En un debate civilizado, el ganador es el votante, que logró escuchar a los candidatos.





Todos se sintieron tan aliviados al ver que el último debate presidencial estadounidense fue realmente un debate, en el que el moderador logró moderar y los espectadores pudieron escuchar las respuestas de los candidatos, que la gigantesca diferencia entre las opiniones del presidente Donald Trump y del ex vicepresidente Joe Biden a los Estados Unidos.





El momento en que esta discrepancia se hizo más clara fue cuando la moderadora Kristen Welker hizo la pregunta final a los candidatos: “Imaginen que ganaron las elecciones y darán su discurso inaugural, ¿qué les van a decir a los estadounidenses que no votaron por ustedes? «

El republicano Trump dijo que con el éxito que trajo a la economía estadounidense «antes de que la plaga viniera de China», el «otro lado» ya quería unirse a él, y que Estados Unidos está en el camino del éxito, el que unirá al país. Trump concluyó su discurso sindical atacando a Biden, diciendo que el demócrata aumentará los impuestos de todos si es elegido y que el país experimentará una depresión económica sin precedentes.

Biden, en su respuesta, dijo que le diría a los votantes de Trump: «Soy un presidente estadounidense, los representaré a todos ustedes, a los que votaron y a los que no votaron por mí». El demócrata continuó diciendo que habrá grandes oportunidades para hacer crecer la economía, abordar el problema del racismo sistémico y fomentar la energía limpia. “Lo que está en la boleta es el carácter de este país. Decencia, honor, respeto, tratar a las personas con dignidad, garantizar que todos tengan las mismas oportunidades ”.

Biden intentó cristalizar el mensaje de que representa la unión de un país polarizado y el regreso de la dignidad y la decencia, además de una lucha más efectiva contra la pandemia de coronavirus. Trump, además de intentar pegar a Biden al lado de la corrupción, apostó por su activo prepandémico, la economía próspera. Y los dos candidatos tienen algo que celebrar.

Luego de un primer debate desastroso, en el que su comportamiento agresivo fue rechazado por los votantes, Trump obedeció las pautas de sus asesores y no interrumpió constantemente a su oponente. No fue grosero con Biden, ni con el moderador, incluso la elogió. El presidente estadounidense pudo hacer críticas efectivas a su oponente: insistió en el hecho de que Biden estuvo en el gobierno durante 8 años y no había implementado varias de las políticas que prometía.

También atacó el apoyo de Biden a la legislación que contribuyó al encarcelamiento masivo del país, otra crítica relevante. Sin embargo, su intento de convertir la computadora portátil de Hunter Biden en el escándalo del correo electrónico de Hillary, que secuestró la atención de los medios y el electorado en 2016, no ha despegado, al menos todavía no.





Y Trump volvió a llenar sus líneas con un torrente de mentiras, incluso más que en el primer debate. El republicano dijo que su cuenta secreta en China se cerró en 2015, todavía está abierta. Dijo, como viene diciendo desde que asumió el cargo, que divulgará sus declaraciones de impuestos sobre la renta, una tradición de todos los presidentes estadounidenses, tan pronto como finalice la auditoría del Servicio de Impuestos Internos de EE. Es mentira, no hay restricción de ingresos, podría revelar.

Biden logró pasar los 90 minutos de debate sin los errores habituales y sin estar tan envuelto en medio de las oraciones. De hecho, había un Biden mucho más enérgico en la escena que en el primer debate, y el demócrata estaba aún más sonrojado, en comparación con el aspecto de museo de cera del otro choque. Es un buen antídoto para la campaña negativa de Trump, que acusa al demócrata de 78 años de senil (el republicano tiene 74 años).

Algunas de sus declaraciones fueron precisas. Cuando Trump dijo que la situación de la pandemia de Covid-19 se estaba estabilizando en el país y que los estadounidenses estaban aprendiendo a vivir con la enfermedad, respondió Biden. “La gente no está aprendiendo a vivir con el coronavirus. La gente está aprendiendo a morir por el coronavirus ”.

Y después de que Trump dijera que Estados Unidos tiene una buena relación con el dictador norcoreano Kim Jong Un, Biden dijo: «esto es como decir que teníamos una buena relación con Hitler antes de que invadiera el resto de Europa».

Sin embargo, el demócrata cayó sobre unas cáscaras de plátano. Cuando Trump le preguntó si pondría fin a la industria petrolera, básicamente lo confirmó, diciendo que «haría una transición» para reducir la contaminación, lo que debería asustar a los votantes de los estados que dependen de esa industria. Al criticar la decisión de la administración Trump de separar a los niños migrantes (el informe de esta semana reveló que el gobierno aún no ha localizado a los padres de 545 niños separados en la frontera), Trump replicó: «¿Quién construyó las jaulas, Joe?» Los centros de detención fueron construidos bajo la administración Obama, que fue campeona en número de deportaciones.

El espectador puede agradecer al moderador Welker por reducir el nivel de estrés del debate. Hizo un excelente trabajo al cuestionar las inexactitudes en las respuestas y logró mantener a los candidatos razonablemente disciplinados. «Estoy celoso», dijo Chris Wallace, moderador del caótico primer debate.

En general, fue un enfrentamiento mucho más equilibrado que el primero. Sin embargo, un empate no es una buena noticia para Trump, quien se encuentra en una desventaja razonable en cuanto a las intenciones de voto, a menos de dos semanas de la elección.

Según el promedio de la encuesta calculado por el sitio web FiveThirtyEight, Biden tiene el 52,1% de las intenciones de voto y Trump el 42,2%. El demócrata lidera estados pendulares como Florida, Michigan, Arizona, Pensilvania y Wisconsin. Alrededor de 47 millones de personas ya han votado y solo entre el 2% y el 5% de los votantes dicen que están indecisos, es decir, el espacio para girar los votos es pequeño.

Aún así, vale la pena una dosis extra de escepticismo. En la mañana del 8 de noviembre de 2016, numerosas encuestas señalaron que la candidata demócrata Hillary Clinton tenía más del 80% de probabilidades de derrotar a Trump en las elecciones. Los institutos de investigación juran que han ajustado sus modelos y corregido los errores de las últimas elecciones. Pero lo sabrás.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *