Ense√Īanza que no satisface





Es innegable que la docencia fue una de las √°reas m√°s penalizadas en el transcurso de 2020. Si bien el tema ha recibido poca conmoci√≥n p√ļblica, la interrupci√≥n de clases ha puesto de relieve debilidades en el contexto socioecon√≥mico de los estudiantes y problemas estructurales en el sistema educativo actual.





Desde el principio prima la ense√Īanza que mantiene a la familia apartada y desinformada de lo que ocurre en el √°mbito escolar. A lo turbio del calendario acad√©mico que se desarrolla con min√ļsculos contactos entre la escuela y las familias, se suma el desinter√©s, el bajo nivel de exigencia desde el punto de vista del consumidor, o la reducida capacidad reivindicativa de los encargados de la educaci√≥n que no cuentan con los medios para enfrentar Modelo de ense√Īanza cerrado en decisiones administrativas y poco sensible a las necesidades y preferencias de estudiantes y familias. Tomemos, por ejemplo, la facilidad con la que el gobierno utiliz√≥ la alternativa de tecnolog√≠a de la informaci√≥n durante el confinamiento. Dando acceso a recursos inform√°ticos y apoyo familiar para el estudio como garantizado, el estado central mostr√≥ evidencia de alienaci√≥n con respecto al pa√≠s real.

La cultura que disminuye el papel de las familias ha contribuido a lanzar un desaf√≠o ca√≥tico para las familias durante las largas vacaciones escolares. Habr√≠a habido ejemplos encomiables de escuelas y municipios que se movilizaron para atender las debilidades de los estudiantes m√°s afectados por la falta de medios. Sin embargo, no es posible hacer milagros cuando todav√≠a existen otras debilidades b√°sicas. Pensemos en la importancia de inculcar m√©todos de trabajo firmes y organizados en los ni√Īos desde una edad temprana. No es posible formar generaciones c√≠vicas, intelectuales y econ√≥micamente capaces si no est√°n formadas en la autonom√≠a y en el h√°bito del enfrentamiento real con las responsabilidades personales. Aspectos que se han devaluado.

En segundo lugar, es inquietante percibir la ligereza con la que se abordó el tema de la valoración. Los estudiantes se quedaron a su suerte en una sucesión intermitente de archivos desconectados y breves clases de televisión, cuando todos sospechábamos que los programas curriculares rara vez se cumplen.

El desinter√©s por la evaluaci√≥n seria de los alumnos se hizo visible en la forma en que se sumergi√≥ en una conciencia tranquila en el verano de 2020 sin intentar comprender los impactos de esta conmoci√≥n en la trayectoria escolar y profesional de cada alumno. Sin embargo, una educaci√≥n de calidad siempre depender√° del celoso cumplimiento de metas curriculares bien definidas. En este sentido, tendr√° que haber una forma de monitorear los resultados del aprendizaje a lo largo de los ciclos, con el fin de evaluar la calidad de la ense√Īanza y diagnosticar los problemas existentes, por mucho que perjudique a los abolicionistas de la evaluaci√≥n.

En tercer lugar, concluyo destacando que la escuela p√ļblica solo podr√° recuperar credibilidad y crear capital social para la comunidad, cuando sea capaz de ser un espacio de prop√≥sitos, vocaciones distintas y autoridad respetada. Una escuela de calidad no puede ser un espacio para el facilismo indoloro, no puede temer la evaluaci√≥n externa peri√≥dica, ni puede dejar de responder a las necesidades de los estudiantes y sus familias. M√°s bien, debe trabajar de manera transparente con el prop√≥sito de alentar talentos y servir en estrecha proximidad.

Concluyo con las sabias palabras del profesor Jos√© Manuel Moreira sobre las pol√≠ticas educativas en su libro Comprensi√≥n para cambiar el estado al que llegamos: ‚ÄúEl conocimiento es divertido, pero antes cuesta. El conocimiento es siempre voluntario y nunca gratuito, ya que puede implicar err√≥neamente que se entiende la llamada educaci√≥n obligatoria y gratuita. De ah√≠ que el resplandor del avance y la transmisi√≥n del conocimiento solo se da en las comunidades de aprendizaje, lo que presupone la institucionalizaci√≥n, es decir, la presencia de ciertas reglas, la valoraci√≥n de ciertos bienes, la adquisici√≥n de h√°bitos, el ejercicio de ciertas virtudes y la pr√°ctica del esfuerzo compartido ¬ę. (2017, 132-133)





El autor escribe seg√ļn la ortograf√≠a antigua.

Ana Gomez

Ana G√≥mez. Naci√≥ en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a√Īos. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi√©n me considero una Geek, amante de la tecnolog√≠a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *