En una nueva etapa de crisis, EEUU y Corea del Norte se provocan





Despu√©s de casi venir a las v√≠as de hecho en 2017, sorprender al mundo con una c√°lida aproximaci√≥n en 2018 y alejarse en 2019, EEUU y Corea del Norte ahora est√°n en la fase de las peque√Īas provocaciones mutuas.





La dictadura comunista hizo la segunda prueba de misiles en dos semanas, indicando que podría estar retomando el programa que había interrumpido tras la primera cumbre entre Kim Jong-un y el presidente Donald Trump en 2018.

Estados Unidos anunci√≥ la retenci√≥n del segundo mayor carguero norcoreano, que estaba detenido en un puerto indonesio desde el a√Īo pasado.

Acusando la embarcación de perforar el embargo internacional a la dictadura por transporte de carbón, Washington incautó el barco y lo está llevando a la Samoa Americana, territorio suyo en el Pacífico.

A continuaci√≥n, Kim orden√≥ la realizaci√≥n de pruebas de misiles de largo alcance, seg√ļn la agencia estatal.

Queda por saber si de esta renovada hostilidad resultará una reconciliación o una ruptura más radical, realimentando el temor de un conflicto en la península coreana.





Al asumir en 2017, Trump encaró a Kim con una retórica fortísima. Recibió de vuelta una aceleración brutal del programa de cohetes, que desde el punto de vista de alcance ya pueden llegar a Estados Unidos.

Las existencias personales de bajo nivel y el renovado temor de que alg√ļn error de c√°lculo podr√≠a llevar a la guerra llegar a un √°pice, s√≥lo para Trump ceder y hacer del "hombre-cohete" un respetable interlocutor dirigente de potencia nuclear.

La cumbre de 2018 alivi√≥ la tensi√≥n, que volvi√≥ a recrudecer a partir del fracaso de la mal planificada segunda etapa del encuentro, en febrero de este a√Īo en Vietnam.

Trump intento anunciar el final formal de la guerra que dividi√≥ a las Coreas en los a√Īos 1950, s√≥lo para ver a Kim abandonar la mesa de negociaciones. El camino puede ser el de la fuerza, pero todav√≠a hay pasos anteriores.

Para Kim, lo que interesa es el mantenimiento de su r√©gimen, una mezcla de despotismo con toques m√≠sticos y estalinismo de los a√Īos 1940. Entonces √©l tiende a hacer sus movimientos de forma comedida, esperando la reacci√≥n estadounidense.

Trump tiene un doble problema, que es tratar con esta renovada confusión mientras ve los tambores de la guerra tocar en el Oriente Medio.

Estados Unidos envi√≥ un portaaviones y bombarderos pesados ‚Äč‚Äčpara presionar a Ir√°n.

El país de los ayatolás redobla la apuesta contra Washington e indica que si todo sigue como está, retomará su programa nuclear -hacer la bomba allí es más una cuestión de tiempo que de capacidad.

El presidente estadounidense, por todo belicismo de sus asesores más directos, más habla de lo que hace. No es de su interés, y hasta aquí ha evitado de hecho, ampliar la participación de EEUU en guerras.

Hay otras presiones, por supuesto, como la de cada vez m√°s lucrativa industria de defensa. En el a√Īo 2018, Estados Unidos tir√≥ del gasto militar mundial -el pa√≠s gasta m√°s que los 11 pr√≥ximos integrantes del ranking del g√©nero compilado por el Instituto Internacional de Estudios Estrat√©gicos de Londres.

Naturalmente, es algo fantasioso acreditar al "complejo militar-industrial" denunciado hace 58 a√Īos por el presidente Dwight Eisenhower todo el riesgo de guerra involucrando a EEUU. Pero un s√≠mbolo de esa simbiosis es la confirmaci√≥n de un ex ejecutivo de Boeing, la segunda mayor empresa de defensa del mundo, para asumir el cargo de secretario del √°rea en el gobierno Trump.

En el caso norcoreano, hay un factor a√ļn no medido: la entrada de Vladimir Putin en el juego. Los rusos fueron los fiadores del r√©gimen de los Kim en la Guerra Fr√≠a y perdieron el puesto para otra dictadura comunista, China.

S√≥lo que ahora el presidente ruso aprovech√≥ el vac√≠o dejado por Trump tras la c√ļpula fracasada en Hanoi, e hizo su propia reuni√≥n con Kim. Lo que tiene que ver con las se√Īales intercambiadas entre Pyongyang y Washington es lo que reserva el pr√≥ximo cap√≠tulo.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *