En masacres recientes, los supremacistas blancos se enfocaron en problemas ambientales.





Antes de las masacres que dejaron a docenas de muertos en Christchurch (Nueva Zelanda) y El Paso, Texas (EE. UU.), Este a√Īo los hombres armados lucharon por explicar su furia, incluido el odio a los inmigrantes.





Las declaraciones que estos hombres publicaron en Internet comparten otra obsesión: sobrepoblación y degradación ambiental.

El presunto hombre armado de Christchurch, acusado de atacar a musulmanes y matar a 51 personas en marzo, se declaró "ecofascista" y criticó las tasas de natalidad de los inmigrantes.

La declaración relacionada con el francotirador de El Paso, acusado de matar a 22 personas en un área comercial a principios de este mes, deplora la contaminación del agua, los desechos plásticos y la cultura de consumo de los Estados Unidos, que está "creando una gran carga para las generaciones futuras". "

Los dos tiroteos masivos parecen ser ejemplos extremos de ecofascismo, lo que Betsy Hartmann, profesora principal en Hampshire College, llama "odio verdoso".

Muchos supremacistas blancos se han aferrado a los problemas ambientales, haciendo conexiones entre la protección de la naturaleza y la exclusión racial.

Estas ideas han resultado particularmente peligrosas cuando son adoptadas por personas inestables, propensas a la violencia y convencidas de que deben tomar medidas dr√°sticas para evitar una cat√°strofe.





El supuesto documento del tirador de El Paso está lleno de desesperación existencial: "Toda mi vida me he estado preparando para un futuro que actualmente no existe".

En los √ļltimos a√Īos, el movimiento ambiental ha influido fuertemente en la justicia social, justo lo contrario de lo que buscan los grupos de odio.

Ahora los líderes de estas organizaciones temen que los nacionalistas blancos estén usando mensajes verdes para atraer a los jóvenes a agendas racistas y nativistas.

"El odio siempre está buscando la oportunidad de tomar algo", dijo Mustafa Santiago Ali, vicepresidente de la Federación Nacional de Vida Silvestre y experto en justicia ambiental.

"Es por eso que usan este lenguaje ecológico que ha existido por un tiempo e intentan reformularlo".

Para Michelle Chan, vicepresidenta de programas de Amigos de la Tierra, "la clave para entender aquí es que el ecofascismo es más una expresión de la supremacía blanca que el ambientalismo".

Todo esto est√° sucediendo en una era ret√≥ricamente ideol√≥gicamente recalentada, donde el discurso p√ļblico se vuelve t√≥xico, no solo en los rincones oscuros de Internet, sino tambi√©n entre aquellos en posiciones de alto rango.

Los activistas ambientales quieren generar un sentido de urgencia sobre el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y otros ataques al mundo natural, pero no quieren que sus mensajes lleven a las personas a ideologías dementes.

Existe el peligro de "apocalipticismo", dijo Jon Christensen, profesor asistente de la Universidad de California, Los √Āngeles, quien ha escrito extensamente sobre el mal uso de escenarios ambientales dist√≥picos.

Es importante, dijo, proporcionar a las personas potenciales soluciones y razones para tener esperanzas: "Definitivamente existe el peligro de que las personas tomen medidas terribles cuando sientan que no hay salida".

Hartmann, quien ha estado siguiendo el ecofascismo durante más de dos décadas, refleja esta advertencia y dice que los ambientalistas "necesitan alejarse de este discurso apocalíptico porque fácilmente juega el juego del nacionalismo blanco apocalíptico".

Los líderes de varias organizaciones ambientales líderes dijeron esta semana que la supremacía blanca es la antítesis de su movimiento.

"Lo que vimos en el manifiesto de El Paso es una ideología miope, odiosa y mortal que no tiene cabida en el movimiento ambiental", dijo Michael Brune, CEO del Sierra Club.

En la misma línea, Andrew Rosenberg, director del Centro de Ciencia y Democracia de la Unión de Científicos Preocupados, dijo: "Tenemos que hablar para que nuestros miembros sepan que bajo ninguna circunstancia estamos comprando este tipo de filosofía".

Los presuntos pistoleros en El Paso y Christchurch no surgieron del movimiento verde. Los documentos que se les atribuyen tratan principalmente de raza, identidad cultural, inmigración y el temor de una "gran sustitución" de blancos por personas de otras razas.

La parte "eco" de la ecuación es, sin duda, una adición.

Pero estos presuntos asesinos no crearon sus ideologías odiosas en el vacío. Exploraron ideas sobre la naturaleza que circulan ampliamente entre los nacionalistas blancos.

Antes de la manifestación "Rally Right" en Charlottesville en 2017, por ejemplo, el líder nacionalista blanco Richard Spencer publicó un manifiesto destinado a proteger la naturaleza.

El ecofascismo tiene ra√≠ces profundas. Hay un elemento fuerte en el √©nfasis nazi en la "sangre y el suelo" y la patria, y la necesidad de un espacio vital purificado de elementos extra√Īos e indeseables.

Mientras tanto, los líderes de los principales grupos ambientalistas reconocen rápidamente que su movimiento tiene una historia imperfecta de raza, inmigración e inclusión.

Algunos conservacionistas tempranos adoptaron el movimiento eugenésico, que vio el "darwinismo social" como una forma de mejorar la raza humana al limitar las tasas de natalidad de las personas consideradas inferiores.

"Existe una idea que surge del movimiento eugenésico de que la naturaleza, la pureza y la conservación estarían vinculadas a la pureza de la raza", dijo Hartmann, autor de "El síndrome de América: Apocalipsis, guerra y nuestro llamado a la grandeza". América: apocalipsis, guerra y nuestro llamado a la grandeza).

Los conservacionistas tienen una larga historia de lucha contra la inmigración y los problemas de crecimiento de la población.

Algunos en la izquierda ambiental han visto la explosi√≥n de la poblaci√≥n humana, que se acerca a los 8 mil millones y m√°s del doble en el √ļltimo medio siglo, como un factor primordial en la crisis ambiental. Este argumento fue adoptado m√°s tarde por los racistas.

El supuesto tirador de Christchurch comenzó su discurso en línea escribiendo: "Es la tasa de natalidad. Es la tasa de natalidad. Es la tasa de natalidad" y luego advirtió sobre la "invasión" de inmigrantes que "reemplazarán a los blancos que fracasaron". reproducir ".

El documento, publicado seg√ļn los informes por el presunto francotirador de El Paso, cita las tasas de natalidad de los "invasores" que intentan ingresar a los Estados Unidos y dice: "Si podemos deshacernos de suficientes personas, nuestra forma de vida podr√≠a ser m√°s sostenible ".

Esta l√≠nea de pensamiento es desalentadora para Paul Ehrlich, de 87 a√Īos, profesor em√©rito de la Universidad de Stanford, cuya exitosa "bomba de poblaci√≥n" de 1968 demostr√≥ ser extremadamente influyente.

"A menudo me citan a pesar de que me he pasado la vida tratando de luchar contra el racismo", dijo Ehrlich.

El profesor de Harvard John Holdren, coautor de art√≠culos con Ehrlich, quien m√°s tarde sirvi√≥ ocho a√Īos como asesor cient√≠fico del presidente Barack Obama, dijo que el movimiento ambientalista luch√≥ hace d√©cadas con la percepci√≥n racista de un √©nfasis en el crecimiento de la poblaci√≥n.

"Muchas personas sintieron que estaban ardiendo hablando sobre el crecimiento de la población y su impacto negativo", dijo Holdren.

Como resultado, dijo, los líderes del movimiento comenzaron a centrarse en la educación y el empoderamiento de las mujeres, lo que llevó a la disminución de las tasas de natalidad en todo el mundo a medida que las mujeres toman el control de sus vidas reproductivas.

Un refrán entre los ambientalistas es que si los grupos antiinmigrantes están realmente preocupados por la degradación del mundo natural, están atacando a las personas equivocadas.

El cambio climático no es impulsado por personas pobres que luchan por sobrevivir. Las actividades de los países ricos han sido la principal fuente histórica de emisiones de gases de efecto invernadero, agotamiento de los recursos naturales y destrucción del hábitat.

Ali, el experto en justicia ambiental, dijo que a menudo escucha a la gente decir que el crecimiento de la población es el gran problema actual, y lo rechaza.

"Mi respuesta es: '¬ŅQui√©nes son las personas que necesitamos limitar? ¬ŅQui√©nes son las personas que toman decisiones al respecto?' … Hasta que tengamos verdadera equidad e igualdad y un equilibrio de poder, sabemos que las comunidades vulnerables terminar√°n en la desventaja de la contabilidad, sean cuales sean las opciones dif√≠ciles ", dijo Ali.

Nacho Vega

Nacho Vega. Nac√≠ en Cuba pero resido en Espa√Īa desde muy peque√Īito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interes√© por el periodismo y la informaci√≥n digital, campos a los que me he dedicado √≠ntegramente durante los √ļltimos 7 a√Īos. Encargado de informaci√≥n pol√≠tica y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook:¬†https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *