En libro, activista arrestado después de ayudar a refugiados destaca víctimas de & # 039; obediencia civil & # 039;





En junio de 2019, la activista ambiental alemana Carola Rackete, de 32 años, ganó prominencia internacional como una especie de heroína para los refugiados, un apodo que rechaza y del que se burla.





«Entiendo cómo funciona. Soy esa persona blanca, europea …», dice. “Y el argumento es que europeos y blancos se identificarán más fácilmente conmigo y mis motivaciones que con alguien del África subsahariana que se lanzó al mar en busca de refugio en Europa”, critica.

Ese mes, Carola fue convocada por la ONG SeaWatch, que ha operado misiones de rescate de refugiados en el Mediterráneo desde 2015. Había una tripulación de 22 personas y un barco listo, pero el capitán registrado para la misión había tenido un imprevisto.

Carola se ofreció como voluntaria para SeaWatch durante un promedio de un mes al año y estaba en la lista de contactos de emergencia de la organización. En tres días llegó a Malta y se hizo cargo de la operación.

Como capitana de SeaWatch3, terminó rescatando a un grupo de más de 50 personas en un precario bote inflable. Había hombres, mujeres y niños. Trece se encontraban en situación de emergencia y fueron trasladados a la costa italiana. El resto estaba a la deriva en SeaWatch.

Después de semanas de negociaciones frustradas con las autoridades locales y europeas, Carola desobedeció a la guardia costera italiana y atracó en el puerto de la isla de Lampedusa en el sur de Italia para desembarcar de forma segura a 40 solicitantes de asilo, exhaustos y desesperados. Y fue arrestada.

En 2019, más de 110.000 personas entraron en Europa por las rutas del mar Mediterráneo, y al menos 1.286 murieron en la ruta, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).





La imagen de la joven de pelo rasta dirigida por policías corrió por el mundo. La escena fue celebrada por el entonces ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, del partido de ultraderecha Liga, quien la calificó de criminal.

Organizaciones de derechos humanos y autoridades europeas elogiaron la valentía de Carola, que habría colocado vidas por encima de las normas migratorias, en una acción que el capitán en ese momento calificó como desobediencia civil.

Esto explica la dedicatoria elegida para su primer libro, «Es hora de actuar» (Editorial Archipiélago), ahora publicado en Brasil: «A todas las víctimas de la obediencia civil». Estratégica, Carola aprovechó el foco de atención para proyectar sobre la obra las causas medioambientales y humanitarias en las que se ve envuelta hasta la última rasta.

Es un llamado a la acción, una convocatoria, en la que Carola articula destrucción ambiental, crisis climática y desigualdad social para indicar su urgencia en crear organización política y movilización social para cambiar las estructuras de poder.

«En el Mediterráneo, está muy claro cómo la Unión Europea [UE] pretende proteger los derechos humanos o ser líder en mejoras en el campo del clima, pero no lo hace. A Alemania, por ejemplo, le gusta ser retratada como líder de la transición energética al mismo tiempo que los alemanes estamos otorgando los mayores subsidios de Europa a las empresas de combustibles fósiles, las más contaminantes de todas ”, critica el activista.

«Lo mismo ocurre con los derechos humanos. Nos gusta acusar a China o Estados Unidos por lo que estén haciendo, lo cual es importante y correcto, pero al mismo tiempo hemos contratado a países como Turquía y Libia para evitar que la gente llegue a solicitar asilo. «, él dice.

«Incluso estamos enviando a estas personas de regreso a países donde sabemos que están expuestos a graves violaciones de derechos humanos. El muro de Donald Trump no se acerca a lo que está haciendo la UE en términos de abusos de derechos humanos. Todo es completamente hipócrita». . «

Para Carola, habría cometido un crimen como capitana de SeaWatch3 si hubiera seguido las instrucciones de las autoridades italianas, llevando a las personas salvadas de ahogarse de regreso al territorio del que habían huido, Libia.

El país norteafricano está sumido en una guerra civil desde hace casi diez años, en medio de disputas entre milicias y denuncias de detenciones, torturas y muerte de refugiados que cruzan su territorio para llegar al Mediterráneo.

«Desde 2016, cuando hice mi primer voluntariado en el Mediterráneo, la situación ha cambiado mucho. Al principio, había centros de coordinación de rescates marítimos llevados a cabo por la Guardia Costera, las fuerzas de la UE y varios buques de la sociedad civil – de grandes ONG como Save Los Niños y Médicos Sin Fronteras, incluso los más pequeños, como SeaWatch ”, recuerda.

Pero todo ha cambiado. Los europeos han restringido la entrada de personas y han decidido exteriorizar sus fronteras marítimas y militarizar las fronteras terrestres. Se han creado acuerdos con otros actores para restringir al máximo la posibilidad de que estas personas pongan un pie en un barco en el Mediterráneo hacia Europa. «

Para completar el escenario, desde junio de 2019, cuando Carola fue arrestada, SeaWatch3 no puede navegar. «Las autoridades alegan un problema de seguridad en relación al número de baños, suficiente para una tripulación determinada, pero no para cientos de personas rescatadas», dice, quien ve el aumento de la inspección como una estrategia para contener las actividades de las ONG.

«Obviamente, esto es ridículo si piensas que el sistema de baños de un barco hace que la gente muera en el mar porque no hay suficientes barcos de rescate o simplemente los contratados para llevar personas a territorios donde corren un gran riesgo».

La criminalización de la ayuda humanitaria internacional independiente viene siendo observada desde hace algún tiempo por investigadores de movimientos sociales y del área de Justicia. A estos hechos se les llamó crímenes solidarios, término que parece ser obra del absurdo.

Para el activista, la crisis humanitaria en el Mediterráneo es una cuestión de justicia social que se remonta a la época de la colonización. «La UE está protegiendo sus intereses económicos. Porque es evidente que la base de toda la riqueza del bloque está en su pasado colonial y en la exploración del sur global. Y sólo quieren seguir haciéndolo porque siguen beneficiándose de ello».

Es la economía, dice Carola, la que conecta todos estos puntos. “Un sistema que busca cada vez más crecimiento económico a partir de una explotación de los recursos naturales que está destruyendo el sistema climático. Al mismo tiempo, este sistema explota el trabajo de las personas, desde la época de la esclavitud y llegando hasta hoy, cuando tenemos contratos y condiciones de trabajo horribles para garantizar el beneficio de un grupo de ricos ”, analiza.

«Si las personas no fueran tan pobres que apenas pudieran sobrevivir, sin seguridad alimentaria o seguridad laboral o parámetros mínimos de salud o algo así, no buscarían desesperadamente otro lugar al que ir», dice. “Y demuestra que si queremos mejorar las cosas, tanto desde el punto de vista del medio ambiente, tan explotado por las industrias, como desde el punto de vista de las personas, tendremos que llegar a una redistribución global de la riqueza”.

Para ella, las medidas que se están debatiendo actualmente para paliar la crisis climática son insuficientes, y la creencia de que el llamado capitalismo verde salvará al mundo es una ilusión. «Tenemos que dejar en claro a la gente que comprar un cepillo de dientes de bambú no es suficiente. Necesitamos organizar acciones colectivas, movilizaciones a gran escala y siempre conectar temas de justicia social y justicia ambiental», dice.

«El mayor desafío de este debate es ganar las disputas sobre la idea de crecimiento económico verde, en un discurso que tiene fuerza en la UE y EE.UU. de Joe Biden», evalúa. «Simplemente reemplazar los combustibles fósiles con fuentes renovables puede sostener el capitalismo en una versión sostenible. Pero continuar explotando irresponsablemente las reservas minerales o la fuerza laboral del sur global no resuelve los problemas de la ecología o los principales problemas de justicia social que hoy vemos. «

Nacho Vega

Nacho Vega. Nací en Cuba pero resido en España desde muy pequeñito. Tras cursar estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid, muy pronto me interesé por el periodismo y la información digital, campos a los que me he dedicado íntegramente durante los últimos 7 años. Encargado de información política y de sociedad. Colaborador habitual en cobertura de noticias internacionales y de sucesos de actualidad. Soy un apasionado incansable de la naturaleza y la cultura. Perfil en Facebook: https://www.facebook.com/nacho.vega.nacho Email de contacto: nacho.vega@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *