Entrevista: el pasaporte de inmunidad a coronavirus es una idea peligrosa





En medio de la mayor pandemia del siglo pasado, el mundo se sorprende y no sabe qu√© hacer para contraatacar. coronavirus (SARS-CoV-2). En un escenario en el que las vacunas o los medicamentos no son una perspectiva a corto plazo, los especialistas de las √°reas m√°s diversas han tratado de proporcionar respuestas para salvar vidas o reactivar la econom√≠a. Una de las hip√≥tesis planteadas recientemente, incluida la del Ministro de Econom√≠a, Paulo Guedes, es la idea de un ¬ępasaporte de inmunidad¬ę.





La idea es simple: las personas que ya han sido infectadas con el coronavirus y se han recuperado podrían trabajar y moverse por las calles nuevamente. Incluso recibirían un documento oficial que certificara que vencieron la enfermedad.

Por lógico que parezca, la propuesta no se detiene desde la perspectiva de la ciencia. Esto es lo que defiende el médico y el defensor de la salud. Daniel Dourado, profesor universitario e investigador en el Centro de Estudios e Investigación en Derecho Sanitario de la Universidad de São Paulo (Cepedisa / USP). Nos dio una entrevista sobre este y otros temas, como puede ver a continuación:

VER SALUD: en los √ļltimos tiempos, los pol√≠ticos y economistas han mencionado una propuesta para un ¬ępasaporte de inmunidad¬Ľ. ¬ŅQu√© ser√≠a eso?

Daniel Dourado: Esta idea surgi√≥ porque los estudios muestran que el coronavirus conduce a la producci√≥n de anticuerpos en los cuerpos de los pacientes. Algunas obras han salido en las √ļltimas semanas indicando que esto realmente sucede. Pero lo que dicen los inmun√≥logos es que tener anticuerpos no significa necesariamente tener inmunidad contra un segundo episodio de Covid-19. De lo que se sabe hasta ahora, el cuerpo crea una reacci√≥n, pero no se puede decir con 100% de certeza que esto elimina o inactiva el virus en un segundo intento de invasi√≥n. El pasaporte de inmunidad se basa, entonces, en la idea de que si atrapaste el coronavirus una vez, eres inmune. Esto incluso ocurre en algunas otras enfermedades, como el sarampi√≥n, pero no es una regla para todos los virus.

¬ŅEntonces todav√≠a no sabemos si seremos inmunes despu√©s de un primer episodio de Covid-19?

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.





Por lo que he estado siguiendo, se sabe que el coronavirus conduce a la producci√≥n de anticuerpos, pero a√ļn no entendemos cu√°l es el nivel exacto de protecci√≥n. La familia del coronavirus es diversa: algunos de ellos causan resfriados comunes y cada a√Īo reaparecen y vuelven a infectar a las personas. Otros, como Sars-CoV-1, que caus√≥ la epidemia del s√≠ndrome respiratorio agudo severo (SRAS) en 2002 y 2003, dieron inmunidad un poco m√°s en algunos pacientes, pero no en otros. No tenemos elementos que decir con certeza sobre c√≥mo se comportar√° Sars-Cov-2, responsable de la pandemia actual.

En Brasil, la idea del pasaporte de inmunidad gan√≥ resonancia entre algunos l√≠deres, como el ministro de econom√≠a, Paulo Guedes. ¬ŅQu√© tipo de efecto tendr√≠a una pol√≠tica de este tipo?

El primer problema es tomar una decisión que afecte la vida de la población en función de la incertidumbre. Lo que he tratado de llamar la atención es que es una decisión política. Dar este tipo de pasaporte a alguien no es viable, ya que, como dije anteriormente, no tenemos elementos para suponer que la inmunidad sea duradera.

El segundo punto que debemos tener en cuenta es que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) lanz√≥ recientemente varias pruebas r√°pidas para detectar Covid-19. El problema es que los resultados de muchos de ellos tienen poca sensibilidad. Esto abre la posibilidad de muchos resultados falsos positivos. Desde el punto de vista de la salud p√ļblica, esto es extremadamente peligroso, porque este examen servir√≠a como pretexto para dar el pasaporte de inmunidad y permitir que una persona no infectada circule nuevamente en las calles, exponi√©ndose al riesgo de contraer el coronavirus. Estamos en un entorno de muchas incertidumbres y necesitamos saber qui√©n est√° produciendo el conocimiento antes de tomar decisiones.

Adem√°s de las implicaciones para la salud p√ļblica, ¬Ņc√≥mo impacta la idea de un pasaporte de inmunidad en el universo legal?

Esta es una pregunta interesante. La idea implica crear una categor√≠a de ciudadanos que sean inmunes al virus y otra que a√ļn no lo sea. Basado en eso, definir√≠a los derechos de estos dos grupos. En el caso de que exista un pasaporte, esto tendr√≠a implicaciones √©ticas muy grandes, como definir si el sujeto tiene un trabajo o no. ¬ŅEl empleador requerir√≠a que el empleado muestre los resultados de la prueba? Es preocupante que el gobierno o el Ministerio de Econom√≠a hayan dicho que adoptar√° esta estrategia. El resultado de un examen no puede ser el elemento definitorio de la categor√≠a de ciudadanos, ya que abre el riesgo de discriminaci√≥n, que es inconstitucional.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

¬ŅQu√© necesitar√≠amos saber antes de implementar una estrategia como el pasaporte de inmunidad?

Todav√≠a no tenemos elementos para determinar si la inmunidad contra Sars-CoV-2 durar√°. Tampoco sabemos si ser√° un virus estacional, que reaparece en un momento determinado del a√Īo. Lo que tenemos son hip√≥tesis y necesitamos unos meses para tener m√°s elementos sobre ellas.

Otra incertidumbre es la cuesti√≥n de la vacuna. Por mucho que haya muchos grupos investigando al respecto, nos tomar√° tiempo conocer su efectividad. Considerando un esfuerzo monumental, la perspectiva es que las vacunas estar√°n disponibles en un a√Īo y medio. Todo sugiere que necesitaremos combinar per√≠odos de aislamiento y mayor libertad de movimiento para equilibrar las necesidades de la sociedad y la econom√≠a con la capacidad de atender la red hospitalaria. A medida que los hospitales se llenen, necesitaremos que la poblaci√≥n se quede en casa. Cuando est√°n vac√≠os, ciertos sectores pueden salir a la calle.

¬ŅDescubrir una droga ayudar√≠a a resolver esta ecuaci√≥n?

Ayuda, pero desafortunadamente, no lo resuelve. Incluso si uno de los medicamentos probados muestra efectividad, no cambiar√° el historial de la enfermedad. Los medicamentos no alivian el problema de saturaci√≥n de la red hospitalaria. Despu√©s de todo, si no tenemos camas disponibles para casos graves, ¬Ņc√≥mo se pondr√°n los medicamentos a disposici√≥n de los pacientes que m√°s los necesitan? Necesitaremos una vacuna para proteger a la poblaci√≥n.

Otra idea controvertida emitida recientemente fue el aislamiento vertical, en el que solo los m√°s vulnerables se quedar√≠an en casa. ¬ŅTiene sentido?

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

¬ŅC√≥mo identificar estos grupos? Tenemos un gran contingente de la poblaci√≥n brasile√Īa que es hipertenso y diab√©tico. Los estudios demuestran que las personas j√≥venes infectadas con el coronavirus tienen inflamaci√≥n card√≠aca, ataque card√≠aco, accidente cerebrovascular. En la pr√°ctica, no hemos podido aislar grupos espec√≠ficos.

Los empresarios y economistas dan opiniones sobre pol√≠ticas de salud p√ļblica, como el tema del aislamiento social o el pasaporte de inmunidad. ¬ŅCu√°l es la raz√≥n para esto?

Recientemente vimos a un grupo de empresarios acompa√Īar al presidente Jair Bolsonaro en una visita a la Corte Suprema Federal (STF) para solicitar cambios en las pol√≠ticas actuales para contener la pandemia en el pa√≠s. Es impresionante la falta de sensibilidad de algunos al decir que los CNPJ dejar√°n de existir en el momento en que murieron m√°s de 11 mil brasile√Īos.

Tenemos muy buenas investigaciones que demuestran que, en pandemias pasadas, las ciudades y regiones que hicieron el bloqueo lograron recuperar la econom√≠a m√°s r√°pido cuando pas√≥ la crisis. Muchas personas no se dieron cuenta de que abrir la econom√≠a puede tener el efecto contrario. Los empresarios tienen dificultades para asimilar que la crisis ocurrir√° de todos modos. Es in√ļtil pensar que todo volver√° a funcionar, porque no lo har√°. El negacionismo no resuelve la situaci√≥n. Ignorar la existencia del virus no me protege de √©l.

¬ŅQu√© revela la pandemia sobre Brasil?

Covid-19 muestra la verdadera realidad social de nuestro país. Los que pueden trabajar en casa son privilegiados. Quienes viven en comunidades con una gran densidad de población simplemente no pueden protegerse de la manera más adecuada. E incluso ante todo esto, vemos personas discutiendo la reapertura de la economía con el argumento de que aquellos que son vulnerables se darán cuenta de todos modos. Esto pone en riesgo el sistema de salud, que puede saturarse repentinamente. Incluso en São Paulo, que tiene una mayor capacidad, muchos hospitales ya están al límite. Ahora imagine la situación extremadamente complicada en ciudades como Manaus y Fortaleza.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

¬ŅEs posible determinar si Brasil ya ha alcanzado el pico de casos o si todav√≠a estamos ¬ęsubiendo la cuesta¬Ľ?

Los epidemi√≥logos suelen decir que solo sabemos si superamos el pico despu√©s de que todo haya terminado. Lo que tenemos son modelos matem√°ticos, que act√ļan en algunas premisas. Hemos visto a Brasil superar nuevos casos y muertes en los √ļltimos d√≠as. Parece entonces que todav√≠a no hemos pasado por lo peor.

Lo que debemos tener en cuenta es que estamos a unas pocas semanas de lo que sucedió en los países europeos. Y la reapertura de la sociedad y la economía presupone algunos elementos que no tenemos. Este es el caso, por ejemplo, de la capacidad del sistema de salud para controlar a las personas con sospecha de Covid-19. O incluso la posibilidad de realizar pruebas a gran escala.

No estas pruebas rápidas de farmacia, sino pruebas de PCR, como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Brasil tiene un subregistro gigantesco, por lo que no conocemos el escenario real de la pandemia aquí. No podemos reflejar los países europeos, que están comenzando a planear reabrir ahora.

¬ŅY c√≥mo se compara nuestra capacidad para camas de hospital con otros pa√≠ses?

En cuanto al n√ļmero de camas de la UCI, tenemos un n√ļmero m√°s alto que la mayor√≠a de los otros lugares. El problema es que m√°s de la mitad de estas camas son privadas. Es inevitable pensar en un proyecto de ley para hacer obligatorio el uso de esta estructura por el Sistema √önico de Salud, SUS. Esto ya est√° previsto en nuestra constituci√≥n federal y en la ley de salud org√°nica, siempre que el gobierno pague una indemnizaci√≥n. Pero el ministro de Salud, Nelson Teich, dijo que est√° en contra de este tipo de medidas, lo cual es preocupante. Esto, de hecho, demuestra la falta de apoyo y liderazgo pol√≠tico que estamos sufriendo. Por el contrario, tenemos l√≠deres que intentan obstaculizar el proceso. No tenemos articulaci√≥n ni convergencia de esfuerzos. El gobierno federal est√° permitiendo que suceda o haciendo todo en la direcci√≥n opuesta.

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

¬ŅY c√≥mo la desinformaci√≥n o la difusi√≥n de noticias falsas contribuyen a agravar a√ļn m√°s esta situaci√≥n?

Este fen√≥meno no es nuevo, pero durante la pandemia vemos en detalle c√≥mo puede afectar a toda la sociedad. En un escenario donde no hay vacuna o medicamento, lo que queda es el esfuerzo de medidas conductuales e individuales, como el aislamiento social, el uso de m√°scaras, la higiene de manos … Esto es lo que llamamos intervenciones no farmacol√≥gicas. La principal lecci√≥n de Covid-19 ser√° la necesidad de una buena comunicaci√≥n. La OMS, de hecho, identific√≥ esto desde el principio e hizo varias alianzas con Twitter, Facebook y Google. La organizaci√≥n ha cambiado dr√°sticamente la forma en que habla con las personas. La capacidad de transmitir informaci√≥n clara y objetiva es crucial.

¬ŅY c√≥mo se aplica este aprendizaje sobre comunicaci√≥n a Brasil?

Desafortunadamente, en Brasil, todo se convirti√≥ en una disputa pol√≠tica. Incluso en pa√≠ses ideol√≥gicamente alineados, como el Reino Unido y los Estados Unidos, los l√≠deres cambiaron su discurso: despu√©s de infectarse, el primer ministro brit√°nico, Boris Johnson, fue m√°s cauteloso. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha puesto a expertos para hablar. En Brasil, el tap√≥n a√ļn no se ha ca√≠do.

Nunca tuve la ingenuidad de pensar que hay ciencia sin pol√≠tica. Pero el punto es que algunos puntos deben ser aceptados como una referencia com√ļn, algo que todos entienden como cierto. Y no ha sido exactamente as√≠. La negaci√≥n del cambio clim√°tico nos lo ha demostrado. Pero en el caso del medio ambiente, las repercusiones son a medio o largo plazo. Ahora, en el coronavirus, las consecuencias para nuestras decisiones son casi instant√°neas: en la ciudad de Blumenau, en Santa Catarina, el alcalde orden√≥ que se abriera el comercio y, una semana despu√©s, el n√ļmero de casos explot√≥, por ejemplo.

Has estado usando mucho las redes sociales, especialmente Twitter, para transmitir informaci√≥n cient√≠fica e interactuar con el p√ļblico. ¬ŅC√≥mo ha sido esa experiencia?

Contin√ļa despu√©s de la publicidad.

Es un gran desafío. Yo uso Twitter más, porque me gusta el idioma y el intercambio que ocurre allí. Pero hay muchas personas que disputan y niegan la información en función de lo que recibieron en una teoría de conspiración actual de WhatsApp. La dificultad radica en tomar lo que leemos en artículos científicos y presentarlo de una manera que la gente entienda. A veces, incluso nosotros los médicos no entendemos algunos de los aspectos más técnicos de los modelos matemáticos, por ejemplo, mucho menos la población en general. Pero este esfuerzo es importante. Mostrar lo que hacemos en la universidad siempre ha sido fundamental. Ahora es literalmente una cuestión de vida o muerte.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *