En el nombre de Cristo, el comunismo y la civilizaci贸n





Nota preliminar: debatir ideolog铆a solo tiene sentido usando la racionalidad y la l贸gica. Desafortunadamente, lo que m谩s ves son discursos fan谩ticos sobre pol铆tica. Creo que, en el espacio p煤blico, tenemos la obligaci贸n de deconstruir los argumentos falaces e incendiarios. Como defensor de la socialdemocracia, escribo este texto sin ning煤n sesgo de 鈥渃lub鈥.





Recientemente, una intervenci贸n de la diputada municipal de Lisboa del PPM, Aline Beuvink, en 2019, sobre las hambrunas ocurridas en Ucrania entre 1932 y 1933 del siglo pasado fue objeto de debate. En esta intervenci贸n, que sali贸 en el programa 鈥淥 tabu鈥 de Francisco Lou莽茫, en su 鈥渕omento Zen鈥, la diputada dice que durante estas hambrunas hab铆a canibalismo, y que los ni帽os habr铆an desaparecido porque se los com铆an los suyos. familias. Es incluso por esto que naci贸 el mito de que los comunistas se com铆an a los ni帽os peque帽os.

Entendido que Francisco Lou莽茫 disfrutaba del Holodomor y subestimaba las atrocidades cometidas por los reg铆menes comunistas, la tribu portuguesa de derecha cay贸 sobre 茅l.

La disputa hist贸rica sobre qui茅n mat贸 m谩s: capitalismo, comunismo, nazismo, colonialismo, cristianismo o islamismo ya es vieja, en una pat茅tica 芦comparaci贸n de bolas de masa禄 de la muerte. Hace unos a帽os, se publicaron los 鈥淟ibros Negros鈥, uno tras otro, del comunismo y el capitalismo, cada uno reclamando al r茅gimen respectivo como el m谩s nefasto de la historia.

Estas investigaciones, si se hacen con rigor hist贸rico, son muy 煤tiles para comprender las consecuencias negativas de cualquier construcci贸n social o econ贸mica. Pero pierden todo inter茅s si se usan solo como armas para lanzar contra una determinada ideolog铆a. Justo en la parte superior, porque es muy dif铆cil hacer una evaluaci贸n de causa y efecto entre un sistema econ贸mico y social complejo en particular (como el comunismo o el capitalismo) y las muertes que ocurrieron durante la vida de estos sistemas. Y, tambi茅n, porque existe el riesgo de ceguera intelectual, tomar las muertes del otro sistema como una verdad incuestionable, y rechazar cualquier muerte como causa directa del sistema que defendemos.

Desafortunadamente, esto es lo que vimos en los art铆culos de opini贸n de la derecha publicados sobre este 鈥渕omento zen鈥, acusando a Lou莽茫 de blanqueador del comunismo o negacionista del Holodomor. Resulta que Lou莽茫 no neg贸 el Holodomor, solo critic贸 a las personas que creen que los comunistas se comen a los ni帽os peque帽os o justifican esta mitolog铆a. Es que usar este episodio hist贸rico como prueba inconfundible de que el comunismo es diab贸lico, es horror, es una miseria intelectual insoportable. Incluso el silogismo: Premisa 1. Hubo una hambruna en Ucrania donde los ucranianos comieron ni帽os por desesperaci贸n; Premisa 2. Stalin fue el responsable; Conclusi贸n: 鈥減or eso se dice que los comunistas desayunan a los ni帽os鈥, todas las reglas de la l贸gica fallan. De hecho, con respecto a la historia del comunismo, lo que m谩s se ve es una confusi贸n entre discutir la ideolog铆a y analizar sus intentos de implementaci贸n.

Ya he escrito aqu铆 que el comunismo a煤n no ha existido. Solo hab铆a sistemas pol铆tico-econ贸micos que, usando la palabra comunismo, creaban realidades, a menudo opuestas al ideal comunista. Lo que fall贸 en los llamados pa铆ses comunistas no fue la aplicaci贸n del comunismo. Lo que fracas贸 fueron los sistemas de planificaci贸n central de la econom铆a (que tienden a funcionar mal), as铆 como los reg铆menes pol铆ticos autoritarios y de partido 煤nico que aplastaron muchas libertades individuales.





Adem谩s, el comunismo ni siquiera necesita ser marxista: la idea comunista es m谩s antigua que Marx (mire los socialismos ut贸picos). Aqu铆 tambi茅n he hablado ya de Agostinho da Silva y de c贸mo invoca a los religiosos portugueses del siglo XIII que preve铆an un tiempo de vida gratuita en el que, utilizando el lenguaje comunista, 鈥渃ada uno hace lo que puede y recibe lo que necesita鈥. .

Es, por tanto, imb茅cil pensar que el comunismo conduce inevitablemente al hambre, al canibalismo, a la polic铆a pol铆tica, a las dictaduras o la llamada barbarie. De hecho, es muy interesante ver c贸mo algunos pa铆ses de Europa del Este, que hoy son capitalistas, mantienen una estructura pol铆tica antidemocr谩tica, demostrando que estas naciones parecen, culturalmente, gozar del autoritarismo (cuando eran monarqu铆as, rep煤blicas socialistas o ahora, que son capitalistas), siendo Rusia el paradigma supremo.

Para tener una conversaci贸n seria sobre estos temas, es esencial hacer una clara distinci贸n entre lo que es un programa ideol贸gico y cu谩les son los usos pr谩cticos de estas ideolog铆as. La historia de las ideas est谩 llena de distorsiones de lo que alguien, o algunos, idealizaron y lo que hicieron otros.

El cristianismo como ideal planteado en el Nuevo Testamento (que es mucho m谩s antiguo que el capitalismo o el comunismo), es una predicaci贸n de bondad, perd贸n, hermandad e igualdad. En la pr谩ctica, millones son asesinados en el nombre de Dios, en el nombre de Cristo. 驴Cu谩l es la culpa de Cristo por los seguidores que usaron sus palabras para perpetrar el mal? Cristo nunca dijo que quemar a las mujeres en la hoguera, nunca dijo que violara a los ni帽os, nunca dijo que comenzara las guerras sangrientas (las llamadas santas) o que creara una Inquisici贸n.

Pero algunos, los llamados seguidores de Cristo (e incluso l铆deres de iglesias cristianas), se especializaron en estas bestialidades. No es culpa del Nuevo Testamento ni del ideal cristiano. La culpa es de las aplicaciones abusivas, contranaturales, de estos ideales.

El comunismo es exactamente igual. Un ideal de b煤squeda de la comuni贸n y la liberaci贸n de la explotaci贸n del ser humano, uno encima del otro, que se ha transformado, en la pr谩ctica, en dictaduras militares absolutistas que han cometido todo tipo de violencias.

El comunismo, como ideal, no tiene la culpa de esto, ni hay nada en el comunismo que obligue a la pr谩ctica a ser como era. Y las experiencias que existieron no bastan para invalidar la teor铆a: primero, porque faltaron el respeto a la teor铆a; segundo, porque ni siquiera ha habido tantas experiencias durante tanto tiempo. El cristianismo, por ejemplo, lleva 2000 a帽os de experiencia y se siguen cometiendo muchas atrocidades en su nombre y a煤n no se ha creado la prometida 鈥渉ermandad entre los humanos鈥.

Se puede hacer el mismo razonamiento sobre Civilization. Las concepciones europeas del progreso se extendieron por todo el mundo hasta la ley de la espada y la bala. Con el pretexto de la civilizaci贸n, las personas y las culturas fueron diezmadas, las personas fueron esclavizadas, el patrimonio hist贸rico fue destruido y estallaron innumerables guerras.

Una vez m谩s, la idea de progreso y civilizaci贸n es buena. Es decir, los ideales ilustrados, utilitarios y humanistas que emanaron de Europa tienen el m茅rito de ser globalizados. Solo que no se pueden propagar por la fuerza. Y si en el pasado fue Europa, en su dimensi贸n imperial y colonialista, la encargada de 鈥渄ifundir el progreso鈥, el siglo XX marc贸 la transici贸n de esa potencia a los Estados Unidos de Am茅rica, que se inmiscuyen en todas partes, supuestamente en la defensa de la libertad y la democracia. 驴Cu谩ntos han muerto en nombre de eso?

No podemos desacreditar ideas por malos logros. En el caso del comunismo, una cr铆tica leg铆tima es la de la centralizaci贸n estatal de la econom铆a. Pero incluso all铆, debes tener cuidado. Es que si la planificaci贸n centralizada del siglo XX no funcion贸 fue por cuestiones de gesti贸n de la informaci贸n, es decir, por el aspecto t谩cito, contextual y subjetivo de las preferencias individuales, que hacen poco fiable esta centralizaci贸n. Pero no hay nada que impida que los futuros sistemas de planificaci贸n central, basados 鈥嬧媏n inteligencia artificial, sean m谩s efectivos que los sistemas de mercado actuales (como ya he aludido aqu铆).

Sobre todo, debe quedar claro que, para discutir ideas, no podemos recurrir a caricaturas. Y justificar decir que los comunistas desayunan a los ni帽os peque帽os porque hubo una hambruna en la d茅cada de 1930 en Ucrania, en la que Stalin tiene responsabilidades, es una falacia argumentativa indefendible.

Cualquiera que quiera ser serio en una discusi贸n sobre estos temas tiene que ce帽irse a las ideas, no a sus retorcidos logros. Se puede, desde un punto de vista ideol贸gico, ser cristiano, comunista y defensor de la civilizaci贸n occidental y, al mismo tiempo, hacer las m谩s duras cr铆ticas a las iglesias cristianas, los partidos y gobiernos comunistas o los males que ha provocado la imposici贸n de la civilizaci贸n. Uno no contradice al otro, todo lo contrario. Si estamos atentos y cr铆ticos con el mal uso de las ideas, m谩s podremos luchar por transformaciones que hagan una aplicaci贸n justa y fiel de los ideales.

Un buen cristiano ser谩 el primero en condenar la pedofilia en el sacerdocio o los negocios oscuros en la Santa Sede, as铆 como un buen comunista tendr谩 que ser el primero en denunciar al r茅gimen norcoreano como un despotismo absolutista anticomunista, o incluso un buen Occidental El capitalista debe levantarse contra la injerencia militar en los pa铆ses pobres (para controlar los activos estrat茅gicos) con el pretexto de defender la libertad de los pueblos invadidos.

El lema debe ser: no invoques en vano el nombre de Cristo, Comunismo o Civilizaci贸n.

El autor escribe seg煤n la ortograf铆a antigua.

Ana Gomez

Ana G贸mez. Naci贸 en Asturias pero vive en Madrid desde hace ya varios a帽os. Me gusta de todo lo relacionado con los negocios, la empresa y los especialmente los deportes, estando especializada en deporte femenino y polideportivo. Tambi茅n me considero una Geek, amante de la tecnolog铆a los gadgets. Ana es la reportera encargada de cubrir competiciones deportivas de distinta naturaleza puesto que se trata de una editora con gran experiencia tanto en medios deportivos como en diarios generalistas online. Mi Perfil en Facebook:聽https://www.facebook.com/ana.gomez.029   Email de contacto: ana.gomez@noticiasrtv.com

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *