial estadounidense a 146 millones de kilómetros de casa. Si todo va por lo mejor, podemos tardar meros segundos en saber si el InSight llegó sano y salvo a la superficie marciana. Pero también podemos estar obligados a esperar horas hasta obtener confirmaciones oficiales. Todo depende de cinco instrumentos: radiotelescopios, los pequeños Marco, el propio InSight, la sonda Mars Reconnaissance Orbiter y el 2001 Mars Odyssey.

A medida que el módulo InSight va penetrando en la atmósfera de Marte, transmitirá señales de radio muy simples a la Tierra. Hay dos equipos de ingenieros a la escucha de estos signos: uno está en la Fundación Nacional de Ciencia del Green Bank Observatory y otro está en el Instituto Max Planck para la Astronomía Radio en Effelsberg, Alemania. Todo lo que oigan y estudien después, será transmitido al Control de Misión del Laboratorio de Propulsión a Chorro y al Lockheed Martin Space, en Denver.

Quien esté en Tierra escuchando las señales de Marte no sabrá mucho sobre lo que pasa en el Planeta Rojo, pero puede saber pequeños detalles esenciales: "Por ejemplo, cuando InSight abre los paracaídas, un cambio en la velocidad cambia a la velocidad frecuencia de la señal. Esto es causado por el llamado efecto Doppler, que es lo mismo que ocurre cuando oímos un cambio en la sirena de una ambulancia cuando pasa. Buscar por señales como éstas permitirá que el equipo sepa la evolución de InSight ", explica la NASA.

Los marcos también ayudan en esta tarea. Estas dos pequeñas máquinas, cada una con el tamaño de una carpeta para documentos, van a tratar de transmitir a la Tierra las señales que van recibiendo de InSight en los últimos minutos del viaje en marcha a Marte: "Las marcos son tecnología experimental. Pero si funcionan como deben, el par transmitirá toda la historia de la entrada de InSight en la NASA mientras se desarrolla. Esto puede incluir una imagen de InSight en la superficie marciana tan pronto como la sonda toque el suelo ", describe la agencia norteamericana.

Sin embargo, ya en el suelo, InSight va a decir a la Tierra si está todo bien dos veces. La primera será así que el módulo aterrice en la superficie marciana, cuando la máquina envía a la Tierra una señal sonora que los radiotelescopios van a intentar detectar. Y la segunda será siete minutos después de eso, cuando enviar una señal sonora más fuerte que la primera. Aunque el primero sirva para que los científicos puedan quedarse un poco más descansados, el segundo grito de InSight es que va a ser más importante: "Incluye un poco más de información y sólo se oye si la nave espacial está en un estado de funcionamiento sano. Si la Deep Space Network de la NASA captura ese bip, esa es una buena señal de que InSight sobrevivió al aterrizaje. Los ingenieros sólo tendrán que esperar hasta el comienzo de la noche para averiguar si la sonda ha implantado con éxito sus paneles solares ".

Por el sí por el no, la NASA va a utilizar dos de las máquinas que tiene en Marte para asegurar que todo salió como deseable con InSight. Después de haber servido de ojos y oídos durante el aterrizaje, la sonda Mars Reconnaissance Orbiter va "sobrevolando Marte y registrando los datos de InSight durante el descenso", explica la NASA: "La grabación del Mars Reconnaissance Orbiter es similar a la caja negra de un" avión, lo que significa que también puede ser importante si InSight no consigue aterrizaje con éxito. Él mantendrá los datos que registra durante la entrada a medida que desaparece en el horizonte de Marte. Cuando vuelva a aparecer del otro lado, reproducirá los datos para que los ingenieros estudien ".

La otra máquina que la NASA va al servicio de la misión de InSight es el 2001 Mars Odyssey, que está en Marte desde 2001. Esta sonda transmitirá y fotografiar toda la historia del descenso de InSight a Marte. Además, transmitirá la confirmación de que los paneles solares de InSight, que son vitales para la supervivencia de la nave espacial, han sido totalmente implementados ".

El plan está todo delineado. Ahora sólo falta el veredicto final, ya que el éxito no está garantizado: sólo el 40% de todas las misiones enviadas a Marte – por cualquier agencia espacial – llegaron a buen puerto. Sin embargo, la NASA puede estar confiada: desde 1965 que vaga Marte en tierra o en el aire.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *