Entre Biden y Bolsonaro, & # 039; escenario de Carter & # 039; es inprobable





Un mes y medio antes de las elecciones presidenciales estadounidenses de 1976, la revista estadounidense Playboy publicó una larga entrevista con el demócrata Jimmy Carter.





En una secci√≥n, el candidato, que derrotar√≠a al presidente Gerald Ford, se acerc√≥ a Brasil. La camarader√≠a del gobierno de Ford con Brasilia fue ¬ęel tipo de cosas que queremos cambiar¬Ľ, advirti√≥ Carter.

Brasil, despu√©s de todo, era una dictadura ¬ęen muchos sentidos, altamente represiva¬Ľ, y la pol√≠tica exterior de Washington no deber√≠a traicionar los valores estadounidenses ¬ęa cambio de ventajas temporales¬Ľ.

En seis meses bajo Carter, Brasil y Estados Unidos experimentar√≠an la peor crisis en la historia de las relaciones bilaterales. La cuesti√≥n de los derechos humanos fue una de las dos patas del problema. El otro era el programa nuclear brasile√Īo, que avanzaba hacia el control completo del ciclo del √°tomo.

La administración Carter pisoteó las dictaduras sudamericanas y derritió parte del acuerdo nuclear de Brasil con Alemania. En represalia, la dictadura suspendió prácticamente toda colaboración militar con los Estados Unidos.

Si Joe Biden gana en noviembre, ¬Ņcu√°les son las posibilidades de un ¬ęescenario Carter¬Ľ en las relaciones de Estados Unidos con Brasil por Jair Bolsonaro?

Tres meses de campa√Īa en una pandemia equivalen a tres d√©cadas, y Donald Trump a√ļn est√° lejos de ser derrotado. Pero esa pregunta continuar√° ganando impulso en el futuro.





Hay quienes creen que un choque frontal entre Biden y Bolsonaro ser√≠a inevitable. Sin embargo, un an√°lisis fr√≠o se√Īala lo contrario: parece poco probable un antagonismo profundo, al menos en la fase inicial de una administraci√≥n democr√°tica.

Primero, porque Biden tendr√≠a m√°s que hacer. Entrar√≠a en la Casa Blanca sobre los escombros que dej√≥ Trump durante cuatro a√Īos, en medio de la peor crisis econ√≥mica mundial en un siglo y a medida que la disputa con China alcanza niveles sin precedentes.

Por un lado, Brasil sería relegado a un lugar secundario en esta agenda externa. Por otro lado, reforzaría la importancia de evitar un dolor de cabeza con Brasilia.

Desde la competencia mundial por la tecnología 5G hasta la recuperación pospandémica en América Latina, sería mucho mejor para Biden encontrar un modus vivendi con Brasilia.

Al mismo tiempo, el currículum de Biden indica que él, personalmente, es un pragmático convencido de la importancia de su relación con Brasil.

Con Dilma Rousseff en el poder, fue el entonces vicepresidente estadounidense quien dirigió el plan para reconstruir las relaciones bilaterales, un fracaso debido al caso de Edward Snowden y otros desajustes.

Pero Biden realmente lo intentó y dejó un legado. Por ejemplo, los puntos del entendimiento comercial actual entre Trump y Bolsonaro fueron originalmente su idea.

Sobre todo, si el dem√≥crata gana, su posici√≥n inicial ser√° reactiva. La pelota estar√° en el campo del gobierno brasile√Īo. Y aqu√≠ es donde las aguas se vuelven m√°s turbias.

Bolsonaro no parece haber entendido completamente la lecci√≥n con Argentina, donde hizo campa√Īa abiertamente por el derrotado Mauricio Macri. Hoy la relaci√≥n con Buenos Aires es la peor en d√©cadas.

¬ęApoyo a Trump¬Ľ, lanz√≥ la semana pasada, cuando el liderazgo de Biden en Florida alcanz√≥ dos d√≠gitos, a pesar de que prometi√≥ trabajar con Washington ¬ęsi el otro lado gana¬Ľ.

Un ¬ęescenario de Carter¬Ľ es poco probable, pero ciertamente es posible. Para la izquierda dem√≥crata, el problema ambiental es hoy lo que los derechos humanos representaron en la d√©cada de 1970.

Figuras como Ted Kennedy hicieron campa√Īa contra la tortura en los s√≥tanos de la dictadura, mientras Green New Deal aboga por denunciar la deforestaci√≥n en la Amazon√≠a.

Es dif√≠cil saber c√≥mo ser√≠a el equilibrio de fuerzas entre progresistas y moderados bajo Biden. Pero ante un empeoramiento del problema ambiental, o si Bolsonaro intenta alg√ļn truco institucional, una crisis con Brasil ser√≠a inevitable, y tal vez una oportunidad para que el dem√≥crata se una a su base.

Las opiniones expresadas anteriormente no reflejan necesariamente la posición del Consejo de las Américas.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *