Erdogan intenta llegar a las grandes ciudades





A poco más de dos semanas de las elecciones municipales en Turquía, el presidente del país tiene por delante un desafío mucho mayor que la simple elección de los nuevos gobiernos urbanos: Recep Tayyip Erdogan necesita extender a las grandes ciudades el mensaje político que sus habitantes insisten en observar con alguna reserva – y que pasa desde luego por la profundización del régimen presidencial.





En efecto, la oposición al gobierno del AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo), el partido de Erdogan, bien a la transformación constitucional del régimen de un registro parlamentario para una postura presidencialista (aceptada por el país en general en el referéndum del año pasado, pero no en las grandes ciudades) sigue muy activa en las ciudades, con destaque para Estambul (donde viven más de 15 millones de personas, casi el 20% de la población), Ankara (5 millones) y Esmirna (3,5 millones), los tres mayores aglomerados de Turquía.

"Las tres grandes ciudades del país son tradicionalmente contrarias a Erdogan", dijo al periódico económico un opositor, para explicar la verdadera represa panfetaria que está presente en Estambul por estos días: enormes carteles sitian la ciudad por todos lados, si Erdogan a acompañar a los candidatos del AKP al gobierno de la ciudad. En las regiones más alejadas del centro, sucede lo mismo: los candidatos del partido surgen acompañados por el presidente de Turquía en una profusión de carteles – al mismo tiempo que ruidosas furgonetas que flotan los colores del partido van circulando por la ciudad, tanto en el lado europeo como en el lado asiático .

Siendo claro que Erdogan ha intentado sustituir el poder no confesional heredado de Mustafa Kemal Atatürk – el fundador de la República en octubre de 1923, después de la desaparición del Imperio Otomano – por un régimen 'pegado' al Islam, esa vertiente ha estado muy presente en la vida de las grandes ciudades turcas.

Hace precisamente una semana, el 8 de marzo, se inauguró en Estambul la que pasó a ser la mayor mezquita del país: tomó el nombre de Mezquita Çamlica y tiene capacidad para acoger al mismo tiempo a unos 63.000 creyentes – ofuscando de algún modo La Mezquita Azul, hasta ahora uno de los ex libris de la ciudad. Erdogan no estuvo presente, pero hizo saber que allí se dirigirá en las ceremonias oficiales de inauguración del enorme complejo, cuya construcción se inició en 2013.

Pero el más emblemático de todos los monumentos de la ciudad, Hagia Sophia, también está involucrado en una fuerte polémica. El imponente edificio fue una catedral de la Iglesia Ortodoxa durante 916 años (y también de la Iglesia Católica Romana, entre 1204 y 1261), para, en 1453, tras la conquista de la ciudad por las fuerzas del islam, pasar a ser una mezquita. Hasta 1931, cuando Atatürk, sensible a la grandiosidad del edificio y apostando por una política clara de secularización del régimen, convirtió a Hagia Sophia en un museo. Pero Erdogan está considerando hacer regresar el edificio a la condición de mezquita, en un gesto que tiene todo que ver con el acercamiento entre el Estado y la religión islámica, y que los istambuleses parecen observar con bastante reserva.

Manifestaciones no, SFF





En la tarde del mismo día de la apertura de la mezquita de Çamlica, el régimen dio a la ciudad una muestra de su endurecimiento político, al impedir la realización de una manifestación de mujeres que pretendía conmemorar el Día Internacional de la Mujer en plena Plaza Taksim, la más emblemática de Estambul – escenario de grandes manifestaciones de la oposición en anteriores ocasiones. Los cientos de policías que circulaban en las vías de acceso a la plaza acabaron, cerca de las tres de la tarde, por cerrar todos los accesos a Taksim, dirigiendo los miles de transeúntes hacia las calles perpendiculares y obligándolos a volver atrás. Como el periódico económico pudo constatar, los policías se negaban a proporcionar explicaciones sobre sus movimientos y no fue posible encontrar ningún elemento de las fuerzas de seguridad que demuestrase a entender cualquier pregunta hecha en lengua inglesa, por más básica que fuese!

Artículo publicado en la edición 1980 del Diario Económico

Ana Gomez

Ana Gómez. Nació en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios años. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. También me considero una Geek, amante de la tecnología los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *